MA­RÍA DUE­ÑAS

ELLE (Spain) - - PORTADA - por Ma­ría Due­ñas Es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa

Es­tas son las vivencias de la es­cri­to­ra.

EEn­ca­ra­mos el otoño, to­do vuel­ve a su si­tio. Rea­jus­ta­mos los ho­ra­rios, se aco­mo­dan las ru­ti­nas y avan­za­mos de nue­vo por la vi­da con pri­sa, co­mo si hu­bié­ra­mos reac­ti­va­do el pro­gra­ma que mue­ve nues­tros hue­sos pa­ra in­fun­dir­les brío. Pe­re­gri­na­mos a las pe­lu­que­rías su­pli­can­do que nos ful­mi­nen los efec­tos del clo­ro, el ca­lor y la sal, los escaparates se tras­mu­tan y lu­cen re­ple­tos de bo­tas y jer­séis de la­na grue­sa. Pa­re­ce que ha pa­sa­do un si­glo des­de que de­ja­mos de an­dar des­cal­zas con la are­na en­tre los de­dos de los pies... Aun así, que­dan ves­ti­gios del ve­rano. Al­gún res­to de sol pe­ga­do a la piel, fo­tos en el mó­vil, y do­ce­nas de es­tam­pas y sen­sa­cio­nes que nos re­apa­re­cen sú­bi­tas en los mo­men­tos más in­sos­pe­cha­dos: pa­ra­das en un se­má­fo­ro, en mi­tad de una reunión de tra­ba­jo o en esos ins­tan­tes que trans­cu­rren va­cíos has­ta que arranca nues­tro or­de­na­dor. El sa­bor del pul­po a la bra­sa en una te­rra­za fren­te al mar, la ale­gría del re­en­cuen­tro con gen­te a quien que­re­mos mu­cho y ve­mos po­co, las co­pas de vino blan­co, la fres­cu­ra de ese lar­go ves­ti­do ama­ri­llo mos­ta­za que ca­si to­das he­mos lle­va­do y que el año que vie­ne ya no es­ta­rá de mo­da. Aque­lla no­che cua­ja­da de es­tre­llas, aque­lla pla­ya re­ple­ta de luz do­ra­da al atar­de­cer. Jun­to a esas evo­ca­cio­nes, que po­co a po­co se irán des­va­ne­cien­do, nues­tros ce­re­bros man­tie­nen tam­bién co­sas más cuan­ti­fi­ca­bles. Por ejem­plo, los li­bros que he­mos leí­do: có­mo ol­vi­dar La úl­ti­ma pa­la­bra, del gran Ha­nif Ku­reis­hi, que de­vo­ré en tres tar­des se­gui­das de por­che, y la es­plén­di­da Or­de­sa, de Ma­nuel Vi­las, que ya ha se­du­ci­do a me­dia Es­pa­ña. O la mú­si­ca que he­mos es­cu­cha­do: Dia­na Na­va­rro en un pre­cio­so con­cier­to el jar­dín de la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes, el po­de­ro­so tra tra de Ro­sa­lía, las ba­la­das de Luis Mi­guel... ¿Có­mo? ¿Qué di­ces? Pe­ro ¿a ti te gus­ta Luis Mi­guel? En las úl­ti­mas se­ma­nas he es­cu­cha­do es­tas pre­gun­tas re­pe­ti­da­men­te y, has­ta ha­ce po­co, mi res­pues­ta ha­bría si­do un no ro­tun­do. No, ja­más fui ad­mi­ra­do­ra del ar­tis­ta co­no­ci­do co­mo el Sol de Mé­xi­co, el ído­lo de la can­ción la­ti­na, la es­tre­lla de la mú­si­ca ro­mán­ti­ca. Nun­ca com­pré un dis­co su­yo ni me in­tere­sa­ron sus con­cier­tos. Aho­ra, sin em­bar­go, an­do fas­ci­na­da con él. La cul­pa la tie­ne la se­rie que me he me­ti­do en ve­na a lo lar­go de esos días pe­re­zo­sos del fi­nal de las va­ca­cio­nes, cuan­do los ni­ve­les de exi­gen­cia an­dan por los sue­los y la in­do­len­cia nos en­vuel­ve co­mo una man­ta sua­ve. A tra­vés de Net­flix y Te­le­mun­do, el bio­pic ba­sa­do en su vi­da lle­na de lu­ces y som­bras ha re­sul­ta­do un bom­ba­zo en to­da Amé­ri­ca La­ti­na y en­tre los his­pa­nos de Es­ta­dos Uni­dos. Tre­ce en­tre­gas do­mi­ni­ca­les que hi­cie­ron en­lo­que­cer las re­des so­cia­les; en pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify re­ven­ta­ron ré­cords con sus vie­jas can­cio­nes y los de­ba­tes aca­lo­ra­dos inun­da­ron las con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El úl­ti­mo epi­so­dio fue vis­to en lo­ca­les y ho­ga­res con la mis­ma ex­pec­ta­ción que la fi­nal de un mun­dial, y las ca­mi­se­tas con la leyenda “Te odio, Lui­si­to Rey” se con­vir­tie­ron en un fu­ror. Por­que si la es­tre­lla de la se­rie es el pro­pio can­tan­te, pi­sán­do­le los ta­lo­nes anda la fi­gu­ra de su pa­dre, má­na­ger tem­prano y prin­ci­pal im­pul­sor de su ca­rre­ra, un me­dio­cre can­tan­te ga­di­tano, ca­na­lla, po­lé­mi­co, ma­ni­pu­la­dor, abu­si­vo y a me­nu­do ge­nial, in­ter­pre­ta­do por Ós­car Jae­na­da con gi­gan­tes­co ta­len­to y bri­llan­tez. Tan col­ga­da me he que­da­do, que aca­bo es­tas lí­neas al rit­mo de La in­con­di­cio­nal. Tan fan de las nue­vas pro­duc­cio­nes me­xi­ca­nas me he vuel­to, que he arran­ca­do a ver com­pul­si­va­men­te La ca­sa de las flo­res. Y una vez más, no soy ca­paz de pa­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.