LA SA­GA CON­TI­NÚA

Fen­di ce­le­bra en fa­mi­lia el dé­ci­mo cum­plea­ños del bol­so PEE­KA­BOO, un clá­si­co cu­yo im­pac­tan­te in­te­rior es­tá sal­pi­ca­do de se­cre­tos.

ELLE (Spain) - - PORTADA - POR LAU­RA SO­MO­ZA

El bol­so ‘Pee­ka­boo’ de Fen­di cum­ple diez años.

Pa­ra Silvia Ven­tu­ri­ni Fen­di, la fa­mi­glia es lo más im­por­tan­te. «Es mi ab­so­lu­ta prio­ri­dad», sub­ra­ya. Por eso re­sul­ta un ho­nor pa­ra ELLE que la di­rec­to­ra crea­ti­va de Ac­ce­so­rios de la en­se­ña que lle­va su ape­lli­do abra su ál­bum de fo­tos fa­mi­liar, lleno de ins­tan­tá­neas per­so­na­les en las que apa­re­ce jun­to a sus hi­jas, Del­fi­na De­let­trez y Leo­net­ta Lu­ciano Fen­di. ¿El mo­ti­vo? Ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio de otro de sus vás­ta­gos, el mis­te­rio­so y ver­sá­til bol­so Pee­ka­boo. «Es mi be­bé, una cria­tu­ra que me per­te­ne­ce», ex­pli­ca. Y un icono cu­ya prin­ci­pal cua­li­dad es la de po­der per­te­ne­cer a di­fe­ren­tes miem­bros de una mis­ma sa­ga, una pie­za na­ci­da con los atri­bu­tos per­fec­tos pa­ra ir de mano en mano a lo lar­go de va­rias generaciones. «Es atem­po­ral, uno de esos ob­je­tos que quie­res que for­men par­te de tu ár­bol ge­nea­ló­gi­co –sos­tie­me Silvia–. Te com­pras un Pee­ka­boo no só­lo pen­san­do que lo lle­va­rás aho­ra, sino tam­bién, que lo ha­rás en el fu­tu­ro y que, pro­ba­ble­men­te, una de tus ni­ñas aca­ba­rá ro­bán­do­te­lo del ar­ma­rio. Tie­ne so­fis­ti­ca­ción y sa­bes que lo con­ser­va­rás mu­cho tiem­po por­que es­tá pen­san­do pa­ra pa­sar de ma­dres a hi­jas, co­mo una jo­ya fa­mi­liar». La di­se­ña­do­ra ha­bla con ver­da­de­ro amor del ac­ce­so­rio que con­ci­bió diez años atrás con la úni­ca in­ten­ción de dar a luz un com­ple­men­to pa­ra to­da la vi­da. «Es­ta­ba bus­can­do un ob­je­to tra­di­cio­nal pe­ro con una si­lue­ta mo­der­na y que fue­se ca­paz

de sa­tis­fa­cer los gus­tos de to­das las mu­je­res. Su sen­ci­llez re­si­de en el con­cep­to del lu­jo discreto, al­go pa­re­ci­do al con­tras­te úni­co que exis­te en­tre los ma­te­ria­les ri­cos de su in­te­rior y los bá­si­cos en el ex­te­rior. Pee­ka­boo ofre­ce la úni­ca oca­sión en la que po­dría­mos re­co­men­dar a al­guien ca­mi­nar con el bol­so abier­to». Se tra­ta de un hit pre­sen­ta­do en di­fe­ren­tes te­ji­dos, co­mo la piel, el cha­rol o el pe­lo, y que se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to in­se­pa­ra­ble de Bian­ca Bran­do­li­ni, Oli­via Pa­ler­mo y Cindy Craw­ford, en­tre otras ce­lebs.

«Pee­ka­boo es el jue­go del escondite de los ni­ños. De ahí vie­ne el nom­bre, por­que, en oca­sio­nes, el in­te­rior es más im­pac­tan­te que el ex­te­rior. Cuan­do es­tá ce­rra­do pa­re­ce un bol­so clá­si­co, y cuan­do lo abres real­men­te es­con­de in­fi­ni­dad de de­ta­lles». Con mo­ti­vo del cum­plea­ños de su it bag, Silvia nos sor­pren­de al mos­trar­nos sus se­cre­tos. Lo ha­ce por me­dio de los mi­cro­films que com­po­nen la cam­pa­ña #MeAn­dM­yPee­ka­boo y en los que va­rias sa­gas fa­mi­lia­res de ex­cep­ción –es el ca­so de la for­ma­da por Kim Kar­das­hian, su ma­dre, Kris Jen­ner, y su pri­mo­gé­ni­ta, North West– ejer­cen de pro­ta­go­nis­tas. El ca­pí­tu­lo pri­me­ro cuen­ta con tres ros­tros ma­de in Fen­di: los de la pro­pia Silvia y sus dos hi­jas, que son uno de los pi­la­res más só­li­dos de la di­rec­to­ra crea­ti­va. «Las mu­je­res del clan Fen­di po­see­mos una gran per­so­na­li­dad y, al tiem­po, so­mos per­so­nas apa­sio­na­das; real­men­te, ama­mos lo que ha­ce­mos, y nos gus­ta rom­per las nor­mas. Así son Del­fi­na y Leo­net­ta: fuer­tes, apa­sio­na­das y re­vo­lu­cio­na­rias». Ellas tam­bién for­man par­te, de una his­to­ria ge­ne­ra­cio­nal mar­ca­da por el de­seo ha­cia el bol­so Pee­ka­boo, un de­seo con­ce­di­do pa­ra aque­llas mu­je­res a las que les gus­ta lle­var un mis­mo ac­ce­so­rio en di­fe­ren­tes oca­sio­nes. «Mis hi­jas di­cen que vi­vo con los pies en la tie­rra, que sé có­mo ha­cer reali­dad los sue­ños de otras per­so­nas. ¡Me en­can­ta esa de­fi­ni­ción! Ade­más, me Silvia Ven­tu­ri­ni Fen­di abre su ál­bum de fo­tos de fa­mi­lia, lleno de imá­ge­nes to­ma­das en mo­men­tos ín­ti­mos. La acom­pa­ñan sus dos hi­jas, Del­fi­na De­let­trez y Leo­net­ta Lu­ciano Fen­di, a las que con­si­de­ra uno de sus pi­la­res.

«LAS MU­JE­RES DEL CLAN SO­MOS FUER­TES Y RE­VO­LU­CIO­NA­RIAS. NOS GUS­TA ROM­PER LA NOR­MA»

des­cri­ben co­mo im­pa­ra­ble e in­ten­sa. Si fue­se un Pee­ka­boo, se­ría uno ne­gro y bá­si­co, por­que soy sen­ci­lla pe­ro com­ple­ja». Pre­ci­sa­men­te, es la sen­ci­llez la ca­rac­te­rís­ti­ca que ha con­se­gui­do que el must per­ma­nez­ca en la cum­bre del éxi­to du­ran­te una dé­ca­da (y lo que le que­da). De ca­ra a la tem­po­ra­da Otoño/In­vierno 2018-19, se pre­sen­ta en cla­ve lo­go­ma­nía y con ta­ma­ños rein­ven­ta­dos. «El Pee­ka­boo X-Li­te es el miem­bro más re­cien­te de la ga­ma, un ac­ce­so­rio ver­sá­til las 24 ho­ras del día y con un to­que ef­fortless chic». Or­gu­llo­sa de ha­ber lle­va­do un icono a la ca­lle y a nues­tra wish list, Silvia tra­ba­ja en nue­vas pie­zas lla­ma­das a du­rar eter­na­men­te. Su es­tu­dio, en Ro­ma, es un lu­gar en el que flu­ye la ma­gia y la libertad mar­ca la pau­ta. «Me sien­to fe­liz cuan­do mi equi­po y yo so­mos ca­pa­ces de en­con­trar otras ma­ne­ras de fun­cio­nar. Un aniver­sa­rio co­mo es­te cons­ti­tu­ye siem­pre una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra pen­sar en el ca­mino que has re­co­rri­do, pe­ro des­de una pers­pec­ti­va in­no­va­do­ra, co­mo cuan­do, en 2012, ce­le­bra­mos el 15º cum­plea­ños del Ba­guet­te Bag con un li­bro: que­ría­mos mos­trar­le al mun­do có­mo un pe­que­ño bol­so fa­bri­ca­do con pa­sión, ima­gi­na­ción, ca­li­dad y un pun­to de lo­cu­ra ha­bía con­se­gui­do ser im­pac­tan­te». Así po­de­mos ca­li­fi­car las co­lec­cio­nes de Fen­di, en las que Karl La­ger­feld lle­va la ba­tu­ta de la lí­nea prêt-à-por­ter. «Yo era una ni­ña la pri­me­ra vez que vi al Kái­ser. Su apa­rien­cia y su fi­gu­ra (lle­va­ba un tra­je blan­co) me hi­cie­ron pen­sar que era un pin­tor. Nues­tra re­la­ción es es­pe­cial, se ba­sa en un pro­fun­do y ge­nuino afec­to. Cuan­do nos jun­ta­mos, po­ne­mos en co­mún el ma­te­rial que he­mos con­ce­bi­do ca­da uno en su es­tu­dio (el de Karl es­tá en Pa­rís) y ha­ce­mos la se­lec­ción fi­nal o los cam­bios de úl­ti­ma ho­ra. Quien en­tra en nues­tros des­fi­les sa­be que en­con­tra­rá al­go di­fe­ren­te y sor­pren­den­te». ¿Que se­rá lo si­guien­te pa­ra es­ta en­se­ña fun­da­da en 1925? «En Fen­di cree­mos que na­da es im­po­si­ble». ■

«MI RE­LA­CIÓN CON KARL LA­GER­FELD ES ES­PE­CIAL: SE BA­SA EN UN PRO­FUN­DO Y GE­NUINO AFEC­TO»

En la co­lec­ción Otoño/In­vierno 2018-19 de Fen­di, el lo­go­ti­po de la ‘mai­son’ es el pro­ta­go­nis­ta: se im­pri­me so­bre abri­gos, bo­tas... y bol­sos, in­clui­dos los ‘Pee­ka­boo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.