EL PRA­DO

El di­rec­tor del gran mu­seo de pin­tu­ra es­pa­ñol, Mi­guel Fa­lo­mir, nos da las cla­ves de los fes­te­jos por su bi­cen­te­na­rio.

ELLE (Spain) - - PORTADA -

Ce­le­bra­mos sus dos si­glos de ex­ce­len­cia.

Una obra de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co, dos con­cier­tos de la Or­ques­ta Na­cio­nal (1), un es­pec­tácu­lo de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za (2), un re­ci­tal del te­nor En­ri­que Via­na, del Tea­tro de la Zar­zue­la (3)... Las ar­tes al com­ple­to es­ta­rán re­pre­sen­ta­das en la ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio del Mu­seo del Pra­do, que arranca en no­viem­bre y se ex­ten­de­rá a lo lar­go de 2019. Ha­bla­mos con Mi­guel Fa­lo­mir (Va­len­cia, 1966), su di­rec­tor y gran his­to­ria­dor («in­ten­to man­te­ner es­ta fa­ce­ta», afir­ma él), pa­ra co­no­cer to­dos los de­ta­lles.

MÁS ALLÁ DE LA CA­PI­TAL

«Uno de los pro­gra­mas es­tre­lla de la ce­le­bra­ción es sa­car al ar­te de gi­ra por Es­pa­ña. A mí me gus­ta re­cor­dar que, aun­que el Pra­do es­tá si­tua­do en Ma­drid, es un mu­seo na­cio­nal. Lo va­mos a ha­cer de dos ma­ne­ras: lle­va­re­mos re­pro­duc­cio­nes de obras a las ca­lles de ciu­da­des de en­tre 10.000 y 20.000 ha­bi­tan­tes, re­me­mo­ran­do el es­pí­ri­tu de las Mi­sio­nes Pe­da­gó­gi­cas de la II Re­pú­bli­ca, y ce­de­re­mos una pie­za im­por­tan­te a un lu­gar de ca­da au­to­no­mía, in­ten­ta­do evi­tar las ca­pi­ta­les».

‘EX­POS’ FE­MI­NIS­TAS

«El Mu­seo del Pra­do, co­mo la ma­yo­ría, ha pe­ca­do de una vi­sión ma­chis­ta. De­be­mos es­for­zar­nos en en­se­ñar la pin­tu­ra fe­me­ni­na que te­ne­mos. Tras la del año pa­sa­do de­di­ca­da a Cla­ra Pee­ters, en 2019 ha­brá una mues­tra de dos mu­je­res: So­fo­nis­ba An­guis­so­la y La­vi­nia Fon­ta­na. Na­cie­ron en la mis­ma zo­na con 12 años de di­fe­ren­cia, pe­ro la pri­me­ra era no­ble y pin­ta­ba co­mo hob­bie, li­mi­tán­do­se al re­tra­to, mien­tras que Fon­ta­na es un ca­so ex­cep­cio­nal, pues com­pi­tió con sus co­le­gas mas­cu­li­nos».

HA­CER PE­DA­GO­GÍA

«El1 bi­cen­te­na­rio es un mo­men­to pa­ra atraer a colectivos que no se sien­ten se­du­ci­dos por es­tas co­lec­cio­nes. Eso se ha­ce tra­ba­jan­do con la gen­te jo­ven, por­que los mu­seos ca­da vez son más po­pu­la­res y acu­dir a ex­po­si­cio­nes se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to pa­ra mu­chos, pe­ro la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes per­te­ne­ce a un seg­men­to so­cial muy de­fi­ni­do».

EL SA­LÓN DE REINOS, SU LE­GA­DO

«Quie­ro pen­sar que, en mi fa­ce­ta de di­rec­tor del mu­seo, me re­cor­da­rán co­mo quien cul­mi­nó la in­cor­po­ra­ción del Sa­lón de Reinos (4), re­no­va­do por los es­tu­dios de Nor­man Fos­ter y Car­los Ru­bio. Es al­go im­por­tan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.