Ra­quel Ro­ca, con­sul­to­ra de trans­for­ma­ción cul­tu­ral y di­gi­tal ex­pli­ca có­mo es el tra­ba­ja­dor del si­glo XXI: los know­mads.

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá pro­vo­can­do cam­bios ex­po­nen­cia­les. Em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res nun­ca an­tes ha­bían te­ni­do que afron­tar un sal­to evo­lu­ti­vo co­mo el que aho­ra abor­dan. Pa­ra cum­plir es­te re­to, na­ce una nue­va ra­za de pro­fe­sio­na­les: los nó­ma­das del con

Emprendedores - - Sumario -

Qué acer­ta­das las pa­la­bras de Mo­ra­vec, so­ció­lo­go nor­te­ame­ri­cano fun­da­dor de Edu­ca­tion Fu­tu­res LLC y pa­dre del tér­mino know­mad. La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, en su im­pa­ra­ble mar­cha ex­po­nen­cial, es­tá obli­gan­do a em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les a dar un sal­to evo­lu­ti­vo nun­ca an­tes vis­to. La di­fe­ren­cia en­tre quie­nes es­tán pre­pa­ra­dos, y de­ci­den fluir con el cam­bio, y quie­nes aún se re­sis­ten, y aca­ban sien­do em­pu­ja­dos ha­cia una nue­va for­ma de en­ten­der el tra­ba­jo, mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y la me­ra su­per­vi­ven­cia… o ex­tin­ción. Por­que hoy en día quien no cam­bia no só­lo se es­tan­ca, sino que des­apa­re­ce.

En es­te si­glo XXI la fle­xi­bi­li­dad es el ca­mino, ya que quien me­jor se adap­ta so­bre­vi­ve. Al­go que sa­ben muy bien los know­mads o nó­ma­das del co­no­ci­mien­to (know de co­no­ci­mien­to y mad de nó­ma­da), el per­fil pro­fe­sio­nal que me­jor en­ca­ja en es­te en­torno vo­lá­til.

¿QUÉ DE­FI­NE AL KNOW­MAD?

Lo pri­me­ro es que son per­so­nas que adop­tan e in­terio­ri­zan un ti­po de men­ta­li­dad (lí­qui­da) que les per­mi­te ser más fle­xi­bles pa­ra adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de es­tos nue­vos tiem­pos. Pe­ro si bien te­ner una men­te abier­ta es el pri­mer pa­so pa­ra ser un pro­fe­sio­nal del fu­tu­ro, no es suficiente con abra­zar el cam­bio. Por­que la di­fe­ren­cia en­tre es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y las an­te­rio­res ra­di­ca en que na­ve­ga­mos en el caos de lo des­co­no­ci­do que nos trae­rán las nue­vas tec­no­lo­gías, así co­mo en la ve­lo­ci­dad de las mis­mas. Por ello, los pro­fe­sio­na­les de­be­mos po­ten­ciar nues­tra crea­ti­vi­dad no só­lo pa­ra di­fe­ren­ciar­nos, sino tam­bién pa­ra ge­ne­rar in­no­va­ción.

El know­mad es, por tan­to, un gran ges­tor de la in­cer­ti­dum­bre que usa su co­no­ci­mien­to, ver­sa­ti­li­dad y fle­xi­bi­li­dad pa­ra bus­car so­lu­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les a pro­ble­mas que a día de hoy no sa­be cuá­les se­rán.

SER AGEN­TE DE CAM­BIO

Pon­gá­mos­le otro an­gli­cis­mo: tie­ne que desa­rro­llar una ac­ti­tud chan­ge­ma­ker (agen­te del cam­bio). Jus­to lo que ne­ce­si­ta el te­ji­do em­pre­sa­rial y to­das las em­pre­sas que la con­for­man. Co­mo ve­mos has­ta aho­ra, par­te de la ma­ne­ra de pen­sar y ac­tuar del know­mad en­ca­ja con la des­crip­ción clá­si­ca del em­pren­de­dor o del free­lan­ce, pe­ro hay que su­mar otras va­ria­bles nue­vas.

Los nó­ma­das del co­no­ci­mien­to son ági­les en la res­pues­ta, crea­ti­vos e in­no­va­do­res, sí… Pe­ro tam­bién son pro­fe­sio­na­les so­cia­les y so­cia­bles. Es de­cir, tra­ba­jan y pien­san en red, co­la­bo­ran­do con cual­quier per­so­na y des­de cual­quier lu­gar (no só­lo con el pa­ga­dor o em­plea­dor), ya que sa­ben có­mo usar las nue­vas tec­no­lo­gías a su fa­vor. Es­tán 100% di­gi­ta­li­za­dos. Tie­nen una mar­ca per­so­nal

“Sal­tar de un acan­ti­la­do con­lle­va una emoción ex­tra­or­di­na­ria cuan­do lo de­ci­des tú. Nun­ca sen­ti­rás esa emoción si al­guien te em­pu­ja”. John Mo­ra­vec

El ‘know­mad’ es un pro­fe­sio­nal ge­ne­ro­so. Sa­be que coope­rar es más efi­caz que com­pe­tir

RA­QUEL RO­CA / Con­sul­to­ra de trans­for­ma­ción cul­tu­ral y di­gi­tal, di­rec­to­ra del Mas­ter en Ges­tión del Ta­len­to en la Era Di­gi­tal (La Sa­lle). Au­to­ra del li­bro Know­mads. Los tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro (LID).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.