El rui­do al­re­de­dor de las star­tups es más dis­trac­ción que ayu­da"

PROGRAMADORA Y EMPRENDEDORA, CAR­MEN BERMEJO SE ACA­BA DE CON­VER­TIR EN LA SE­GUN­DA PRE­SI­DEN­TA DE LA ASO­CIA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA DE STAR­TUPS. AN­TES HA SI­DO CEO DE LA ACE­LE­RA­DO­RA TETUAN VA­LLEY.

Emprendedores - - Nova Noticias / Soluciones / Ideas - Car­men Bermejo

EM­PREN­DE­DO­RES: ¿Qué re­tos tie­nes por de­lan­te co­mo pre­si­den­ta de es­ta aso­cia­ción?

CAR­MEN BERMEJO: El pri­me­ro y más im­por­tan­te es con­ver­tir a la aso­cia­ción en una fuen­te cla­ra y fia­ble de in­for­ma­ción so­bre las star­tups. El se­gun­do, te­ner más ca­pi­la­ri­dad, tan­to den­tro de nues­tra aso­cia­ción co­mo en la co­mu­ni­dad star­tup. Hay mu­chas ini­cia­ti­vas de em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos y star­tups de más o me­nos ta­ma­ño y co­la­bo­ra­mos unas con otras pun­tual­men­te, pe­ro se in­vier­te po­co tiem­po en pen­sar jun­tos un plan co­mún, en unir­nos pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de to­dos. Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la aso­cia­ción es im­pul­sar cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les, le­gis­la­ti­vos y cul­tu­ra­les en la so­cie­dad es­pa­ño­la en torno al pa­pel que pue­den desa­rro­llar las co­mu­ni­da­des de star­tups en la mejora eco­nó­mi­ca y so­cial del país.

EMP.: ¿Son di­fe­ren­tes las pro­ble­má­ti­cas de las star­tups es­pa­ño­las a las de otros paí­ses?

C.B.: Hay erro­res que se co­me­ten por fal­ta de ex­pe­rien­cia que son fá­cil­men­te evi­ta­bles en eco­sis­te­mas más ma­du­ros. En Ma­drid y Bar­ce­lo­na ya ca­si no pa­sa, pe­ro en al­gu­nas re­gio­nes to­da­vía oí­mos his­to­rias de fun­da­do­res que gas­tan 10.000 eu­ros o más, de sus pro­pios aho­rros, en pa­gar una con­sul­to­ra pa­ra desa­rro­llar un pro­duc­to que no es­tá aún bien pen­sa­do y co­sas si­mi­la­res. Es­to pue­de no pa­re­cer gra­ve en un sec­tor don­de se oye ha­blar a me­nu­do de in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias pe­ro pa­ra los fun­da­do­res inex­per­tos, que son los que sue­len co­me­ter es­tos fa­llos, es­to sa­le de los aho­rros de sus fa­mi­lias y pue­de ser un dra­ma. Otro error co­mún, que afor­tu­na­da­men­te se va vien­do tam­bién ca­da vez me­nos, es acep­tar que las ace­le­ra­do­ras se que­den con un por­cen­ta­je de tu em­pre­sa exa­ge­ra­do a cam­bio de po­ca in­ver­sión ini­cial o sin in­ver­sión, jus­ti­fi­can­do que te dan ser­vi­cios y men­to­ría. En Es­pa­ña se ha lle­ga­do a pe­dir un 30% cuan­do una ace­le­ra­do­ra in­ter­na­cio­nal de pri­mer ni­vel pi­de un 7% dan­do mu­cho más a cam­bio. Lo que es cla­ro es que la so­lu­ción pa­ra ace­le­rar es­te apren­di­za­je es com­par­tir bue­nas prác­ti­cas.

EMP.: Eres la se­gun­da pre­si­den­ta de la aso­cia­ción. Dos mu­je­res re­pre­sen­tan­do un eco­sis­te­ma en el que las mu­je­res son mi­no­ría...

C.B.: Ésa es una cues­tión que tie­ne va­rias res­pues­tas, ya que no hay un so­lo mo­ti­vo. Por un la­do, te­ne­mos la fal­ta de re­pre­sen­ta­ción de mu­je­res en la tec­no­lo­gía; por otro, la fal­ta de mu­je­res en po­si­cio­nes de li­de­raz­go vi­si­ble. No hay me­nos mu­je­res en nues­tro eco­sis­te­ma, el pro­ble­ma es que no­so­tras mis­mas so­le­mos pre­fe­rir ro­les de apo­yo a los de­más, por ejem­plo en ace­le­ra­do­ras. Tam­bién hay mu­chas mu­je­res em­plea­das en star­tups, lo que fal­ta son fun­da­do­ras. ¿Có­mo sol­ven­ta­mos es­to? En el cam­po tec­no­ló­gi­co, im­pul­san­do la pro­gra­ma­ción y las cien­cias en ge­ne­ral en­tre las ni­ñas de 12 años, un mo­men­to cla­ve en su de­sa­rro­llo. En el te­ma del li­de­raz­go es muy im­por­tan­te ayu­dar a mu­chas mu­je­res a ven­cer el sín­dro­me del im­pos­tor, por el cual te exi­ges a ti mis­ma mu­chí­si­mo más de lo que se exi­gen los hom­bres a la ho­ra de con­si­de­rar­te ap­ta pa­ra ha­blar en una con­fe­ren­cia o di­ri­gir un pro­yec­to. / PILAR ALCÁZAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.