La sas­tre­ría tra­di­cio­nal triun­fa en el ‘crowd­fun­ding’

BE­RE CA­SI­LLAS, FUN­DA­DOR Y CEO DE BE­RE CA­SI­LLAS, TRA­JE­SA­ME­DI­DA.COM Y ELE­GAN­CIA­DOS­PUN­TO­CE­RO El you­tu­ber por ex­ce­len­cia de la sas­tre­ría mas­cu­li­na ha ido más allá en su apues­ta por las nue­vas tec­no­lo­gías: se ha in­mer­so en una cam­pa­ña de crowd­fun­ding pa­ra im­pu

Emprendedores - - Per­so­nas Y Ne­go­cios - JU­LIA CO­RO­NAS

Aque es ge­nial la idea de jun­tar dos con­cep­tos tan en las an­tí­po­das co­mo el crowd­fun­ding y la sas­tre­ría de to­da la vi­da?”. Así de en­tu­sias­ma­do se mues­tra Be­re Ca­si­llas, CEO de Tra­je­sa­me­di­da.com y Ele­gan­cia­Dos­Pun­to­Ce­ro.com y fun­da­dor de la sas­tre­ría Be­re Ca­si­llas, a la ho­ra de ha­blar de su úl­ti­ma ini­cia­ti­va tec­no­ló­gi­ca: una cam­pa­ña de crowd­fun­ding pa­ra re­ca­bar 170.000 eu­ros con la pla­ta­for­ma So­cios In­ver­so­res. “Es­ta­mos en un mo­men­to de mu­chí­si­mo cre­ci­mien­to y nos es­tán so­li­ci­tan­do fran­qui­cias des­de mu­chos paí­ses, co­mo EE UU, Mé­xi­co, Chi­le, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Uruguay y Perú. Y en ese pro­ce­so de cre­ci­mien­to ne­ce­si­ta­mos in­ver­sión. Ana­li­zan­do di­fe­ren­tes fór­mu­las me pro­pu­sie­ron ha­cer crowd­fun­ding y me pa­re­ció ge­nial. Por nues­tro ta­ma­ño y nues­tro sec­tor, no en­ca­ja­mos bien en la fi­lo­so­fía de los bu­si­ness an­gels, que bus­can em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas con cre­ci­mien­tos bru­ta­les o em­pre­sas con­so­li­da­das y es­ta­mos a años luz de los fon­dos de in­ver­sión. En­con­tré que era muy no­ve­do­so y muy in­tere­san­te. Ten­go mu­chos clien­tes que quie­ren for­mar par­te de la em­pre­sa y eso lo per­mi­te el crowd­fun­ding”.

TRA­JES ON­LI­NE A ME­DI­DA

Otro de los ar­gu­men­tos que le in­cli­nó ha­cia la fi­nan­cia­ción on­li­ne com­par­ti­da fue la pro­pia pla­ta­for­ma, So­cios In­ver­so­res: “Me lla­mó la aten­ción lo bien es­truc­tu­ra­do que es­tá el mo­de­lo. No­so­tros somos muy bue­nos, te­ne­mos un gran pro­duc­to y un gran equi­po, pe­ro somos muy ma­los bus­can­do la fi­nan­cia­ción y ellos te ayu­dan en to­do: con el plan de ne­go­cio, con el ví­deo, con la pre­sen­ta­ción. Ade­más, ellos se en­car­gan de vehi­cu­lar a to­dos los so­cios, de ma­ne­ra que no­so­tros só­lo te­ne­mos que re­unir­nos con una sola em­pre­sa”.

A pe­sar de lo anacró­ni­co de au­nar en un mis­mo con­cep­to la sas­tre­ría ar­te­sa­nal de to­da la vi­da con lo úl­ti­mo en fin­tech, en reali­dad es­te sal­to di­gi­tal no de­ja de ser una con­se­cuen­cia na­tu­ral de la evo­lu­ción de quien ya se le co­no­ce en mu­chos círcu­los es­pe­cia­li­za­dos co­mo el you­tu­ber de la mo­da mas­cu­li­na: “quie­ro li­de­rar al cam­bio del mo­de­lo de la sas­tre­ría a me­di­da. Creo que es po­si­ble ha­cer tra­jes a me­di­da to­tal­men­te on­li­ne y en­viar­los al otro rin­cón del mun­do”. Pa­ra con­se­guir­lo, el pro­ce­di­mien­to es sen­ci­llo: “El clien­te man­da las pri­me­ras me­di­das que le in­di­ca­mos y ha­ce­mos un pri­mer tra­je que le en­via­mos com­ple­ta­men­te gra­tis. Una vez en ca­sa, él se lo prue­ba, nos ha­ce

sus co­men­ta­rios y ajus­tes y rea­li­za sie­te fotos que le se­ña­la­mos. Con sus in­di­ca­cio­nes y lo que ve­mos no­so­tros en las imá­ge­nes, efec­tua­mos los cam­bios y se le en­vía de nue­vo. En el ca­so de que en es­te re­sul­ta­do fi­nal to­da­vía hu­bie­se mo­di­fi­ca­cio­nes que ha­cer, le pro­po­ne­mos al clien­te que lo lle­ve a al­gún sas­tre de con­fian­za y le abo­na­mos la fac­tu­ra”. Es­te pro­ce­di­mien­to ex­pli­ca el al­to gra­do de fi­de­li­za­ción en­tre su clien­te­la: “Te­ne­mos un ín­di­ce de sa­tis­fac­ción del 98%, un ra­tio de de­vo­lu­cio­nes del 0,92% y un ín­di­ce de re­cu­rren­cia del 39%”.

El pa­pel de las re­des so­cia­les en el desa­rro­llo de la en­se­ña ha si­do de­ter­mi­nan­te, “ellas nos per­mi­tie­ron en su mo­men­to al­can­zar el mun­do sin sa­lir de Gra­na­da y, lo que es más im­por­tan­te, pa­sar de es­tar al bor­de de la quie­bra a en­con­trar­nos aho­ra mis­mo in­mer­sos en pleno pro­ce­so de ex­pan­sión con la se­de en Ma­drid”. De padre y ma­dre sas­tre, “na­cí en­tre hom­bre­ras y plan­chas. Yo iba pa­ra ar­qui­tec­to, pe­ro al fi­nal me que­dé en el ne­go­cio fa­mi­liar. En el 83 em­pe­za­mos a fa­bri­car tra­jes con pro­duc­ción in­dus­trial pa­ra gran­des fir­mas de mo­da. Pe­ro lle­gó la des­lo­ca­li­za­ción y, con ella, la hui­da de las fir­mas ha­cia paí­ses asiá­ti­cos. Así fue co­mo de­ci­di­mos ven­der nues­tros pro­duc­tos y abri­mos la pri­me­ra tien­da ofi­cial. Nos es­pe­cia­li­za­mos en tra­jes a me­di­da, so­bre to­do de ce­re­mo­nia”.

To­do iba bien has­ta que “en 2008 lle­gó el tsu­na­mi financiero y se pro­du­jo el pun­to de in­fle­xión. De re­pen­te, to­do em­pe­zó a ir mal, los ban­cos nos lla­ma­ban pa­ra trans­for­mar las lí­neas de cré­di­to en prés­ta­mos, los pe­di­dos caían… Y en 2009 es­ta­ba arrui­na­do y con una ame­na­za de em­bar­go so­bre mi ca­sa. En ese mo­men­to des­cu­brí las re­des so­cia­les a tra­vés de mis hi­jos y vi que en mu­chas de ellas apa­re­cían hom­bres con mis tra­jes. Pen­sé que te­nía que dar eso a co­no­cer. Em­pe­cé a subir ví­deos a Youtu­be ex­pli­can­do lo que ha­cía­mos y co­men­za­ron a lle­gar los pri­me­ros clien­tes”.

Hoy Be­re Ca­si­llas, y su mar­ca Tra­je­sa­me­di­da.com, es la pri­me­ra sas­tre­ría a me­di­da to­tal­men­te on­li­ne, con más de 30.000 se­gui­do­res en las re­des so­cia­les y más de 100.000 suscriptores en su ca­nal de Youtu­be don­de sus ví­deos han re­ci­bi­do 23 mi­llo­nes de vi­si­tas. Su­blog, Ele­gan­cia dos pun­to ce­ro, cuen­ta con más de 60.000 pá­gi­nas vis­tas al mes y más de 3.500.000 de vi­si­tas. La cla­ve de es­te éxi­to en la red ra­di­ca en tra­ba­jar­se la repu­tación y la pre­sen­cia sin tra­tar de ven­der. “En to­dos es­tos años, nun­ca he he­cho una ofer­ta a tra­vés de mi blog o de mis char­las en Youtu­be”.

CON FUER­TE PRE­SEN­CIA FÍ­SI­CA

El pro­yec­to de ex­pan­sión in­me­dia­ta en la que se ins­cri­be es­ta cam­pa­ña de crowd­fun­ding in­clu­ye tam­bién la aper­tu­ra de es­ta­ble­ci­mien­tos of­fli­ne. De mo­men­to, aca­ban de abrir un show­room en Ma­drid, y es­tán em­pe­zan­do con fran­qui­cias. Ade­más, no des­car­tan vol­ver a con­ver­tir­se en los pro­vee­do­res de sas­tre­ría a me­di­da en tien­das tra­di­cio­na­les. To­do ello, sin re­nun­ciar a am­pliar la car­te­ra de clien­tes a tra­vés de otras vías, co­mo los ase­so­res per­so­na­les y per­so­nal shop­per. Que la es­tra­te­gia ha si­do acer­ta­da lo de­mues­tra el he­cho de que en el pa­sa­do mes de ma­yo ya ha­bían su­pe­ra­do la fac­tu­ra­ción de to­do el 2016 com­ple­to. En plan­ti­lla es­tán cin­co per­so­nas en Ma­drid más la plan­ta pro­pia de pro­duc­ción en Bom­bay, con ca­pa­ci­dad pa­ra ela­bo­rar has­ta 80 tra­jes al día. El pri­mer ob­je­ti­vo es en­trar en EEUU, Chi­le, Uruguay, Ecua­dor y Me­xi­co, más las fran­qui­cias que es­tán a pun­to de abrir en Bar­ce­lo­na, Bil­bao y Se­vi­lla. De mo­men­to, sus tra­jes ya vue­lan a In­gla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, Sui­za, Ita­lia, EE UU, Chi­le, Mé­xi­co, Puer­to Ri­co, Ara­bia Sau­dí y Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.