‘RENTING’ FLE­XI­BLE

Emprendedores - - Especial Renting -

Co­mo ex­pli­ca Fernando

Co­go­llos, CEO de North­ga­te, el renting fle­xi­ble “es un al­qui­ler a lar­go pla­zo me­dian­te el cual el usua­rio pue­de can­ce­lar o de­vol­ver el vehícu­lo en cual­quier momento sin pe­na­li­za­ción”.

Es­te ser­vi­cio “se adap­ta a dos si­tua­cio­nes: in­cer­ti­dum­bre so­bre el com­por­ta­mien­to de la em­pre­sa y ne­ce­si­da­des cam­bian­tes por la es­ta­cio­na­li­dad del tra­ba­jo”.

Su gran ventaja, des­ta­ca Je­sús Ji­meno des­de ALD Au­to­mo­ti­ve, es que “si du­ran­te una jor­na­da la em­pre­sa ne­ce­si­ta un vehí- cu­lo pe­que­ño, y du­ran­te la si­guien­te ha de con­tar con uno de ti­po in­dus­trial pa­ra otra la­bor, las em­pre­sas de renting fle­xi­ble se lo pro­por­cio­nan, adap­tán­do­se a las ne­ce­si­da­des mo­men­tá­neas de ca­da ne­go­cio”.

En cuan­to a los ser­vi­cios que in­clu­ye, el renting fle­xi­ble ofre­ce, “de se­rie”, to­dos los básicos del renting fi­jo y mu­chos de sus ex­tras. “El ob­je­ti­vo no es bus­car el pre­cio más ba­ra­to a cos­ta de re­cor­tar pres­ta­cio­nes, sino al con­tra­rio”, re­sal­ta el di­rec­ti­vo de North­ga­te.

“Es un renting com­ple­to, pen­sa­do pa­ra arro­par al pro­fe­sio­nal, que ne­ce­si­ta to­do: cambio ili­mi­ta­do de neu­má­ti­cos, asis­ten­cia en ca­rre­te­ra, ges­tión de mul­tas….”, aña­de Fernando Co­go­llos.

En­tre el am­plio lis­ta­do de ser­vi­cios que se ofe­cen en es­te ti­po de renting, los más va­lo­ra­dos son:

Sus­ti­tu­ción ili­mi­ta­da. En ca­so de ave­ría, el clien­te dis­po­ne de un vehícu­lo de las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que el ave­ria­do, las ve­ces que ha­ga fal­ta y por tiem­po ili­mi­ta­do. “De he­cho, no hay que de­vol­ver­lo cuan­do el an­te­rior es­tá re­pa­ra­do: si el clien­te quie­re, pue­de que­dár­se­lo y se­guir tra­ba­jan­do con él”, se­ña­la Co­go­llos.

En­tre­ga in­me­dia­ta. “Lo que más se va­lo­ra es la res­pues­ta rá­pi­da: te­ner el vehícu­lo dis­po­ni­ble de for­ma in­me­dia­ta, ya sea por­que has te­ni­do una in­ci­den­cia con el tu­yo o por­que ne­ce­si­tas uno nue­vo por ne­ce­si­da­des del ne­go­cio. A un pro­fe­sio­nal que uti­li­za un vehícu­lo fri­go­rí­fi­co y su­fre una ave­ría, o les das sus­ti­tu­ción in­me­dia­ta, o pier­de ne­go­cio”, ad­vier­te el CEO de North­ga­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.