Ni te ima­gi­nas a qué se de­di­can...

¿Qué ideas nos han sor­pren­di­do es­te mes? La em­pre­sa que pre­pa­ra el pan pa­ra los as­tro­nau­tas, la que qui­ta el es­trés con ca­lam­bra­zos y las atrac­cio­nes de la cons­truc­ción.

Emprendedores - - Negocios - RAFA GA­LÁN

Una co­sa es que se te lle­ne el man­tel de mi­gas y otra muy dis­tin­ta que to­das esas malditas y es­pon­jo­sas par­tí­cu­las flo­ten por to­da la na­ve. Una co­sa es que­rer qui­tar­te un mal há­bi­to de en­ci­ma y otra muy dis­tin­ta es­tar dis­pues­to a lo­bo­to­mi­zar­te. Una co­sa es, re­cién ju­bi­la­do, mi­rar el desa­rro­llo de una obra des­de las vallas y otra ju­gar con una mi­ni­ex­ca­va­do­ra. ¿No?

PAN RE­CIEN­TE EN EL ES­PA­CIO. Qué trai­cio­ne­ra es la his­to­ria.

Vir­gil Gus Gris­som y John W. Young no pa­sa­rán a la his­to­ria co­mo los as­tro­nau­tas de la NASA que co­man­da­ban la na­ve Molly Brown –en re­fe­ren­cia al po­pu­lar mu­si­cal de Broad­way– el 23 de mar­zo de 1965 en la mi­sión Ge­mi­ni 3, sino co­mo los dos pi­llue­los que con­si­guie­ron co­lar de con­tra­ban­do un sánd­wich de ter­ne­ra en sal­mue­ra, que no hi­zo otra co­sa que echar mi­gas por to­da la na­ve que es­tu­vie­ron a pun­to de co­lar­se en los pa­ne­les eléc­tri­cos del cohe­te. Gris­som y Young con­si­guie­ron que se prohi­bie­ra ter­mi­nan­te­men­te el con­su­mo de pan en el es­pa­cio. Se­bas­tian Mar­cu, el em­pren­de­dor de­trás de Ba­ke in Spa­ce, quie­re po­ner de nue­vo en ór­bi­ta los hi­dra­tos de car­bono en for­ma de pan, con la co­la­bo­ra­ción del Cen­tro Es­pa­cial Ale­mán y otros em­pren­de­do­res ale­ma­nes que fa­bri­can hor­nos –que en al­gún si­tio se ten­drá que me­ter la ma­sa del pan–, eso sí. El Pro­duc­to Mí­ni­mo Via­ble es un pan sin mi­ga que se pro­ba­rá en el via­je de la ISS el pró­xi­mo abril (2018) du­ran­te la mi­sión Ho­ri­zon­te de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea.

ES­TE ‘WEA­RA­BLE’ QUIE­RE QUE CAM­BIES TUS HÁ­BI­TOS TIRÁNDOTE DE LAS ORE­JAS. Si el as­pi­ran­te a teó­lo­go Iván Pe­tró­vich Pá­vlov tu­vie­ra aho­ra 30 años, se­ría el CTO de Pa­vlok.

Más de 115 años des­pués de los co­no­ci­dos ex­pe­ri­men­tos del fi­sió­lo­go ru­so, una star­tup es­ta­dou­ni­den­se ha di­se­ña­do un dis­po­si­ti­vo wea­ra­ble de en­tre­na­mien­to del com­por­ta­mien­to que fun­cio­na me­dian­te la téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo con­di­cio­na­mien­to aver­si­vo. Es una for­ma de en­tre­na­mien­to que uti­li­za es­tí­mu­los ne­ga­ti­vos pa­ra ayu­dar a re­afir­mar una ac­ción es­pe­cí­fi­ca co­mo in­de­sea­ble. Va­mos, que ca­da vez que in­cum­ples tus ob­je­ti­vos pa­ra cam­biar de há­bi­to, el dis­po­si­ti­vo te da un pe­que­ño ca­lam­bra­zo. Es una mez­cla en­tre su­per­vi­llano de Ja­mes Bond al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la –de los que tor­tu­ran, pe­ro no re­ve­lan sus pla­nes– y pro­fe­sor de co­le­gio de cu­ras que te arrea con el bo­li Bic en la ca­be­za cuan­do te pi­lla ha­blan­do (upss, que­re­mos de­cir que te arrea­ba). ¿Tie­ne al­go de sen­ti­do? Pa­ra cam­biar un há­bi­to, no só­lo ha­ce fal­ta una me­to­do­lo­gía. Ha­ce fal­ta mo­ti­va­ción. El pe­rio­dis­ta del New York Ti­mes, Char­les Duhigg, uno de los ma­yo­res ex­per­tos en crea­ción de há­bi­tos del

NO­VIEM­BRE 2017

_

02 / Pa­vlok. ¿Na­die más se le­yó de pe­que­ño el cuen­to de Step­hen King en el que pa­ra qui­tar­te ma­los há­bi­tos se con­tra­ta­ba a un ase­sino a suel­do?

_

03 / Di­gThis.

Te va a lla­mar la aten­ción, pe­ro vas a se­guir pre­fi­rien­do el tú­nel de la bru­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.