El mo­chi­le­ro que quie­re cam­biar el mun­do... in­mo­bi­lia­rio.

Ha vi­vi­do en Es­pa­ña, Chi­na o In­gla­te­rra y siem­pre ha soñado con ha­cer el mun­do un po­co más pe­que­ño. Pa­ra con­se­guir­lo ha fun­da­do una pla­ta­for­ma di­gi­tal de al­qui­ler re­si­den­cial (por me­ses) que ya ge­ne­ra ne­go­cio por va­lor de 59 mi­llo­nes de eu­ros y su­bien­do.

Emprendedores - - Sumario - ALE­JAN­DRO AR­TA­CHO, FUN­DA­DOR Y CEO DE SPO­TAHO­ME

En­tre­vis­ta­mos a Ale­jan­dro Ar­ta­cho, fun­da­dor y CEO de Spo­taho­me.

Tie­ne tal la­bia y pa­sión que es ca­paz de ven­der­le hie­lo a un es­qui­mal. Y, si no, que se lo pre­gun­ten a los chi­nos a quie­nes lle­nó de acei­te, vino y ca­va. Re­co­no­ce que mu­chos de sus lo­gros los ha con­se­gui­do “por pe­sa­do”. Por “pe­sa­do” ga­nó dos be­cas pa­ra cur­sar el úl­ti­mo año de ca­rre­ra en Chi­na. Por “pe­sa­do” lo­gró que le se­lec­cio­na­ran en un con­cur­so de star­tup en Lis­boa cuan­do ape­nas lle­va­ba dos me­ses en un MBA. Por “pe­sa­do” fue es­co­gi­do en la ace­le­ra­do­ra del IE cuan­do has­ta en­ton­ces nin­gún pro­yec­to de De­re­cho (él es­tu­dió el do­ble gra­do de De­re­cho y ADE por ICADE) lo ha­bía al­can­za­do. Y por “pe­sa­do” ha le­van­ta­do 20 mi­llo­nes de eu­ros de los in­ver­so­res.

VI­DEO­TE­CA INMOBILIARIA

De ahí que no sea ex­tra­ño que uno de los va­lo­res que con­si­de­ra fun­da­men­ta­les sea la per­se­ve­ran­cia. Y es que cuan­do se le po­ne un ob­je­ti­vo en­tre ce­ja y ce­ja no pa­ra has­ta con­se­guir­lo, aun­que ten­ga que dar­le la bra­sa al de­cano de turno, to­mar­se tés chi­nos has­ta abu­rrir­se en el con­su­la­do, vo­lar has­ta Lis­boa pa­ra con­ven­cer a su fu­tu­ro CTO de que lo de­je to­do pa­ra acom­pa­ñar­le o re­co­rrer­se el mun­do con la mo­chi­la al hom­bro pa­ra re­unir­se con has­ta 43 in­ver­so­res en mes y me­dio. Hoy di­ri­ge una prop­tech que se ha con­ver­ti­do en la ma­yor vi­deo­te­ca di­gi­tal inmobiliaria del mun­do. Y, prue­ba de que le va bien es que ya ges­tio­nan 40.000 vi­vien­das, han ge­ne­ra­do ne­go­cio por un va­lor su­pe­rior a los 58 mi­llo­nes de dó­la­res, aca­ban de mu­dar­se a un edi­fi­cio de 4.000 m2 y dan tra­ba­jo a 200 per­so­nas. Y, ade­más, los lec­to­res de EM­PREN­DE­DO­RES le han con­ce­di­do el Pre­mio a la star­tup del año.

Pe­ro, ¿en qué con­sis­te Spo­taho­me? En po­cas pa­la­bras es una pla­ta­for­ma que po­ne en con­tac­to a arren­da­do­res (par­ti­cu­la­res, ges­to­res y agen­tes in­mo­bi­lia­rios) y arren­da­ta­rios (es­tu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res ex­ter­na­li­za­dos y a cual­quier otro ciu­da­dano) que quie­ran un al­qui­ler re­si­den­cial, no va­ca­cio­nal, por me­ses y lo ha­ce de for­ma to­tal­men­te di­gi­ta­li­za­da: vi­si­tas vir­tua­les, me­dios de pa­go elec­tró­ni­cos, con­tra­tos on­li­ne…. “La idea es que pue­das ele­gir una re­si­den­cia en cual­quier lu­gar del mun­do y des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo, y to­do ello sin mo­ver­te del so­fá”. Spo­taho­me na­ce en mar­zo de 2014, pe­ro su ger­men es an­te­rior. “En oc­tu­bre de 2012 me apun­té a un con­cur­so de startups en Lis­boa y fui allí con una idea: que­ría ha­cer el mun­do más pe­que­ño, rom­per ba­rre­ras, te­ner ac­ce­so a cual­quier tra­ba­jo en cual­quier lu­gar del mun­do. Pen­sé ¿có­mo es po­si­ble que exis­tan tan­tos paí­ses con un ex­ce­so de ta­len­to que no en­cuen­tra tra­ba­jo y tan­tos otros de­man­dan­do ese ta­len­to? ¿Por qué no po­ner­los en con­tac­to? Lle­gué has­ta la fi­nal de la com­pe­ti­ción. Al vol­ver lo apli­qué a la in­cu­ba­do­ra del IE, don­de tam­bién nos se­lec­cio­na­ron y em­pe­cé a mon­tar equi­po. Con­tac­té con mi ami­go Br­yan McEi­re, hoy so­cio y CTO. Du­ran­te el día, él iba a su tra­ba­jo y yo es­ta­ba en el más­ter. Y por la no­che nos que­dá­ba­mos en la in­cu­ba­do­ra has­ta que nos echa­ba el guar­dia a las cua­tro de la ma­ña­na”.

PIVOTAR EL MO­DE­LO

Des­pués de ocho o nue­ve me­ses lle­ga­mos a la fi­nal “y em­pe­za­mos a apli­car­lo a in­cu­ba­do­ras de to­do el pla­ne­ta. En to­tal, fue­ron 180. Nos re­cha­za­ban to­das. Tam­bién bus­ca­mos in­ver­so­res, pe­ro ellos veían va­rias tra­bas: com­pe­ti­do­res muy gran­des y tra­bas bu­ro­crá­ti­cas en ma­te­ria de vi­sa­dos”.

A la es­pe­ra de que al­gu­na in­cu­ba­do­ra los acep­ta­ra, tan­to McEi­re co­mo Ar­ta­cho em­pe­za­ron a tra­ba­jar pa­ra una em­pre­sa de alo­ja­mien­to uni­ver­si­ta­rio. Ale­jan­dro en Lon­dres y Br­yan co­mo CTO en Lis­boa. “Des­pués de unos me­ses en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca tra­tan­do con agen­tes y ges­to­res in­mo­bi­lia­rios que mue­ven cien­tos de mi­llo­nes de li­bras en ca­sas, lo vi cla­rí­si­mo: có­mo era po­si­ble que si­guie­sen to­da­vía con pa­pel y bo­li, sin sis­te­mas de ges­tión in­for­ma­ti­za­dos, con la mi­tad del equi­po de­di­ca­do a rea­li­zar las vi­si­tas a las ca­sas… Lla­mé a Br­yan y le ex­pu­se: ‘Ima­gí­na­te que cual­quier ope­ra­ción que se te ocu­rra en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio lo pu­die­ses ha­cer de for­ma

to­tal­men­te di­gi­tal’. Po­de­mos ace­le­rar y dis­rum­pir el mer­ca­do. Re­clu­ta­mos al res­to del equi­po fun­da­dor

(Hu­go Mon­tei­ro y Bruno Bian­chi) y en fe­bre­ro de­ja­mos nues­tros tra­ba­jos pa­ra lan­zar Spo­taho­me”. Así em­pe­zó es­ta aven­tu­ra que ha de­mos­tra­do ser muy exi­to­sa. És­tas son sus cla­ves:

Ele­gir con mi­mo al equi­po fun­da­dor. La se­lec­ción de ta­len­to es siem­pre una asig­na­tu­ra cru­cial y si ese ta­len­to in­te­gra el equi­po fun­da­dor, el im­pe­ra­ti­vo es má­xi­mo. Ar­ta­cho lo tu­vo cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to. “En esa vi­sión de di­gi­ta­li­zar el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio me re­sul­ta­ba fun­da­men­tal te­ner va­rios so­cios tec­no­ló­gi­cos: Br­yan y Hu­go su­plían esa par­te. Ade­más, en­tre ellos se com­ple­men­ta­ban, por­que Br­yan es mu­cho de in­fra­es­truc­tu­ra y de vi­sión de pro­duc­to y Hu­go de back end e in­ge­nie­ría. Y en la par­te de ne­go­cio yo soy muy co­mer­cial, muy re­la­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro muy deses­truc­tu­ra­do, y ne­ce­si­ta­ba a al­guien muy po­ten­te en ope­ra­cio­nes. Bruno ha­bía lan­za­do pro­duc­tos en el sec­tor agroa­li­men­ta­rio en Es­ta­dos Uni­dos y ha­bía abier­to fá­bri­cas pa­ra su em­pre­sa en Tur­quía y Grecia…”.

Una pri­me­ra ver­sión lean. “Al ini­cio pen­sá­ba­mos lan­zar la web a fi­na­les de abril, pe­ro vi que ha­bía un más­ter del IE que em­pe­za­ba a prin­ci­pios, de ma­ne­ra que ne­ce­si­tá­ba­mos lan­zar un mes an­tes. Re­du­ji­mos to­do al má­xi­mo pa­ra ha­cer la ver­sión más sim­ple, que fun­cio­na­se y que pu­dié­se­mos im­ple­men­tar lo más rá­pi­do po­si­ble”. Y el pro­pio mer­ca­do lo pre­ci­pi­tó to­do. “El 5 de mar­zo es­ta­ba en la se­cre­ta­ría del IE pre­gun­tan­do có­mo bus­ca­ba los alo­ja­mien­tos la gen­te. Las se­cre­ta­rias me es­ta­ban ex­pli­can­do que te­nían unos fo­ros y gru­pos en las re­des so­cia­les, cuan­do en­tró un chi­co pa­ra pre­gun­tar por el te­ma. Apro­ve­ché la opor­tu­ni­dad: le en­se­ñé la web en mi ta­blet, le ex­pli­qué có­mo fun­cio­na­ba, los ví­deos de las nue­ve ca­sas que te­nía­mos, y le pre­gun­té: ‘¿Tú re­ser­va­rías la ca­sa sin ver­la?’. Y me con­tes­tó: ‘Por su­pues­to’. Lla­mé a Br­yan y le di­je que lo lan­za­se ya. La lan­za­mos a las 15:00 ho­ras, en to­dos los gru­pos de los que me ha­bían ha­bla­do, y a las 17:00 te­nía­mos la pri­me­ra re­ser­va de un ja­po­nés… por un año y me­dio”.

El ami­go lo­cal. “Se tra­ta de con­ver­tir­se en el ami­go lo­cal en el que con­fías pa­ra que te mi­re pi­sos y te dé su opinión real. Nues­tro mo­de­lo no es más que

Nues­tro mo­de­lo es la adap­ta­ción del ami­go lo­cal de to­da la vi­da que vi­si­ta pi­sos y te da su opinión

la adap­ta­ción de un ser­vi­cio de to­da la vi­da. Es­tan­do en Chi­na, mi com­pa­ñe­ro de pi­so se fue con el iPad a vi­si­tar ca­sas en Pe­kín pa­ra un ami­go de EE UU que iba a mu­dar­se. No­so­tros es­ca­la­mos ese con­cep­to. Cuan­do en­via­mos a los ho­me-chec­kers (que vi­si­tan las vi­vien­das y ha­cen los ví­deos y fo­to­gra­fías 360º) apos­ta­mos por la trans­pa­ren­cia y la con­fian­za, ellos de­mues­tran que las ca­sas han si­do che­quea­das y no ador­nan na­da, así los in­qui­li­nos se en­cuen­tran en la reali­dad lo que hay en la web”. Es­to se re­fuer­za con un ser­vi­cio de aten­ción al clien­te 24/7 y un chat en nue­ve idio­mas.

De­fi­nir mi­sión, vi­sión y va­lo­res. “Es im­por­tan­tí­si­mo te­ner muy cla­ra la vi­sión, la mi­sión y los va­lo­res pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes, pa­ra con­tra­tar gen­te y pa­ra cap­tar in­ver­so­res. Nues­tra mi­sión es rein­ven­tar el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, ha­cién­do­lo más trans­pa­ren­te, emo­cio­nan­te y rá­pi­do. Los va­lo­res bus­can re­fle­jar la for­ma de ha­cer en Spo­taho­me, no só­lo de ca­ra a los clien­tes sino tam­bién al em­plea­do in­terno.” Prue­ba de la im­por­tan­cia de los va­lo­res es que Ar­ta­cho los lle­va ta­tua­dos en el cos­ta­do. Son ocho: Vi­vi­mos por el clien­te, So­mos un equi­po, Con­fia­mos en la con­fian­za, In­no­va­mos pa­ra ga­nar, So­mos de­ter­mi­nan­tes, Re­pre­sen­ta­mos la sim­pli­ci­dad, Vi­vi­mos pa­ra com­ple­tar nues­tra mi­sión y Ha­ce­mos más con me­nos. Fo­ca­li­za­ción vs ex­pan­sión. A me­dia­dos de 2016, los com­pe­ti­do­res em­pe­za­ron a lan­zar en to­das las ciu­da­des y “tu­vi­mos que de­ci­dir en­tre ex­pan­dir­nos o fo­ca­li­zar­nos. Nos de­can­ta­mos por es­ta op­ción: pro­fun­di­zar en las ciu­da­des y op­ti­mi­zar los pro­ce­sos in­ter­nos. Era com­pli­ca­do por­que veías que los com­pe­ti­do­res es­ta­ban en mu­chos paí­ses con las si­ner­gias que eso pro­du­ce, pe­ro pen­sa­mos en los clien­tes y fue la de­ci­sión más acer­ta­da”.

Fre­nar pa­ra cre­cer me­jor. En 2016 “éra­mos ya en­tre 80 y 100 per­so­nas y los re­tos en la ges­tión de equi­po eran muy vi­si­bles. Es­tá­ba­mos cre­cien­do mu­cho y se ha­bía pro­du­ci­do un cier­to des­con­trol. Así que hi­ci­mos una re­es­truc­tu­ra­ción. Crea­mos una ma­triz con ocho fun­cio­nes, es­ta­ble­ci­mos re­gio­nes in­ter­na­cio­na­les con sus di­rec­ti­vos e im­ple­men­ta­mos un sis­te­ma de ges­tión de ob­je­ti­vos OKRs: ca­da uno se fi­ja sus ob­je­ti­vos in­di­vi­dua­les en fun­ción de los ob­je­ti­vos fi­na­les. Si tú lo ha­ces de aba­jo ha­cia arri­ba, es muy mo­ti­va­dor. Jun­to a ello es­ta­ble­ci­mos un nue­vo sis­te­ma de sa­la­rios y les di­mos stock op­tions a to­dos los em­plea­dos. De re­pen­te fue re­mar to­dos en la mis­ma di­rec­ción y em­pe­za­mos a cre­cer un 70% en el pri­mer mes, un 100% en el se­gun­do… y así se­gui­mos”.

In­no­va­ción y jue­go lim­pio. “Nues­tro ser­vi­cio es el más trans­pa­ren­te del mer­ca­do. So­mos la úni­ca pla­ta­for­ma inmobiliaria que no tie­ne nin­gún scam (es­ta­fa)”. Ade­más, po­nen mu­cho fo­co en in­no­var pa­ra ofre­cer el má­xi­mo de ga­ran­tías: “Ga­ran­ti­za­mos al in­qui­lino el im­pa­go, los da­ños que no cu­bra la fian­za, las can­ce­la­cio­nes… Y a los in­qui­li­nos les ga­ran­ti­za­mos que no se van a que­dar ti­ra­dos si el due­ño se echa pa­ra atrás. Es­ta­mos co­gien­do KPI pa­ra ver có­mo po­de­mos es­ca­lar in­ter­na­cio­nal­men­te, ex­plo­tar y ex­pan­dir. El equi­po de in­ge­nie­ría lo he­mos do­bla­do, ya son más de 40, y es­ta­mos vien­do qué tec­no­lo­gías y ser­vi­cios in­cluir pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del usua­rio”.

En 2016 im­ple­men­ta­mos un sis­te­ma de ob­je­ti­vos y di­mos ‘stock op­tions’ a to­da la plan­ti­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.