Sin un eu­ro en el bol­si­llo y se han con­ver­ti­do en su­per­em­pre­sa­rios.

La idea de que ha­ce fal­ta un ca­pi­tal im­por­tan­te pa­ra ini­ciar una star­tup no se co­rres­pon­de con la reali­dad. En Es­pa­ña de­ce­nas de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas exi­to­sas em­pe­za­ron su an­da­du­ra con unos po­cos cen­te­na­res o mi­les de eu­ros.

Emprendedores - - Sumario - TEX­TO: FER­NAN­DO BARCIELA

Cua­tro ejem­plos que de­mues­tran que em­pren­der sin di­ne­ro (y con gran éxi­to) no es im­po­si­ble.

Lo que im­por­ta es que los pro­yec­tos ten­gan trac­ción, apor­ten clien­tes y ha­yan rea­li­za­do ven­tas, con­di­cio­nes que se pue­den cum­plir en la fa­se ini­cial

Du­ran­te años, el ca­pi­tal –su fal­ta– ha si­do vis­to co­mo la gran ba­rre­ra que im­pe­día que mu­chos em­pren­de­do­res, con bue­nas ideas, pu­die­ran ha­cer reali­dad sus pro­yec­tos. Es­ta per­cep­ción es­tá cam­bian­do se­gún se ha ido vien­do co­mo mu­chos gi­gan­tes de In­ter­net: des­de Goo­gle a Fa­ce­book o Ama­zon em­pe­za­ron en un ‘ga­ra­je’, ca­si sin un dó­lar. Un fe­nó­meno que lle­va años dán­do­se tam­bién en Es­pa­ña, don­de mu­chas de las startups más exi­to­sas em­pe­za­ron ca­si sin di­ne­ro ini­cial.

La reali­dad es que el ca­pi­tal, en la fa­se ini­cial de ne­go­cio, es un te­ma se­cun­da­rio en las preo­cu­pa­cio­nes de los men­to­res, ace­le­ra­do­res e in­ver­so­res. Lo que im­por­ta, ase­gu­ran los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, es que el nue­vo pro­yec­to ten­ga trac­ción, apor­te clien­tes y ha­ya rea­li­za­do ven­tas, con­di­cio­nes que el em­pren­de­dor pue­de cum­plir en la fa­se ini­cial, sin mu­cho dis­pen­dio de ca­pi­tal.

La ma­yor par­te de los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos lle­gan con los bol­si­llos va­cíos. Luis Mar­tín Ca­bie­des, uno de los business an­gels más ve­te­ra­nos en Es­pa­ña, afir­ma que “la ma­yo­ría de es­tas em­pre­sas em­pie­zan sin nin­gún ca­pi­tal” y Da­niel So­riano, di­rec­tor del Cen­tro de Em­pren­di­mien­to e In­no­va­ción y pro­fe­sor de IE Bu­si­nes School, di­ce que “lo ha­bi­tual en las startups de In­ter­net es em­pe­zar con unos 3.000 eu­ros”.

Cla­ro que al­gu­nos em­pie­zan con al­go más, 20.000 o 50.000 eu­ros, un di­ne­ro que han ob­te­ni­do nor­mal­men­te con la in­dem­ni­za­ción por un des­pi­do, la ven­ta del co­che y un lar­go et­cé­te­ra en el que se in­clu­ye, apun­ta Juan Ál­va­rez de La­ra, CEO de Seed & Click, las apor­ta­cio­nes de los lla­ma­dos fools, fa­mi­lia­res y ami­gos que po­nen di­ne­ro de for­ma de­sin­te­re­sa­da.

La ex­pli­ca­ción prin­ci­pal pa­ra que los ne­go­cios en In­ter­net, y tec­no­ló­gi­cos en ge­ne­ral, no ne­ce­si­ten mu­cho ca­pi­tal ini­cial es que la pues­ta en en­sa­yo de un pro­yec­to en el mer­ca­do exi­ge muy po­cos re­cur­sos. “Ha­cer la pá­gi­na web no te cues­ta na­da. En ge­ne­ral es­tos em­pren­de­do­res desa­rro­llan su pro­pio soft­wa­re y po­nen en mar­cha la pla­ta­for­ma, a ve­ces des­de el sa­lón de su ca­sa”, se­ña­la Mar­tín Ca­bie­des.

GAS­TOS, LOS MÍ­NI­MOS

Cla­ro que lue­go tie­nen que tes­tar el pro­duc­to pa­ra eva­luar la acep­ta­ción en­tre los po­ten­cia­les clien­tes. Hoy exis­ten me­dios, por ejem­plo en las re­des so­cia­les, pa­ra lle­var a ca­bo es­te pa­so del pro­ce­so sin mu­chos gas­tos. De he­cho, te­nien­do en cuen­ta que los em­pren­de­do­res tra­ba­jan en su ca­sa –o en al­gu­na ofi­ci­na ce­di­da– y no tie­nen plan­ti­lla, “los gas­tos –ex­pli­ca So­riano– se re­du­cen a los de la com­pra de al­gu­na li­cen­cia de soft­wa­re y al pa­go de al­gu­nas ac­cio­nes de mar­ke­ting”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.