La fe­li­ci­dad co­mo fac­tor de pro­duc­ti­vi­dad

IN­VER­TIR EN PRO­GRA­MAS DE BIE­NES­TAR AU­MEN­TA LA PRO­DUC­TI­VI­DAD DE LOS EQUI­POS HAS­TA EN UN 20% Y RE­DU­CE EL AB­SEN­TIS­MO HAS­TA EN UN 30%. TE CON­TA­MOS CÓ­MO DI­SE­ÑAR EL TU­YO PRO­PIO.

Emprendedores - - Nova Noticias / Soluciones / Ideas -

Es­tel Ma­llor­quí, CEO de la pla­ta­for­ma Bi­wel, es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de pro­gra­mas, nos da las claves de có­mo di­se­ñar­los y có­mo se cal­cu­la la ren­ta­bi­li­dad de la in­ver­sión en fe­li­ci­dad.

TU PRO­PIO PRO­GRA­MA

Lo ideal es que el pro­gra­ma com­bi­ne cien­cia, co­no­ci­mien­to, em­po­de­ra­mien­to, gam­ming y tec­no­lo­gía. Ade­más, de­bes tra­ba­jar, so­bre to­do, fac­to­res co­mo la inspiración o sen­ti­mien­to de pro­pó­si­to, el re­co­no­ci­mien­to y el sen­ti­do de per­te­nen­cia, los que más in­ci­den en la ren­ta­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad de re­te­ner el ta­len­to de una em­pre­sa, se­gún el Ins­ti­tu­to Ga­llup. Por otro la­do, tu pro­gra­ma de­be es­tar ali­nea­do con la es­tra­te­gia glo­bal de tu or­ga­ni­za­ción, ya que lo que se bus­ca es pro­vo­car un cam­bio cul­tu­ral efi­caz y crear un en­torno de tra­ba­jo sa­lu­da­ble.

El pro­pó­si­to del tra­ba­jo, el re­co­no­ci­mien­to y la per­te­nen­cia in­cre­men­tan la fe­li­ci­dad y la pro­duc­ti­vi­dad ---------------------------

“Pa­ra definir es­tos ob­je­ti­vos, la em­pre­sa de­be for­mu­lar­se preguntas co­mo: ¿por qué in­ver­ti­mos en es­tos pro­gra­mas?, ¿qué pre­ten­de­mos con­se­guir y có­mo lo va a va­lo­rar el tra­ba­ja­dor?”, se­ña­la.

Lo fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to del pro­gra­ma, se­gún Ma­llor­quí, “es­tá en apor­tar co­no­ci­mien­tos de ri­gor cien­tí­fi­co y en crear en­tor­nos pro­pi­cios pa­ra su prác­ti­ca, de for­ma di­ná­mi­ca y par­ti­ci­pa­ti­va. Ade­más, es cla­ve que se pue­dan apli­car a la vi­da la­bo­ral y per­so­nal de for­ma sen­ci­lla y que se tra­te de pro­gra­mas in­di­vi­dua­li­za­dos y pro­gre­si­vos, que im­pli­quen una prác­ti­ca re­gu­lar y que re­sul­ten di­ver­ti­dos”.

EL ROI DE LA FE­LI­CI­DAD

La pue­des cal­cu­lar mi­dien­do da­tos de sa­lud y bie­nes­tar y otros in­di­ca­do­res co­mo la sa­tis­fac­ción, la par­ti­ci­pa­ción, la dis­mi­nu­ción de ba­jas la­bo­ra­les y el ab­sen­tis­mo. Pa­ra que es­té bien cuan­ti­fi­ca­do, de­bes con­tras­tar la si­tua­ción de va­lo­res cuan­ti­fi­ca­bles an­tes y des­pués de su im­ple­men­ta­ción.

“El pri­mer in­di­ca­dor de be­ne­fi­cio pa­ra la em­pre­sa ra­di­ca en la dis­mi­nu­ción de las ba­jas la­bo­ra­les pro­du­ci­das por la in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral o por ac­ci­den­tes de tra­ba­jo. Pa­ra ex­traer es­te pri­mer in­di­ca­dor se con­tras­ta si el gru­po ads­cri­to al pro­gra­ma po­see in­di­ca­do­res mu­cho más po­si­ti­vos que el res­to de em­plea­dos tan­to en el nú­me­ro de ba­jas co­mo en la du­ra­ción me­dia de és­tas y, por lo tan­to, en el nú­me­ro to­tal de días per­di­dos pa­ra la em­pre­sa por es­te con­cep­to. Aquí ob­te­ne­mos ya un in­di­ca­dor que nos di­ce la ga­nan­cia ne­ta pa­ra la em­pre­sa, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo en pro­duc­ti­vi­dad. Co­mo dato orien­ta­ti­vo, hay pro­gra­mas con los que se pue­de re­du­cir las ba­jas has­ta un 30%”, ase­gu­ra la CEO de Bi­wel. Pe­ro he­mos di­cho an­tes que con­vie­ne me­dir tam­bién la ren­ta­bi­li­dad del pro­gra­ma a tra­vés de in­tan­gi­bles que in­ci­den di­rec­ta­men­te en el ren­di­mien­to de los em­plea­dos, co­mo el ni­vel de com­pro­mi­so o su sa­tis­fac­ción la­bo­ral. ¿Có­mo me­dir es­tos in­tan­gi­bles? “Pa­ra eva­luar los fac­to­res in­tan­gi­bles ha sur­gi­do una nue­va mé­tri­ca: el VOI (Va­lor de la In­ver­sión). Se cuan­ti­fi­ca me­dian­te sis­te­mas de aná­li­sis más per­so­na­les co­mo en­cues­tas o con­ver­sa­cio­nes con los em­plea­dos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.