Quién te iba a de­cir que ¡es­to! era ne­go­cio

Es­tas star­tups tie­nen en co­mún que son in­ter­cam­bia­bles: po­dría plan­tear­se una co­lo­nia pa­ra pe­rros, un wearable pa­ra me­jo­rar su pos­tu­ra en ex­po­si­cio­nes ca­ni­nas...

Emprendedores - - Negocios - RA­FA GA­LÁN

CO­LO­NIA PER­SO­NA­LI­ZA­DA. An­tes, si que­rías com­prar co­lo­nia y per­te­ne­cías al gé­ne­ro mas­cu­lino, sen­ci­lla­men­te de­ja­bas que te la

re­ga­la­ran. Aho­ra, tie­nes la op­ción de re­lle­nar un sen­ci­llo cues­tio­na­rio (el ti­po de co­mi­da que te gus­ta, tu ca­lor cor­po­ral –sí, tu ca­lor cor­po­ral–, lo que ha­ces los sá­ba­dos por la no­che, si fu­mas, co­mo vis­tes y una cuan­tas co­sas más) y de­jar que un al­go­rit­mo te su­gie­ra dos fra­gan­cias, una pa­ra cuan­do vas de tran­qui otra pa­ra cuan­do te en­tra la mar­cha en el cuer­po (al­go que si eres pa­dre, ya te de­ci­mos que es el fras­co de co­lo­nia que pue­des su­bre­ga­lar). Es­ta par­ti­cu­lar star­tup de nom­bre li­te­ra­rio, Hawthorne, pro­po­ne pre­ci­sa­men­te es­to. Pe­ro es más: te da 30 días pa­ra pro­bar­las, y si no han acer­ta­do con la per­so­na­li­za­ción, te en­vían otras dos nue­vas. Si te gus­ta, ca­da 14 días te en­vían dos nue­vos fras­cos. A ver, que a al­gu­nos un fras­co nos du­ra tres años, co­mo si fue­ra un buen brandy, pe­ro la idea es, sin du­da, in­no­va­do­ra.

SUS­CRIP­CIÓN DE CO­MI­DA ECO­LÓ­GI­CA ‘GOUR­MET’ ELA­BO­RA­DA POR CHEFS... PA­RA

PE­RROS. Cuan­do lees que una star­tup pro­po­ne un mo­de­lo de ne­go­cio de sus­crip­ción pa­ra ad­qui­rir pla­tos ela­bo­ra­dos con pro­duc­tos de ca­li­dad di­rec­ta­men­te del pro­duc­tor,

eco­ló­gi­cos y gour­met, cam­po a tu ca­sa, no es­pe­ras, la ver­dad, que a con­ti­nua­ción pon­ga: PA­RA TU PE­RRO. Co­mo tam­po­co es ha­bi­tual que cuan­do lees en la mis­ma fra­se que ese ne­go­cio com­bi­na un al­go­rit­mo pro­pio y un equi­po de nu­tri­cio­nis­tas cer­ti­fi­ca­dos, el con­su­mi­dor de ese pro­duc­to si­ga sien­do TU PE­RRO. No por­que no se lo me­rez­ca, sino por­que no nos te­nían acos­tum­bra­dos (por cier­to, ¿sa­bías que el pe­rro y el lo­bo co­mún com­par­ten el 99,8% de ge­nes, aun­que la di­ges­tión de uno y otro ya es co­sa de otro can­tar).

El ne­go­cio en cues­tión se lla­ma Far­mer’s Dog y aca­ba de re­ci­bir una in­ver­sión de ocho mi­llo­nes de eu­ros del mis­mo fondo que in­vir­tió en The Do­llar Sha­ve Club y Warby Par­ker. Los pro­duc­tos no son en­via­dos di­rec­ta­men­te por el pro­duc­tor al clien­te, pe­ro sí tra­ba­jan con pro­duc­tos lo­ca­les com­pra­dos di­rec­ta­men­te a los pro­duc­to­res, sin in­ter­me­dia­rios. Va­mos, que no tie­ne na­da que ver con co­mi­da pro­ce­sa­da que aguan­ta has­ta dos años en una ala­ce­na ba­jo las es­ca­le­ras que lle­van al pi­so de arri­ba del nú­me­ro 4 de Pri­vet Dri­ve. Se co­ci­na en pe­que­ñas can­ti­da­des y se ha­cen me­nús per­so­na­li­za­dos en fun­ción del ti­po de pe­rro (co­mo te po­drás ima­gi­nar, hay pa­tro­nes es­ta­ble­ci­dos en fun­ción de ta­ma­ño, pe­so, ra­za, es­ti­lo de vi­da... que po­co tie­ne que ver con el de los lo­bos) y se ha­cen en­víos se­ma­na­les.

¿Y eso es ne­go­cio? Si no te ha con­ven­ci­do lo de la in­ver­sión que te aca­ba­mos de con­tar, que se­pas que en dos años han ges­tio­na­do ya un mi­llón de pe­di­dos en Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra ya no te vas a sen­tir ra­ro si prue­bas la co­mi­da de tu pe­rro.

¿UN ‘WEARABLE’ PA­RA ME­JO­RAR LA POS­TU­RA DE LA ES­PAL­DA? Dis­po­si­ti­vos que in­te­gran lo­ca­li­za­ción y co­mu­ni­ca­ción pa­ra per­so­nas ma­yo­res y en­fer­mos, pa­ra ayudarnos a ha­cer de­por­te... y, aho­ra, pa­ra co­rre­gir ma­las pos­tu­ras en el tra­ba­jo. Una com­pa­ñía is­rae­lí ha desa­rro­lla­do aho­ra un dis­po­si­ti­vo wearable que ayu­da a co­rre­gir la pos­tu­ra

de la es­pal­da. Evi­tar do­lo­res de cer­vi­ca­les y de otras par­tes de la es­pal­da. Esa es la idea en la que tra­ba­ja UpRightGO, un sis­te­ma ca­paz de co­rre­gir la pos­tu­ra en un tiem­po ré­cord. Se tra­ta de un dis­po­si­ti­vo de pe­que­ñas di­men­sio­nes que se co­lo­ca en la par­te al­ta de la es­pal­da. Es­te apa­ra­to nos avi­sa en cuan­to de­tec­ta que la co­lum­na es­tá cur­va­da e in­cli­na­da. Pa­ra ello, emi­te una vi­bra­ción que nos re­cuer­da que es ne­ce­sa­rio que en­de­re­ce­mos la es­pal­da y adop­te­mos una pos­tu­ra cor­po­ral co­rrec­ta y sa­lu­da­ble.

03 / UPRIGHTGO. Ade­más fa­ci­li­ta la me­jo­ra del len­gua­je cor­po­ral: en las re­la­cio­nes so­cia­les, no di­ce lo mis­mo una per­so­na en­cor­va­da que al­guien que se man­tie­ne er­gui­do. 03

01 01 / HAWTHORNE.

A ver, que es­te ne­go­cio le in­tere­sa a al­guien que gas­te dos fras­cos ca­da quin­ce­na... si no, no le vas a en­con­trar mu­cho sen­ti­do. ¿La úl­ti­ma co­lo­nia que te re­ga­la­ron es de 2008? Bien­ve­ni­do a nues­tro club.

_

02

02 / FAR­MER’S DOG. Ven­ga, si mi­ras tan­to lo que te me­tes tú pa­ra el cuer­po, qué pa­sa con el úni­co ser vi­vo que te com­pren­de me­jor que tú mis­mo...

_

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.