GES­TIÓN

LOS MA­YO­RES SON UN CO­LEC­TI­VO CA­DA VEZ MÁS GRAN­DE Y DE­SEO­SO DE ADAP­TAR­SE AL MUN­DO TEC­NO­LÓ­GI­CO

Emprendedores - - [Sumario] - AI­TA­NA PRIE­TO

Tecno-ideas en la ‘sil­ver eco­nomy’. La Ter­ce­ra Edad ca­da vez ha­ce un uso más in­ten­si­vo de las tec­no­lo­gía. ¿Qué opor­tu­ni­da­des en­cie­rra es­ta ten­den­cia?

La so­cie­dad ac­tual es­tá or­ga­ni­za­da en torno a la tec­no­lo­gía y las per­so­nas ma­yo­res se tie­nen que acos­tum­brar a vi­vir en un mun­do di­gi­tal que no do­mi­nan. Mu­chas em­pre­sas es­tán dis­pues­tas a ayu­dar­les, da­do el po­ten­cial de un co­lec­ti­vo nu­me­ro­so, con re­cur­sos eco­nó­mi­cos y con tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra em­pa­par­se de innovación. –

Nues­tro país es­tá vi­vien­do un pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to cons­tan­te que se pro­lon­ga­rá a lo lar­go de los años. Por si te que­da al­gu­na du­da, só­lo tie­nes que echar un vis­ta­zo al cua­dro ad­jun­to. Pa­ra 2020 (a la vuel­ta de la es­qui­na), ha­brá en Es­pa­ña más de 9 mi­llo­nes de per­so­nas de más de 65 años (un 20,2% de la po­bla­ción to­tal), se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). Si nos va­mos a 2066, con­ta­re­mos con más de 14 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res, el 34,6% del to­tal de la po­bla­ción.

“Las per­so­nas de la ter­ce­ra edad ocu­pan un por­cen­ta­je ca­da vez ma­yor en la de­mo­gra­fía. En los úl­ti­mos años la so­cie­dad ha ex­pe­ri­men­ta­do una re­duc­ción de la na­ta­li­dad, la mor­ta­li­dad y un au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da. Es­tas ci­fras su­po­nen una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio só­li­da”, sos­tie­ne

Fran­cis­co Bro­to, fun­da­dor de Tinn­work, em­pre­sa crea­do­ra de la app pa­ra ma­yo­res REDDiary.

El mun­do de hoy en día no se en­ten­de­ría sin la tec­no­lo­gía y las in­ter­ac­cio­nes de las per­so­nas con ellas. Pe­ro si bien un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción son na­ti­vos di­gi­ta­les y otro nú­me­ro im­por­tan­te han con­vi­vi­do con es­tas he­rra­mien­tas gran par­te de sus vi­das, exis­te otro co­lec­ti­vo, el de la ter­ce­ra edad, cu­ya re­la­ción no es tan na­tu­ral.

Y eso que son ca­da vez más los ma­yo­res “co­nec­ta­dos”. Se­gún un es­tu­dio de Obra So­cial La Cai­xa, el 70% dis­po­ne de smartp­ho­ne y ac­ce­de a In­ter­net des­de el mó­vil. Ca­si la mi­tad de los en­cues­ta­dos (45%) po­see ta­blet. Ade­más, un 7% re­co­no­ce te­ner una vi­deo­con­so­la y ju­gar con ella, y un 4% ase­gu­ra po­seer cá­ma­ras deportivas con el fin de gra­bar pe­lí­cu­las y rea­li­zar fo­to­gra­fías.

En con­cre­to, la me­dia de dis­po­si­ti­vos de nues­tros pen­sio­nis­tas es de tres uni­da­des por per­so­na. Y no se ol­vi­dan de las re­des so­cia­les. Un 46% ase­gu­ra uti­li­zar­las con re­gu­la­ri­dad. En cuan­to a What­sapp es em­plea­do por sie­te de ca­da diez ju­bi­la­dos y dos de ca­da diez usa Sky­pe pa­ra co­mu­ni­car­se con fa­mi­lia­res y ami­gos. “Ca­da vez hay más per­so­nas que usan la tec­no­lo­gía. Si la tec­no­lo­gía es fá­cil, to­dos po­de­mos uti­li­zar­la, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad. Si te lo ex­pli­can bien y prac­ti­cas có­mo, no hay brecha di­gi­tal”, sos­tie­ne Step­han Biel, ase­sor y for­ma­dor de innovación en Biel Con­sul­ting.

LLE­GA LA ‘SIL­VER ECO­NOMY’

Y eso que, a pe­sar de su gran nú­me­ro y pe­so eco­nó­mi­co, aún re­sul­ta un ni­cho po­co co­no­ci­do. Es cier­to que las per­so­nas muy an­cia­nas van per­dien­do ca­pa­ci­da­des y re­du­cen sus com­pras, pe­ro a los 65 años la ma­yo­ría se en­cuen­tran con un es­ta­do de sa­lud bas­tan­te bueno, lo que uni­do a que es­tán li­bres de car­gas eco­nó­mi­cas, los con­vier­te en unos usua­rios muy atrac­ti­vos. “A na­die se le es­ca­pa que, de­bi­do a las ten­den­cias so­cio-de­mo­grá­fi­cas, la sil­ver eco­nomy re­pre­sen­ta un mer­ca­do de ta­ma­ño muy con­si­de­ra­ble”, re­co­no­ce Oriol de Pa­blo, co­fun­da­dor y CEO de Joy­ners, una mul­ti­pla­ta­for­ma de asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria.

Ese sil­ver mar­ket o mer­ca­do de pla­ta (por re­fe­ren­cia al pe­lo ca­no­so de los ma­yo­res) ve­rá su má­xi­ma eclo­sión en los pró­xi­mos años ya que, co­mo ad­vier­te Ra­fa Fe­rre, CEO de Ne­ki, com­pa­ñía en­car­ga­da de in­tro­du­cir dis­po­si­ti­vos GPS en ac­ce­so­rios de mo­da, la ge­ne­ra­ción del baby­boom lle­ga­rá a la edad de ju­bi­la­ción en torno a 2024, lo que a su pa­re­cer con­lle­va­rá nue­vos re­tos, pe­ro tam­bién mu­chas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. “To­das las em­pre­sas que con­si­gan ha­cer mar­ca

“Si la tec­no­lo­gía es fá­cil, cual­quier per­so­na ma­yor pue­de uti­li­zar­la. Si se ex­pli­ca bien, se aca­bó la brecha di­gi­tal”

y po­si­cio­nar­se a día de hoy, ten­drá una ven­ta­ja con­si­de­ra­ble cuan­do lle­gue la olea­da de la ter­ce­ra edad a Es­pa­ña”, es­ti­ma.

Tam­po­co hay que de­jar de la­do otro pro­ble­ma im­por­tan­te que se nos ave­ci­na: “Ca­da vez hay más per­so­nas ma­yo­res y, o rein­ven­ta­mos los ser­vi­cios des­ti­na­do a su pro­tec­ción, o no va a ha­ber pre­su­pues­to pa­ra cu­brir el sis­te­ma ac­tual”, ad­vier­te

Fi­del de la Ho­ya, di­rec­tor de la em­pre­sa de asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria Sen­so­vi­da. El Es­ta­do ca­da vez dis­po­ne de un pre­su­pues­to más ajus­ta­do pa­ra dar ca­bi­da a to­das las ne­ce­si­da­des de la ter­ce­ra edad, cu­yo nú­me­ro de miem­bros no pa­ra de cre­cer. De ahí que la tec­no­lo­gía tam­bién se pos­tu­le co­mo una he­rra­mien­ta de apo­yo pa­ra cu­brir esas de­man­das, al igual que los pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos fa­ci­li­tan el aho­rro a los an­cia­nos an­te los pro­ble­mas de via­bi­li­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes pú­bli­co.

Al­go que ya sa­ben mu­chos em­pren­de­do­res de es­te ra­mo, pe­ro que tam­bién tie­nen en cuen­ta las per­so­nas ma­yo­res, que ca­da vez pi­den más pro­duc­tos y ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos. No obs­tan­te, son sa­be­do­res de que se han con­ver­ti­do ca­si en una ne­ce­si­dad pa­ra ac­ce­der a cier­tos ar­tícu­los o ser­vi­cios que se ofre­cen des­de las em­pre­sas y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro tam­bién en una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der nue­vas ha­bi­li­da­des y re­la­cio­nar­se con su en­torno so­cial.

Co­mo usua­rios ac­ti­vos de es­tas tec­no­lo­gías, los ma­yo­res las uti­li­zan pa­ra ha­cer ta­reas de to­do ti­po (ocio, for­ma­ción, ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va, etc.). Pe­ro in­clu­so co­mo me­ros per­cep­to­res de ser­vi­cios apo­ya­dos en las TIC, co­mo la te­le­asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria, és­tas les per­mi­ten pro­lon­gar su vi­da en su am­bien­te na­tu­ral con ma­yor pro­tec­ción.

RE­TOS PA­RA LOS EM­PREN­DE­DO­RES

No hay que ol­vi­dar que, pa­ra los ma­yo­res, las tec­no­lo­gías lle­van im­pli­ca­das una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que ellos va­lo­ran es­pe­cial­men­te, co­mo son la au­to­no­mía, pa­ra no de­pen­der de na­die; la se­gu­ri­dad, an­te los te­mo­res que pro­vo­can las pér­di­das de ca­pa­ci­da­des; la in­for­ma­ción, que les per­mi­te es­tar co­nec­ta­dos con la reali­dad; y la co­mu­ni­ca­ción, pa­ra evi­tar que­dar­se so­los.

To­dos ellos son as­pec­tos que los em­pren­de­do­res de­ben apro­ve­char, to­da vez que tam­bién se en­cuen­tran con un gran es­co­llo: la men­ta­li­dad más ce­rra­da de los ma­yo­res. Es un tar­get en el que es di­fí­cil in­tro­du­cir pro­duc­tos y ser­vi­cios nue­vos, ya que las per­so­nas ma­yo­res sue­len ser más rea­cias a las no­ve­da­des, pues si al­go les fun­cio­na y les gus­ta pre­fie­ren no cam­biar. Una pos­tu­ra que cho­ca muy di­rec­ta­men­te con la pro­pia idio­sin­cra­sia de la tec­no­lo­gía, en con­ti­nuo de­sa­rro­llo, lo que les obli­ga­ría a es­tos ve­te­ra­nos a es­tar adap­tán­do­se ca­da po­co tiem­po.

Por ello, los pro­duc­tos y ser­vi­cios di­ri­gi­dos a los ma­yo­res de­ben ser fá­cil­men­te ac­ce­si­bles, que no les cues­te usar­los, y que ten­gan una apli­ca­ción útil pa­ra su día a día. Los laun­cher de los te­lé­fo­nos mó­vi­les, que ha­cen más gran­des los ca­rac­te­res o fa­ci­li­tan la bús­que­da de fun­cio­na­li­da­des, son un cla­ro ejem­plo. “Exis­te ac­tual­men­te una gran brecha di­gi­tal en­tre las per­so­nas jó­ve­nes, quie­nes uti­li­zan los avan­ces tec­no­ló­gi­cos co­mo una par­te ru­ti­na­ria de su vi­da co­ti­dia­na, y per­so­nas ma­yo­res, que en mu­chas oca­sio­nes tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra su ac­ce­so. Al­gu­nos avan­ces tec­no­ló­gi­cos su­po­nen nue­vas di­fi­cul­ta­des pa­ra las per­so­nas ma­yo­res”, de­fien­de Fran­cis­co Bro­to.

Ade­más, los apa­ra­tos y apli­ca­cio­nes de­ben te­ner di­se­ños sen­ci­llos y di­rec­tos. Mien­tras en otros gru­pos de edad la es­té­ti­ca es im­por­tan­te en el pro­ce­so de com­pra de tec­no­lo­gía, en el ca­so de las per­so­nas ma­yo­res pri­ma el mi­ni­ma­lis­mo y la con­ci­sión, en los que se dé re­le­van­cia a la in­for­ma­ción crí­ti­ca y se re­le­gue el res­to. “La cla­ve es­tá en el em­po­de­ra­mien­to, y el di­se­ño cen­tra­do en las per­so­nas (te­ner vi­sión ho­lís­ti­ca)”, ase­ve­ra Step­han Biel.

¿POR QUÉ APOS­TAR (Y POR QUÉ NO) POR EL MER­CA­DO DE LOS MA­YO­RES?

En cual­quier ca­so, el seg­men­to de la ter­ce­ra edad cuen­ta con gran­des ven­ta­jas que de­be te­ner en cuen­ta cual­quier em­pren­de­do­res que apues­te por es­te in­tere­san­te tar­get:

Re­sur­gir eco­nó­mi­co. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ha si­do un po­ten­cia­dor de los ne­go­cios, pe­ro en los que tie­nen que ver con la ter­ce­ra edad ha si­do un au­tén­ti­co re­vul­si­vo. Ya no so­lo se dis­po­ne de más ren­ta pa­ra gas­tar, sino que en al­gu­nos ser­vi­cios se ha re­cu­pe­ra­do la de­man­da, co­mo en los re­la­ti­vos a la asis­ten­cia a los ma­yo­res. “La ba­ja­da del pa­ro ha­ce que más usua­rios de­ban apo­yar­se en cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les en lu­gar de en fa­mi­lia­res des­em­plea­dos”, afir­ma De Pa­blo.

Ma­yor ca­pa­ci­dad de com­pra. A los 65 años la ma­yo­ría de las per­so­nas ya tie­ne pa­ga­do su pi­so y su

Qué va­lo­ran los ma­yo­res de la tec­no­lo­gía: la se­gu­ri­dad, la au­to­no­mía que les dá y la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se con la fa­mi­lia

Es un pú­bli­co al que re­sul­ta di­fí­cil ven­der pro­duc­tos y ser­vi­cios nue­vos, ya que sue­len ser muy rea­cio a las no­ve­da­des

/ AGOS­TO 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.