DOSSIER

Emprendedores - - [Sumario] -

Rein­ven­ción pro­fe­sio­nal. Ana­li­za­mos las me­jo­res opor­tu­ni­da­des y ten­den­cias que pue­den apro­ve­char los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan por cuen­ta pro­pia.

¿NE­CE­SI­TAS DAR UN GI­RO A TU TRA­YEC­TO­RIA PRO­FE­SIO­NAL Y BUS­CAS UN PLAN B PA­RA TU PUES­TO AC­TUAL? EX­PER­TOS EN INNOVACIÓN Y TEN­DEN­CIAS NOS DAN LAS CLA­VES SO­BRE CÓ­MO SER MÁS COM­PE­TI­TI­VOS EN LA ECO­NO­MÍA DEL CO­NO­CI­MIEN­TO.

Re­pen­sar qué ha­ce­mos en nues­tro tra­ba­jo y có­mo lo ha­ce­mos se ha con­ver­ti­do en una exi­gen­cia del mer­ca­do pa­ra cual­quier pro­fe­sio­nal. Abo­ga­do, ase­sor fi­nan­cie­ro, ex­per­to en mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad, pe­rio­dis­ta, pro­fe­sor, pro­fe­sio­nal de even­tos… sea cual sea tu es­pe­cia­li­za­ción, se­gu­ro que sien­tes que has ne­ce­si­ta­do po­ner­te más al día en los úl­ti­mos cin­co años que en to­da tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Y es una sen­sa­ción más que fun­da­men­ta­da. Co­mo tam­bién lo es que hoy esa rein­ven­ción no se pue­de que­dar en un sim­ple sal­to al mun­do di­gi­tal o en mon­tar un des­pa­cho pro­pio; sin más.

El mer­ca­do es mu­cho más com­ple­jo, exi­gen­te y com­pe­ti­ti­vo que nun­ca. Y pa­ra en­con­trar au­tén­ti­cas opor­tu­ni­da­des –pen­san­do en el me­dio y lar­go pla­zo– hay que re­pen­sar muy bien quié­nes so­mos co­mo pro­fe­sio­na­les y ha­cia dón­de que­re­mos ir.

TO­DO EM­PIE­ZA POR DES­APREN­DER…

Te pro­po­ne­mos un via­je di­fí­cil pe­ro es­ti­mu­lan­te. Con­ver­tir­te en una per­so­na open mind en tu tra­ba­jo. Un in­no­va­dor, si es que no lo eres to­da­vía. Pe­ro no en­ten­dien­do la innovación co­mo al­go que se apli­ca una vez en la vi­da, sino co­mo al­go que se que­da ya pa­ra siem­pre en el ADN. “Ser un in­no­va­dor no tie­ne na­da que ver con apren­der o es­tu­diar un cur­so de innovación, sino que tie­ne más que ver con des­apren­der. El in­no­va­dor es el niño de cin­co años que es­tá pre­gun­tan­do el por qué de las co­sas siem­pre. Lue­go de adul­to de­ja de ha­cer­se pre­gun­tas por­que ya le die­ron las res­pues­tas y va per­dien­do ese es­pí­ri­tu in­no­va­dor, se ter­mi­na yen­do a la zo­na de con­fort y ya no quie­re sa­lir de ahí”, ex­pli­ca Jo­sé M. Almansa,

CEO y fun­da­dor de Welever y co­fun­da­dor de LOOM-Impact-Hub.

Lue­go, el pri­mer ob­je­ti­vo pa­ra rein­ven­tar­nos de ver­dad se­rá apren­der a es­tar có­mo­dos fue­ra de nues­tra zo­na de con­fort. Fé­lix Lo­zano, CEO de TeamLabs, lo jus­ti­fi­ca así: “El ni­vel de ob­so­les­cen­cia de los co­no­ci­mien­tos ca­da día es ma­yor y es­pe­cia­li­zar­te en al­go que no sa­bes si den­tro de cin­co años va a se­guir sien­do un con­te­ni­do in­tere­san­te es me­nos im­por­tan­te que la ca­pa­ci­dad de apren­der nue­vos co­no­ci­mien­tos. Los que sean. Que seas ca­paz de com­pren­der que apren­der es al­go que va a su­ce­der a lo lar­go de la vi­da y que ne­ce­si­tas te­ner la ca­pa­ci­dad y las ha­bi­li­da­des

Una ver­da­de­ra rein­ven­ción pro­fe­sio­nal siem­pre em­pie­za por el tra­ba­jo de apren­der a es­tar có­mo­dos fue­ra de nues­tra zo­na de con­fort

pa­ra po­der ha­cer esos cam­bios cons­tan­te­men­te sin te­ner tan­to mie­do a la in­cer­ti­dum­bre. Hay que tra­ba­jar fa­ce­tas co­mo la di­fi­cul­tad de adap­tar­se a nue­vos en­tor­nos, la ca­pa­ci­dad crea­ti­va, la ca­pa­ci­dad de pen­sa­mien­to crí­ti­co pa­ra po­der se­lec­cio­nar, la ca­pa­ci­dad pa­ra tra­ba­jar en equi­po con otros… El de­sa­rro­llo de to­das es­tas com­pe­ten­cias o ha­bi­li­da­des trans­ver­sa­les son las que de­be te­ner un pro­fe­sio­nal del si­glo XXI”.

…Y APREN­DER A CO­LA­BO­RAR

El si­guien­te man­tra que te de­bes me­ter en la ca­be­za es: co­la­bo­ra­ción. En un mun­do tan cam­bian­te, re­sul­ta bas­tan­te di­fí­cil que seas ca­paz de ver tú so­li­to las opor­tu­ni­da­des que tie­nes a tu al­can­ce. Y las ame­na­zas que te ace­chan. En la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, los me­jo­res pro­fe­sio­na­les tie­nen cla­ro que los me­jo­res re­sul­ta­dos se ob­tie­nen con co­la­bo­ra­ción y más co­la­bo­ra­ción. Y no ha­bla­mos so­la­men­te de bus­car so­cios pa­ra un ne­go­cio, sino de com­par­tir co­no­ci­mien­to. Bus­car la for­ma de es­tar en en­tor­nos de innovación ba­sa­dos en la co­la­bo­ra­ción.

“Reinventarte tie­ne mu­cho que ver con apren­der a co­la­bo­rar por­que cuan­do vie­nes de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en la que tie­nes mu­cho fo­co en al­go eres muy bueno y sa­bes mu­cho de eso, pe­ro lo nor­mal es que te fal­ten mu­chí­si­mos skills. Mu­chí­si­mas co­sas. Hay que in­ten­tar sa­lir de la zo­na de con­fort y plan­tear­se por qué las co­sas son así y có­mo po­drían ha­cer­se de otra ma­ne­ra. En se­gun­do lu­gar, bus­ca otras per­so­nas que ten­gan lo que te fal­ta a ti. Gen­te con la que pue­das com­par­tir co­no­ci­mien­to y pro­ce­sos de crea­ti­vi­dad e innovación”, re­co­mien­da Jo­sé M. Almansa. Y aña­de: “Si al­guien sa­le de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de una gran cor­po­ra­ción du­ran­te mu­chí­si­mos años, que se jun­te con gen­te más jo­ven que ten­ga una men­ta­li­dad más de star­tup. Así se en­ri­que­ce­rán los dos. Si tie­nes un pro­ble­ma o un re­to pro­fe­sio­nal y te jun­tas con un ar­qui­tec­to, con un tec­nó­lo­go que vie­ne de la gran em­pre­sa y con al­guien de em­pren­di­mien­to so­cial vas a te­ner una so­lu­ción muy en­ri­que­ci­da. Creo que las dos gran­des cua­li­da­des que tie­ne que bus­car una per­so­na cuan­do se es­tá rein­ven­tan­do son esas: ac­ti­var su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y des­pués co­la­bo­rar. Uno pue­de rein­ven­tar­se a so­las pe­ro es­tá más li­mi­ta­do que si se ro­dea de gen­te que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes a las su­yas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.