ME­JOR

QUE CUAL­QUIER OTRA

Enducross - - MOTOTÉCNICA -

FU­GA POR EL RA­DIA­DOR

Des­de lue­go, si la fu­ga es de las gran­des, ol­ví­da­te: re­cu­rre a la cincha de re­mol­ca­do y ya es­tá. Pe­ro si es a con­se­cuen­cia de un pi­co­ta­zo en un ra­dia­dor, tie­nes un par de so­lu­cio­nes rá­pi­das a tu al­can­ce. Si la fu­ga no es muy im­por­tan­te y lle­vas ca­mel­back con agua, pue­des ir re­lle­nan­do.

Si vas le­jos o no lle­vas un si­tio pa­ra lle­var una re­ser­va de agua, pe­ro es­tás cer­ca de una po­bla­ción, pue­des re­cu­rrir al an­ti­guo tru­co del pi­men­tón: he­cha un par de cu­cha­ra­das lar­gas de pi­men­tón en el ra­dia­dor y és­te ta­pa­rá des­de den­tro la fu­ga. Y no, no im­por­ta si es pi­can­te o dul­ce, ser­vi­rá has­ta que lo re­pa­res o lo cam­bies. No obs­tan­te, no tar­des en ha­cer­lo.

QUI­TAR ÓXI­DO

Es­te con­se­jo no es una emer­gen­cia: si en mi­tad del mon­te, en me­dio de una sa­li­da cam­pe­ra te da por qui­tar el óxi­do que aca­bas de ver en una pie­za de tu mo­to, la emer­gen­cia es de ti­po psi­quiá­tri­co, no me­cá­ni­co. Sin em­bar­go, ejes de rue­das, bas­cu­lan­te y, so­bre to­do sus­pen­sión y bie­le­tas, cuan­do los des­mon­tas pa­ra re­vi­sar, sa­len más oxi­da­dos de lo que nos gus­ta­ría. Una li­ja fi­na y pa­cien­cia pue­de ser­vir, aun­que eli­mi­na mu­cho ma­te­rial. Una for­ma “cien­tí­fi­ca” de eli­mi­nar óxi­do de esas pie­zas es me­dian­te elec­tró­li­sis. Un cu­bo con agua y bi­car­bo­na­to ser­vi­rá co­mo re­ci­pien­te. Usa un tro­zo de ace­ro co­mo “áno­do”. En és­te co­nec­tas el ca­ble po­si­ti­vo des­de una ba­te­ría de 12v o una fuen­te de ali­men­ta­ción si­mi­lar, pro­cu­ran­do que el ca­ble no en­tre en el agua. En el ne­ga­ti­vo la pie­za oxi­da­da y és­ta sí de­be ir al fon­do del cu­bo. Ve­rás có­mo sa­len bur­bu­jas y se for­man re­si­duos que que­dan flo­tan­do. Con tiem­po, el óxi­do se irá de la pie­za de tu mo­to al áno­do “es­cla­vo”. Des­pués, con lim­piar la pie­za y sa­car­le bri­llo, que­da co­mo nue­va.

PEGATINAS VIE­JAS

Al igual que el an­te­rior, otro tru­co de ta­ller, no pa­ra usar en mi­tad del mon­te, es usar ca­lor pa­ra re­ti­rar pegatinas an­ti­guas. Pue­des em­plear un se­ca­dor de pe­lo que ten­ga po­ten­cia o una pis­to­la de ca­lor in­dus­trial, en es­te ca­so con cui­da­do de no que­mar los plás­ti­cos. Le das so­bre los ad­he­si­vos que quie­ras re­ti­rar y cuan­do veas que em­pie­zan a arru­gar­se los qui­tas. Cui­da­do, por­que te pue­des que­mar los de­dos. Si que­dan res­tos del pe­ga­men­to por de­ba­jo, con al­cohol sa­len me­jor que con ga­so­li­na.

“CO­SER” PLÁS­TI­COS

Una caí­da, una ale­ta a me­dio par­tir, un día de esos en que el ba­rro, si vas sin guar­da­ba­rros, te pue­de lle­gar has­ta la ro­pa in­te­rior. Con un me­che­ro calienta un pun­zón o el pro­pio alam­bre, per­fo­ra a am­bos la­dos de la ale­ta ro­ta y “co­se” co­mo si de te­la se tra­ta­se a lo lar­go de to­da la ro­tu­ra. Si vas ten­san­do bien el alam­bre, el “apa­ño” du­ra­rá unos bue­nos ki­ló­me­tros.

PRE-FIL­TRO DE ME­DIA

Es­te tru­co sí lo em­plee yo mu­chos años y lo si­go ha­cien­do cuan­do ro­da­mos por te­rre­nos muy se­cos y con mu­cho pol­vo. El fil­tro de ai­re co­ge en­se­gui­da to­do ese pol­vo y lue­go cues­ta qui­tar­lo. Si en­vuel­ves el fil­tro en una me­dia de se­ño­ra, po­co tu­pi­da, ha­rá de pre­fil­tro: gran par­te del pol­vo se que­da­rá pe­ga­do ahí y, en un mo­men­to, con sa­car­lo y sa­cu­dir­lo un po­co con­se­gui­rás que el mo­tor res­pi­re me­jor. Ade­más, los fil­tros du­ra­rán más ya que re­que­ri­rán me­nos lim­pie­zas.

¿MU­CHO BA­RRO?

Ade­más del pe­so ex­tra que su­po­ne rodar con la mo­to lle­na del ba­rro que se va pe­gan­do de­ba­jo del mo­tor y las ale­tas, qui­tar­lo bien y que no que­den ras­tro es muy cos­to­so. Hay quien po­ne ba­jo las ale­tas ti­ras de pa­pel de em­ba­lar, ese trans­pa­ren­te que es co­mo el pa­pel ce­lo, pe­ro más an­cho. Cuan­do lo ne­ce­si­tes, qui­tas ese pa­pel y sal­drá, ló­gi­co to­do el ba­rro pe­ga­do a él. Y un tru­co qui­zá más fá­cil y, so­bre to­do, apli­ca­ble tam­bién a los ba­jos del mo­tor: da­le con un lu­bri­can­te ti­po “tres en uno” ba­jo las ale­tas, en las llan­tas y en el mo­tor, y el ba­rro no se ad­hie­re.

ENGRASA CA­DE­NAS AU­TO­MÁ­TI­CO

No te des­cu­bro na­da si te di­go que el en­gra­se de la ca­de­na es vi­tal pa­ra la du­ra­ción de es­te com­po­nen­te. En­gra­sar­la cuan­do vuel­ves a ca­sa es­tá bien, pe­ro si eres de los que les gus­tan las ru­tas lar­gas o muy su­cias, o sim­ple­men­te, si quie­res ase­gu­rar el en­gra­se to­do el tiem­po, pue­des mon­tar un en­gra­sa­dor au­to­má­ti­co. Los hay co­mer­cia­les, por su­pues­to, que van sol­tan­do una go­ta de acei­te ca­da po­co so­bre la ca­de­na. Pe­ro con un de­pó­si­to de lí­qui­do de fre­nos tra­se­ro, man­gui­to, una lla­ve de ga­so­li­na y man­gui­to fino y guia­do por el sub­cha­sis has­ta al­gún pun­to so­bre la ca­de­na con­se­gui­rías el mis­mo re­sul­ta­do y más ba­ra­to. Con el de­pó­si­to de lí­qui­do ce­rra­do con su ta­pón y la lla­ve de pa­so abier­ta irá sol­tan­do muy po­co a po­co el acei­te so­bre la ca­de­na.

ASAS DE CINCHA

En las tria­le­ras di­fí­ci­les es don­de me­jor vie­ne la ayu­da de unas asas. Así se lo po­ne­mos más fá­cil a al­guien que ven­ga a ayu­dar­nos pa­ra que pue­da co­ger la mo­to des­de arri­ba y ti­rar si te caes en un si­tio di­fí­cil. Lo me­jor es uti­li­zar tro­zos de cin­chas, co­gién­do­las con aran­de­las a la ti­ja in­fe­rior de­lan­te­ra y al so­por­te del asiento pa­ra que que­den por en­ci­ma de és­te al­go hol­ga­das. Se con­vier­ten en asas fan­tás­ti­cas pa­ra co­ger la mo­to por es­tos pun­tos. E in­clu­so pa­ra re­mol­car­te en el ca­so de la de­lan­te­ra.

MA­NE­TAS QUE NO PAR­TEN

Es­te enun­cia­do es op­ti­mis­ta;

si es­tá es­cri­to que se par­tan, se par­ti­rán. Pa­ra evi­tar­lo, se de­jan flo­jas las bri­das que las su­je­tan al ma­ni­llar, pe­ro así se pue­den sol­tar e in­clu­so mo­ver­se cuan­do no quie­res. Pon cin­ta de te­flón (PTFE) en el ma­ni­llar ba­jo esos so­por­tes. Cié­rra­los y aprié­ta­los con nor­ma­li­dad. Que­da­rá bien su­je­to y no mo­ve­rán, pe­ro en ca­so de gol­pe sí per­mi­ti­ría cier­to gi­ro, re­du­cien­do el ries­go de ro­tu­ras.

LAVAVAJILLAS EN LAS GA­FAS

¿Se te em­pa­ñan las ga­fas en in­vierno? Hoy día hay mu­chos sis­te­mas y lí­qui­dos es­pe­cia­les que lo evi­tan, ade­más del ya fa­mo­so “es­cu­pi­ta­jo” den­tro del cris­tal (po­co hi­gié­ni­co, ¿ver­dad?) o fro­tar­lo con pa­ta­ta co­mo se de­cía an­tes, y que no sé si evi­ta el em­pa­ña­do, pe­ro las de­ja bien su­cias. Lo más acon­se­ja­ble es ha­cer agu­je­ros por la par­te in­fe­rior de la mon­tu­ra pa­ra per­mi­tir que en­tre más ai­re y se em­pa­ñen me­nos. Haz­los por de­ba­jo pa­ra que ha­ya me­nos po­si­bi­li­dad de que en­tre agua, su­dor o ba­rro. Dan­do una go­ta de lavavajillas y de­ján­do­lo se­car sin más tam­bién se con­si­guen bue­nos re­sul­ta­dos, aun­que tie­nes que se­car bien pa­ra que no se for­men pom­pas si te llue­ve.

ENTABLILLADO DE EMER­GEN­CIA:

que es­pe­ra­mos no ten­gas que uti­li­zar nun­ca. Si te has fi­ja­do, la for­ma de un pro­tec­tor de hor­qui­lla pue­de ser ideal pa­ra en­ta­bli­llar un bra­zo ro­to. Jun­to con cin­ta ame­ri­ca­na pa­ra in­mo­vi­li­zar y cincha pa­ra ha­cer una ban­do­le­ra, pue­des ayu­dar a un com­pa­ñe­ro has­ta que pue­da ser aten­di­do en me­jo­res con­di­cio­nes.

LONGANIZA

Te que­das ti­ra­do, se ha­ce de no­che y el mó­vil no tie­ne co­ber­tu­ra. Si lle­vas una longaniza en­tre tus re­pues­tos ha­bi­tua­les el pro­ble­ma se­rá me­nor. No te va a sa­car de nin­gún si­tio, pe­ro al me­nos no pa­sa­rás ham­bre has­ta que te en­cuen­tren...

Por fa­vor no in­ten­tes imi­tar las es­ce­nas de con­duc­ción ilus­tra­das, siem­pre usa ro­pa pro­tec­to­ra y cum­ple las me­di­das pre­ven­ti­vas de cir­cu­la­ción! Los vehícu­los de la ima­gen pue­den va­riar en los de­ta­lles se­lec­cio­na­dos a par­tir de los mo­de­los de pro­duc­ción y al­gu­nas ve­ces dis­po­ner de ac­ce­so­rios op­cio­na­les, dis­po­ni­bles a un cos­to adi­cio­nal.

Se tra­ta de un tru­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.