LOS TE­MI­DOS PINCHAZOS

Enducross - - MOTOTÉCNICA -

Los pinchazos si­guen sien­do uno de nues­tros ma­yo­res enemi­gos, a pe­sar de los nu­me­ro­sos ade­lan­tos que hoy día exis­ten pa­ra evi­tar­los. De he­cho, es­te te­ma da por sí so­lo pa­ra un ca­pí­tu­lo apar­te, da­do que en el mer­ca­do hay muy di­ver­sas so­lu­cio­nes. Nin­gu­na de ellas con­ven­ce a to­do el mun­do. Y al­gu­nas otras no son “co­mer­cia­les”, sino ideas que pue­des apli­car en tu mo­to. Te las con­ta­mos.

MOUSSE

■ Es una es­pu­ma con for­ma de cámara y den­si­dad su­fi­cien­te pa­ra imi­tar una pre­sión de in­fla­do de 0,8 ó 0,9 ba­res. Ló­gi­ca­men­te no se pue­de pin­char, por lo que co­mo so­lu­ción, si no eres de los que le gus­ta an­dar ju­gan­do con pre­sio­nes, es fan­tás­ti­ca. Pe­ro ade­más de no per­mi­tir cam­biar pre­sio­nes tie­ne otros dos in­con­ve­nien­tes: el pre­cio y la du­ra­ción. Mi­che­lin, sus iin­ven­to­res, los ven­den en­torno a los 120 € el de­lan­te­ro y 150 € el tra­se­ro. Se en­cuen­tran ya más ba­ra­tos, des­de 70 € un de­lan­te­ro. Pe­ro la pro­pia Mi­che­lin ha­bla de 6 me­ses de du­ra­ción (al­gu­nos di­cen que has­ta un año sin pro­ble­mas) y se de­gra­dan rá­pi­da­men­te a ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res a 100 km/h, que aun­que no son ha­bi­tua­les en mo­tos de enduro o trial, si lo son en mo­tos trail.

BAN­DA ANTIPINCHAZOS

■ Hay va­rias so­lu­cio­nes pa­re­ci­das y dis­tin­tas mar­cas en el mer­ca­do que ofre­cen so­lu­cio­nes de es­te ti­po. Pro­te­gen con una ban­da “blin­da­da” la par­te in­te­rior de la cu­bier­ta y así se evi­ta que la atra­vie­sen cla­vos, tor­ni­llos o si­mi­la­res. Se tra­ta de una so­lu­ción más ba­ra­ta, aun­que no pro­te­ge al 100%. No obs­tan­te, es más di­fí­cil pin­char con es­te sis­te­ma ins­ta­la­do.

SPRAY

■ El spray antipinchazos es una de las so­lu­cio­nes más an­ti­guas. Allá por los años 80 se pu­so de mo­da lle­var el spray co­gi­do con abra­za­de­ras a al­gún tu­bo de la mo­to. Lo cier­to es que fun­cio­na… a ve­ces. Y, ló­gi­ca­men­te, lle­var to­do “el ar­te­fac­to” de la bo­te­lla de spray pa­ra que el día que lo ne­ce­si­tes no fun­cio­ne, no ha­ce gra­cia. Es una es­pu­ma que al en­trar en con­tac­to con la go­ma se en­du­re­ce. Es pe­ga­jo­sa y for­ma una pas­ta bas­tan­te des­agra­da­ble de qui­tar si se pa­sa a la cu­bier­ta, co­sa que ocu­rri­rá si el pin­cha­zo es gran­de.

DESMONTABLES, PAR­CHES Y PE­GA­MEN­TO

■ Son una bue­na so­lu­ción, sal­vo por­que des­mon­tar una cu­bier­ta de ta­cos en mi­tad del cam­po, con desmontables de los pe­que­ños, re­quie­re fuer­za y ha­bi­li­dad, co­sa que no to­dos te­ne­mos. Lle­var desmontables de los gran­des no pa­re­ce muy ade­cua­do. Si eres ca­paz de ha­cer­lo, ade­lan­te. So­lo un con­se­jo: si lle­vas go­ma de cámara y al­go pa­ra re­cor­tar­la, ahó­rra­te los par­ches, por­que con esa go­ma los ha­ces en el mo­men­to y tan gran­de co­mo quie­ras.

KIT RE­PA­RA­CIÓN

■ So­lo es ap­to pa­ra neu­má­ti­cos

sin cámara, así que sal­vo que lle­ves una trail con es­te ti­po de cu­bier­tas, ahó­rra­te el di­ne­ro. Los “gu­sa­nos” de go­ma blan­da que trae se me­ten en el agu­je­ro que ha he­cho el pin­cha­zo con la he­rra­mien­ta es­pe­cial que tam­bién vie­ne en el kit. Lue­go se in­fla con la bo­te­lli­tas de ai­re com­pri­mi­do y a rodar. Con el pro­pio ro­da­je, ese “gu­sano” se ha­ce un ta­pón de go­ma y que­da re­pa­ra­do. Sí te ser­vi­rán, en cam­bio, las bo­te­llas de ai­re. Si re­pa­ras de otra for­ma, es la me­jor for­ma de trans­por­tar ai­re en la bol­sa que co­men­ta­mos al prin­ci­pio de es­te re­por­ta­je.

SELLANTES PRE­VEN­TI­VOS

■ Al igual que ocu­rre con las

ban­das antipinchazos, hay va­rias mar­cas dis­po­ni­bles. Se ba­san en un lí­qui­do que, in­tro­du­ci­do en la rue­da, se­lla el pin­cha­zo en cuan­to su­ce­de. Sue­len es­tar desa­rro­lla­dos pa­ra el uso en co­ches y, por tan­to, en neu­má­ti­cos sin cámara. Hay quien los ha pro­ba­do y les va bien y a quien le ha pa­sa­do lo mis­mo que con el spray: se ha sa­li­do por el pin­cha­zo de la cámara al es­tar muy abier­ta y no ha ser­vi­do sal­vo pa­ra en­su­ciar el in­te­rior del neu­má­ti­co.

DOS CÁ­MA­RAS

■ Uno de los tru­cos más

ori­gi­na­les con­sis­te en uti­li­zar dos cá­ma­ras por rue­da. Una de ellas va sim­ple­men­te co­lo­ca­da, sin in­flar. La vál­vu­la, sa­le por otro agu­je­ro de la llan­ta que ten­drás que ta­la­drar. En ca­so de pin­cha­zo, sim­ple­men­te in­flas es­ta se­gun­da cámara. Pe­ro eso sí, de­be­rás sa­car pri­me­ro el cla­vo o en­con­trar la cau­sa del pin­cha­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.