TRU­COS

Enducross - - MOTOTÉCNICA -

En la pro­pia mo­to pue­des lle­var par­te del re­cam­bio ya or­ga­ni­za­do, de for­ma que no te mo­les­te, es­té a mano y no ocu­pe es­pa­cio en esa bol­sa que ya he­mos pre­pa­ra­do. Al­gu­nos de es­tos tru­cos son muy vie­jos y efec­ti­vos, y de he­cho pue­des ver que son co­sas que se ha­cían ca­si des­de el ori­gen de las com­pe­ti­cio­nes de off-road. Pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso, y por­que se han se­gui­do usan­do du­ran­te mu­chos años y por pi­lo­tos de to­do ni­vel, sa­be­mos que son úti­les y con­vie­ne uti­li­zar:

CA­BLES

Bá­si­ca­men­te, hoy día, nos re­fe­ri­mos al ca­ble del ace­le­ra­dor, aun­que es­te tru­co se em­plea­ba ha­ce tiem­po pa­ra to­dos ellos, es de­cir, tam­bién pa­ra el freno y el em­bra­gue. En la ac­tua­li­dad, con fre­nos y em­bra­gues hi­dráu­li­cos, el pro­ble­ma es otro, aun­que la fia­bi­li­dad tam­bién. Pe­ro si tu em­bra­gue es de ca­ble, “aplí­ca­te el cuen­to”. Pue­des lle­var esos ca­bles du­pli­ca­dos, den­tro de una ca­mi­sa co­lo­ca­da en pa­ra­le­lo a la que es­tá mon­ta­da. Con tro­ci­tos de cin­ta o abra­za­de­ras de plás­ti­co ten­drás el ca­ble co­lo­ca­do y si rom­pes uno pue­des, di­rec­ta­men­te, co­nec­tar en su si­tio el de re­pues­to. Es más rá­pi­do que co­lo­car uno nue­vo del to­do, no te ocu­pa­rá si­tio al­guno ni te mo­les­ta­ra en ab­so­lu­to. De he­cho, ni te acor­da­rás de él has­ta que no lo ne­ce­si­tes.

CA­BLE DE ACE­LE­RA­DOR RO­TO

No has se­gui­do el con­se­jo an­te­rior y se te ha ro­to el ca­ble del ace­le­ra­dor en mi­tad del mon­te. Bueno, qué le va­mos a ha­cer. Es ra­ro que el ca­ble se rom­pa por su mi­tad, ya que lo sue­len ha­cer por la unión en el pu­ño. En es­te ca­so sa­ca la pun­ta del ca­ble ro­ta, la pun­ta que va al pu­ño. Des­hi­la­cha unas vuel­tas el ca­ble, pon en per­pen­di­cu­lar un des­tor­ni­lla­dor, una lla­ve pla­na o, si no lle­vas na­da, un pa­lo que en­cuen­tres cer­ca con su­fi­cien­te du­re­za. Apo­yan­do la mano en la pun­ta del ma­ni­llar y ti­ran­do con los de­dos de ese pa­lo po­drás ace­le­rar. No ten­drás un tac­to de gas co­mo pa­ra ga­nar cro­no­me­tra­das, pe­ro po­drás vol­ver a ca­sa.

CAM­BIA LOS PU­ÑOS CON AI­RE COM­PRI­MI­DO

En las mo­tos de cam­po es fá­cil que ten­gas que cam­biar los pu­ños por­que aca­ben muy gas­ta­dos al po­co tiem­po e in­clu­so ro­tos por las inevi­ta­bles caí­das. Qui­tar los vie­jos no es di­fí­cil y más en el ca­so de que los va­yas a desechar: cor­tán­do­los con un cú­ter sa­len per­fec­ta­men­te. Pe­ro me­ter los nue­vos sue­le cos­tar más. Ja­más los me­tas con acei­te o gra­sa, ya que se gi­ra­rán so­bre el ma­ni­llar a per­pe­tui­dad. Dar­les agua con ja­bón o al­cohol a ve­ces fun­cio­na: al se­car­se el agua, el ja­bón pue­de ha­cer de pe­ga­men­to. Pe­ro el me­jor sis­te­ma que he en­con­tra­do has­ta la fe­cha es el ai­re com­pri­mi­do: me­te el prin­ci­pio del pu­ño to­do lo que pue­das con unos gol­pe­ci­tos, le­van­ta un po­co el borde y con la pis­to­la de ai­re a pre­sión so­pla en­tre el pu­ño y el ma­ni­llar. El ai­re in­fla un po­co el pu­ño y en­tran con fa­ci­li­dad.

PU­ÑOS QUE SE MUE­VEN

Los pu­ños nue­vos, aun­que los ha­yas lim­pia­do y los ha­yas mon­ta­do co­mo te con­ta­mos, a ve­ces no aca­ban de ajus­tar y se mue­ven, gi­rán­do­se so­bre el ma­ni­llar o so­bre el man­do del gas. Hay dos tru­cos pa­ra evi­tar­lo y am­bos com­bi­na­dos fun­cio­nan muy bien. El pri­me­ro, an­tes de mon­tar los pu­ños, con un cú­ter o una li­ma haz unas mues­cas en el ma­ni­llar. Así la go­ma aga­rra­rá me­jor. Y el se­gun­do, áta­los con alam­bre fino al­re­de­dor, un tro­zo de alam­bre en ca­da pun­ta. Y si tie­nen unas hen­di­du­ras a lo lar­go pa­ra ello, me­jor. Sue­len te­ner al­gu­na tam­bién a mi­tad de re­co­rri­do y es­tán pen­sa­das pa­ra ello. El alam­bre, cuan­do lo gi­res pa­ra atar­lo, em­pú­ja­lo des­pués ha­cia den­tro del pu­ño y pro­cu­ra que es­ta par­te que­de justo en el si­tio don­de ter­mi­nan los de­dos: evi­ta­rás que te pin­che si la pun­ta no ha que­da­do bien es­con­di­da.

CA­DE­NA RO­TA

No de­be­ría ocu­rrir si lle­vas tu trans­mi­sión re­vi­sa­da y en buen es­ta­do, pe­ro co­sas más ra­ras se han vis­to. Lle­var un es­la­bón de cie­rre ata­do, por ejem­plo, a la ba­rra del ma­ni­llar o a los ca­bles con una cincha te ser­vi­rá si al­gún día rom­pes la ca­de­na. Si ade­más lle­vas va­rios es­la­bo­nes nor­ma­les suel­tos, con va­rios de cie­rre po­drás sus­ti­tuir un tro­zo de ca­de­na más lar­go que se ha­ya ro­to. Es más ra­ro to­da­vía, pe­ro a mi, por ejem­plo, me ha pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.