CA­RRO­CE­RÍA Y ES­TA­DO EX­TE­RIOR

Enducross - - MOTOTÉCNICA -

No te de­jes en­ga­ñar. És­te es uno de los pun­tos más fá­ci­les de ca­mu­flar pa­ra el que te quie­re co­lo­car una mo­to que no es­tá bien. Los plás­ti­cos, ad­he­si­vos, pla­cas de ma­trí­cu­la y fun­das de asiento son ba­ra­tos y cuan­do vas a ven­der una mo­to muy ma­cha­ca­da, cam­bian­do es­tos ele­men­tos ya pa­re­ce me­nos es­tro­pea­da. Tam­bién es cier­to que el ven­de­dor pue­de cam­biar­los pre­ci­sa­men­te por­que no los ha te­ni­do cui­da­dos, pe­ro sí el res­to de la mo­to. Por tan­to, se­rá un gas­to que ya no ten­drás que ha­cer tú si quie­res te­ner la mo­to apa­ren­te. El des­gas­te de la mo­to, sal­vo que su an­te­rior pro­pie­ta­rio se ha­yan gas­ta­do una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro, pue­de ver­se con fa­ci­li­dad: los pu­ños se gas­tan y se rom­pen o se no­ta que son nue­vos, una prue­ba de que los an­te­rio­res es­ta­ban gas­ta­dos o ro­tos. Las es­tri­be­ras es al­go más ra­ro que las cam­bien: en una mo­to muy usa­da ha­brán per­di­do las pun­tas. Y, por su­pues­to, las ta­pas de cár­ter, de en­cen­di­do y em­bra­gue sue­len es­tar mar­ca­das por las bo­tas. Si han lle­va­do un pro­tec­tor y se lo aca­ban de qui­tar, tam­bién se pue­de ver: no creas que una mo­to con un año no ten­ga ni un pe­que­ño ara­ña­zo ahí.

El bas­cu­lan­te, los ba­jos del cha­sis y el mo­tor tam­bién mues­tran el uso que se le ha da­do a la mo­to. Mu­cha zo­na tria­le­ra du­ra y mu­cha “ca­ña” mar­can más es­tas pie­zas. Ca­mi­nos, pa­seos y enduro “light” tam­bién se apre­cian, pe­ro se­rán más ara­ña­zos que gol­pes. Otro pun­to don­de es acon­se­ja­ble fi­jar­se es el in­te­rior de los guar­da­ba­rros. Si las sus­pen­sio­nes han ido muy flo­jas (es­tro­pea­das) du­ran­te tiem­po o sim­ple­men­te, se han uti­li­za­do en gran­des sal­tos, ha­brá he­cho to­pes. Si es así, las rue­das pue­den ha­ber to­ca­do en las ale­tas, mar­cán­do­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.