Men­ti­ra

Enigmas Monográfico - - EDITORIAL - POR LORENZO FERNÁNDEZ BUENO

Siem­pre he pen­sa­do que esa fra­se tan ma­ni­da que ase­gu­ra que la His­to­ria só­lo la es­cri­ben los ven­ce­do­res, no es ver­dad. Los ven­ci­dos tam­bién han te­ni­do mu­cho que de­cir, lo que ocu­rre es que el co­no­ci­mien­to que ma­ne­ja­ban no siem­pre lo­gró sal­var las ba­rre­ras que im­po­nen, por un la­do el pa­so del tiem­po, y por otro las cau­te­las que se to­ma­ron pa­ra que és­te se per­pe­tua­se.

Por­que en es­ta co­sa tan gi­gan­tes­ca que es la His­to­ria, es di­fí­cil ha­blar de cer­te­zas. Bas­te de­cir que al cie­rre de es­ta edi­ción es­pe­cial de ENIG­MAS, los me­dios se ha­cen eco de las úl­ti­mas teo­rías/es­tu­dios/creen­cias de quie­nes ase­gu­ran que Co­lón no fue ni ge­no­vés, ni ma­llor­quín, ni por­tu­gués: era ga­lle­go. Con es­te ejem­plo úni­ca­men­te quie­ro de­jar en evi­den­cia que si no so­mos ca­pa­ces de sa­ber ape­nas más que el nom­bre –y pue­de que ni tan si­quie­ra se lla­ma­se así– del hom­bre más im­por­tan­te del úl­ti­mo mi­le­nio, cuan­do ha­bla­mos de cir­cuns­tan­cias, cons­truc­cio­nes o co­no­ci­mien­tos que se ama­sa­ron mi­les de años atrás, la co­sa se com­pli­ca aún más. Por­que pa­re­ce que hu­bo un tiem­po del que ape­nas guar­da­mos ves­ti­gios en el que el hom­bre fue ca­paz de ade­lan­tar­se en el tiem­po y cons­truir ciu­da­des so­cial­men­te es­truc­tu­ra­das que aho­ra se en­cuen­tran ba­jo las aguas; o de le­van­tar tem­plos con pie­dras tan gi­gan­tes­cas que só­lo su des­pla­za­mien­to ya plantea mu­chos mis­te­rios; o de re­pre­sen­tar los mis­mos dio­ses, la mis­ma es­cri­tu­ra, o la mis­ma téc­ni­ca cons­truc­ti­va en lu­ga­res ex­tra­or­di­na­ria­men­te se­pa­ra­dos geo­grá­fi­ca, e in­clu­so cro­no­ló­gi­ca­men­te. Por tan­to, unos con los otros no coin­ci­die­ron ja­más se­gún la ofi­cia­li­dad.

El pa­sa­do, in­clu­so el más re­cien­te, es­tá pla­ga­do de ex­pli­ca­cio­nes in­tere­sa­das, de res­pues­tas im­pro­vi­sa­das, y de es­tu­dios inaca­ba­dos. Por eso des­pier­ta tan­tas du­das cuan­do te en­fren­tas abier­ta­men­te a él. Por­que la His­to­ria, más bien quie­nes la re­dac­tan, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, han men­ti­do. Por eso ya va sien­do ho­ra de que al­guien di­ga la ver­dad…

Quie­nes re­dac­tan la His­to­ria, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, han men­ti­do. Ya va sien­do ho­ra de que al­guien di­ga la ver­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.