Fu­tu­ro pa­sa­do

Enigmas Monográfico - - EDITORIAL - POR LO­REN­ZO FER­NÁN­DEZ BUENO

“Una ma­dre se de­fien­de con el co­ra­zón lleno de amor, an­tes de usar la pa­la­bra. Me pre­gun­to si en el co­ra­zón de mu­chos de los que en­tran en es­ta di­ná­mi­ca de los es­cán­da­los ha­brá amor por la Igle­sia…”. Si al­go ha ca­rac­te­ri­za­do al ac­tual pa­pa­do, y es­pe­cial­men­te a quien or­de­na y man­da –és­te sí– es que tie­ne po­cos pe­los en la len­gua, ex­pre­sión muy es­pa­ño­la que pa­ra que nues­tros lec­to­res ame­ri­ca­nos la en­tien­dan, vie­ne a sig­ni­fi­car que no tie­ne pro­ble­mas a la ho­ra de de­cir lo que pien­sa. Con­vie­ne re­cor­dar que ya en 2014, a su re­gre­so de un via­je ofi­cial a Corea del Nor­te, de­jó bo­quia­bier­tos a los pe­rio­dis­tas que acom­pa­ñan al pon­tí­fi­ce en sus pe­ri­plos internacionales, cuan­do és­te, en una im­pro­vi­sa­da rue­da de pren­sa en el avión, a la pre­gun­ta de la pe­rio­dis­ta de la Ra­dio Fran­ce­sa Anaïs Feu­ga, acer­ca de có­mo lle­va­ba su enor­me y re­pen­ti­na po­pu­la­ri­dad, ase­gu­ró: “Co­mo ge­ne­ro­si­dad del pue­blo. En mi in­te­rior, pien­so en mis pecados y en mis erro­res, pa­ra no creér­me­lo, por­que sé que es­to du­ra­rá po­co tiem­po, dos o tres años, y lue­go… a la ca­sa del Pa­dre…”. A la ca­sa del Pa­dre… Se en­cen­die­ron las alar­mas. Por­que en dos mil años, la Igle­sia ca­tó­li­ca se ha ci­men­ta­do so­bre va­lo­res ex­tra­or­di­na­rios co­mo po­ner la otra me­ji­lla o ayu­dar y amar al pró­ji­mo sin pe­dir na­da a cam­bio. Pe­ro en oca­sio­nes tam­bién lo ha he­cho aman­do de­ma­sia­do, in­tri­gan­do, qui­tan­do de en­me­dio al in­có­mo­do, fue­se se­mi­na­ris­ta o Pa­pa, que al­guno se ha caí­do de la si­lla de san Pe­dro sin tan si­quie­ra dar­se cuen­ta de que el enemi­go ni te­nía cuer­nos, ni olía a azu­fre… Es una ins­ti­tu­ción muy an­ti­gua; só­lo por eso me­re­ce res­pe­to, sin ob­viar que des­pier­ta cier­to mor­bo. Por­que en pleno si­glo XXI sus tra­di­cio­nes, ri­tos y cos­tum­bres, la pa­ra­fer­na­lia que los ro­dea o el he­cho de que el idio­ma ofi­cial sea el la­tín, ge­ne­ran fas­ci­na­ción y cu­rio­si­dad. Es co­mo un mun­do al mar­gen, pa­ra unas co­sas an­cla­do en otro tiem­po y pa­ra otras muy por de­lan­te del res­to; ca­pa­ces de mi­rar al es­pa­cio pa­ra en­ten­der que su Dios se que­da pe­que­ño y al mis­mo tiem­po dis­pues­tos a lu­char con­tra el mal en esen­cia que a ve­ces se apo­de­ra de las al­mas de sus fe­li­gre­ses. Son los mis­te­rios de la Igle­sia; aquí os de­ja­mos un buen pu­ña­do de ellos…

Los exor­cis­mos de los Pa­pas, las du­das en torno a la exis­ten­cia de Je­sús, las fies­tas más ex­tra­ñas, las cons­pi­ra­cio­nes de la fe… Mis­te­rios de una Igle­sia que ha cre­ci­do so­bre de­ma­sia­das in­tri­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.