TRES EXOR­CIS­TAS

ES, SIN DU­DA AL­GU­NA, UNO DE LOS TE­MAS MÁS APA­SIO­NAN­TES Y A LA VEZ “RE­CHA­ZA­DOS” DE LOS QUE MES A MES OCU­PAN LAS PÁ­GI­NAS DE POR­QUE, PE­SE A DE­BA­TIR­SE EN EL TE­RRENO DE LA SUPERSITICIÓN, SU SO­LA MEN­CIÓN DES­PIER­TA TE­MO­RES QUE PER­MA­NE­CEN DOR­MI­DOS EN ESA PAR­TE DE

Enigmas Monográfico - - LA IGLESIA Y SUS DEMONIOS -

Al igual que ya ocu­rrie­ra años atrás con El có­di­go Da Vin­ci de Dan Brown, en los úl­ti­mos tiem­pos pa­re­ce ha­ber un alu­vión de no­ve­da­des edi­to­ria­les que tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble la estilizada fi­gu­ra del án­gel caí­do, el úni­co ser que se ha en­fren­ta­do a Dios y que, tras la cruel de­rro­ta, ha si­do con­de­na­do a re­gir los abis­mos in­fer­na­les, pa­ra des­gra­cia de la hu­ma­ni­dad, que a la pos­tre, por esas iro­nías de los dio­ses de las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes, es quien aca­ba su­frien­do su co­lé­ri­ca ven­gan­za.

Así las co­sas, las po­se­sio­nes de­mo­nía­cas, pe­se a for­mar par­te de las te­má­ti­cas que mes a mes se abor­dan en nues­tra publicación, siem­pre han que­da­do in­jus­ta­men­te mar­gi­na­das a las po­cas pa­la­bras de al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, o a no­ti­cias pun­tua­les que acu­dían a ese po­bre dia­blo con apa­rien­cia más bien hu­ma­na, pre­ci­sa­men­te pa­ra jus­ti­fi­car ac­tos in­jus­ti­fi­ca­bles que co­me­tían al­gu­nos miem­bros de nues­tra es­pe­cie. Y es que po­si­ble­men­te la po­se­sión, el exor­cis­mo, la pro­pia fi­gu­ra del sa­cer­do­te pa­ra­pe­ta­do con las ar­mas de las que ese mis­mo Dios le ha pro­vis­to pa­ra protegernos de su error más evi­den­te, to­da­vía hoy, en pleno si­glo XXI, ge­ne­ra un cier­to ma­les­tar, un te­mor atá­vi­co an­te al­go que, ca­re­cien­do de prue­bas cien­tí­fi­cas, que per­te­ne­ce al te­rreno de la fe, se ma­ni­fies­ta con tal im­pac­to que pre­fe­ri­mos mi­rar ha­cia otro la­do, por­que ese te­mor se aga­rra con fuer­za a esa co­sa que lla­ma­mos al­ma.

El dia­blo exis­te, me­ro­dea en­tre no­so­tros ca­da día, y ca­da día se le plan­ta ba­ta­lla. Eso es al me­nos lo que creen los tres exor­cis­tas que van a en­con­trar en las pá­gi­nas si­guien­tes, pro­ta­go­nis­tas de una lu­cha mi­le­na­ria, con di­fe­ren­tes nom­bres pe­ro con un mis­mo con­trin­can­te: el mal en es­ta­do pu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.