*

Enigmas Monográfico - - ENIGMAS DE LA IGLESIA LA OTRA IGLESIA -

vi­da; es pre­fe­ri­ble la ne­ce­dad”. Cel­so de­mues­tra un gran co­no­ci­mien­to de la religión cris­tia­na, sien­do sus crí­ti­cas muy fun­da­men­ta­das, ci­tan­do nu­me­ro­sas fuen­tes, exa­mi­nan­do las con­tra­dic­cio­nes bí­bli­cas y men­cio­nan­do las sos­pe­cho­sas coin­ci­den­cias con las doc­tri­nas mis­té­ri­cas, así co­mo el pla­gio y de­for­ma­ción que ha­cen los apo­lo­gis­tas de las en­se­ñan­zas grie­gas y del ju­daís­mo. Su opinión so­bre el epi­so­dio de la re­su­rrec­ción de Cris­to no pue­de ser más ta­jan­te: “Pe­ro lo que se de­be exa­mi­nar es si al­guno, ver­da­de­ra­men­te muer­to, ha re­su­ci­ta­do con su pro­pio cuer­po. (…) ¡Es­tan­do vi­vo no pu­do so­co­rrer­se a sí mis­mo, pe­ro des­pués de muer­to re­su­ci­ta y mues­tra las se­ña­les de su su­pli­cio, có­mo ha­bían si­do ta­la­dra­das las ma­nos! ¿Y quién vio to­do es­to? Una mu­jer exaltada, co­mo us­te­des di­cen, y al­gún otro del mis­mo gru­po de he­chi­ce­ros”. Cel­so con­si­de­ra in­digno que el Hi­jo de Dios mu­rie­se de esa ma­ne­ra y que al re­su­ci­tar se apa­re­cie­ra de for­ma ex­tra­ña a unos cuan­tos dis­cí­pu­los su­yos, tan po­co fia­bles en Con­tra los Cris­tia­nos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.