Tie­rra de creen­cias

Enigmas Monográfico - - EDITORIAL -

Siem­pre lo he di­cho; siem­pre lo di­ré. Es pro­ba­ble que en al­gu­na oca­sión ya me lo ha­yan leí­do. La­ti­noa­mé­ri­ca es una tie­rra má­gi­ca co­mo po­cas. Nues­tros her­ma­nos del otro la­do del Atlán­ti­co han sa­bi­do pre­ser­var cos­tum­bres y tra­di­cio­nes que han lo­gra­do ven­cer al peor de los enemi­gos: el pa­so del tiem­po. Y han lle­ga­do a nues­tros días ca­si tan pu­ras co­mo en el mo­men­to en el que fue­ron crea­das. Por eso reite­ro una vez más que no de­ja de sor­pren­der­me, por ejem­plo, que cuan­do pi­sas un lu­gar sa­gra­do en es­ta ma­ra­vi­llo­sa tie­rra, has­ta los pro­pios ar­queó­lo­gos pi­den per­mi­so pre­via­men­te. Pe­ro no a al­guien tan­gi­ble, sino a los ele­men­tos que ha­bi­tan en la na­tu­ra­le­za; y así, de es­ta for­ma, se ha­ce el pa­go a la Pa­cha­ma­ma pa­ra no per­tur­bar su si­len­cio y que per­mi­ta a quie­nes le ha­cen en­tre­ga de lí­qui­do o co­mi­da, que les de­je en­trar en sus dominios.

Es­ta com­bi­na­ción de cien­cia y ma­gia es per­fec­ta­men­te en­ten­di­ble si ana­li­za­mos las di­fe­ren­tes cul­tu­ras que se asen­ta­ron por es­tos la­res. De he­cho, les voy a ha­cer una con­fe­sión pre­via: años atrás, tras vi­si­tar en va­rias oca­sio­nes Egip­to, lle­gué al con­ven­ci­mien­to de que mis ojos ja­más ve­rían na­da igual. Me im­pac­tó su mo­nu­men­ta­li­dad, su do­mi­nio de dis­ci­pli­nas co­mo la as­tro­no­mía o las ma­te­má­ti­cas, y la pre­sen­cia ca­si pe­ren­ne de la ma­gia en to­dos los as­pec­tos de su vi­da. Y, sin em­bar­go, po­cas sen­sa­cio­nes he te­ni­do más “des­es­ta­bi­li­za­do­ras”, po­cas ve­ces he pen­sa­do que me en­con­tra­ba an­te va­rios “Egip­tos” al mis­mo tiem­po, co­mo cuan­do he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer, por ejem­plo, el Pe­rú in­ca; pe­ro tam­bién el Pe­rú mo­che, y el Pe­rú an­dino, y el Pe­rú de Chán-Chán, y el Pe­rú de los chachapoyas, y el Pe­rú de los Nas­cas… y es só­lo un país de los mu­chos que com­po­nen es­ta, repito, fas­ci­nan­te y mis­te­rio­sa tie­rra. Por­que aquí to­da­vía es­tá vi­va la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­se an­te lo que des­cu­bren nues­tros ojos; por­que en Amé­ri­ca que­dan de­ma­sia­das pre­gun­tas pen­dien­tes de una con­ve­nien­te res­pues­ta. De mo­men­to, les de­ja­mos un buen pu­ña­do. Que se di­vier­tan…

La­ti­noa­mé­ri­ca es una tie­rra má­gi­ca co­mo po­cas. Nues­tros her­ma­nos del otro la­do del Atlán­ti­co han sa­bi­do pre­ser­var cos­tum­bres y tra­di­cio­nes que han lo­gra­do ven­cer al peor de los enemi­gos: el pa­so del tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.