*

Enigmas Monográfico - - AMÉRICA -

Al igual que en la cueva cu­ba­na, sus an­ti­guos po­bla­do­res idea­ron re­cin­tos sa­gra­dos ce­re­mo­nia­les en los que te­nía lu­gar una au­tén­ti­ca fe­no­me­no­lo­gía as­tro­nó­mi­ca, fa­ci­li­tan­do que dis­cu­rrie­ra por su in­te­rior la luz pro­yec­ta­da por el sol y la lu­na pa­ra con­se­guir es­pec­ta­cu­la­res efec­tos vi­sua­les so­bre los mu­ros me­ga­lí­ti­cos, es­tra­té­gi­ca­men­te de­co­ra­dos con for­mas es­pi­ra­les, círcu­los, rec­tán­gu­los y ser­pien­tes.

Di­fe­ren­tes sím­bo­los ar­cai­cos, co­mo la cruz grie­ga y el círcu­lo con­cén­tri­co – pre­sen­tes en Pun­ta del Es­te–, y la cruz lu­na­da –des­cu­bier­ta a su vez en otra cueva cu­ba­na de­no­mi­na­da Am­bro­sio–, es­tán pre­sen­tes en la fa­mo­sa Pie­dra de Huan­cor, en Pe­rú.

La cruz grie­ga, por otra par­te, for­ma par­te del sim­bo­lis­mo de lu­ga­res tan ale­ja­dos en el tiem­po y en el es­pa­cio co­mo el mun­do su­me­rio. Es­tos he­chos, se­gún al­gu­nas teo­rías, plan­tea­rían la po­si­bi­li­dad de que cier­tos sím­bo­los fue­ran par­te de cier­ta “an­tro­po­lo­gía uni­ver­sal” la­ten­te en pue­blos dis­tan­tes e im­permea­bles, y que in­clu­so las ci­vi­li­za­cio­nes me­nos desa­rro­lla­das hi­cie­ran un uso se­lec­ti­vo de re­pre­sen­ta­cio­nes afi­nes.

La ciu­dad su­mer­gi­da

La po­si­bi­li­dad de que ba­jo las aguas cu­ba­nas per­ma­nez­can los res­tos de una nue­va Atlán­ti­da es­tá en el ai­re. Se­gún sus des­cu­bri­do­res, es­tos res­tos su­mer­gi­dos a 600 m de pro­fun­di­dad y di­se­mi­na­dos a lo lar­go de 20 km de ex­ten­sión tie­nen apa­rien­cia pi­ra­midal o cua­dra­da, y pu­die­ron for­mar par­te de una ciu­dad hun­di­da a con­se­cuen­cia de un gran te­rre­mo­to. Su apa­ren­te es­truc­tu­ra ur­ba­nís­ti­ca, asi­mis­mo, ha si­do com­pa­ra­da con las ciu­da­des ol­me­cas arro­jan­do cier­tos pa­ra­le­lis­mos.

UNA NUE­VA ATLÁN­TI­DA

Has­ta ha­ce unos años se da­ba por he­cho que la pre­sen­cia de los pri­me­ros abo­rí­ge­nes cu­ba­nos se re­mon­ta­ba a unos 5.000 años, pe­ro nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes y ha­llaz­gos han ido di­la­tan­do esa fe­cha has­ta los con­fi­nes del tiem­po.

Cier­tas hi­pó­te­sis se sus­ten­ta­rían en la idea de que las pri­me­ras mi­gra­cio­nes a Cu­ba se re­mon­ta­rían por lo me­nos a los 10.000 años, y que, pro­ce­den­tes del con­ti­nen­te ame­ri­cano, y de la pe­nín­su­la de Flo­ri­da en par­ti­cu­lar, al­gu­nas co­mu­ni­da­des pu­die­ron ac­ce­der a la is­la a tra­vés de los pa­si­llos te­rres­tres que emer­gie­ron en el mar al fi­nal del pe­rio­do gla­ciar. La deseca­ción de los ma­res, du­ran­te aque­lla épo­ca, hi­zo ba­jar su ni­vel al­gu­nas de­ce­nas de me­tros, y las po­bla­cio­nes ha­brían uti­li­za­do el ar­co de Las Baha­mas co­mo puen­te pa­ra lle­gar a la is­la.

Si no fue­ra a tra­vés del pa­leo­con­tac­to, ¿de qué otra for­ma se ex­pli­ca­rían he­chos sin­gu­la­res que se han ido su­ce­dien­do en la ar­queo­lo­gía cu­ba­na? Apar­te de las enig­má­ti­cas pic­to­gra­fías de Pun­ta del Es­te y del sim­bo­lis­mo com­par­ti­do con cul­tu­ras le­ja­nas co­mo Amé­ri­ca y Eu­ro­pa, en Cu­ba se ha da­do el ca­so de descubrimientos re­la­cio­na­dos con la fun­di­ción de los me­ta­les, un he­cho to­tal­men­te asin­cró­ni­co. Así mis­mo, es re­le­van­te apun­tar la in­só­li­ta fa­bri­ca­ción de cier­tas he­rra­mien­tas al es­ti­lo del Vie­jo Mun­do, o el des­cu­bri­mien­to de al­gu­nas prác­ti­cas mor­tuo­rias que con­tra­di­cen ab­so­lu­ta­men­te la for­ma de vi­da, el desa­rro­llo y la con­cep­tua­li­dad de una co­mu­ni­dad pre-agroal­fa­re­ra. Por úl­ti­mo, es re­se­ña­ble la fre­cuen­te exis­ten­cia de es­fe­ro­li­tas por to­da la is­la cu­ba­na. Se tra­ta de pie­dras ta­lla­das con una exac­ti­tud mi­li­mé­tri­ca, en­tre las que des­ta­can al­gu­nos ejem­pla­res con re­pre­sen­ta­cio­nes as­tro­nó­mi­cas cir­cu­la­res que co­nec­ta­rían a la per­fec­ción con las pic­to­gra­fías de nues­tra cueva.

Co­mo apun­ta el es­pe­leó­lo­go Ores­tes Gir­bau, es ló­gi­co pen­sar que, an­tes de la emi­gra­ción arau­ca­na, gru­pos ve­ni­dos del Yu­ca­tán lle­ga­ran a la is­la. Los ma­yas, se­gún es­te au­tor, se­rían gran­des can­di­da­tos pa­ra ex­pli­car al­gu­nos de los enig­mas que he­mos ci­ta­do, te­nien­do en cuen­ta su pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca, así co­mo su pro­ba­do do­mi­nio de la na­ve­ga­ción y la orien­ta­ción, de la as­tro­no­mía y la ma­te­má­ti­ca. Sin em­bar­go, los ver­da­de­ros orí­ge­nes de es­te ni­vel de ci­vi­li­za­ción pre­sen­tes en la Pun­ta del Es­te si­guen re­pre­sen­tan­do un mis­te­rio.

Po­co a po­co ha ido ga­nan­do adep­tos una hi­pó­te­sis que vin­cu­la­ría a Cu­ba con un pa­sa­do atlan­te, una teo­ría ava­la­da por su an­ces­tral po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca. En el año 2000, a 650 m de pro­fun­di­dad ba­jo el ni­vel del mar, jus­to en­tre la pe­nín­su­la cu­ba­na de Gua­na­caha­bi­bes y la re­gión me­xi­ca­na del Yu­ca­tán, una ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca cu­bano-ca­na­dien­se, de­di­ca­da a la bús­que­da de te­so­ros hun­di­dos, de­cla­ró ha­ber des­cu­bier­to las rui­nas de una po­si­ble ciu­dad su­mer­gi­da con más 6.000 años de an­ti­güe­dad. Se­gún el tes­ti­mo­nio de la mi­sión ar­queo­ló­gi­ca, que ha es­tu­dia­do la zo­na con la ayu­da de ro­bots sub­ma­ri­nos equi­pa­dos con só­nar, se tra­ta­ría de un in­só­li­to com­ple­jo ur­ba­nís­ti­co for­ma­do por lo que pa­re­cen ser cal­za­das, mon­tícu­los y mu­ros me­ga­lí­ti­cos, cu­ya dis­tri­bu­ción in­du­ce a pen­sar en su fac­tu­ra por mano del hom­bre. Los más es­cép­ti­cos, sin em­bar­go, afir­man que po­dría tra­tar­se de for­ma­cio­nes ca­li­zas na­tu­ra­les, pe­ro no aca­ban de ex­pli­car la ca­pri­cho­sa geo­me­tría que pa­re­cen con­te­ner es­tos res­tos sub­acuá­ti­cos.

La po­lé­mi­ca con­ti­núa y es­tá más vi­va que nun­ca. En la is­la cu­ba­na, y en la cueva de Pun­ta del Es­te en par­ti­cu­lar, per­sis­ten de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas sin re­sol­ver. Mien­tras no exis­tan prue­bas de lo con­tra­rio, es ló­gi­co con­je­tu­rar que di­fe­ren­tes y al­ter­na­ti­vas cul­tu­ras, per­te­ne­cien­tes a mun­dos dis­tan­tes, se su­ce­die­ron de­po­si­tan­do su sa­ber an­ces­tral en la is­la. Es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de que ci­vi­li­za­cio­nes más o me­nos avan­za­das y pa­ra­le­las ha­yan po­di­do co­exis­tir, o in­clu­so pu­die­ran hoy co­exis­tir en­tre no­so­tros, es una ta­rea que nos abri­ría mu­chos ca­mi­nos de com­pren­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.