ASÍ SE VI­VE

ACA­BA­MOS DE CE­LE­BRAR TO­DOS LOS SAN­TOS, UNA FES­TI­VI­DAD DE RECOGIMIENTO; PE­RO CA­DA PAÍS TIE­NE SUS TRA­DI­CIO­NES, AL­GU­NAS VES­TI­DAS DE CO­LO­RI­DO Y FIES­TA POR­QUE SE DE­JA A UN LA­DO ESE AS­PEC­TO GRIS OS­CU­RO QUE PA­RE­CE RODEAR A ESE ÚL­TI­MO PA­SO DEL SER HU­MANO. QUE PAR

Enigmas Monográfico - - TUMBAS MISTERIOSAS -

La mez­cla in­ter­cul­tu­ral ha he­cho que a lo lar­go de los si­glos se ha­ya pro­du­ci­do una mez­co­lan­za de tra­di­cio­nes sin igual, es­pe­cial­men­te cuan­do abor­da­mos un asun­to co­mo ho­me­na­jear a nues­tros di­fun­tos. Y si hay un lu­gar en el que es­ta mez­co­lan­za al­can­za co­tas su­bli­mes es Amé­ri­ca La­ti­na. En los paí­ses ame­ri­ca­nos aún per­du­ra la fuer­za de las tra­di­cio­nes an­te­rio­res, que aca­ba­ron sin­cre­ti­zan­do con las nue­vas creen­cias im­pues­tas por los con­quis­ta­do­res. Y tu­vo un mo­ti­vo: dis­fra­zar sus an­ti­guos ri­tos con los ro­pa­jes de los nue­vos san­tos, pa­ra de es­ta for­ma con­ti­nuar rea­li­zan­do sus fies­tas sin caer en la he­re­jía.

Por ejem­plo, quie­nes fa­lle­cían iban al Mictlán, el úl­ti­mo es­ta­dío del in­fra­mun­do az­te­ca . De he­cho, la tra­di­ción de di­cho nom­bre, que pro­ce­de de la len­gua nahualt, era “el lu­gar de los muer­tos”. Pe­ro ha­bía otros po­si­bles des­ti­nos pa­ra el al­ma, por­que en es­tas cul­tu­ras lo que mar­ca­ba la me­ta era la for­ma en la que se pro­du­jo el de­ce­so. Por ejem­plo, si la muer­te se pro­du­cía du­ran­te la ba­ta­lla, el di­fun­to iba al To­na­tiuhi­chan, la Casa del Sol, don­de pa­sa­ban cua­tro años dis­fru­tan­do de un au­tén­ti­co pa­raí­so. Aquí tam­bién te­nían el pri­vi­le­gio de pa­sar es­ta pe­que­ña eter­ni­dad las mu­je­res que mo­rían en el par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.