Os­cu­ri­dad

Enigmas Monográfico - - EDITORIAL -

Hay una epi­de­mia que ca­rac­te­ri­za a la Edad Me­dia y que in­flu­ye en su sis­te­ma de creen­cias. Es la peste ne­gra. En aquel tiem­po se ex­ten­día con ra­pi­dez por to­da Eu­ro­pa Cen­tral, aca­ban­do con la vi­da de 26 mi­llo­nes de asiá­ti­cos, y de 25 mi­llo­nes de eu­ro­peos. El mal, si­guien­do la ru­ta de Cri­mea, ha­bía en­con­tra­do en la bar­ba­rie hu­ma­na la me­jor ma­ne­ra de avan­zar; los mon­go­les, fe­ro­ces gue­rre­ros ca­pa­ces de cual­quier des­pro­pó­si­to con tal de ate­rrar al enemi­go, ha­bían lan­za­do los ca­dá­ve­res de los apes­ta­dos con sus ca­ta­pul­tas con­tra las mu­ra­llas de Teo­do­sia, en un es­pec­tácu­lo que los his­to­ria­do­res de aquel tiem­po fue­ron in­ca­pa­ces de des­cri­bir. De es­te mo­do la peste al­can­zó las cos­tas de Ita­lia, Fran­cia, Es­pa­ña e In­gla­te­rra.

A la pre­ca­ria si­tua­ción mé­di­ca ha­bía que unir las po­cas ga­nas de la­var­se que ma­ni­fes­ta­ba la po­bla­ción de la épo­ca. Es­ta fal­ta evi­den­te de sa­lu­bri­dad con­ver­tía a las ciu­da­des del pri­mer mun­do en el pa­raí­so de to­do ti­po de ali­ma­ñas; en es­pe­cial de ra­tas y pul­gas, que fue­ron las ver­da­de­ras di­fu­so­ras de la en­fer­me­dad. En es­te mar­co de de­sola­ción, cuan­do la peste se ma­ni­fes­ta­ba, los en­fer­mos, cons­cien­tes de que sal­vo mo­rir po­co más es lo que les que­da­ba, eran ais­la­dos en las ciu­da­des, en gue­tos de los que po­cos lo­gra­ban es­ca­par. Fru­to de aque­llo fue el Ars Mo­rien­di –“ar­te de mo­rir”–, un gus­to por lo ma­ca­bro que lle­nó de es­que­le­tos, dan­zas mor­tuo­rias y te­ne­bris­mo to­das las dis­ci­pli­nas re­la­cio­na­das con el ar­te a lo lar­go de la Al­ta y la Ba­ja Edad Me­dia. Fue­ron si­glos de ago­nía en los que mu­chos cre­ye­ron ver la si­nies­tra fi­gu­ra de Sa­ta­nás go­ber­nan­do aquel in­fierno… No es ex­tra­ño, por otro la­do. Pe­ro esa su­pers­ti­ción a la que mu­chos se aga­rra­ron pa­ra po­der ven­cer los ma­les que pro­ce­dían di­rec­ta­men­te del in­fierno, per­mi­tió que igle­sias y ca­te­dra­les de esa épo­ca, si las ob­ser­va­mos con ojos cu­rio­sos, to­da­vía hoy nos ha­blen de un pe­río­do úni­co en el que se fu­sio­na­ron per­fec­ta­men­te ele­men­tos cris­tia­nos y pa­ga­nos. Al fin y al ca­bo, el enemi­go era el mis­mo. O al me­nos esa era la creen­cia. No­so­tros, que no es­ta­mos aquí pa­ra juz­gar sino pa­ra mos­trar, he­mos pre­fe­ri­do re­ti­rar el ve­lo de os­cu­ri­dad de es­tas pá­gi­nas pa­ra cu­brir­las de un co­no­ci­mien­to úni­co, que só­lo pu­do sur­gir en un tiem­po igual­men­te úni­co.

La peste hi­zo es­tra­gos en aquel tiem­po, y mu­chos se aga­rra­ron con fuer­za tan­to a ele­men­tos pa­ga­nos co­mo cris­tia­nos pa­ra lu­char con­tra las epi­de­mias que en­via­ba el mis­mí­si­mo in­fierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.