EL DOC­TOR ILUMINADO

EN 1208 NA­CÍA EN MONT­PE­LLIER JAI­ME I EL CON­QUIS­TA­DOR. HE­RE­DÓ LA CO­RO­NA DE ARA­GÓN A LOS CIN­CO AÑOS, EDU­CA­DO EN MONZÓN POR LOS TEMPLARIOS, CUAN­DO APE­NAS CON­TA­BA 18 AÑOS TO­MÓ LAS RIEN­DAS DEL PO­DER. EN ES­TE EN­TORNO APA­RE­CIÓ EN ES­CE­NA UN HOM­BRE SIN­GU­LAR: RA­MÓN

Enigmas Monográfico - - RAMÓN LLULL -

Por aquel en­ton­ces, si­guien­do el con­se­jo de Pe­re Mar­tell, con­tra­maes­tre de ga­le­ras, Jai­me I de­ci­de con­quis­tar Ma­llor­ca des­pués de que el pro­yec­to fue­ra apro­ba­do por las Cor­tes de Bar­ce­lo­na en 1228. La ca­pi­tal, Ma­di­na Ma­yûr­qua, la ac­tual Pal­ma, cae en di­ciem­bre de 1229, pe­ro la re­sis­ten­cia mu­sul­ma­na en las mon­ta­ñas du­ra has­ta 1231. Una vez con­quis­ta­da la is­la, Jai­me I re­par­te el te­rri­to­rio en­tre los no­bles.

Ra­món Amat Llull y su es­po­sa Eli­sa­bet d’Erill, fue­ron una de esas fa­mi­lias de Bar­ce­lo­na que ha­bían con­tri­bui­do a la con­quis­ta, re­ci­bien­do pro­pie­da­des en el mon­te Ran­da, Son Llull, y la ca­sa don­de na­ce nues­tro pro­ta­go­nis­ta.

Co­no­ci­do tam­bién co­mo Rai­mun­do Lu­lio, Ra­món Llull vi­vió des­de jo­ven en un am­bien­te cor­te­sano, lle­van­do una vi­da des­preo­cu­pa­da. En 1257 se ca­só con Blan­ca de Pi­cany, con la que tu­vo dos hi­jos: Do­mé­nech y Mag­da­le­na. Con el tiem­po, lle­gó a con­ver­tir­se en se­nes­cal del rey Jai­me II de Ma­llor­ca. Una vi­da di­so­lu­ta que se ve re­co­gi­da en el re­la­to au­to­bio­grá­fi­co Vi­da coetà­nia.

La vi­da de Llull no es­ca­pa a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes, con inevi­ta­bles epi­so­dios mí­ti­cos. Uno de los más co­men­ta­dos es el re­fe­ren­te al de la ge­no­ve­sa Am­bro­sia de Cas­te­llo, a quien per­si­guió pren­da­do por su be­lle­za. Su irrup­ción a ca­ba­llo en una igle­sia pa­ra de­po­si­tar a los pies de su ama­da un ma­dri­gal se con­vir­tió en el más des­ta­ca­do, de­bi­do a sus con­se­cuen­cias, pues Am­bro­sia acep­tó re­ci­bir­lo en sus apo­sen­tos, pe­ro pa­ra mos­trar­le uno de sus se­nos car­co­mi­do por un cán­cer. Llull re­tro­ce­dió ho­rro­ri­za­do y en sus oí­dos que­da­ron gra­ba­das las pa­la­bras de la da­ma: “Mí­ra­los bien Rai­mun­do, con­tem­pla la feal­dad de es­te cuer­po que ha con­quis­ta­do tu afec­to. ¿No ha­rías me­jor con­sa­gran­do ese mis­mo amor a Je­su­cris­to?”.

Cuen­ta la tra­di­ción que el jo­ven se re­ti­ró a me­di­tar cre­yen­do que la lí­ri­ca tro­va­do­res­ca po­dría cal­mar su desazón, pe­ro la poe­sía no lo­gró se­re­nar sus emo­cio­nes. Así trans­cu­rrie­ron sie­te días en el mon­te Ran­da, tiem­po en el que se le apa­re­ció una cruz que re­cha­zó. Pe­ro aún tu­vo que ex­pe­ri­men­tar por tres ve­ces la vi­sión de Cris­to pa­ra com­pren­der cuál de­bía ser su vo­ca­ción.

En el lu­gar don­de hoy se en­cuen­tra el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Cu­ra se ha­lla la su­pues­ta cue­va ele­gi­da por Llull pa­ra es­te re­ti­ro de 1273. Ter­mi­nan­do una de sus me­di­ta­cio­nes al­zó su mi­ra­da ha­cia el ár­bol que le da­ba som­bra y vio en sus ho­jas las le­tras or­de­na­das que com­pon­drían su obra ca­pi­tal, el Ars Mag­na. Du­ran­te al­gu­nos me­ses vol­vió a te­ner otras vi­sio­nes.

Sien­do cor­te­sano y poe­ta, Llull sa­bía que el po­der de la pa­la­bra y las téc­ni­cas li­te­ra­rias eran úti­les pa­ra fa­ci­li­tar la re­fle­xión. Tam­bién lle­gó a la con­clu­sión de que la lí­ri­ca de las pa­la­bras po­día en­ce­rrar in­ter­pre­ta­cio­nes dis­tin­tas y le­van­tar sos­pe­chas y ma­len­ten­di­dos so­bre lo di­cho o lo es­cri­to.

A LA VE­RA DE MIRAMAR

Llull se con­ven­ce de que la con­ver­sión de los in­fie­les de­be efec­tuar­se con los ar­gu­men­tos de la ra­zón, pe­se a la opi­nión de las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas. Ello re­cuer­da el gnos­ti­cis­mo e in­clu­so el pri­mi­ti­vo cris­tia­nis­mo.

To­da­vía cir­cu­lan unas mo­ne­das acu­ña­das por oro ob­te­ni­do por Llull en la To­rre de Lon­dres en 1312 cuan­do via­jó a Gran Bretaña

En­tre 1274 y 1275 via­ja a Mont­pe­llier, don­de su obra es re­vi­sa­da y apro­ba­da se­gún tes­ti­mo­nio de la

Vi­ta. Ra­món so­li­ci­ta­ría del en­ton­ces in­fan­te Jau­me la crea­ción de un mo­nas­te­rio pa­ra la pre­pa­ra­ción de mi­sio­ne­ros. Miramar es inau­gu­ra­do en 1276. Allí acu­den 13 frai­les fran­cis­ca­nos, nú­me­ro sim­bó­li­co re­fe­ri­do a Je­su­cris­to y a los 12 após­to­les. Des­pués, pre­ten­dió crear otras es­cue­las de tra­duc­to­res y de mi­sio­ne­ros.

De nue­vo en Mont­pe­llier, en 1287, la ciu­dad ve­rá na­cer dos obras: la Ars

In­ven­ti­va y el Ars Ama­to­ria. Bue­na par­te de di­cho tra­ba­jo en­cie­rra con­cep­tos orien­ta­les. De­ci­de des­pla­zar­se a Tú­nez pa­ra pre­di­car su Ar­te. Pe­ro no lo con­se­gui­ría ni en es­te via­je ni en otros dos pos­te­rio­res.

Si nos re­mon­ta­mos a los años 1147 y 1149, se­gún una cró­ni­ca del obis­po Ot­to de Frei­sing, exis­tían unas epís­to­las cu­yo au­tor era un enig­má­ti­co per­so­na­je lla­ma­do Pres­te Juan. Di­chas car­tas levantaron gran re­vue­lo en­tre re­yes eu­ro­peos y el Va­ti­cano. Ca­be la po­si­bi­li­dad de que Llull es­tu­vie­ra in­for­ma­do de su exis­ten­cia. Se­gún cier­tas ver­sio­nes. en 1301 cuan­do via­jó a Chi­pre y Ar­me­nia, se en­tre­vis­tó con el úl­ti­mo Gran Maes­tre de los templarios, Jac­ques de Mo­lay, y con En­ri­que II, rey de los San­tos Lu­ga­res, pa­ra so­li­ci­tar­le per­mi­so pa­ra mar­char en bus­ca del reino del Pres­te Juan.

LLULL Y EL TEM­PLE

La caí­da de San Juan de Acre y la pér­di­da de Tie­rra San­ta en 1291 su­pu­so un du­ro gol­pe pa­ra la cris­tian­dad. Era ne­ce­sa­rio en­con­trar cul­pa­ble, y si ade­más po­dían re­qui­sar sus for­tu­nas, me­jor que me­jor.

Has­ta 1307, las acu­sa­cio­nes en con­tra del Tem­ple van en au­men­to. Co­rrían ru­mo­res so­bre ex­tra­ñas ce­re­mo­nias y ri­tos ini­ciá­ti­cos apren­di­dos en Tie­rra San­ta de­bi­do a sus con­tac­tos con sec­tas mu­sul­ma­nas. Fe­li­pe el Her­mo­so, rey de Fran­cia, en­deu­da­do con la Or­den en más de cien mil li­bras de­ci­dió, con la com­pli­ci­dad del pa­pa Cle­men­te V, aca­bar con el Tem­ple.

Llull apa­re­ce en es­ce­na. Es­cri­be una mi­si­va al pa­pa Ni­co­lás IV don­de pro­po­ne la fu­sión de las tres Ór­de­nes de mon­jes gue­rre­ros pa­ra re­cu­pe­rar Tie­rra San­ta. Ca­so de al­can­zar esa alian­za en­tre templarios, hos­pi­ta­la­rios y teu­tó­ni­cos, la nue­va Or­den pa­sa­ría a lla­mar­se “Or­den del Es­pí­ri­tu San­to”. Llull de­ci­de en­tre­vis­tar­se con Jai­me II de Ara­gón en 1305. Le ha pre­pa­ra­do un tra­ba­jo ti­tu­la­do Li­ber de Fi­ne, que el rey re­mi­ti­rá a Cle­men­te V.

El Pa­pa cur­sa otra mi­si­va di­ri­gi­da a los gran­des maes­tres de las tres Ór­de­nes en la que su­gie­re se­guir los con­se­jos de Llull. Cuan­do Jac­ques de Mo­lay de­ci­de con­tes­tar la mi­si­va pa­pal, su con­te­ni­do es con­tra­rio pa­ra Llull. El y sus dig­na­ta­rios son que­ma­dos en una pe­que­ña is­la del Se­na, lla­ma­da De los Ju­díos.

¿LLULL ALQUIMISTA?

Una de las con­tro­ver­sias que aún per­du­ran es si Llull se in­tere­só por la al­qui­mia y lle­gó a prac­ti­car­la. Exis­ten co­mo mí­ni­mo una trein­te­na de obras al­quí­mi­cas atri­bui­das a Llull en las que apa­re­cen sig­nos y le­tras ca­ba­lís­ti­cos y que Sa­bun­de qui­so eli­mi­nar con el de­seo de des­vin­cu­lar cual­quier la­zo en­tre la cá­ba­la he­brai­ca y sus más no­to­rias se­me­jan­zas con el Ars Com­bi­na­to­ria.

Pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Tou­lou­se, la idea prin­ci­pal de Ra­món o Ray­mond de Sa­bun­de era con­ci­liar la ra­zón con la fe por me­dio de la con­tem­pla­ción de la na­tu­ra­le­za, opo­nién­do­se cla­ra­men­te a la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de en­ton­ces so­bre que ra­zón y fe, fi­lo­so­fía y re­li­gión, eran irre­con­ci­lia­bles. A pe­sar de que no ca­be la me­nor du­da de que Llull co­no­ció la cá­ba­la y usó su me­to­do­lo­gía, los tiem­pos no acon­se­ja­ban que un miem­bro de la Igle­sia se in­tere­sa­ra por con­cep­tos y es­tu­dios fo­rá­neos. Sa­bun­de in­ten­tó con ello ale­jar de to­da sos­pe­cha a Llull, a quien ad­mi­ra­ba.

Exis­te otro Ra­món Llull, crea­do con ha­bi­li­dad por au­to­res anó­ni­mos de los si­glos XIV y XV, que su­pues­ta­men­te re­dac­tó obras so­bre la pie­dra fi­lo­so­fal y que fa­bri­có oro al­quí­mi­co. En­tra­mos de lleno en el mi­to. ¿Qué creer? Una in­men­sa ma­yo­ría abo­ga por la ne­ga­ción al­quí­mi­ca, co­mo la es­pe­cia­lis­ta Mi­che­la Pe­rei­ra, pro­fe­so­ra de fi­lo­so­fía medieval en la Uni­ver­si­dad de Sie­na. Pe­ro se­gún el ro­sa­cruz Len­glet de Fres­noy nues­tro per­so­na­je apor­tó in­no­va­cio­nes a la al­qui­mia co­mo el lla­ma­do “pe­lí­cano”, un re­ci­pien­te pa­ra la des­ti­la­ción, y un “se­llo her­mé­ti­co” co­mo ce­rra­mien­to de re­ci­pien­tes en los que se cue­ce el com­pues­to fi­lo­so­fal.

To­da­vía cir­cu­lan unas mo­ne­das acu­ña­das, se­gún se cuen­ta, con oro ob­te­ni­do por Llull en la To­rre de Lon­dres cuan­do en 1312 via­jó a Gran Bretaña. Por en­ton­ces nues­tro mís­ti­co de­fen­día la idea de una nue­va cruzada y fue a la bús­que­da de fi­nan­cia­ción. El mo­nar­ca in­glés y el es­co­cés ale­ga­ron fal­ta de me­dios. Llull pro­me­tió fa­ci­li­tar­les la su­ma ne­ce­sa­ria en­ce­rrán­do­se en un la­bo­ra­to­rio her­mé­ti­co. Al ca­bo de unos días, “ob­tu­vo” el oro ne­ce­sa­rio pa­ra acu­ñar unas mo­ne­das co­no­ci­das co­mo los “No­bles de la ro­sa”. Len­glet aña­de que una vez exa­mi­na­das, és­tas po­seen un oro más per­fec­to que el de otras mo­ne­das an­ti­guas. In­clu­so lle­van una ins­crip­ción: “De igual for­ma que Je­sús ha­bía pa­sa­do inad­ver­ti­do

en­tre los fa­ri­seos, así el oro al­quí­mi­co pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra vo­so­tros”.

LLULL Y AMÉ­RI­CA

Me lle­vé una sor­pre­sa enor­me cuan­do me co­men­ta­ron que en el li­bro de Quaes­tio­nes, Quo­ti­li­be­ta­les per ar­tem de­mos­tra­ti­vam seu in­ven­ti­vam so­lu

bi­les, es­cri­to en 1287, la Cues­tión nú­me­ro 154 po­see un pá­rra­fo sor­pren­den­te con res­pec­to a otro con­ti­nen­te al otro la­do del “mar gran­de”.

Los es­cri­tos de Ra­món Llull lle­ga­ron a los di­fe­ren­tes mo­nas­te­rios fran­cis­ca­nos y sus ideas, es de­cir, el lu­lis­mo, es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el mo­men­to cru­cial del Des­cu­bri­mien­to.

En reali­dad fue­ron los fran­cis­ca­nos quie­nes con­si­guie­ron de los Re­yes Ca- tó­li­cos la ayu­da que Colón pre­ci­sa­ba. En la pro­vin­cia de Huel­va y cer­cano al his­tó­ri­co puer­to de Pa­los, Colón y su hi­jo fue­ron aten­di­dos en el mo­nas­te­rio fran­cis­cano de la Rá­bi­da. Fue­ron los frai­les An­to­nio de Mar­che­na y Juan Pé­rez, con­fe­so­res y con­se­je­ros de Isa­bel la Ca­tó­li­ca, los que con­si­guie­ron las na­ves y tri­pu­la­cio­nes de los mo­nar­cas pa­ra Colón.

Sa­be­mos que un 12 de oc­tu­bre de 1492 fue des­cu­bier­ta la pri­me­ra is­la del Ca­ri­be. Pe­ro la chis­pa se pren­dió en 1494 en el se­gun­do via­je. Al mis­mo fue­ron 17 na­ves con 1.500 hom­bres, apli­cán­do­se el mo­de­lo del mo­nas­te­rio de Miramar y el idea­rio de Llull. Pe­ro Colón pu­so en mar­cha la ven­ta de es­cla­vos. Dos hom­bres, el ca­ta­lán Ber­nal de Boil y el ar­zo­bis­po de To­le­do, Ji­mé­nez de Cis­ne­ros, mos­tra­ron su opo­si­ción. Cis­ne­ros, en­te­ra­do por Buil, no pu­do con­sen­tir el mal­tra­to y la ven­ta de los in­dios. Ello se tra­du­jo en el Co­di­ci­lo del Tes­ta­men­to de Isa­bel la Ca­tó­li­ca. La cla­ve se en­cuen­tra en el frag­men­to que di­ce así: “…pon­gan mu­cha di­li­ge­nçia, e non con­sien­tan nin den lu­gar que los yn­dios, ve­ci­nos e mo­ra­do­res de las di­chas Yn­dias e Te­rra Fir­me, ga­na­das e por ga­nar, reçi­ban agrau­rio al­guno en su per­so­nas ni bie­nes, mas man­den que sean bien e jus­ta­men­te tra­ta­dos”.

El lu­lis­mo y sus se­gui­do­res aca­ba­ban de sal­var a los in­dios de la Amé­ri­ca his­pa­na y por­tu­gue­sa del exterminio.

La me­to­do­lo­gía del sa­bio ma­llor­quín y sus avan­za­das ideas lo han con­ver­ti­do en un mi­to, re­la­cio­nán­do­lo con la al­qui­mia y el Tem­ple, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.