EL TE­SO­RO DEL CAS­TI­LLO DE GISORS

PA­RA COM­PREN­DER ES­TA HIS­TO­RIA, PRI­ME­RO HE­MOS DE CO­NO­CER PAR­TE DE OTRA. POR­QUE SI BIEN ES CIER­TO QUE SO­BRE LOS TEMPLARIOS, SU FUN­DA­CIÓN Y SU EN­RI­QUE­CI­MIEN­TO RE­PEN­TINO SE HA ES­CRI­TO HAS­TA LA SACIEDAD, NO ME­NOS LO ES QUE SU TE­SO­RO, DE EXIS­TIR, HA SI­DO BUSCAD

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

La pri­me­ra cruzada aca­ba­ba de lle­var la des­truc­ción a Je­ru­sa­lén. No hu­bo ga­na­do­res y las ba­jas en am­bos ejér­ci­tos fue­ron des­me­su­ra­das. Sin em­bar­go, ha­bía que pro­te­ger los ca­mi­nos, ser pre­vi­sor pa­ra que ac­tos tan bár­ba­ros no se vol­vie­ran a re­pe­tir. Hu­gues de Pa­yen, des­cen­dien­te de los con­des de Tro­yes, arri­bó a Tie­rra San­ta a prin­ci­pios de 1118 en com­pa­ñía de ocho ca­ba­lle­ros y fue­ron aco­gi­dos por el rey Bal­duino II, ne­ce­si­ta­do de sol­da­dos ca­pa­ces de dar la vi­da por su fe. El mo­nar­ca les fa­ci­li­tó unos apo­sen­tos en la par­te orien­tal de su pa­la­cio, jun­to a la mez­qui­ta de Al-Aq­sa, en el lu­gar don­de es­ta­ba si­tua­do el pri­mer tem­plo sa­lo­mó­ni­co. Las di­men­sio­nes de la nue­va Ca­sa del Tem­ple con­tras­ta­ban con el con­ta­do nú­me­ro de miem­bros que com­po­nían el co­lec­ti­vo.

La dé­ca­da que pa­só el jo­ven Hu­gues en su nue­va mo­ra­da, los his­to­ria­do­res afir­man que fue la eta­pa me­nos ven­tu­ro­sa del nue­vo co­lec­ti­vo, obli­ga­do a cum­plir los rí­gi­dos man­da­tos de la Re­gla de San Agus­tín. Más bien pa­re­cían re­le­ga­dos a la ser­vi­dum­bre y la ba­ta­lla que a em­pre­sas de ín­do­le más re­le­van­te.

En el año 1127, Hu­gues de Pa­yen re­gre­só a su ho­gar con la in­ten­ción de ob­te­ner el fa­vor de la aris­to­cra­cia, y de pa­so, los su­fi­cien­tes apro­vi­sio­na­mien­tos pa­ra po­ner en mar­cha su pro­yec­to: crear

Y es pro­ba­ble que ha­lla­ran par­te de un te­so­ro com­pues­to de va­rias to­ne­la­das de oro y pla­ta y una bi­blio­te­ca lle­na de ma­nus­cri­tos

una Or­den de es­truc­tu­ra po­de­ro­sa. Cer­ca de la vi­lla que re­gen­ta­ba, en Tro­yes, se ce­le­bró en 1128 un con­ci­lio al que acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes de la cu­ria pon­ti­fi­cia de den­tro y fue­ra del país. El even­to hu­bie­ra pa­sa­do des­aper­ci­bi­do a ojos de la his­to­ria de no ser por­que a él acu­dió el abad de Cla­ra­val, hom­bre cul­to y de gran ca­ris­ma. Era San Ber­nar­do, fun­da­dor del Cís­ter y de­fen­sor de la crea­ción de la Or­den gue­rre­ra pa­ra aca­bar con to­do lo que se opu­sie­ra al ca­to­li­cis­mo ro­mano. Acos­tum­bra­do a ba­ta­llar en el cam­po de la dia­léc­ti­ca, Ber­nar­do lo­gró con­su­mar con éxi­to sus pro­pó­si­tos; por un la­do de­jar cons­ti­tui­da la Or­den de los Ca­ba­lle­ros Po­bres del Tem­plo de Sa­lo­món, y por otro, evi­tar que ad­qui­rie­ran de­ma­sia­da li­ber­tad, pun­to que sol­ven­tó dic­tan­do él en per­so­na la Re­gla Tem­pla­ria, en la que in­clu­yó los dic­ta­dos más rí­gi­dos de la su­ya pro­pia, es­to es, la cis­ter­cien­se. El le­ga­do pa­pal, el car­de­nal Ma­teo de Al­bano, es­tam­pó el se­llo pon­ti­fi­cio so­bre el do­cu­men­to.

OR­DEN GUE­RRE­RA, ¿OB­JE­TI­VOS SE­CRE­TOS?

La no­ti­cia de la acep­ta­ción del pro­yec­to de Hu­gues de Pa­yens no tar­dó en re­co­rrer los paí­ses de Oc­ci­den­te. Con­ver­ti­do en el pri­mer Gran Maes­tre, do­nó tie­rras y bie­nes a la Or­den, y en la Cham­pag­ne que­da­ron ins­ti­tui­das las pri­me­ras en­co­mien­das, las ca­sas de los ca­ba­lle­ros que se ha­brían de fun­dar en otras par­tes del vie­jo con­ti­nen­te. Los com­pa­ñe­ros de Hu­gues fue­ron re­ci­bi­dos en los paí­ses eu­ro­peos con eu­fo­ria, y cien­tos, mi­les de jó­ve­nes, se unie­ron al Tem­ple.

Las do­na­cio­nes au­men­ta­ron y el de­pó­si­to del Tem­ple en Je­ru­sa­lén no ce­sa­ba de “en­gor­dar”. El mo­dus vi­ven­di de los templarios que­dó re­fle­ja­do en una fra­se con­ver­ti­da en ora­ción: Non no­bis Do­mi­ne, non no­bis sed nomine tuo da glo­riam –“No pa­ra no­so­tros Se­ñor, no pa­ra no­so­tros, sino pa­ra dar glo­ria a tu nom­bre...”.

Lle­ga­dos a es­te pun­to hay una cues­tión que ha in­tri­ga­do a mu­chos ex­per­tos a lo lar­go de los de­ce­nios, re­fe­ren­te a la es­tan­cia de nue­ve años de los pri­me­ros ca­ba­lle­ros en las de­pen­den­cias del Tem­plo, aún sin cons­ti­tuir ofi­cial­men­te. A lo lar­go de esa dé­ca­da los nue­ve ca­ba­lle­ros ocul­ta­ron sus in­ten­cio­nes ba­jo la eti­que­ta de “guar­dia­nes de ca­mi­nos”. Mu­chos pien­san que bus­ca­ban el Ar­ca de la Alian­za, o los fas­tuo­sos ob­je­tos cus­to­dia­dos en el Tem­plo de Sa­lo­món. Es­cri­to­res co­mo Se­bas­tián Váz­quez opi­nan que en esos años ho­ra­da­ron en el sub­sue­lo, bus­can­do al­go que sa­bían allí ocul­to. Y es muy pro­ba­ble que en­con­tra­ran par­te de un te­so­ro ol­vi­da­do en el que se au­na­ban va­rias to­ne­la­das de oro, pla­ta, y lo más im­por­tan­te: una “bi­blio­te­ca” re­bo­san­te de ma­nus­cri­tos. Y ya que nos me­te­mos en el cam­po de las elu­cu­bra­cio­nes, Váz­quez afir­ma que es po­si­ble que en­tre es­tos ma­nus­cri­tos escondidos en el sub­sue­lo de Je­ru­sa­lén se en­con­tra­ran par­te de los Evan­ge­lios Apó­cri­fos que nos mues­tran a un Je­sús más hu­mano.

EL FI­NAL DEL TEM­PLE… O NO

La muer­te en 1136 de Hu­gues de Pa­yens no fue óbi­ce pa­ra que la Or­den si­guie­ra su pro­pio cur­so. Da­ba co­mien­zo una nue­va en­ca­be­za­da por Ro­bert de Craon co­mo Gran Maes­tre.

Sin em­bar­go, el po­der de­fi­ni­ti­vo lle­gó cuan­do Ino­cen­cio II dic­tó la bu­la Om­ne da­tum op­ti­mun me­dian­te la cual los ca­ba­lle­ros templarios que­da­ban li­be­ra­dos del yu­go de los re­yes de ca­da país, de­bien­do obe­de­cer só­lo a la au­to­ri­dad pon­ti­fi­cia. Así, en 1146 Eu­ge­nio III los au­to­ri­zó a ves­tir los há­bi­tos blan­cos y la cruz pat­tée ro­ja, co­lo­ca­da so­bre el co­ra­zón.

Las po­se­sio­nes tem­pla­rias con­ti­nua­ban as­cen­dien­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Al ca­bo de po­cos años las ca­sas y en­co­mien­das que re­gen­ta­ban en Eu­ro­pa so­bre­pa­sa­ban las mil, y el ejér­ci­to tem­pla­rio es­ta­ba cons­ti­tui­do por más de 50.000 hom­bres. Las dé­ca­das pa­sa­ron y las ba­ta­llas en Tie­rra San­ta se vie­ron ja­lo­na­das de con­ti­nuos fra­ca­sos. Las hues­tes sa­rra­ce­nas co­man­da­das por el ge­nial Sa­la­dino po­nían cer­co a Je­ru­sa­lén. Y lle­gó la tra­ge­dia. En 1291 se pro­du­jo la to­ma de San Juan de Acre, la úl­ti­ma po­se­sión cris­tia­na en Orien­te Pró­xi­mo. Los templarios re­gre­sa­ron a Fran­cia. Los tiem­pos ha­bían cam­bia­do. Ma­ne­jan­do los hi­los de la co­ro­na se en­con­tra­ba un de­pra­va­do per­so­na­je. Fe­li­pe IV “el Her­mo­so” ja­más con­ge­nió con los man­da­ta­rios de la Or­den; no en vano, tu­vo que su­frir la hu­mi­lla­ción de ser uno de los más im­por­tan­tes deu­do­res de la ban­ca tem­pla­ria, y el te­so­ro real era “cus­to­dia­do” en la ca­sa de és­tos en París, en el cuar­tel de los mon­jes gue­rre­ros pa­ra ma­yor ver­güen­za del rey. Ha­bien­do dis­traí­do los mo­ti­vos por los que sur­gie­ron, los templarios pa­sa­ron a ser los ad­mi­nis­tra­do­res de las ren­tas mo­nár­qui­cas de me­dia Eu­ro­pa.

Ni el vie­jo his­to­ria­dor Mi­che­let ob­vió el po­der y la os­ten­ta­ción de los templarios al arri­bar a Fran­cia, pues lle­ga­ron por­tan­do un te­so­ro com­pues­to de 150.000 flo­ri­nes de oro y diez mu­los car­ga­dos de pla­ta.

La te­la­ra­ña que te­jie­ron los cru­za­dos, trans­for­ma­dos en agre­si­vos “em­pre­sa­rios”, fue de tal ca­li­bre que al ca­bo de los me­ses los con­tac­tos co­mer­cia­les con tie­rras co­mo Egip­to o Si­ria, for­ma­ban par­te de sus po­ten­cia­les clien­tes. El Tem­ple su­cum­bía a la ava­ri­cia por acu­mu­lar más ri­que­zas.

Eran cons­cien­tes de su po­der, y con or­gu­llo ha­cían ga­la de ello. El pon­tí­fi­ce Ni­co­lás IV in­ten­tó de­vol­ver­les a su pri­mi­ge­nia hu­mil­dad unién­do­los a la otra gran Or­den, los Hos­pi­ta­la­rios de San Juan, y su fra­ca­so fue más que evi­den­te. De es­te mo­do la úni­ca so­lu­ción que que­da­ba era des­pres­ti­giar a los mon­jes, con­fe­rir­les una ima­gen cer­ca­na a lo de­mo­nía­co. Pa­ra apo­yar ta­les ase­ve­ra­cio­nes sur­gió la fi­gu­ra de un ex con­vic­to de nom­bre Es­quino Flo­riano, que se apre­su­ró a lan­zar co­ces a dies­tro y si­nies­tro, acu­san­do a los templarios de so­do­mía, de ado­rar ído­los pro­fa­nos, de lle­var a ca­bo ri­tua­les dia­bó­li­cos… No tar­da­ron en lle­gar a oí­dos del Gran Maes­tre Jac­ques de Mo­lay las acu­sa­cio­nes que se ver­tían so­bre él y los su­yos y op­tó por en­viar un co­mu­ni­ca­do al re­cién nom­bra­do Bel­trán de Got, nue­vo pa­pa Cle­men­te

V. Ro­gó al pon­tí­fi­ce que lle­va­ra a ca­bo un es­tu­dio de la si­tua­ción y res­tau­rar el ho­nor de los templarios. No du­dó el Pa­pa en con­ce­der tal re­que­ri­mien­to al que sa­bía je­fe de un po­de­ro­so ejér­ci­to, y el 24 de de 1307 re­mi­tió una mi­si­va al dís­co­lo mo­nar­ca fran­cés. Sin em­bar­go, el man­da­to pa­pal no fue obs­tácu­lo pa­ra que Fe­li­pe IV con­ti­nua­ra con sus am­bi­cio­sos pro­yec­tos, guia­dos por la mano de su fiel mi­nis­tro No­ga­ret. El te­so­ro tem­pla­rio y sus tie­rras ha­bían de pa­sar a en­gro­sar el lis­ta­do de los bie­nes de la mo­nar­quía.

El 14 de sep­tiem­bre fue dic­ta­da la or­den de cap­tu­ra de los ca­ba­lle­ros que se ha­lla­ran en sue­lo fran­cés. al tiem­po, sus pro­pie­da­des se unían a las ren­tas de la mo­nar­quía. Jac­ques de Mo­lay y su sé­qui­to fue­ron arres­ta­dos cuan­do pa­cí­fi­ca­men­te sa­lían del fu­ne­ral de la con­de­sa de Va­lois, an­te el es­tu­por de la mu­che­dum­bre.

He­chas las acu­sa­cio­nes y de­te­ni­dos los res­pon­sa­bles, el rey mo­vió fi­chas, y lo­gró que le fue­ra con­ce­di­da la vir­tud de juz­gar a los in­su­rrec­tos y de ad­mi­nis­trar los bie­nes que a par­tir de esos ins­tan­tes que­da­ban “sin due­ño”.

Los fie­les a Fe­li­pe no ce­sa­ron su tra­ba­jo en la som­bra, con im­por­tan­tes re­sul­ta­dos pa­ra su cau­sa. Cle­men­te V se po­si­cio­nó en con­tra de los ca­ba­lle­ros, y a par­tir de ahí, el fin. La Or­den fue ma­sa­cra­da. Des­pués de un tiem­po de re­la­ti­va tran­qui­li­dad en el que las pre­sio­nes per­mi­tie­ron que el pon­tí­fi­ce to­ma­ra la de­ter­mi­na­ción de otor­gar un juicio jus­to a los reos, el mo­nar­ca fran­cés ins­tó a la au­to­ri­dad re­li­gio­sa a que ce­le­bra­ra un con­ci­lio en Sens, en 1310. El ob­je­ti­vo: ani­qui­lar a la Or­den del Tem­ple em­pe­zan­do por in­va­li­dar su exis­ten­cia.

Sin em­bar­go, la su­pre­sión de­fi­ni­ti­va lle­gó el 22 de mar­zo de 1312, du­ran­te el Con­ci­lio de Vien­ne, cuan­do el Pa­pa se­lló la bu­la Vox in ex­cel­so en la que, en ba­se a las du­ras in­cul­pa­cio­nes ver­ti­das, a ex­pen­sas de las de­cla­ra­cio­nes que ba­jo tor­tu­ra ha­bían rea­li­za­do al­gu­nos de sus miem­bros co­rro­bo­ran­do las prác­ti­cas de so­do­mía, la ado­ra­ción de ído­los extraños y un lar­go et­cé­te­ra, la Or­den que­dó ofi­cial­men­te di­suel­ta.

El plan del rey se con­su­mó el 18 de ma­yo de 1314 con el juicio pú­bli­co de Jac­ques de Mo­lay, Gran Maes­tre de la Or­den; Geof­frey de Char­ney, Pre­cep­tor de Nor­man­día; Geof­frey de Go­ne­vi­lle, Pre­cep­tor de Aqui­ta­nia; y Hu­gues de Pe­raud, Vi­si­ta­dor de Fran­cia. Los con­de­na­dos fue­ron con­du­ci­dos a la ho­gue­ra en la is­la de los Ju­díos. Fe­li­pe IV se fro­tó las ma­nos, pe­ro su bue­na ven­tu­ra se ha­bría de tor­cer en me­nos de un año, cuan­do mu­rió, a de­cir de al­gu­nos cro­nis­tas, víc­ti­mas de la mal­di­ción que le lan­zó el úl­ti­mo Gran Maes­tre. Y la his­to­ria del te­so­ro em­pe­zó a di­luir­se en la le­yen­da co­mo un azu­ca­ri­llo en el ca­fé…

AHO­RA SÍ, GISORS

Es­te asun­to sa­lió a la luz en el año 1946, cuan­do un jar­di­ne­ro lla­ma­do Ro­ger Lho­moy de­cla­ró ha­ber en­con­tra­do, ba­jo uno de los to­rreo­nes del cas­ti­llo de Gisors, en Nor­man­día, a 70 ki­ló­me­tros de París, una es­tan­cia en la que si­glos atrás al­guien ocul­tó va­rios co­fres con un dis­tin­ti­vo muy par­ti­cu­lar: la cruz de los templarios so­bre al­gu­na de las ta­pas.

La fie­bre del oro, en­car­na­da en el ru­mor de que un hu­mil­de tra­ba­ja­dor ha­bía da­do con to­do o par­te del te­so­ro de la Or­den del Tem­ple, se ex­ten­dió con la ra­pi­dez a la que úni­ca­men­te co­sas co­mo és­ta se pro­pa­gan. La his­to­ria se veía aún me­jor ves­ti­da cuan­do se em­pe­za­ron a co­no­cer los de­ta­lles del ha­llaz­go. Al pa­re­cer, no ha­bía si­do to­do lo ca­sual que se ima­gi­na­ba en un prin­ci­pio, por­que el am­bi­cio­so Lho­moy lle­va­ba se­ma­nas ex­ca­van­do una galería ba­jo uno de los to­rreo­nes. Cuan­do ha­bía re­ti­ra­do unos 20 me­tros de es­co­rias, dio con un mu­ro muy só­li­do que im­pe­día su pa­so. Pe­ro co­mo era hom­bre to­zu­do, y ade­más creía en las le­yen­das que ase­gu­ra­ban que ba­jo ese mis­mo cas­ti­llo ha­bía un ex­tra­or­di­na­rio te­so­ro, fi­nal­men­te lo­gró abrir­se ca­mino. Al otro la­do ha­bía

una gran es­tan­cia, co­mo una crip­ta en la que se dis­tin­guían va­rias ta­llas de san­tos, pre­si­di­dos por Je­su­cris­to. Se en­con­tra­ban en mal es­ta­do, pe­ro aún así se iden­ti­fi­ca­ban a la per­fec­ción va­rios após­to­les. Ade­más, a los pies de és­tos y per­fec­ta­men­te ali­nea­dos ha­bía una trein­te­na de co­fres pla­tea­dos, jun­to a los cua­les, co­mo ce­rran­do un círcu­lo sa­gra­do, se ubi­ca­ban una vein­te­na de gran­des sar­có­fa­gos.

Lho­moy hi­zo lo que te­nía que ha­cer: avi­sar a las au­to­ri­da­des, que rá­pi­da­men­te se per­so­na­ron en el lu­gar. Pe­ro aque­lla galería ame­na­za­ba de­rrum­be, por lo que se pi­dió la in­ter­ven­ción del cuer­po de bom­be­ros que, co­man­da­do por Émi­le Bey­ne, se dis­pu­sie­ron a ac­ce­der al lu­gar. Al­go ocu­rrió en su in­te­rior pa­ra que mi­nu­tos des­pués el ex­pe­ri­men­ta­do Bey­ne sa­lie­se ase­gu­ran­do que a ape­nas cua­tro me­tros de su me­ta se ha­bía te­ni­do que dar la vuel­ta da­das las pre­ca­rias con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad que reunía en agu­je­ro.

El jar­di­ne­ro pi­dió per­mi­so al con­sis­to­rio pa­ra pro­se­guir con sus “investigaciones” en el lu­gar, y an­te su sor­pre­sa, el per­mi­so no só­lo le fue de­ne­ga­do sino que ade­más la al­cal­día de Gisors de­ci­dió se­llar la galería, anegán­do­la con hor­mi­gón. Pe­se a que des­pués Ro­ger Lho­moy lo­gró que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra fran­cés le fa­ci­li­ta­ra la au­to­ri­za­ción pa­ra con­ti­nuar con sus ex­ca­va­cio­nes, el en­fren­ta­mien­to ya es­ta­ba abier­to con un con­sis­to­rio que lo ta­chó de de­men­te, de lo­co, al pun­to de de­jar caer que to­da la his­to­ria era fal­sa, y que el jar­di­ne­ro del cas­ti­llo la ha­bía in­ven­ta­do.

Pe­ro los man­da­ta­rios de Gisors tu­vie­ron que ha­cer ca­so a sus su­pe­rio­res, y Lho­moy, acom­pa­ña­do aho­ra por dos ca­pi­ta­lis­tas dis­pues­tos a to­do y con­ven­ci­dos de que allí se en­con­tra­ba el te­so­ro de los úl­ti­mos templarios que­ma­dos en la is­la de los Ju­díos, en el Se­na, se pu­sie­ron ma­nos a la obra has­ta que, el al­cal­de, que de­bía de ser hom­bre de ca­be­za fe­rru­na, pu­so tan- tas tri­qui­ñue­las co­mo le fue po­si­ble pa­ra que al fi­nal los bus­ca­do­res, has­tia­dos de tan­tas tram­pas eco­nó­mi­cas, de­ci­die­sen clau­di­car y re­ti­rar­se de la con­tien­da.

Así, no fue has­ta 1962 que in­ter­vino di­rec­ta­men­te el Mi­nis­tro de Cul­tu­ra fran­cés, An­dré Mal­raux, que, co­no­ce­dor de la otra y apa­sio­nan­te his­to­ria del pe­que­ño pue­blo de Rén­nes-le-Châ­teau, reini­ció las investigaciones en Gisors, con­tan­do con la ase­so­ría de Ro­ger Lho­moy, que a esas al­tu­ras se ha­bía con­ver­ti­do en una ce­le­bri­dad. Pa­re­cía que lle­ga­ba el mo­men­to; ape­nas si fal­ta­ban dos me­tros cuan­do, inex­pli­ca­ble­men­te la ex­ca­va­ción fue nue­va­men­te in­te­rrum­pi­da du­ran­te 28 me­ses, tiem­po que pa­re­ce ser se em­pleó en cum­pli­men­tar to­dos los pa­pe­les po­si­bles pa­ra de­cla­rar la zo­na po­lí­gono mi­li­tar. Y has­ta ahí se lle­gó, de­jan­do en el ai­re tan­tas po­si­bi­li­da­des co­mo que­ra­mos ima­gi­nar; in­clu­so que to­do sea un frau­de… o no.

Pa­re­cía que lle­ga­ba el mo­men­to; ape­nas fal­ta­ban dos me­tros cuan­do, sin ex­pli­ca­ción, la ex­ca­va­ción fue in­te­rrum­pi­da

Las huellas tem­pla­rias por to­da Eu­ro­pa dan bue­na cuen­ta del en­ri­que­ci­mien­to y el po­der de una Or­den que na­ció con el pro­pó­si­to de de­fen­der Tie­rra San­ta en el Me­die­vo.

La es­tan­cia de los pri­me­ros ca­ba­lle­ros en la Ca­sa del Tem­ple en Je­ru­sa­lén po­dría es­tar re­la­cio­na­da con la bús­que­da del Ar­ca de la Alian­za.

Si bien fue Je­ru­sa­lén el lu­gar don­de se asen­ta­ron los pri­me­ros miem­bros de la Or­den, los du­ros re­ve­ses que les pro­vo­ca­ron los sa­rra­ce­nos hi­cie­ron que los ca­ba­lle­ros de la cruz pat­tée se tras­la­da­ran a Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.