LA MIS­TE­RIO­SA LUZ DE MANRESA

EL 21 DE FE­BRE­RO DE 1345, UN PO­TEN­TE GLO­BO DE LUZ BLAN­CA, PRO­CE­DEN­TE DE MON­TSE­RRAT, CRUZÓ EL CIE­LO Y SE PROYECTÓ CO­MO UN RA­YO SO­BRE LA CIU­DAD DE MANRESA, PE­NE­TRAN­DO EN EL IN­TE­RIOR DE LA IGLE­SIA-CON­VEN­TO DEL CAR­MEN, UN FE­NÓ­MENO LUMÍNICO QUE SUCEDÍA MIENTRA

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

Ca­da ciu­dad, ca­da pue­blo de Es­pa­ña, guar­da ce­lo­sa­men­te su mis­te­rio; Manresa no po­día ser me­nos. Des­de el año 1345, la ca­pi­tal de la co­mar­ca bar­ce­lo­ne­sa del Ba­ges con­ser­va el fe­nó­meno so­bre­na­tu­ral de una mis­te­rio­sa luz que, pro­ce­den­te de la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat, se proyectó en es­ta ciu­dad pa­ra, se­gún cuen­tan, ad­ver­tir al obis­po y ani­mar­le a ce­der en su ac­ti­tud in­tran­si­gen­te con­tra los ha­bi­tan­tes de Manresa, a quie­nes, sin ex­cep­ción, ha­bía ex­co­mul­ga­do por ha­ber per­mi­ti­do la cons­truc­ción de un ca­nal –la Sè­quia–, al que el río Llo­bre­gat, a su pa­so por el cas­ti­llo de Bal­sa­reny, abas­te­cía de agua po­ta­ble a la ciu­dad.

A co­mien­zos del si­glo XIV, Manresa era la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de Ca­ta­lu­ña, des­pués de Bar­ce­lo­na, y en sus arra­ba­les, di­fe­ren­cia­dos por gre­mios y gru­pos so­cia­les y re­li­gio­sos, se res­pi­ra­ba una at­mós­fe­ra de in­ten­sa ac­ti­vi­dad co­mer­cial y ar­te­sa­nal, y un es­pí­ri­tu de to­le­ran­cia le­ga­do por los templarios. Fru­to de ese fre­ne­sí fue el au­men­to de po­bla­ción, que da­ría lu­gar a la am­plia­ción del re­cin­to amu­ra­lla­do y a la cons­truc­ción de gran­des obras ci­vi­les y re­li­gio­sas, en­tre ellas dos puen­tes, la Seo –Ca­te­dral–, e igle­sias y con­ven­tos; to­do ello den­tro del es­ti­lo gó­ti­co. Sin em­bar­go, una te­rri­ble se­quía en el año 1333, con­de­nó a la ciu­dad al ham­bre y a la emi­gra­ción de gran par­te de sus ha­bi­tan­tes; las pe­re­gri­na­cio­nes a Mon­tse­rrat no ser­vían de na­da, y la si­tua­ción se con­vir­tió en una ver­da­de­ra tra­ge­dia. Aquel año pa­sa­ría a los anales his­tó­ri­cos co­mo “lo mal any pri­mer”.

Pe­ro los ma­les nun­ca vie­nen so­los; sin ha­ber­se re­cu­pe­ra­do de la an­te­rior, tres años des­pués so­bre­vino otra se­quía, de igual o peor gra­ve­dad.

Y, an­te tan­ta de­ses­pe­ra­ción por la fal­ta de agua, se lle­gó al año 1339; la si­tua­ción era in­sos­te­ni­ble; los bui­tres se da­ban fes­ti­nes con el ga­na­do muer­to y las tie­rras sin na­die que las cul­ti­va­ra; el aban­dono de las ma­sías era un he­cho y la ciu­dad per­dió la mi­tad de sus ha­bi­tan­tes; tam­po­co la co­mu­ni­dad ju­día se li­bró de aque­lla pe­sa­di­lla, su ce­men­te­rio, si­tua­do a las afue­ras de la ciu­dad, ya no te­nía es­pa­cio li­bre pa­ra re­ci­bir más ca­dá­ve­res. Fue en­ton­ces, en la pri­ma­ve­ra de 1339, cuan­do los con­se­llers de la ciu­dad –Ber­tran de Cas­tell­bell, Pe­re Vi­le­lla, Jau­me d’Ar­ters, Ber­nat de Sa­llent, Jau­me Amer­gós y Be­ren­guer Ca­net–, coin­ci­die­ron en pen­sar que era vi­tal pa­ra la ciu­dad y la co­mar­ca lle­var a ca­bo un tras­va­se de agua, a tra­vés de una sè­quia –ace­quia–, que pro­por­cio­na­ra agua pa­ra re­gar los huer­tos y pa­ra cal­mar la sed.

Pri­me­ro se pen­só en el Car­de­ner, pe­ro el cau­dal de es­te río era in­su­fi­cien­te ; des­pués, en el Llo­bre­gat. Sin em­bar­go, el tra­yec­to de es­te úl­ti­mo dis­ta­ba va­rias le­guas de Manresa, un in­con­ve­nien­te que se com­pen­sa­ba con tres ven­ta­jas de pe­so: un ma­yor cau­dal; me­nor sa­li­ni­dad; y la oro­gra­fía de la co­mar­ca, que fa­ci­li­ta­ba la cap­ta­ción del agua del río Llo­bre­gat.

La si­tua­ción en Manresa, mien­tras tan­to, se­guía sien­do caó­ti­ca. An­te tal de­ses­pe­ra­ción, el 23 de agos­to, los

con­se­llers via­ja­ron a la Ciu­dad Con­dal pa­ra en­tre­gar­le al mo­nar­ca Pe­dro III “el Ce­re­mo­nio­so” el am­bi­cio­so pro­yec­to; és­te no vio nin­gu­na di­fi­cul­tad y no du­dó en dic­tar pri­vi­le­gio real a la ciu­dad pa­ra dar li­ber­tad de tra­za­do a las obras de la Sè­quia, siem­pre y cuan­do se in­dem­ni­za­ra por los da­ños a ter­ce­ros; ade­más, el mo­nar­ca con­ce­dió pro­tec­ción y ayu­da eco­nó­mi­ca a los man­re­sa­nos, a cam­bio de al­gu­nas exen­cio­nes pa­ra po­der pa­gar la obra.

Y es­ta ayu­da al pue­blo de Manresa se es­ta­ble­ció por real man­da­to en una re­duc­ción de los cin­co mil suel­dos de im­pues­tos que re­ci­bía la co­ro­na anual­men­te; si re­cor­da­mos que es­ta ciu­dad pa­ga­ba en­tre diez y vein­te mil suel­dos anua­les, de­pen­dien­do del año, des­pués de una dé­ca­da, la ciu­dad de­be­ría pa­gar una can­ti­dad fi­ja de do­ce mil suel­dos. Ade­más, el mo­nar­ca ce­día los de­re­chos, ren­tas y di­ne­ros de los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos del ca­nal.

UNA OBRA FARAÓNICA

Tras con­tar con el be­ne­plá­ci­to del so­be­rano, los con­se­llers de Manresa em­pren­den es­te ne­ce­sa­rio pro­yec­to. Lo pri­me­ro fue con­tra­tar al maes­tro bar­ce­lo­nés Gui­llem Ca­tà, “ali­nea­dor de agua” –in­ge­nie­ro–, pa­ra di­ri­gir la cons­truc­ción de la “Sè­quia”; és­te, tras ro­dear­se de los más há­bi­les in­ge­nie­ros de la épo­ca, con­fir­ma que de­bía ser el Llo­bre­gat, y no el Car­de­ner, el río so­bre el cual lle­var a ca­bo el tras­va­se. Ade­más, los cálcu­los coin­ci­dían en que el pun­to de arran­que del ca­nal de­bía es­ta­ble­cer­se jun­to a una pe­que­ña pre­sa de un mo­lino ha­ri­ne­ro si­tua­do en el mean­dro que tra­za el río Llo­bre­gat a la al­tu­ra de la co­li­na so­bre la que se al­za el cas­ti­llo de Bal­sa­reny, con tal de apro­ve­char aquel em­bal­se pa­ra en­cau­zar el agua ne­ce­sa­ria del Llo­bre­gat ha­cia la fu­tu­ra ace­quia. El ba­rón de aque­lla for­ta­le­za re­ci­bió del mo­nar­ca una com­pen­sa­ción en for­ma del be­ne­plá­ci­to pa­ra po­der am­pliar la to­rre de vi­gía del si­glo IX, y cons­truir un cas­ti­llo mu­cho más gran­de.

Pe­ro las obras en el ca­nal no se ini­cia­rían has­ta el oto­ño de 1339 por cul­pa de la bu­ro­cra­cia. El 9 de oc­tu­bre se ini­cia­ba el pro­yec­to hi­dro­grá­fi­co de la “Sè­quia”. El ki­ló­me­tro 0 de es­ta faraónica obra es­ta­ba en Bal­sa­reny, so­bre el Llo­bre­gat y en el mo­lino ha­ri­ne­ro, don­de ha­bía una pre­sa de ma­de­ra. Po­cos me­tros des­pués, el cur­so se ha­ce sub­te­rrá­neo,

A pe­sar de la prohi­bi prohi­bi­ción del obis­po, los man­re­sa­nos si­guie­ron tra­ba­jan­do pa­ra cul­mi­nar la obra

si­guien­do un tra­za­do pró­xi­mo al río, a po­cos me­tros de su ori­lla de­re­cha. Los pri­me­ros obs­tácu­los se pre­sen­ta­ron a la al­tu­ra de la rie­ra del Mu­jal, don­de los in­ge­nie­ros tu­vie­ron que di­se­ñar el puen­te de San­ta Ma­ría, a tra­vés del cual, en cá­ma­ra ce­rra­da, pa­sa­ría el ca­nal con el lí­qui­do ele­men­to.

CON LA IGLE­SIA HE­MOS TOPADO…

To­do se desa­rro­lla­ba bien cuan­do, a fi­na­les de 1340, las obras lle­ga­ron a Sa­llent, mu­ni­ci­pio al sur de Bal­sa­reny. Y al co­men­zar las ex­ca­va­cio­nes en di­cho tér­mino, irrum­pió en el cen­tro de ope­ra­cio­nes del ca­nal un de­le­ga­do epis­co­pal, quien, con do­cu­men­to fir­ma­do por el obis­po Gal­ce­rán Sa­cos­ta, prohi­bía la eje­cu­ción de aque­llas obras, por­que per­te­ne­cían a la Igle­sia de Vic. Sa­cos­ta se opo­nía al tra­za­do de la ace­quia por­que ocu­pa­ría más te­rreno de lo pac­ta­do, y no que­ría sa­ber na­da del pri­vi­le­gio real. Los man­re­sa­nos es­ta­ban dis­pues­tos a in­dem­ni­zar a la Igle­sia, con las can­ti­da­des que el obis­po es­ta­ble­cie­ra; sin em­bar­go, el pre­la­do no se ave­nía a ra­zo­nes.

El obis­po se que­ja­ba de la gran ex­ten­sión de te­rreno que se­ría ex­pro­pia­do a la Igle­sia, y su­ge­ría vías al­ter­na­ti­vas, pe­ro los ex­per­tos en ni­ve­la­ción de tie­rras coin­ci­dían en re­cha­zar­las por in­via­bles. Sin em­bar­go, el mo­ti­vo real del pre­la­do era otro: Sa­cos­ta ha­bía cal­cu­la­do que, co­mo con­se­cuen­cia del tras­va­se, a par­tir de Bal­sa­reny, el río Llo­bre­gat per­de­ría gran par­te de su cau­dal, y los mo­li­nos ha­ri­ne­ros de Sa­llent, pro­pie­dad de la dió­ce­sis, per­de­rían pro­duc­ti­vi­dad y tam­bién sus ren­tas y be­ne­fi­cios. Ha­bían trans­cu­rri­do cer­ca de cua­tro me­ses, y en la pri­ma­ve­ra de 1341, to­do se­guía igual. El plei­to se alar­ga­ba con idas y ve­ni­das, pro­tes­tas y en­vío de de­le­ga­cio­nes an­te di­ver­sos or­ga­nis­mos, pe­ro Gui­llem Ca­tà, hom­bre de ac­ción, ha­cía oí­dos sor­dos a tan­ta bu­ro­cra­cia, y man­te­nía a sus obre­ros con el pi­co y la pa­la en ris­tre, tra­ba­jan­do in­clu­so de no­che. Es­ta in­di­fe­ren­cia ha­cia los po­de­res ecle­siás­ti­cos hi­zo irri­tar aún más al obis­po, quien cor­tó por lo sano, de­cre­tan­do una ful­mi­nan­te sen­ten­cia de con­de­na con­tra Ca­tà y to­dos sus maes­tros de obras. Sen­ten­cia que fue pro­cla­ma­da en el por­tal de la ba­sí­li­ca de la Seo man­re­sa­na, mien­tras por la se­quía los ca­dá­ve­res se amon­ta­ban por las ca­lles y pla­zas. Al ver que, a pe­sar de to­dos sus es­fuer­zos, los tra­ba­jos en el ca­nal pro­se­guían al mis­mo rit­mo, el obis­po con­de­nó a una ex­co­mu­nión ge­ne­ral

Un gran nú­me­ro de ha­bi­tan­tes asis­tie­ron, en el tem­plo, al su­pues­to Mi­la­gro de la Luz, que fue re­gis­tra­do en las cró­ni­cas de la épo­ca

a to­do el pue­blo, un he­cho que no en­cuen­tra pa­ran­gón en Oc­ci­den­te.

A con­se­cuen­cia de di­cha con­de­na, los man­re­sa­nos se que­da­ron sin de­re­cho a los ser­vi­cios re­li­gio­sos ni a la li­tur­gia; tam­po­co po­dían re­ci­bir los sa­cra­men­tos y sus muer­tos no po­dían ser se­pul­ta­dos en tie­rra sa­gra­da. Las mi­sas de­bían se­guir­se, des­de el ex­te­rior, a puer­ta ce­rra­da de los tem­plos, o bien los fe­li­gre­ses des­pla­zar­se a po­bla­cio­nes ve­ci­nas. Igual­men­te, a los de­vo­tos cris­tia­nos se les pri­va­ba de ce­le­brar pro­ce­sio­nes y cual­quier ma­ni­fes­ta­ción re­li­gio­sa. Los con­se­llers acu­die­ron al rey y tam­bién al ar­zo­bis­po de Ta­rra­go­na, pe­ro am­bas em­ba­ja­das no ob­tu­vie­ron nin­gún acuer­do. Se pen­só en el San­to Pa­dre, Cle­men­te VI, en­ton­ces re­si­den­te en la ciu­dad fran­ce­sa de Avig­nón, pa­ra que pre­sio­na­se al obis­po de Vic; sin em­bar­go, el pon­tí­fi­ce, más que ayu­dar a sus fe­li­gre­ses, se in­tere­sa­ba por una cor­te pa­pal de lu­jo. La si­tua­ción se ha­cía in­sos­te­ni­ble. Lo ad­mi­ra­ble es que los tra­ba­jos se­guían su cur­so, y en 1344 los maes­tros de obras ha­bían lle­ga­do a la vi­lla de Sa­llent y es­ta­ban a pun­to de con­cluir un es­pec­ta­cu­lar puen­te, el “del Vi­lar”, de seis ar­cos y más de 20 me­tros de al­tu­ra.

UNA BO­LA DE LUZ QUE ATRA­VIE­SA EL CIE­LO

Y, por fin, se pro­du­jo la ayu­da a los man­re­sa­nos; pe­ro por lí­nea “so­bre­na­tu­ral”. A las nue­ve de la ma­ña­na del 21 de enero de 1345, un glo­bo de luz blan­ca y res­plan­de­cien­te “que su­pe­ra­ba la luz del Sol”, pro­ce­den­te de la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat, se­gún las cró­ni­cas, atra­ve­só co­mo una fle­cha in­cen­dia­ria el cie­lo de la ciu­dad, a la al­tu­ra de la Seo, pro­yec­tán­do­se so­bre la igle­sia-con­ven­to del Car­men, que se al­za en la zo­na más ele­va­da de Manresa, pa­ra pe­ne­trar de in­me­dia­to en el in­te­rior del tem­plo a tra­vés del ro­se­tón de su fa­cha­da prin­ci­pal. Aquel res­plan­dor, cu­ya luz ce­ga­ba la vis­ta de quie­nes lo con­tem­pla­ron de cer­ca, cru­zan­do la na­ve prin­ci­pal se di­ri­gió ha­cia el áb­si­de y, en el al­tar ma­yor, se di­vi­dió en tres ha­ces, de igual ta­ma­ño e in­ten­si­dad lu­mí­ni­ca, que lle­na­ron de luz las ca­pi­llas de la Tri­ni­dad y de San Sal­va­dor, pa­ra ins­tan­tes des­pués vol­ver a re­unir­se en una so­la luz, que sa­lió al ex­te­rior por el mis­mo ven­ta­nal por el que hi­zo su en­tra­da, ele­ván­do­se de nue­vo ha­cia la mon­ta­ña sa­gra­da; lo sor­pren­den­te, ade­más, es que las cam­pa­nasno ce­sa­ban de re­pi­car so­las.

To­do el mun­do vio en la Vir­gen de Mon­tse­rrat el ar­tí­fi­ce de aquel por­ten­to­so mi­la­gro que fue pre­sen­cia­do por nu­me­ro­sos ciu­da­da­nos. El prior del con­ven­to del Car­men pro­ce­dió a le­van­tar ac­ta de tan sin­gu­lar mi­la­gro, por me­dio del no­ta­rio Pe­re de Bell­so­là; en el do­cu­men­to, guar­da­do en el Ayun­ta­mien­to de Manresa, se ci­ta un to­tal de ochen­ta y tres tes­ti­gos, mu­chos de ellos per­te­ne­cien­tes a dis­tin­gui­dos li­na­jes de la ciu­dad, y al­gu­nos de re­li­gión ju­día.

In­for­ma­do el obis­po Sa­cos­ta, aun­que no con­ven­ci­do ple­na­men­te, ex­cla­mó: “Pues­to que Dios, de un mo­do tan por­ten­to­so, se dig­na con­ce­der su gra­cia a esa ciu­dad obran­do tan sin­gu­lar mis­te­rio, no la ten­dré por más tiem­po ex­co­mul­ga­da”. Pe­ro la de­ci­sión de li­be­rar a los man­re­sa­nos de la ex­co­mu­nión no lle­gó a cum­plir­la, y su muer­te, ocu­rri­da el 5 de abril de 1345, le al­can­zó sin ha­ber rec­ti­fi­ca­do.

Con el nom­bra­mien­to del su­ce­sor al fren­te de la dió­ce­sis de Vic, Mi­guel de Ri­so­mà, cam­bió la si­tua­ción. El nue­vo obis­po, a cam­bio de gran­des com­pen­sa­cio­nes, le­van­tó la ex­co­mu­nión. Po­cos días des­pués, un pre­go­ne­ro de la fies­ta can­ta­ba en las ca­lles y pla­zas de Manresa: “El mi­la­gro ha si­do que el obis­po Sa­cos­ta fa­lle­cie­ra…”. Pe­ro no fue has­ta el 19 de no­viem­bre, cuan­do se hi­cie­ra reali­dad di­cho le­van­ta­mien­to de con­de­na.

La­men­ta­ble­men­te, en 1348 la peste ne­gra lle­vó al ce­men­te­rio par­te de la po­bla­ción de Manresa. Al año si­guien­te, una cre­ci­da del Llo­bre­gat arra­só la pre­sa de Bal­sa­reny, re­tra­san­do los tra­ba­jos, y pro­vo­can­do la sus­ti­tu­ción de Gui­llem Ca­tà por el maes­tro de obras Ar­nau Mar­tor, co­mo cas­ti­go a Ca­tà por­que es­te úl­ti­mo afir­mó que ta­les des­tro­zos se hu­bie­sen po­di­do evi­tar de ha­ber se­gui­do sus ins­truc­cio­nes. Los man­da­ta­rios no le per­do­na­ron es­tas de­cla­ra­cio­nes. El 20 de enero de 1354, los con

se­llers se reunie­ron en el con­ven­to del Car­men pa­ra so­li­ci­tar al rey que les re­du­je­ra el im­pues­to, y po­der ter­mi­nar la “Sè­quia”; la can­ti­dad de do­ce mil suel­dos era im­po­si­ble de sa­tis­fa­cer; el mo­nar­ca ac­ce­dió a re­ba­jar el im­pues­to a sie­te mil suel­dos.

En 1356, la gue­rra de los dos Pe­dros, en­tre Cas­ti­lla y Ara­gón, obli­gó a Manresa a des­ti­nar par­te de su pre­su­pues­to a am­pliar su pe­rí­me­tro de mu­ra­llas. Ya sin Gui­llem Ca­tà en las ta­reas de la cons­truc­ción del ca­nal, los con­se­llers mo­vi­li­za­ban a ciu­da­da­nos pa­ra tra­ba­jar en la ace­quia; al no ha­ber su­fi­cien­te mano de obra, se man­dó for­za­dos a pre­sos y es­cla­vos.

Por ello, has­ta 1376 no se ter­mi­na­ron los bra­za­les que de­bían dis­tri­buir el agua por el tér­mino de Manresa, y den­tro de su tra­za­do ur­bano pa­ra abas­te­cer el ser­vi­cio do­més­ti­co y tam­bién pa­ra el rie­go de huer­tos de las ca­sas. Una nue­va peste, en 1377, pu­so otra losa en el desa­rro­llo de los tra­ba­jos del ca­nal. Pe­ro, por fin, en 1383, el agua cruzó los ci­mien­tos de las mu­ra­llas pa­ra ben­di­ción de to­dos, y la “Sè­quia”, a tra­vés de ocho bra­za­les, en­tra­ba en Manresa, cua­ren­ta y cua­tro años des­pués de ini­ciar­se las obras. Po­cos de sus ini­cia­do­res tu­vie­ron la di­cha de ver cul­mi­na­da es­ta im­pre­sio­nan­te obra.

El mo­nar­ca Pe­dro III, que tan­to ama­ba Manresa, es­ta­ble­ció los de­re­chos de la ciu­dad so­bre la ace­quia; Juan II los ra­ti­fi­có; Al­fon­so IV –V de Ara­gón–, el Mag­ná­ni­mo, pu­so el ca­nal ba­jo sal­va­guar­da de la Co­ro­na. El em­pe­ra­dor Car­los I y su hi­jo Fe­li­pe II, en­tre otros mo­nar­cas, lo con­fir­ma­ron. En 1808, en ple­na Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, se cons­ti­tu­yó la Jun­ta de la Ace­quia, com­pues­ta de re­pre­sen­tan­tes mu­ni­ci­pa­les y de los pro­pios usua­rios. En 1861 se cons­ti­tu­yó la Jun­ta de Aguas Po­ta­bles y cua­tro años des­pués, Manresa, gra­cias a la “Sè­quia”, ya con­ta­ba con de­pó­si­tos de agua de dis­tri­bu­ción a los do­mi­ci­lios, con­vir­tién­do­se en una de las pri­me­ras ciu­da­des de Eu­ro­pa en dis­po­ner de un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción par­ti­cu­lar de agua po­ta­ble. El man­te­ni­mien­to de es­ta obra se si­gue lle­van­do a ca­bo por los de­no­mi­na­dos se­quiai­res –con­ser­va­do­res de la ace­quia–.

La “Sè­quia” es la obra ci­vil más im­por­tan­te de la his­to­ria de Manresa; el ca­nal ha da­do vi­da, fe­li­ci­dad y ri­que­za a los man­re­sa­nos y su área de in­fluen­cia a lo lar­go de los úl­ti­mos 625 años. De­trás que­dan gue­rras, con­flic­tos, pa­sio­nes, mi­se­ria, ham­bre, ex­co­mu­nión ecle­siás­ti­ca, epi­de­mias, y mon­ta­ñas de muer­tos…; mo­men­tos des­agra­da­bles, pe­ro no­so­tros nos que­da­mos con el so­bre­co­ge­dor Mis­te­rio de la Luz, un mi­la­gro ce­les­tial pro­ta­go­ni­za­do al pa­re­cer por la Vir­gen ne­gra des­de su cer­ca­na mon­ta­ña de Mon­tse­rrat. Una luz que fa­ci­li­tó la lle­ga­da del agua, que es vi­da; tam­bién en­ten­di­mien­to y paz. Hoy, el ca­nal es vi­si­ta­do y re­co­rri­do en to­da su lon­gi­tud por cen­te­na­res de per­so­nas, a tra­vés del ca­mino de sir­ga que si­gue pa­ra­le­lo a su lon­gi­tu­di­nal tra­za­do y que per­mi­te con­tem­plar los puen­tes, via­duc­tos, mi­nas, pre­sas y ex­clu­sas del ca­nal, por­que la “Sè­quia” si­gue cum­plien­do su fun­ción ori­gi­na­ria, cal­man­do la sed de los ha­bi­tan­tes de Manresa y re­gan­do sus tie­rras de cul­ti­vo.

So­bre es­tas lí­neas, la Sè­quia, a su pa­so por el puen­te-via­duc­to de San­ta Ma­ría. En la otra pá­gi­na, el es­cu­do de la ciu­dad de Manresa, gra­ba­do en pie­dra jun­to al ca­nal.

En el al­tar de San Ig­na­cio de Lo­yo­la, si­tua­do en el in­te­rior de la San­ta Co­va, en Manresa, el san­to tu­vo su­pues­ta­men­te la re­ve­la­ción que le lle­vó a fun­dar la Com­pa­ñía de Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.