EDAD ME­DIA

HAN SI­DO LLA­MA­DOS LOS SI­GLOS OS­CU­ROS, PE­RO LO CIER­TO ES QUE EL ME­DIE­VO TIE­NE TAM­BIÉN SUS LU­CES: EN­TON­CES SE LEVANTARON LAS INMENSAS Y ENCRIPTADAS CA­TE­DRA­LES GÓ­TI­CAS Y SE REA­LI­ZA­RON INVENTOS QUE SORPRENDERÍAN AL MÁS PIN­TA­DO. PE­RO SI AL­GO ABUNDA SO­BRE AQUEL

Enigmas Monográfico - - SUMARIO -

Es­te apa­sio­nan­te pe­rio­do his­tó­ri­co es­tá re­ple­to de enig­mas a la es­pe­ra de ser des­ve­la­dos. Có­di­gos ocul­tos, pro­fe­cías, li­bros mal­di­tos, bru­jas… En es­te es­pe­cial nos su­mer­gi­mos en los se­cre­tos me­die­va­les.

Los his­to­ria­do­res si­túan la Edad Me­dia cro­no­ló­gi­ca­men­te en­tre la An­ti­gua y la Mo­der­na, es­ta­ble­cien­do co­mo mo­jo­nes fron­te­ri­zos la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano –476 d. C.– y el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca (1492), o la to­ma de Cons­tan­ti­no­pla por par­te de los tur­cos (1453). Pe­ro eso, co­mo to­da ge­ne­ra­li­za­ción, se nos an­to­ja in­fan­til.

Es in­fan­til pen­sar que el mun­do mi­to­ló­gi­co an­ti­guo no pren­die­ra en los cam­pos del Me­die­vo a tra­vés de tra­ta­dos pol­vo­rien­tos cus­to­dia­dos en el scrip­to­rium de cual­quier mo­nas­te­rio. Y es in­fan­til creer que las es­cue­las de ma­gia re­na­cen­tis­tas en las que be­bie­ron Mar­si­lio Fi­cino o Pi­co de­lla Mi­ran­do­la no de­bían mu­cho a los ni­gro­man­tes e ini­cia­dos me­die­va­les. Es tan ton­to co­mo pen­sar que los ac­tua­les cus­to­dios del sa­ber se­cre­to no es­tán en deu­da en con la Edad Me­dia.

Y es que a esa épo­ca os­cu­ra pe­ro se­duc­to­ra le de­be­mos mu­chas co­sas. “Los eu­ro­peos vi­vi­mos en na­cio­nes que se cons­ti­tu­ye­ron en los tiem­pos me­die­va­les, ha­bla­mos idio­mas que na­cie­ron en aque­lla épo­ca y nos re­gi­mos por ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas cu­ya gé­ne­sis se re­mon­ta asi­mis­mo al Me­die­vo”, ha es­cri­to Ju­lio Val­deón, uno de los ma­yo­res me­die­va­lis­tas de nues­tro país. Y tie­ne ra­zón al aña­dir que pa­re­ce que ha­ya dos ca­ras en la mo­ne­da de la Edad Me­dia. Una nos acer­ca y nos ha­ce he­re­de­ros de aque­lla épo­ca; la otra, nos ale­ja. Pe­ro lo cier­to es que, tal y co­mo es­cri­be, “aún pue­den en­con­trar­se, par­ti­cu­lar­men­te en nú­cleos ru­ra­les ais­la­dos, há­bi­tos de com­por­ta­mien­to, ac­ti­tu­des men­ta­les o rit­mos re­gu­la­do­res del vi­vir dia­rio que ape­nas di­fie­ren de los que in­for­ma­ban a las gen­tes de la Edad Me­dia”.

Va­mos a tran­si­tar por un mun­do du­ro, des­car­na­do, de fuer­tes olo­res, don­de los hom­bres es­tán ex­pues­tos bru­tal­men­te al hu­mor del cli­ma. Un mun­do en el que el hom­bre y la tie­rra for­man un cen­tau­ro de ca­be­za hu­ma­na y pa­tas de te­rro­nes y ce­rea­les. El hom­bre vi­ve en la tie­rra y de la tie­rra. Na­da ocu­rre que no ten­ga que ver con ella: la eco­no­mía, las lu­chas po­lí­ti­cas, las ham­bru­nas, las bo­nan­zas, los par­tos, las muer­tes… y tam­bién el sen­ti­do de lo tras­cen­den­te: los tem­plos se yer­guen en lu­ga­res mi­li­mé­tri­ca­men­te se­lec­cio­na­dos en me­dio de la mies, las fuer­zas del cie­lo son acla­ma­das con nom­bres de san­tos pa­ra pa­liar ham­bres y pes­tes, las bru­jas usan pa­ra sus he­chi­zos y po­tin­gues yer­bas alu­ci­nó­ge­nas…

Na­tu­ral­men­te, esas con­di­cio­nes de vi­da crueles me­jo­ra­ban si uno se en­con­tra­ba en un pues­to no­ta­ble de la pi­rá­mi­de so­cial, que no era ex­ce­si­va­men­te com­pli­ca­da, pues no ha­bía más que un par de es­ta­men­tos: pri­vi­le­gia­dos y no pri­vi­le­gia­dos. En­tre los pri­me­ros es­ta­ban los no­bles y el cle­ro; en­tre los se­gun­dos, to­dos los de­más. No obs­tan­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.