GÁRGOLAS: CENTINELAS DE PIE­DRA

Enigmas Monográfico - - SUMARIO - TEX­TO Mar Rey Bueno

Se aso­man desafian­tes en las cor­ni­sas de las gran­des ca­te­dra­les gó­ti­cas. Mons­truos in­fer­na­les, imá­ge­nes gro­tes­cas, mue­cas bur­lo­nas o ani­ma­les dan­tes­cos, pa­re­ce que te­nían un pe­cu­liar co­me­ti­do: cus­to­diar el re­cin­to sa­gra­do de los em­ba­tes del ma­ligno. Des­ve­la­mos el la­do ocul­to de es­tos bes­tia­rios de pie­dra.

SE ASO­MAN DESAFIAN­TES EN LAS COR­NI­SAS DE LAS GRAN­DES CA­TE­DRA­LES GÓ­TI­CAS. MONS­TRUOS IN­FER­NA­LES, IMÁ­GE­NES GRO­TES­CAS, MUE­CAS BUR­LO­NAS O ANI­MA­LES DAN­TES­COS. SU OB­JE­TI­VO: CUS­TO­DIAR EL RE­CIN­TO SA­GRA­DO DE LOS EM­BA­TES DEL MA­LIGNO.

Re­fie­re la tra­di­ción oral fran­ce­sa la exis­ten­cia de un dra­gón lla­ma­do La Gar­goui­lle, des­cri­to co­mo un ser con cue­llo lar­go y rep­ti­lí­neo, ho­ci­co del­ga­do con po­ten­tes man­dí­bu­las, ce­jas fuer­tes y alas mem­bra­no­sas, que vi­vía en una cue­va pró­xi­ma al río Se­na. La Gar­goui­lle se ca­rac­te­ri­za­ba por sus ma­los mo­da­les: tra­ga­ba bar­cos, des­truía to­do aque­llo que se in­ter­po­nía en la tra­yec­to­ria de su fie­ro alien­to, y es­cu­pía de­ma­sia­da agua, tan­ta que oca­sio­na­ba to­do ti­po de inun­da­cio­nes. Los ha­bi­tan­tes del cer­cano Rouen in­ten­ta­ban apla­car sus ac­ce­sos de mal hu­mor con una ofrenda hu­ma­na anual con­sis­ten­te en un cri­mi­nal que pa­ga­ba así sus cul­pas, si bien el dra­gón pre­fe­ría don­ce­llas.

En el año 600 el sa­cer­do­te cris­tiano Ro­ma­nus lle­gó a Rouen dis­pues­to a pac­tar con el dra­gón si los ciu­da­da­nos de es­ta lo­ca­li­dad acep­ta­ban ser bau­ti­za­dos y cons­truían una igle­sia de­di­ca­da al cul­to ca­tó­li­co. Equi­pa­do con el con­vic­to anual y los atri­bu­tos ne­ce­sa­rios pa­ra un exor­cis­mo –cam­pa­na, li­bro, ve­la y cruz–, Ro­ma­nus do­mi­nó al dra­gón con la so­la se­ñal de la cruz, trans­for­mán­do­lo en una bes­tia dó­cil que con­sin­tió ser tras­la­da­da a la ciu­dad, ata­do con una sim­ple cuer­da. La Gar­goui­lle fue que­ma­do en la ho­gue­ra, ex­cep­ción he­cha de su bo­ca y cue­llo que, acos­tum­bra­dos al tó­rri­do alien­to de la fie­ra, se re­sis­tían a ar­der, en vis­ta de lo cual se de­ci­dió mon­tar­los so­bre el ayun­ta­mien­to, co­mo re­cuer­do del te­rror sem­bra­do.

Es­ta cu­rio­sa le­yen­da, más en­can­ta­do­ra que real, vie­ne a ex­pli­car el ori­gen de la pa­la­bra gár­go­la co­mo si­nó­ni­mo de es­cu­pir agua con fa­ci­li­dad, in­ten­ción pri­mi­ge­nia de las es­cul­tu­ras ubi­ca­das en las cor­ni­sas de igle­sias y ca­te­dra­les me­die­va­les. El con­cep­to de una pro­yec­ción de­co­ra­ti­va a tra­vés de la cual el agua se ex­pul­sa­se del edi­fi­cio era co­no­ci­do des­de la an­ti­güe­dad, sien­do uti­li­za­do por egip­cios, grie­gos, etrus­cos y ro­ma­nos. Mien­tras que los grie­gos te­nían es­pe­cial que­ren­cia por las ca­be­zas de león, fue­ron los ro­ma­nos los que uti­li­za­ron es­tos ca­na­lo­nes de­co­ra­ti­vos con abun­dan­cia.

Du­ran­te la Edad Me­dia, las gárgolas se uti­li­za­ron co­mo desagües y su­mi­de­ros a tra­vés de los cua­les se ex­pul­sa­ba el agua de la llu­via, evi­tan­do que ca­ye­ra por las pa­re­des y ero­sio­na­se la pie­dra. Es és­ta la uti­li­dad a la que se re­fie­ren to­dos los idio­mas eu­ro­peos, cuan­do idea­ron pa­la­bras pa­ra de­sig­nar es­tos apén­di­ces ar­qui­tec­tó­ni­cos: el ita­liano

gron­da spor­gen­te, fra­se muy pre­ci­sa, ar­qui­tec­tó­ni­ca­men-

te ha­blan­do, que sig­ni­fi­ca “ca­na­lón sa­lien­te”; el ale­mán

was­sers­pei­der, que des­cri­be lo que una gár­go­la pue­de ha­cer, es­to es, es­cu­pir agua; el es­pa­ñol gár­go­la y el fran­cés

gar­goui­lle, que de­ri­van del la­tín gar­gu­la –gar­gan­ta–; o el in­glés gar­goy­le, de­ri­va­do de los dos an­te­rio­res.

Las pri­me­ras gárgolas apa­re­cen a co­mien­zos del si­glo XII. Es en la épo­ca del gó­ti­co, con­cre­ta­men­te du­ran­te el si­glo XIII, cuan­do se trans­for­man en el sis­te­ma pre­di­lec­to de dre­na­je, si bien no to­das ellas te­nían es­ta uti­li­dad. Pa­re­ce que los pri­me­ros ejem­plos gó­ti­cos de gárgolas son las que se pue­den ob­ser­var en la Ca­te­dral de Lyon, se­gui­das de las que pue­blan No­tre-Da­me de París.

UN AR­TE TERRORÍFICO

Es ra­ro en­con­trar una gár­go­la so­la. Ge­ne­ral­men­te sue­len es­tar agru­pa­das en hi­le­ras, so­bre los al­tos de igle­sias y ca­te­dra­les, a mo­do de una so­cie­dad de gen­te de pie­dra. Las gárgolas del pri­mer gó­ti­co ape­nas si es­ta­ban ela­bo­ra­das, pe­ro se­gún fue­ron pro­li­fe­ran­do, el di­se­ño se fue ha­cien­do ca­da vez más com­ple­jo, trans­for­mán­do­se en au­tén­ti­cas obras de ar­te. El ras­go dis­tin­ti­vo de sus ex­pre­sio­nes es que nun­ca eran be­llas sino in­ten­cio­na­da­men­te ho­rri­bles, gro­tes­cas o iró­ni­cas. En ge­ne­ral, el gó­ti­co se ca­rac­te­ri­za por ser más rea­lis­ta que el ro­má­ni­co, con la ex­cep­ción de las gárgolas, que pa­re­cen per­pe­tuar la fas­ci­na­ción, tí­pi­ca­men­te ro­má­ni­ca, por las cria­tu­ras mons­truo­sas. Des­de fi­na­les del si­glo XIII se hi­cie­ron más com­pli­ca­das, aban­do­nán­do­se la re­pre­sen­ta­ción de ani­ma­les, re­em­pla­za­dos por fi­gu­ras hu­ma­nas. Au­men­ta­ron su ta­ma­ño y se trans­for­ma­ron en fi­gu­ras más exa­ge­ra­das y ca­ri­ca­tu­ri­za­das. Las con­no­ta­cio­nes de­mo­nía­cas se aban­do­na­ron en el si­glo XV, cuan­do se ex­tre­ma­ron las po­ses y ex­pre­sio­nes fa­cia­les, per­dien­do sus sig­ni­fi­ca­dos re­li­gio­sos y ha­cién­do­se más có­mi­cas.

Las gárgolas eran al­go más que una de­co­ra­ción fun­cio­nal, si bien su sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do per­ma­ne­ce aún sin de­ter­mi­nar. En­tre las nu­me­ro­sas que pue­blan los edi­fi­cios me­die­va­les no se han po­di­do en­con­trar dos igua­les, de­mos­tra­ción de la ex­tra­or­di­na­ria ima­gi­na­ción de sus cons­truc­to­res. La do­cu­men­ta­ción con­tem­po­rá­nea a su ela­bo­ra­ción ofre­ce muy po­ca ayu­da en la re­so­lu­ción del enig­ma so­bre su sig­ni­fi­ca­do de­ri­va­do, en gran me­di­da, de la cos­tum­bre medieval por crear am­bi­güe­dad.

La gran va­rie­dad, tan­to en for­mas co­mo en sig­ni­fi­ca­dos, va en con­tra del uso tí­pi­ca­men­te medieval, es­to es, edu­ca­ti­vo; si se que­ría en­se­ñar es evi­den­te que de­bía en­ten­der­se el men­sa­je trans­mi­ti­do a tra­vés de las gárgolas. Es por ello

que en­con­tra­mos gárgolas no só­lo en igle­sias y ca­te­dra­les, sino tam­bién en edi­fi­cios se­cu­la­res y ca­sas pri­va­das.

Son mu­chas las ex­pli­ca­cio­nes que se han in­ten­ta­do bus­car, a lo lar­go de los si­glos, pa­ra ex­pli­car el sig­ni­fi­ca­do ocul­to de las gárgolas. Se han vis­to co­mo sím­bo­los de lo im­pre­de­ci­ble de la vi­da, pues nun­ca re­pre­sen­tan es­pe­cies ani­ma­les co­no­ci­das. En otros ca­sos, se ha di­cho que son las al­mas con­de­na­das por sus pe­ca­dos, a las que se im­pi­de la en­tra­da en la ca­sa de Dios. És­ta po­dría ser una in­ter­pre­ta­ción apro­pia­da, es­pe­cial­men­te, pa­ra las gárgolas más vi­si­bles y te­rro­rí­fi­cas, que pue­den ser­vir co­mo ejem­plo mo­ra­lis­ta de lo que pue­de ocu­rrir­le a los pe­ca­do­res.

De to­das las ex­pli­ca­cio­nes po­si­bles, la más acep­ta­da es aque­lla que nos ha­bla de ellas co­mo guar­dia­nes de la Igle­sia, sig­nos má­gi­cos que man­tie­nen ale­ja­do al dia­blo. Es­ta in­ter­pre­ta­ción pue­de ex­pli­car el por­qué de tan es­pan­to­sos as­pec­tos y su ubi­ca­ción fue­ra del re­cin­to sa­gra­do. Es­ta lí­nea ar­gu­men­tal es la se­gui­da por Ri­chard de Four­ni­val, Obis­po de Amiens en el si­glo XIII, y au­tor de Ro­man

d’Ablan­da­ne, don­de cuen­ta có­mo el maes­tro can­te­ro Flo­cars hi­zo dos gárgolas de co­bre, que si­tuó en la puer­ta de en­tra­da a la ciu­dad de Amiens, con la in­ten­ción de que eva­lua­ran las pre­ten­sio­nes de to­do aquel que qui­sie­ra en­trar en ella. Si el in­di­vi­duo era ma­lé­vo­lo, las gárgolas es­cu­pían un ve­neno so­bre él que lo ma­ta­ba; por el con­tra­rio, si era una bue­na per­so­na, es­cu­pían oro y pla­ta.

En­tre las po­si­bles in­ter­pre­ta­cio­nes que se han atri­bui­do a las gárgolas des­ta­can aque­llas que las asi­mi­lan a re­pre­sen­ta­cio­nes del de­mo­nio, tan pre­sen­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo medieval, que re­cuer­da al cris­tiano la ne­ce­si­dad de se­guir los pre­cep­tos re­li­gio­sos si quie­re es­ca­par del in­fierno. Así, mu­chas de las lla­ma­das gárgolas gro­tes­cas pa­re­cen re­pre­sen­tar dra­go­nes, dia­blos y de­mo­nios, sím­bo­los del mal pa­ra el cris­tiano de la Edad Me­dia. El dra­gón fue el ani­mal fan­tás­ti­co más re­pro­du­ci­do por el ar­te medieval. La pa­la­bra dra­gón de­ri­va del sáns­cri­to dric, que sig­ni­fi­ca “mi­rar”, en re­fe­ren­cia a la ca­pa­ci­dad de es­te ani­mal fan­tás- ti­co pa­ra des­truir con sus ojos. Mien­tras que otros, co­mo el león, po­dían al­ter­nar su ca­rác­ter ma­lé­fi­co y be­né­fi­co, se­gún la re­pre­sen­ta­ción que se con­si­de­ra­se, el dra­gón siem­pre ha sig­ni­fi­ca­do, den­tro del ar­te oc­ci­den­tal, mal­dad y des­truc­ción. De es­ta for­ma, mu­chas ve­ces se ha re­pre­sen­ta­do al dia­blo co­mo un dra­gón. Aun­que el ar­te medieval no pre­de­ter­mi­nó una re­pre­sen­ta­ción fi­ja de és­te, sí pue­de ob­ser­var­se en to­dos ellos la exis­ten­cia de alas se­me­jan­tes a las de un mur­cié­la­go, ani­mal aso­cia­do a la os­cu­ri­dad y el caos. Alas que, pro­ba­ble­men­te, in­di­can el ori­gen an­gé­li­co del de­mo­nio. Co­mo es de so­bra co­no­ci­do, an­tes de que Lu­ci­fer se re­ve­la­se y fue­ra ex­pul­sa­do del Pa­raí­so, era el más be­llo de to­dos los án­ge­les. Pe­ro cuan­do ca­yó, to­da su be­lle­za se trans­for­mó en feal­dad, cam­bian­do su nom­bre por el de Sa­tán, que sig­ni­fi­ca “ad­ver­sa­rio u opo­nen­te”.

Si uno es el dia­blo, Sa­tán, mu­chos son los de­mo­nios, es­pí­ri­tus ma­lé­fi­cos ser­vi­do­res del án­gel caí­do. Su re­pre­sen­ta­ción en la ico­no­gra­fía medieval re­co­ge to­do lo que de re­pug­nan­te y des­agra­da­ble te­nía la na­tu­ra­le­za: si Dios era el Crea­dor de to­das las co­sas be­llas, su opo­nen­te, Sa­tán, só­lo po­día re­pre­sen­tar lo feo, sór­di­do y des­pre­cia­ble. Cier­tas gárgolas mues­tran es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, só­lo atri­bui­bles al de­mo­nio y sus ser­vi­do­res. Si bien la apa­rien­cia ex­ter­na es hu­ma­na, hay nu­me­ro­sos sig­nos de­mo­nía­cos: los cuer­nos, las ore­jas ani­ma­les pun­tia­gu­das, los col­mi­llos, las bar­bas, las alas mem­bra­no­sas, la co­la, los pies en for­ma de pa­tas hen­di­das y des­ga­rra­do­ras y el sem­blan­te ame­na­za­dor… Una gár­go­la con al­gu­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, si no to­das, era in­me­dia­ta­men­te aso­cia­da al mal, por par­te de sus es­pec­ta­do­res me­die­va­les.

La fi­sio­no­mía po­li­mór­fi­ca de es­tas gárgolas dia­bó­li­cas era la ex­pre­sión per­fec­ta de la ha­bi­li­dad del de­mo­nio pa­ra trans­for­mar­se, pa­ra pre­sen­tar­se an­te el cris­tiano des­pre­ve­ni­do ba­jo di­ver­sos dis­fra­ces.

GÁRGOLAS AC­TUA­LES

Co­mo otros mu­chos sím­bo­los res­ca­ta­dos de tiem­pos pa­sa-

Ge­ne­ral­men­te sue­len es­tar agru­pa­das en hi­le­ras, so­bre los al­tos de igle­sias y ca­te­dra­les, a mo­do de una so­cie­dad de gen­te de pie­dra

dos, las gárgolas si­guen cons­tru­yén­do­se en la ac­tua­li­dad, po­blan­do cor­ni­sas de edi­fi­cios. Qui­zás sea Nue­va York la ciu­dad que pue­da pre­su­mir del ma­yor nú­me­ro de vi­gi­lan­tes pé­treos. Pue­de que en el cen­tro fi­nan­cie­ro del mun­do las gárgolas se ha­yan des­preo­cu­pa­do de los de­mo­nios y vi­gi­len, ojo avi­zor, las transac­cio­nes bur­sá­ti­les que mue­ven la eco­no­mía mun­dial. Por su im­por­tan­cia, des­ta­can las gárgolas del Chrys­ler Buil­ding, ter­mi­na­do de cons­truir en 1930 y que, por sus di­men­sio­nes y ele­va­das to­rres, ha si­do con­si­de­ra­do co­mo el pa­ra­le­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de las gran­des ca­te­dra­les gó­ti­cas. Co­mo ellas, no po­dían fal­tar las gárgolas, que se aso­man en lo más al­to del ras­ca­cie­los. Se tra­ta de águi­las dis­pues­tas geo­mé­tri­ca­men­te y que, a di­fe­ren­cia de sus pa­rien­tes me­die­va­les, son idén­ti­cas unas a otras.

Tam­bién pue­den en­con­trar­se gárgolas en edi­fi­cios re­li­gio­sos ame­ri­ca­nos. El ejem­plo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de la Igle­sia de San Pe­dro y San Pa­blo de Was­hing­ton D. C., que tie­ne 106 gárgolas, en­tre ellas, las de un den­tis­ta que, por el mó­di­co do­na­ti­vo de 1.800 dó­la­res, con­si­guió ver su pro­fe­sión aso­mán­do­se ver­ti­gi­no­sa­men­te al va­cío; o la del pro­pio ar­qui­tec­to cons­truc­tor, Ro­ger Mo­ri­gi.

En la vie­ja Eu­ro­pa tam­bién se ha con­ti­nua­do con la tra­di­ción. El ca­so más no­ta­ble es el de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, don­de las gárgolas se res­tau­ran con­ti­nua­men­te, re­no­ván­do­se aque­llas que es­tán muy da­ña­das. Las más an­ti­guas del com­ple­jo da­tan de los si­glo XIII y XIV, y ser­vían co­mo li­bros en pie­dra pa­ra edu­car y adoc­tri­nar al cle­ro. En es­tos mo­men­tos, se re­em­pla­zan aque­llas que se han da­ña­do se­ria­men­te o, in­clu­so, han si­do des­trui­das, cons­tru­yén­do­se gárgolas ac­tua­les, si­guien­do el mo­de­lo medieval pe­ro con es­ti­lo y sig­ni­fi­ca­do pre­sen­tes. Ejem­plos si­mi­la­res pue­den en­con­trar­se en la ale­ma­na ca­te­dral de Co­lo­nia, don­de se han in­cor­po­ra­do dos gárgolas cons­trui­das en el si­glo XX: una de ellas con abri­go y som­bre­ro ac­tua­les, y la otra imi­tan­do a una vie­ja bru­ja; o en los edi­fi­cios de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, en Nue­va Jer­sey, don­de pue­de ob­ser­var­se a un mono to­man­do una fo­to, otro ves­ti­do co­mo un pa­ya­so y un ter­ce­ro le­yen­do un li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.