LA MUER­TE NE­GRA

EN EL SI­GLO XIV TU­VO LU­GAR EN EU­RO­PA UNA BRU­TAL EPI­DE­MIA DE PESTE QUE ACA­BÓ CON MÁS DEL 50% DE LA PO­BLA­CIÓN. LAS GEN­TES DE AQUE­LLA ÉPO­CA CRE­YE­RON QUE HA­BÍA LLE­GA­DO EL APO­CA­LIP­SIS PA­RA CAS­TI­GAR A LOS HOM­BRES POR SUS PE­CA­DOS. EL IN­FIERNO SE HA­CÍA REALI­DAD S

Enigmas Monográfico - - SUMARIO -

Fue la pan­de­mia que ma­yor mor­tan­dad cau­só en la his­to­ria, y su de­vas­ta­ción pro­vo­có que las gen­tes cre­ye­ran que se ave­ci­na­ba el Apo­ca­lip­sis. Su nom­bre: la peste ne­gra.

El hom­bre medieval es­ta­ba sin du­da acos­tum­bra­do a los con­tra­tiem­pos del des­tino. Sin em­bar­go, na­die po­día ima­gi­nar­se que la muer­te, aque­lla fi­gu­ra te­ne­bro­sa que co­men­zó a par­tir de en­ton­ces a re­pre­sen­tar­se em­bo­za­da, siem­pre ace­chan­te en­tre las som­bras, se lle­va­ría por de­lan­te a mi­llo­nes de al­mas co­mo con­se­cuen­cia del ma­yor desas­tre epi­dé­mi­co de la his­to­ria: la peste ne­gra.

To­do co­men­zó en el año 1348, cuan­do la mis­te­rio­sa en­fer­me­dad, co­mo si de una pla­ga apo­ca­líp­ti­ca se tra­ta­ra, se ce­bó con la in­de­fen­sa po­bla­ción de ca­si to­do el con­ti­nen­te eu­ro­peo, aso­lan­do ciu­da­des y pue­blos en­te­ros y sem­bran­do de ca­dá­ve­res los cam­pos y las ca­lles de las gran­des ur­bes, su­cias y ates­ta­das. La muer­te ne­gra, co­mo em­pe­zó a co­no­cer­se, aca­bó con ca­si la ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción eu­ro­pea.

Pa­ra la su­pers­ti­cio­sa men­ta­li­dad de la épo­ca, era el co­mien­zo del fin del mun­do, y la sen­sa­ción de pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do só­lo era com­pa­ra­ble, sal­van­do las dis­tan­cias, a la que se vi­vió en el um­bral del año 1000, con los mo­vi­mien­tos mi­le­na­ris­tas.

ORÍ­GE­NES INCIERTOS

Oc­ci­den­te no se en­fren­ta­ba a una epi- de­mia com­ple­ta­men­te nue­va, pues ya en el si­glo VI un bro­te de la en­fer­me­dad, co­no­ci­do co­mo “Peste de Jus­ti­niano”, aso­ló gran par­te del Im­pe­rio Bi­zan­tino, aun­que no fue com­pa­ra­ble con la pan­de­mia vi­vi­da en­tre 1348 y 1351.

Exis­ten dis­cre­pan­cias en­tre los his­to­ria­do­res so­bre cuál fue real­men­te el pun­to de ori­gen de la peste medieval, aun­que la ma­yo­ría coin­ci­de en acep­tar que pu­do par­tir de la re­gión de Yun­nan, en el sud­es­te de Chi­na, trans­mi­ti­da a tra­vés de las ca­ra­va­nas asiá­ti­cas que re­co­rrían el Im­pe­rio mon­gol en par­te de la Ru­ta de la Se­da. En 1387, mi­llo­nes de per­so­nas es­ta­ban mu­rien­do en Asia. A

Eu­ro­pa lle­ga­ban ru­mo­res so­bre una te­rri­ble en­fer­me­dad acom­pa­ña­dos de des­crip­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas so­bre su ori­gen, co­mo llu­vias de ra­nas y ser­pien­tes, tor­men­tas con fuer­tes gra­ni­za­das y ra­yos, uni­das a un hu­mo he­dion­do y es­pan­to­sos true­nos.

Ese mis­mo año, el mal de­bió en­trar en con­tac­to con los eu­ro­peos en el puer­to de Caf­fa –hoy Feo­do­sia–, en­ton­ces co­lo­nia de Gé­no­va en el Mar Ne­gro. La ciu­dad fue ase­dia­da por el khan tár­ta­ro Dja­ni Beck, quien se vio obli­ga­do a le­van­tar el si­tio cuan­do la mis­te­rio­sa pla­ga co­men­zó a ma­tar a sus tro­pas. Al ge­ne­ral se le ocu­rrió en­ton­ces la te­rri­ble idea de lan­zar al in­te­rior de la ciu­dad, me­dian­te ca­ta­pul­tas, los ca­dá­ve­res pes­ti­len­tes de cen­te­na­res de sus sol­da­dos, lo­gran­do, co­mo si de una pio­ne­ra gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca se tra­ta­ra, que la muer­te ne­gra pe­ne­tra­ra en Caf­fa. Des­pués, do­ce ga­le­ras ocu­pa­das por ge­no­ve­ses que ha­bían con­traí­do la en­fer­me­dad arri­ba­ron al puer­to de Me­si­na (Ita­lia) en oc­tu­bre de 1387 y pro­pa­ga­ron la peste de for­ma in­creí­ble­men­te rá­pi­da, pri­me­ro por Gé­no­va y Ve­ne­cia y des­pués por to­da Ita­lia.

CO­MIEN­ZA LA PLA­GA

Los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad con­sis­tían en fie­bre ele­va­da y es­ca­lo­fríos. Des­pués so­bre­ve­nían an­gus­tia y an­sie­dad, au­men­to de la fie­bre, ma­reos y vó­mi­tos. El pa­cien­te, en una es­ta­do de pos­tra­ción cons­tan­te, per­día a ve­ces el co­no­ci­mien­to, to­do ello en me­dio de fuer­tes su­do­res que des­pren­dían un pro­fun­do y par­ti­cu­lar olor, se­gún los cro­nis­tas “si­mi­lar al de la pa­ja po­dri­da”. A ello se unían te­rri­bles do­lo­res de ca­be­za, des­nu­tri­ción, sen­sa­ción de as­fi­xia, tem­blo­res y una len­gua pas­to­sa y blan­que­ci­na.

Pe­ro, aun­que des­agra­da­ble, aque­llo no era lo peor: pron­to apa­re­cían hin­cha­zo­nes en las in­gles, ba­jo las axi­las o en el cue­llo –allí don­de se en­con­tra­ban los gan­glios lin­fá­ti­cos–, sig­nos inequí­vo­cos de que la le­tal en­fer­me­dad es­ta­ba ac­tuan­do. En oca­sio­nes al­can­za­ban el ta­ma­ño de una man­za­na o un hue­vo, por lo que el vul­go co­men­zó a lla­mar­los “bu­bo­nes”, pa­la­bra de­ri­va­da del griego bou­bon –bul­to, tu­mor–, que dio ori­gen a la de­no­mi­na­ción de “peste bu­bó­ni­ca”, tam­bién co­no­ci­da co­mo “peste ne­gra”, pues los bul­tos, man­chas y úl­ce­ras ad­qui­rían un co­lor ne­gruz­co. No era ex­tra­ño que los bu­bo­nes su­pu­ra­sen, ge­ne­ran­do un ho­rri­ble he­dor y, si lle­ga­ban a rom­per­se, pro­du­cían en el pa­cien­te un do­lor prác­ti­ca­men­te in­des­crip­ti­ble. Cuan­do la en­fer­me­dad de­ri­va­ba en in­fec­ción pul­mo­nar –la co­no­ci­da co­mo va­rian­te neu­mó­ni­ca–, el afec­ta­do te­nía po­cas po­si­bi­li­da­des de sa­lir

con vi­da, ade­más de con­ver­tir­se en pe­li­gro­so fo­co de con­ta­gio, al po­der trans­mi­tir la en­fer­me­dad por el ai­re a tra­vés de la tos.

Otra de las con­se­cuen­cias de la peste bu­bó­ni­ca era el de­li­rio –en la­tín, de­li­rium–, un es­ta­do alu­ci­nó­geno ge­ne­ra­do por la fie­bre que pro­vo­ca­ba que al­gu­nos en­fer­mos in­clu­so se sui­ci­da­ran. La ar­cai­ca me­di­ci­na de los ga­le­nos de la épo­ca atri­buía el con­ta­gio al ai­re vi­cia­do y a la fal­ta de sa­lu­bri­dad en las ciu­da­des –lo cual no era del to­do desa­cer­ta­do–, pe­ro no se­ría has­ta 1894 cuan­do se des­cu­brie­ra fi­nal­men­te el me­ca­nis­mo de con­ta­gio de la peste: la pul­ga de la ra­ta ne­gra –ra­ta de cloa­ca– o

Xe­nopsy­lla cheo­pis. La en­fer­me­dad pa­só a de­no­mi­nar­se en­ton­ces Yer­si

nia pes­tis, en ho­nor a su des­cu­bri­dor, el mé­di­co sui­zo Ale­xan­dre Yer­sin.

Sin em­bar­go, en la Ba­ja Edad Me­dia se creía que el mal se de­bía a una des­com­pen­sa­ción de los hu­mo­res del cuer­po, cuan­do no a un cas­ti­go di­vino. En una cró­ni­ca de la ciu­dad de Ma­llor­ca se pue­de leer que “Las en­fer­me­da­des que aho­ra hay vie­nen y pro­ce­den de la su­per­abun­dan­cia de san­gre, co­mo los di­chos mé­di­cos di­cen y de eso tie­nen ex­pe­rien­cia”. La ex­trac­ción de es­ta san­gre co­rrup­ta era uno de los re­me­dios más uti­li­za­dos por los ga­le­nos y las san­grías se con­vir­tie­ron en al­go co­mún pa­ra ali­viar los sín­to­mas de los apes­ta­dos, bien ra­jan­do con bis­tu­rí o apli­can­do san­gui­jue­las so­bre la zo­na afec­ta­da. No obs­tan­te, las abun­dan­tes san­grías eran una pé­si­ma so­lu­ción, pues de­ja­ban al en­fer­mo aún más dé­bil.

IN­FIERNO EN LA TIE­RRA

Los roe­do­res cam­pa­ban a sus an­chas por unas ciu­da­des lle­nas de su­cie­dad, don­de la hi­gie­ne per­so­nal de­ja­ba mu­cho que desear y en una épo­ca en la que se lle­gó a acon­se­jar, por ejem­plo, lo que re­co­gía la si­guien­te re­ce­ta: “Ba­ñar­se es cosa muy da­ño­sa, pues el ba­ño ha­ce abrir las po­ro­si­da­des del cuer­po por las cua­les el ai­re co­rrom­pi­do en­tra y pro­du­ce fuer­te im­pre­sión en nues­tro cuer­po o en nues­tros hu­mo­res”.

En tal es­ce­na­rio la en­fer­me­dad tu­vo el cam­po li­bre pa­ra ac­tuar im­pu­ne­men­te. Na­die creía que las ra­tas eran en par­te las cul­pa­bles de su trans­mi­sión y el hom­bre es­ta­ba acos­tum­bra­do a con­vi­vir con ellas. En los ba­rrios po­bres y de­gra­da­dos se ha­ci­na­ban las gen­tes hu­mil­des sien­do un po­ten­cial fo­co de in­fec­ción. Ade­más, Eu­ro­pa es­ta­ba su­mi­da en uno de los peo­res con­flic­tos de la his­to­ria: la Gue­rra de los Cien Años (1339-1453) en­tre Fran­cia e In­gla­te­rra.

La muer­te ne­gra su­mió a reinos y ciu­da­des en­te­ras en la más ab­so­lu­ta rui­na y de­ca­den­cia, y sus efec­tos

Se cree que la en­fer­me­dad pu­do co­men­zar a ex­ten­der­se des­de el puer­to de Caf­fa, don­de el khan tár­ta­ro Dja­ni Beck or­de­nó lan­zar ca­dá­ve­res con­tra el enemi­go

fue­ron atro­ces, co­mo na­rró la plu­ma del ge­nial es­cri­tor ita­liano Gio­van­ni Boc­cac­cio. Los ce­men­te­rios eran in­su­fi­cien­tes pa­ra en­te­rrar a los mi­les de ca­dá­ve­res que se ha­ci­na­ban y la bu­ro­cra­cia se pa­ra­li­zó ca­si por com­ple­to en las gran­des ur­bes. Pa­ra mu­chos his­to­ria­do­res, la epi­de­mia fue el co­mien­zo del fin del feu­da­lis­mo.

Las ci­fras de de­fun­cio­nes ha­blan por sí so­las. Los ve­ne­cia­nos mo­rían en la in­creí­ble pro­por­ción de 600 per­so­nas al día. Se es­ti­ma que In­gla­te­rra per­dió el 25% de su po­bla­ción –en ve­rano de 1348 eran en­te­rra­dos ca­si 300 ca­dá­ve­res dia­rios– y Es­co­cia prác­ti­ca­men­te un 30%. El es­pec­tro de la peste fue aún más vo­raz en Fran­cia y Ale­ma­nia, don­de aca­bó con la vi­da de na­da me­nos que el 50%. En mu­chas ciu­da­des su­ce­dió lo mis­mo: Flo­ren­cia, con 100.000 ha­bi­tan­tes, per­dió a la mi­tad de su po­bla­ción. En Ve­ne­cia fa­lle­ció el 60% de la mis­ma y en Avig­non la mi­tad de sus ha­bi­tan­tes. En la en­ton­ces se­de pon­ti­fi­cia, en só­lo 6 se­ma­nas, 11.000 per­so­nas fue­ron en­te­rra­das en un mis­mo ce­men­te­rio. Se de­ci­dió en­ton­ces que el Pa­pa, Cle­men­te VI, ben­di­je­ra el Ró­dano e in­con­ta­bles ca­dá­ve­res se arro­ja­ron al río, que sir­vió co­mo im­pro­vi­sa­da se­pul­tu­ra. Sin em­bar­go, aque­lla pre­ci­pi­ta­da y de­ses­pe­ra­da ac­ción con­tri­bu­yó a ex­pan­dir aún más la pan­de­mia.

La pe­nín­su­la Ibé­ri­ca tam­po­co se li­bró del im­pac­to epi­dé­mi­co y en al­gu­nas ciu­da­des des­apa­re­ció más de la mi­tad de la po­bla­ción, co­mo en Bar­ce­lo­na, don­de mu­rie­ron 38.000 de sus 50.000 ciu­da­da­nos. La lis­ta es mu­cho más lar­ga, es­tre­me­ce­do­ra. Sal­vo los es­tra­gos de la Pri­me­ra y Se­gun­da gue­rras mun­dia­les, a lo lar­go de la his­to­ria nin­gu­na ca­tás­tro­fe na­tu­ral o pan­de­mia ha­bían pro­vo­ca­do una mor­tan­dad tan al­ta.

MÉ­DI­COS CON­TRA LA PESTE

La ma­yor par­te de los “mé­di­cos” que ayu­da­ron a los apes­ta­dos eran vo­lun­ta­rios, pues los doc­to­res cua­li­fi­ca­dos por lo ge­ne­ral huían, sa­be­do­res del

pe­li­gro que co­rrían. Pa­ra po­der ayu­dar a los apes­ta­dos y evi­tar con­ta­giar­se, con el tiem­po és­tos se pro­te­ge­rían con una ves­ti­men­ta real­men­te es­per­pén­ti­ca. Con­ven­ci­dos de que la en­fer­me­dad se trans­mi­tía a tra­vés del ol­fa­to, idea­ron una más­ca­ra que aca­ba­ba en for­ma de lar­go pi­co de ave –qui­zá por­que al co­mien­zo de la en­fer­me­dad se creía que és­ta era di­se­mi­na­da por los pá­ja­ros y di­cha más­ca­ra ayu­da­ría a es­pan­tar­los–, en cu­yo in­te­rior in­tro­du­cían dis­tin­tas hier­bas aro­má­ti­cas que ser­vi­rían, o al me­nos eso creían, pa­ra neu­tra­li­zar el ai­re co­rrup­to y que és­te no pe­ne­tra­ra por sus fo­sas na­sa­les.

El fuer­te in­flu­jo de las creen­cias su­pers­ti­cio­sas de la épo­ca pro­vo­có que los doc­to­res lle­va­sen tam­bién unos an­te­ojos ne­gros so­bre la más­ca­ra que creían eran un efi­cien­te amu­le­to con­tra el “mal de ojo”, pues la muer­te ne­gra era con­si­de­ra­da una pla­ga maldita. Ade­más, una lar­ga tú­ni­ca ne­gra cu­bría su cuer­po, un enor­me som­bre­ro pro­te­gía su ca­be­za y por­ta­ban una lar­ga va­ra o bas­tón de ma­de­ra y guan­tes pa­ra no en­trar en con­tac­to di­rec­to con los en­fer­mos. Su as­pec­to gro­tes­co ad­ver­tía a los tran­seún­tes, de for­ma in­di­rec­ta, del pe­li­gro de con­traer la en­fer­me­dad. Con la in­ten­ción de evi­tar la dis­per­sión de la pan­de­mia, los ca­dá­ve­res eran sa­ca­dos con ca­rre­ti­llas fue­ra de las ciu­da­des, don­de se in­tro­du­cían en gran­des fo­sas pa­ra ser que­ma­dos des­pués. De­te­ner­la, no obs­tan­te, era un tra­ba­jo prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

MÁRTIRES Y FLAGELOS

Bas­ta­ron ape­nas dos o tres años pa­ra diez­mar Eu­ro­pa, lo que ge­ne­ró dos ten­den­cias real­men­te opues­tas de asi­mi­lar lo ocu­rri­do: mu­chos se die­ron al li­ber­ti­na­je, a la be­bi­da y al se­xo de­sen­fre­na­do –in­clui­dos un gran nú­me­ro de clé­ri­gos–, adop­tan­do es­ta ac­ti­tud an­te la bre­ve­dad de la vi­da y el ace­cho inevi­ta­ble de la muer­te; otros, por el con­tra­rio, se de­di­ca­ron a la exis­ten­cia bea­tí­fi­ca, a la con­tem­pla­ción es­pi­ri­tual y a la pe­ni­ten­cia.

Creían que la peste bu­bó­ni­ca no era sino una es­pe­cie de pla­ga bí­bli­ca que se aba­tía so­bre los hom­bres pa­ra cas­ti­gar­los por sus pe­ca­dos. Es­te cli­ma de his­te­ria y fa­na­tis­mo re­li­gio­so pro­vo­có que mu­chas per­so­nas co­men­za­ran a au­to­mu­ti­lar­se co­mo for­ma de re­den­ción. Se hi­cie­ron muy po­pu­la­res las lla­ma­das pro­ce­sio­nes de fla­ge­lan­tes, que re­co­rrían ciu­da­des y pue­blos fus­ti­gán­do­se con lá­ti­gos de cue­ro anu­da­dos con pin­chos de hie­rro, cual si del mis­mí­si­mo Juicio Fi­nal se tra­ta­se, des­ga­rran­do sus car­nes e im­plo­ran­do el per­dón de sus pe­ca­dos en­tre char­cos de san­gre.

Al­gu­nos su­frían gra­ves he­ri­das en­tre los omo­pla­tos, y al­gu­nas mu­je­res, ex­ta­sia­das, re­co­gían la san­gre con sus pro­pios ves­ti­dos y se la pa­sa­ban por los ojos, al pen­sar que era mi­la­gro­sa. Creían que con esa du­rí­si­ma pe­ni­ten­cia se con­se­gui­ría mi­ti­gar la ira de Dios y apla­car la peste. En pro­ce­sio­nes don­de se reunían has­ta 1.000 fie­les, los fla­ge­lan­tes se im­po­nían ca­mi­nar du­ran­te 33 años y me­dio –los mis­mos que vi­vió Je­su­cris­to–. Sin ba­ñar­se, aban­do­nan­do sus bie­nes y sin prac­ti­car se­xo, mar­cha­ban de ciu­dad en ciu­dad an­te la mu­che­dum­bre en­fer­vo­re­ci­da. Las gen­tes im­plo­ra­ban al cie­lo, sa­ca­ban las re­li­quias de las igle­sias, se ce­le­bra­ban múl­ti­ples mi­sas… Sin em­bar­go, es­tos mul­ti­tu­di­na­rios ac­tos fa­ci­li­ta­ron en mu­chas oca­sio­nes la ex­pan­sión de la en­fer­me­dad.

Por su par­te, los as­tró­lo­gos y al­gu­nos mé­di­cos creían que la cau­sa de la peste, de los “eflu­vios ma­lig­nos del ai­re”, se en­con­tra­ba en la in­fluen­cia

Mu­chos fla­ge­lan­tes se creían do­ta­dos de gra­cia y afir­ma­ban ser ca­pa­ces de rea­li­zar mi­la­gros en nom­bre de Cris­to

de los as­tros, con­cre­ta­men­te en la ne­fas­ta con­jun­ción de los pla­ne­tas Jú­pi­ter, Mar­te y Sa­turno –al me­nos esa fue la res­pues­ta que die­ron los fí­si­cos de la Sor­bo­na al rey fran­cés Fe­li­pe VI cuan­do plan­teó qué ha­bía pro­vo­ca­do la co­rrup­ción del ai­re–.

En me­dio de es­te ca­tas­tro­fis­mo co­gie­ron fuer­za in­ter­pre­ta­cio­nes des­ca­be­lla­das, co­mo que el mal se pro­du­cía “por mal­va­dos hi­jos del dia­blo que con pon­zo­ñas y ve­ne­nos di­ver­sos co­rrom­pen los ali­men­tos”, se­gún re­za un es­cri­to con­tem­po­rá­neo.

En 1348 la peste ne­gra re­co­rrió Eu­ro­pa a to­da ve­lo­ci­dad –una ra­pi­dez que no se ex­pli­can mu­chos in­ves­ti­ga­do­res–. En Ale­ma­nia las bru­ta­les tor­tu­ras de los fla­ge­lan­tes im­pac­ta­ron so­bre­ma­ne­ra en las gen­tes. Era creen­cia co­mún que la san­gre de los mártires era sa­gra­da, por lo que po­co a po­co es­te mo­vi­mien­to he­te­ro­do­xo fue sus­ti­tu­yen­do en am­plios lu­ga­res a la re­li­gión ofi­cial. Mi­les de fie­les se­guían en ma­sa a es­tos per­so­na­jes, mu­chos de los cua­les se creían do­ta­dos de gra­cia di­vi­na a tra­vés del sa­cri­fi­cio de su san­gre y afir­ma­ban ser ca­pa­ces de rea­li­zar mi­la­gros en nom­bre de Cris­to. Ase­gu­ra­ban in­clu­so que los ni­ños fa­lle­ci­dos po­dían re­vi­vir en su seno y el pue­blo creía que al­gu­nos ani­ma­les ha­bla­ban gra­cias a su in­ter­ce­sión. Es­tas asom­bro­sas “fa­cul­ta­des” no evi­ta­ron, sin em­bar­go, que los ca­dá­ve­res pu­tre­fac­tos si­guie­ran amon­to­nán­do­se en las ca­lles.

El pue­blo aso­cia­ba su lle­ga­da a la des­apa­ri­ción de la te­rri­ble en­fer­me­dad, por lo que el pon­tí­fi­ce Cle­men­te VI co­men­zó a in­quie­tar­se. El fa­na­tis­mo era ca­da vez más ex­tre­mo y, pa­ra que el To­do­po­de­ro­so per­do­na­ra al hom­bre, al pe­ca­dor, en va­rios lu­ga­res se ex­pul­só de las ciu­da­des a las pros­ti­tu­tas y a los ju­díos, que en oca­sio­nes eran que­ma­dos vi­vos.

POGROMOS Y PER­SE­CU­CIÓN RE­LI­GIO­SA

Pa­ra los cris­tia­nos me­die­va­les los he­breos eran quie­nes más ofen­dían a Dios. Mar­ca­dos des­de sus orí­ge­nes con el es­tig­ma de pue­blo mal­di­to y con­si­de­ra­dos los res­pon­sa­bles de la cru­ci­fi­xión de Je­sús, el he­cho de man­te­ner sus cos­tum­bres, su len­gua y re­li­gión, les con­ver­tía en fo­co ha­bi­tual de la ira del pue­blo. Con la lle­ga­da de la muer­te ne­gra, el odio de los cris­tia­nos –in­cre­men­ta­do por en­cen­di­dos ser­mo­nes de clé­ri­gos ra­di­ca­les y de los fla­ge­lan­tes– se vol­có con­tra ellos. Mi­les de miem­bros de es­te co­lec­ti­vo fue­ron apa­lea­dos y ma­sa­cra­dos, en bru­ta­les pogromos –co­mo se co­no­cía a es­tas per­se­cu­cio­nes– por to­do el con­ti­nen­te. Se les acu­sa­ba de al­go real­men­te pin­to­res­co: los he­breos, en me­dio de un com­plot per­ge­ña­do al pa­re­cer por los ju­díos de To­le­do, ha­bían en­ve­ne­na­do el agua de los po­zos y fuen­tes de to­da la cris­tian­dad y co­rrom­pi­do el ai­re, lo que ha­bía pro­vo­ca­do la peste. A mu­chos de ellos les so­me­tió a te­rri­bles tor­tu­ras pa­ra que con­fe­sa­ran que to­dos ellos eran cul­pa­bles de cons­pi­ra­ción. Es­to pro­vo­có gran­des ma­tan­zas

en Car­ca­so­na y en Nar­bo­na, en­tre otros lu­ga­res. En los gue­tos mi­lla­res de per­so­nas fue­ron des­cuar­ti­za­das, de­go­lla­das y que­ma­das vi­vas, un si­nies­tro an­te­ce­den­te de lo que su­ce­de­ría si­glos des­pués. En enero de 1348, 600 ju­díos fue­ron que­ma­dos vi­vos en Ba­si­lea, ma­tan­zas que se re­pi­tie­ron en Zú­rich y Chi­llon y que se avi­va­ron en la Co­ro­na de Ara­gón, don­de mu­chos mi­les fue­ron pa­sa­dos a cu­chi­llo. En ma­yo la al­ja­ma ju­día de Bar­ce­lo­na fue de­vas­ta­da, ex­ten­dién­do­se el odio an­ti­se­mi­ta a ciu­da­des co­mo Tá­rre­ga o Lé­ri­da.

A pe­sar de que Cle­men­te VI, des­de su re­si­den­cia en Avig­non, me­dian­te bu­la prohi­bió las ma­tan­zas, los sa­queos y la con­ver­sión for­zo­sa de los ju­díos sin juicio pre­vio, afir­man­do que és­tos en­fer­ma­ban en la mis­ma pro­por­ción que el res­to de las gen­tes, lo que ha­cía im­pro­ba­ble que fue­ran los res­pon­sa­bles, las per­se­cu­cio­nes con­ti­nua­ron con más in­qui­na.

EL PRIN­CI­PIO DEL FIN

Con el tiem­po, los fla­ge­lan­tes co­men­za­ron a ale­jar­se de su ori­gi­nal pie­tis­mo y a aban­do­nar­se a las or­gías, co­pu­lan­do con las mu­je­res en pú­bli­co com­ple­ta­men­te ebrios. Mu­chos ma­lean­tes y de­lin­cuen­tes se unie­ron en­ton­ces al mo­vi­mien­to, y sa­quea­ban las Igle­sias por las que pa­sa­ban. Fi­nal­men­te, el vi­ca­rio de Cris­to pu­bli­ca­ría otra bu­la en 1349, de tí­tu­lo In­ter so­lli­ci­tu­di­nes, don­de con­de­na­ba al mo­vi­mien­to co­mo he­ré­ti­co, y acu­sa­ba a sus miem­bros de co­me­ter crí­me­nes que “ha­cían eno­jar a Dios”. Al­gu­nos de los ca­be­ci­llas fue­ron apre­sa­dos y de­ca­pi­ta­dos en pre­sen­cia de sus se­gui­do­res, y aun­que la sec­ta no des­apa­re­ció por com­ple­to, po­co a po­co fue per­dien­do fuer­za, al tiem­po que des­apa­re­cían los efec­tos de la en­fer­me­dad.

Aque­llos ju­díos que no ha­bían si­do ase­si­na­dos ni ha­bían con­traí­do la peste, tu­vie­ron que aban­do­nar su ho­gar y exi­liar­se, mu­chos de ellos a Cra­co­via (Po­lo­nia), gra­cias a la in­ter­ce­sión del rey Ca­si­mi­ro el Gran­de, que les dio co­bi­jo, cuen­tan que por­que es­ta­ba enamo­ra­do de una jo­ven he­brea. Na­die po­día sa­ber en­ton­ces que en pleno si­glo XX la co­mu­ni­dad ju­día vol­ve­ría a ser ma­sa­cra­da, es­ta vez por el de­li­ran­te odio ra­cial na­zi.

La te­rri­ble pla­ga ha­bía de­ja­do su hue­lla de muer­te y des­truc­ción a lo lar­go de mi­les de ki­ló­me­tros, ator­men­tan­do el al­ma de mi­llo­nes de per­so­nas y diez­man­do ca­si a la mi­tad de la po­bla­ción eu­ro­pea. Con el tiem­po, los hom­bres vol­ve­rían a to­mar el con­trol de la si­tua­ción, pe­ro nun­ca vol­ve­rían a ser los mis­mos. Aho­ra co­no­cían el ho­rri­ble do­lor que pro­vo­ca­ban las lla­mas del in­fierno.

El poe­ta ita­liano Pe­trar­ca can­tó co­mo na­die aquel su­fri­mien­to que cau­só la peste bu­bó­ni­ca: “Con­si­de­ra lo que he­mos si­do y lo que aho­ra so­mos… /¡Dón­de es­táis ami­gos que­ri­dos!/ ¡dón­de los ros­tros ama­dos!/ Éra­mos una mul­ti­tud, aho­ra es­ta­mos ca­si so­los…”.

Di­ver­sas re­pre­sen­ta­cio­nes de la muer­te ne­gra. De­ba­jo, puer­to de Caf­fa, ac­tual Feo­do­sia, en Cri­mea, que pu­do ser lu­gar des­de el que la pan­de­mia se ex­ten­dió a Oc­ci­den­te.

Arri­ba, “Pro­ce­sión de dis­ci­pli­nan­tes” de Fran­cis­co de Go­ya (1812-1819). Du­ran­te los años de la peste ne­gra, los fla­ge­lan­tes fue­ron una pre­sen­cia ha­bi­tual en las ca­lles de to­da Eu­ro­pa. Du­ran­te sus pe­ni­ten­cias, se cas­ti­ga­ban pen­san­do que erra­di­ca­rían la...

Re­pre­sen­ta­ción medieval que mues­tra el es­ta­do de los en­fer­mos: las gran­des bu­bas se ex­ten­dían por sus cuer­pos ca­si iner­tes, en me­dio de fuer­tes do­lo­res y al­tas fie­bres. El ni­vel de mor­tan­dad era muy ele­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.