LAS CÁR­CE­LES DEL TE­RROR

ME­SES ATRÁS EL GO­BIERNO DE ARA­GÓN DE­CI­DÍA ABRIR UNA RU­TA MUY SIN­GU­LAR EN UNA DE LAS RE­GIO­NES MÁS MÁ­GI­CAS DE TO­DA LA CO­MU­NI­DAD: EL MA­TA­RRA­ÑA TU­RO­LEN­SE, UN LU­GAR EN EL QUE LA BELLEZA DE SUS CONS­TRUC­CIO­NES Y EL HORROR DE PAR­TE DE SU HIS­TO­RIA SE DAN LA MANO…

Enigmas Monográfico - - SU­MA­RIO - TEXTO Lo­ren­zo Fer­nán­dez Bueno

Via­ja­mos a la co­mar­ca de Ma­ta­rra­ña, en Te­ruel, pa­ra se­guir una sen­da má­gi­ca don­de la belleza de sus cons­truc­cio­nes y el horror de su his­to­ria se dan la mano.

En es­ta tie­rra de cu­ran­de­ros, de bru­jas y he­chi­ce­ras, de ex­tra­ños fe­nó­me­nos que se apa­re­cen en los cie­los… se pro­du­cían su­ce­sos que im­pe­dían que la Igle­sia mi­ra­ra ha­cia otro la­do, por lo que, en es­te en­torno pa­gano, prác­ti­ca­men­te ma­ligno, hu­bo quien decidió cons­truir las te­rri­bles cár­ce­les del te­rror, el lu­gar ha­cia el que aho­ra di­ri­gi­mos nues­tros pa­sos.

Y es que po­cos lu­ga­res hay en nuestro país tan her­mo­sos co­mo la re­gión tu­ro­len­se de Ma­ta­rra­ña, y a la vez tan des­co­no­ci­dos. Es pro­ba­ble­men­te por es­te mo­ti­vo por lo que po­cos dis­fru­tan de una de las ru­tas más ex­tra­or­di­na­rias, y a la vez más mis­te­rio­sas, de cuan­tas se pue­den rea­li­zar por nues­tra geo­gra­fía. En ella se dan ci­ta su­ce­sos so­bre­na­tu­ra­les, te­rri­bles pa­de­ci­mien­tos, y la ima­gi­na­ción que el ser hu­mano ha te­ni­do a lo lar­go de los si­glos cuan­do de ha­cer da­ño a un se­me­jan­te se tra­ta.

Re­co­rre­mos la pro­vin­cia de Te­ruel, una de las re­gio­nes más má­gi­cas del país, pues no en vano és­ta es tie­rra de bru­jas des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Sir­va de ejem­plo, que en el cer­cano pan­tano de la Pe­na, jun­to a la me­die­val vi­lla de Val­de­rro­bres, se es­con­den dos pie­dras des­de las que los de­mo­nios, se­gún cuen­ta con in­sis­ten­cia la tra­di­ción po­pu­lar, eran ca­pa­ces de con­ju­rar a las tor­men­tas…

Son los ce­rros de la Cai­xa y de la Pi­co­sa, en otro tiem­po lu­ga­res des­de los que se ge­ne­ra­ban las tor­men­tas que los si­ca­rios del ma­ligno eran ca­pa­ces de pro­du­cir, y que por lo tan­to ha­bía que “en­co­ju­rar” pos­te­rior­men­te. Las gen­tes cuen­tan que el es­truen­do que pro­du­cían es­tas tro­na­das era tan im­pre­sio­nan­te que pa­re­cía que un gi­gan­tes­co ser es­tu­vie­ra gol­pean­do con vio­len­cia un enor­me tam­bor a la en­tra­da del pan­tano.

No en vano, en la pa­red ex­te­rior de la sa­cris­tía de la igle­sia de Val­de­rro­bres, hay un pe­que­ño ba­jo­rre­lie­ve que pa­re­ce re­pre­sen­tar una ini­cia-

En la re­gión se ce­le­bra­ron pro­ce­sos his­tó­ri­cos por bru­je­ría que han que­da­do do­cu­men­ta­dos

ción de­mo­nía­ca, por­que la gen­te de en­ton­ces es­ta­ba con­ven­ci­da de que la exis­ten­cia de di­chas cria­tu­ras ma­lé­fi­cas en los al­re­de­do­res era ab­so­lu­ta­men­te real.

Y es que la Cai­xa ha si­do du­ran­te si­glos uno de los po­cos lu­ga­res de la co­mar­ca en don­de se lle­ga­ron a ce­le­brar aque­la­rres, se­gún afir­ma la tra­di­ción bru­je­ril de la zo­na.

Por­que el en­torno pre­sen­ta­ba con­di­cio­nes pa­ra ello; por un la­do es­ta­ba la so­le­dad, y por otro por­que só­lo aquí era po­si­ble en­con­trar de­ter­mi­na­das plan­tas má­gi­cas, que ade­más de­bían ser re­co­gi­das en mo­men­tos pun­tua­les del año pa­ra de es­ta for­ma sal­va­guar­dar y usar su po­der.

La más especial de to­das era la fa­la­gue­ra, que era re­co­gi­da en las al­tu­ras de la Cai­xa por­que es­ta­ba con­si­de­ra­da una suer­te de pa­na­cea, pues­to que ha­bía que co­ger­la du­ran­te la no­che de san Juan, o más bien sus se­mi­llas, que eran las que otor­ga­ban los po­de­res má­gi­cos a quie­nes las con­se­guían. Ade­más, pa­ra po­der arran­car­las de su lu­gar de ori­gen, ha­bía que es­qui­var la mi­ra­da del dia­blo me­dian­te un ri­tual que re­sul­ta­ba pe­li­gro­so, ya que és­te an­da­ba siem­pre vi­gi­lan­te pa­ra que na­die lo­gra­se acer­car­se a es­ta plan­ta.

Por­que és­ta es tie­rra de plan­tas má­gi­cas des­de tiem­pos an­ces­tra­les. No en vano los ha­bi­tan­tes de la

re­gión po­seen un am­plio co­no­ci­mien­to, tan­to sim­bó­li­co co­mo del uso em­pí­ri­co que és­tas po­seen, y a las que, co­mo no po­día ser de otro mo­do, se les otor­ga­ban cua­li­da­des má­gi­cas. Cua­li­da­des que se otor­ga­ban al be­le­ño, a la be­lla­do­na, a la gi­nes­te­ra, al mal­va­vis­co…

De es­te mo­do, cons­cien­tes de que el ma­ligno sen­tía una especial pre­di­lec­ción por es­tos en­tor­nos, las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas de­ci­die­ron plan­tar­le ba­ta­lla en el te­rreno, y pa­ra tal fin sur­gie­ron múl­ti­ples san­tua­rios en los que el mis­mí­si­mo dia­blo se en­car­ga­ba de co­me­ter to­do ti­po de mal­da­des, y en los que se ha­brían de desa­rro­llar exor­cis­mos ma­si­vos.

Las lla­mas de los au­tos de fe ilu­mi­na­ron las ma­dru­ga­das tu­ro­len­ses. Aquí se ce­le­bra­ron pro­ce­sos his­tó­ri­cos por bru­je­ría o he­chi­ce­ría, que han que­da­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te do­cu­men­ta­dos, y don­de se mos­tra­ba la creen­cia que exis­tía por aquel en­ton­ces de que al­gu­nas per­so­nas man­te­nían una es­tre­cha re­la­ción con el se­ñor del mal.

Y si tu­vié­ra­mos que des­ta­car a la pro­ta­go­nis­ta de uno de es­tos pro­ce­sos, sin lu­gar a du­das la bru­ja más cé­le­bre que hu­bo en la zo­na fue Ca­ta­li­na Gar­cía, de Pe­ña­rro­ya de Tas­ta­vins, pro­ta­go­nis­ta de uno de los jui­cios más im­por­tan­tes de los eje­cu­ta­dos en to­da la re­gión de Ara­gón y que fue ín­te­gra­men­te pu­bli­ca­do ha­ce muy po­cas fe­chas. Sus co­no­ci­mien­tos de las plan­tas, su “po­der” pa­ra cu­rar de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, sus sa­be­res de los fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos, fue­ron ar­gu­men­to más que su­fi­cien­te pa­ra que el San­to Ofi­cio pu­sie­ra sus ojos so­bre es­ta mu­jer.

FE­NÓ­ME­NOS EX­TRA­ÑOS EN LOS CIE­LOS

Y es que en es­ta pro­vin­cia in­jus­ta­men­te ol­vi­da­da, no só­lo en­con­tra­mos his­to­rias de he­chi­ce­ras, plan­tas má­gi­cas, o pro­ce­sos in­qui­si­to­ria­les. Tam­bién las cró­ni­cas nos ha­blan de fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tra­or­di­na­rios, que se pro­du­cen aquí, y só­lo aquí…

Las cró­ni­cas ase­gu­ran que en 1748 Val­deal­gor­fa y po­bla­cio­nes li­mí­tro­fes fue­ron arra­sa­das por un hu­ra­cán de ai­re y fue­go

El pa­dre Fray Ro­que Al­ber­to Fa­ci, en su obra Ara­gón Reyno de Ch­ris­to, por vez pri­me­ra ha­bla­ba de gra­ni­za­das, de tem­pes­ta­des, de se­quías y de llu­vias to­rren­cia­les que se pro­du­cían en es­ta co­mar­ca, aso­cián­do­las a to­do lo mi­la­gro­so y a lo má­gi­co que pa­re­cía re­ves­tir di­cha re­gión, don­de in­clu­so se ha­bían ob­ser­va­do ex­tra­ños fe­nó­me­nos ce­les­tes.

Fran­cis­co Ja­vier Sáez Gua­yar, an­tro­pó­lo­go de la zo­na, es­cri­bió tiem­po atrás que en la ma­ña­na del 19 de enero de 1787 se vie­ron so­bre la lo­ca­li­dad de Cas­pe y otras tie­rras más al sur, tres so­les sor­pren­den­te­men­te igua­les, que fue­ron rá­pi­da­men­te aso­cia­dos a la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. El te­ma fue tan co­men­ta­do que el frai­le ca­pu­chino fray Bruno de Za­ra­go­za es­cri­bió un li­bro ti­tu­la­do Des­crip­ción del fe­nó­meno de los tres so­les, dan­do tan­tos da­tos que hoy pro­ba­ble­men­te se pue­de de­cir que se tra­tó del fe­nó­meno que se co­no­ce co­mo Par­he­lio.

De igual ma­ne­ra, en ju­lio del año 1748 las cró­ni­cas ase­gu­ran que Val­deal­gor­fa y otras po­bla­cio­nes li­mí­tro­fes fue­ron arra­sa­das por un hu­ra­cán de fue­go y ai­re tan vio­len­to que pro­vo­có el des­ma­yo del cu­ra, que ha­bía sa­li­do a su en­cuen­tro pa­ra “en­co­ru­jar­lo”.

Otra de es­tas his­to­rias im­po­si­bles tu­vo lu­gar en el año 1622 en la vi­lla de Ba­tea, muy cer­ca de la población de Ca­la­cei­te, don­de se pro­du­jo una es­truen­do­sa llu­via de san­gre, que de­jó pie­dras y ca­sas cu­bier­tas por un bri­llan­te y sor­pren­den­te co­lor púr­pu­ra.

Pe­ro no son és­tos los úni­cos su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios que se han pro­du­ci­do en es­ta co­mar­ca. en es­tos lu­ga­res tam­bién se ha­bla de su­ce­sos re­la­cio­na­dos con ob­je­tos vo­lan­tes no iden­ti­fi­ca­dos, apa­ri­cio­nes que vie­nen des­de tiem­pos muy an­ti­guos. Tan­to co­mo pa­ra que el ci­ta­do pa­dre Al­ber­to Facy ad­vir­tie­se en su Ara­gón Reyno de Ch­ris­to que “ele­vé la vis­ta al ho­ri­zon­te, y que­dé sor­pren­di­do al ver una cam­pa­na de unas ocho arro­bas de pe­so sus­pen­di­da en la at­mós­fe­ra, te­nien­do en su cuer­po tres agu­je­ros com­ple­ta­men­te re­don­dos de unas do­ce pul­ga­das de cir­cun­fe­ren­cia. Ab­sor­to con­tem­pla­ba ta­ma­ño fe­nó­meno, ad­mi­ra­do có­mo se man­te­nía en el ai­re, cuan­do prin­ci­pia a vol­tear co­mo ha­cen las de los cam­pa­na­rios en días fes­ti­vos, pe­ro sin de­jar­se oír so­ni­do al­guno; y pa­sa­dos unos dos mi­nu­tos, fue ele­ván­do­se has­ta des­apa­re­cer, de­ján­do­me ate­rra­do”.

LÓ­BRE­GAS PRI­SIO­NES

Y, sin em­bar­go, na­da igua­la a las cár­ce­les del te­rror, le­van­ta­das en un pa­sa­do pa­ra com­ba­tir tan­to sa­ber pa­gano. Hoy es una ru­ta que se de­ba­te entre la his­to­ria y la le­yen­da, y don­de la úni­ca cer­te­za que te­ne­mos es que entre las ló­bre­gas pa­re­des de es­tos lu­ga­res se su­frió de­ma­sia­do…

Y es que las on­ce cár­ce­les que ac­tual­men­te se pue­den vi­si­tar fue­ron es­pe­cial­men­te san­grien­tas du­ran­te la épo­ca ál­gi­da de la In­qui­si­ción –si­glos XVI y XVII–, don­de los reos fue­ron bru­tal­men­te tor­tu­ra­dos a fuer de sa­car­les la con­fe­sión del pac­to con el mal, o sim­ple­men­te por ser ju­díos.

Ac­ce­de­mos a una de ellas; se apre­cia que hay dos ni­ve­les, uno su­pe­rior pa­ra los pre­sos que go­za­ban de cier­tos pri­vi­le­gios, y otro in­fe­rior, don­de se ha­ci­na­ban los con­de­na­dos “sin re­gre­so”, que eran arro­ja­dos al in­te­rior a tra­vés del al­za­pón, una pe­que­ña tram­pi­lla. Una vez allí, en es­ta cá­ma­ra te­ne­bro­sa, hú­me­da y os­cu­ra, al­go so­bre­co­ge el al­ma al ver el es­tre­cho pa­si­llo por el que iban los reos, y los ce­pos que atra­pa­ban sus to­bi­llos –los ori­gi­na­les–, así co­mo los gri­lle­tes, gri­llos y ca­de­nas que les ma­nia­ta­ban.

Por­que aque­llos que aquí en­tra­ban, ya no sa­lían. Y co­mo un tes­ta­men­to en la pie­dra que nos ha­bla de los ho­rro­res que aquí se pa­de­cie­ron, que­da­ron es­cri­tos con san­gre y so­bre las pa­re­des los tes­ti­mo­nios de los reos que pe­na­ron su suer­te entre sus mu­ros in­fer­na­les…

En la re­gión tu­ro­len­se de Ma­ta­rra­ña, el via­je­ro pue­de rea­li­zar una sor­pren­den­te ru­ta, bas­tan­te des­co­no­ci­da, si­guien­do las lla­ma­das “cár­ce­les del te­rror”, le­van­ta­das en un pa­sa­do pa­ra com­ba­tir tan­to sa­ber pa­gano.

Pa­no­rá­mi­ca y de­ta­lles de Val­de­rro­bres, ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de la co­mar­ca de

Ma­ta­rra­ña. Re­co­rrer sus ca­mi­nos nos en­fren­ta a mul­ti­tud de sím­bo­los mis­te­rio­sos y fe­nó­me­nos in­com­pren­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.