TEMPLARIOS EN POR­TU­GAL

POR­TU­GAL ES, PRO­BA­BLE­MEN­TE, EL ÚNI­CO LU­GAR DE EU­RO­PA DON­DE LOS DIS­PER­SOS Y MALTRECHOS CA­BA­LLE­ROS DE LA OR­DEN DEL TEM­PLE LO­GRA­RON PO­NER­SE A SAL­VO DE SUS PERSEGUIDORES. ALLÍ SE CAMUFLARON BA­JO LA OR­DEN DE LOS CA­BA­LLE­ROS DE CRIS­TO Y, A SU VEZ, DE­JA­RON BUE­NA

Enigmas Monográfico - - SUMARIO - TEX­TO José Les­ta

La som­bra de la Or­den del Tem­ple es alar­ga­da, y cuan­do se de­cre­tó su di­so­lu­ción el país lu­so sir­vió de re­fu­gio a mu­chos de sus mon­jes gue­rre­ros.

Un­ha Se­tei­ra!”, gri­tó un vi­si­tan­te por­tu­gués que, evi­den­te­men­te, te­nía in­tere­ses pa­re­ci­dos a los míos. En reali­dad, lo que es­ta­ba se­ña­lan­do mi im­pro­vi­sa­do acom­pa­ñan­te era una es­pe­cie de ven­ta­nu­co for­ma­do por una cruz in­ser­ta en un círcu­lo. Un sím­bo­lo as­tro­ló­gi­co usa­do por los templarios que re­pre­sen­ta la unión del mun­do te­rre­nal –círcu­lo– con el mun­do es­pi­ri­tual –la cruz–, y que de­la­ta­ba el au­tén­ti­co ori­gen de la cons­truc­ción que es­ta­ba vi­si­tan­do.

Lo cier­to es que ha­cía un par de días que ha­bía co­men­za­do un via­je pa­ra es­cu­dri­ñar al­gu­nos de los cas­ti­llos, con­ven­tos, igle­sias y cons­truc­cio­nes tem­pla­rias que se en­cuen­tran di­se­mi­na­das por me­dio Por­tu­gal, pe­ro aque­lla “se­ñal” de la vie­ja or­den de los ca­ba­lle­ros-sol­da­do es lo úl­ti­mo que me es­pe­ra­ba en­con­trar en aque­lla im­po­nen­te for­ta­le­za si­tua­da en San­ta Ma­ría da Fei­ra. Una cons­truc­ción que ini­cial­men­te no es­ta­ba en mi plan de via­je ya que no cons­ta ofi­cial­men­te co­mo per­te­ne­cien­te a la enigmática or­den medieval. A pe­sar de ello, pron­to me di cuen­ta de que los sub­te­rrá­neos, pa­sa­di­zos, in­trin­ca­das ga­le­rías y so­bre to­do los oli­vos que cir­cun­dan los al­re­de­do­res del cas­ti­llo, for­ja­do ha­cía más de sie­te si­glos, te­nían to­dos los in­gre­dien­tes clá­si­cos que acom­pa­ñan una cons­truc­ción tem­pla­ria.

Y es que la per­se­cu­ción y exterminio de los templarios co­men­zó el 13 de oc­tu­bre de 1307 con una gi­gan­tes­ca re­da­da, con­si­de­ra­da hoy en día co­mo una de las más ex­tra­or­di­na­rias “ope­ra­cio­nes po­li­cia­les” de to­dos los tiem­pos. Por or­den del rey de Fran­cia, se pren­de a bue­na par­te de los ca­ba­lle­ros en el país ga­lo. La con­fe­sión de al­gu­nos miem­bros de la Or­den que se au­to­in­cul­pan de ac­cio­nes an­ti­cris­tia­nas co­mo es­cu­pir tres ve­ces a la fi­gu­ra de Cris­to, la prác­ti­ca de los be­sos obs­ce­nos o la ido­la­tría en­tre otras ac­cio­nes de­mo­nía­cas, lle­va al Pa­pa Cle­men­te V a ex­pe­dir una bu­la en su con­tra. En una se­gun­da bu­la con­ce­de a la Or­den de los Hos­pi­ta­la­rios los bie­nes de los templarios, ex­cep­to en Es­pa­ña y Por­tu­gal, don­de que­dan a dis­po­si­ción del Va­ti­cano pa­ra ser usa­dos en la gue­rra con los mu­sul­ma­nes.

En 1308, cuan­do el rey de Por­tu­gal re­ci­bió la bu­la pa­pal, pro­ce­dió a cum­plir­la cau­te­lo­sa­men­te, de­mo­ran­do el pro­ce­so el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que los ca­ba­lle­ros se re­fu­gia­sen en el ex­tran­je­ro. El mo­nar­ca, de acuer­do con sus ho­mó­ni­mos de Cas­ti­lla y Ara­gón, con­si­guió en el Con­ci­lio de Sa­la­man­ca, ce­le­bra­do en 1310, la inocen­cia de la Or­den. Es­to dio lu­gar a la bu­la Ad

Pro­vi­dam en 1312 que con­fia­ba a los so­be­ra­nos pe­nin­su­la­res la po­se­sión de los bie­nes de la Or­den del Tem­plo. Al­gu­nos años des­pués, gra­cias a la bu­la Ad Ea Exe­qui­bus, se crea­ba la Or­den de los Ca­ba­lle­ros de Cris­to en Por­tu­gal, que se hi­zo car­go de to­dos los bie­nes de templarios.

MONTESANTO EN EL CO­RA­ZÓN DE POR­TU­GAL

Así pues, si ha­bía un si­tio en Eu­ro­pa don­de los templarios ha­bían so­bre­vi­vi­do e in­clu­so crea­do de nue­vo una gran for­tu­na, sin du­da era Por­tu­gal.

Los nue­vos de­rro­te­ros de mi pe­re­gri­na­je me hi­cie­ron in­ter­nar­me en la zo­na más abrup­ta y mon­ta­ño­sa. Tras ca­si 340 km me en­con­tra­ba en Mon­te San­to, una mi­le­na­ria po­bla­ción con­si­de­ra­da “la más por­tu­gue­sa de to­das las al­deas”. Su es­car­pa­da co­li­na fue tes­ti­go del pa­so de ro­ma­nos que

la de­no­mi­na­ron Egi­ta­nia, e in­clu­so de los go­dos que cons­tru­ye­ron una ba­sí­li­ca… eso sí, so­bre res­tos pre­cris­tia­nos. Pre­ci­sa­men­te por ello, en­tre las es­tre­chas y la­be­rín­ti­cas ca­lle­jue­las, se ce­le­bra ca­da año un fes­te­jo con tam­bo­res y cos­tum­bres tí­pi­cas de las ves­ta­les ro­ma­nas –pro­ba­ble­men­te el úni­co lu­gar de Eu­ro­pa don­de se ce­le­bra esa tra­di­ción–.

La mul­ti­tu­di­na­ria “pro­ce­sión” as­cien­de por la em­pi­na­da mon­ta­ña has­ta el cas­ti­llo de Mon­san­to que, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, fue cons­trui­do por los tem­pla­rio. Se tra­ta de una for­ta­le­za de grue­sas y gra­ní­ti­cas pa­re­des con cua­tro puer­tas en for­ma de ar­co y gran­des con­tra­fuer­tes que al­ber­gan una gran can­ti­dad de misterios. La edi­fi­ca­ción con­tie­ne mu­chos ven­ta­nu­cos y hue­cos en las pa­re­des muy enig­má­ti­cos. Co­mo ejem­plo, te­ne­mos do­ce re­lie­ves ins­cri­tos en unas pie­dras si­tua­das pre­ci­sa­men­te ha­cia el po­nien­te. En reali­dad, to­do el con­jun­to pa­re­ce te­ner una cla­ra con­no­ta­ción as­tro­ló­gi­ca ya que las alu­sio­nes a los sig­nos zo­dia­ca­les pa­re­cen con­ti­nuas.

Cer­ca del cas­ti­llo, don­de se ha­lla­ron res­tos del cul­to al an­ti­quí­si­mo dios lu­si­tano En­do­vé­li­co, los templarios cons­tru­ye­ron una ca­pi­lla de­di­ca­da a San Mi­guel –que ac­tual­men­te es el pa­trón de Por­tu­gal– jus­to don­de se pue­den aún con­tem­plar unos cu­rio­sos tú­mu­los ex­ca­va­dos en la ro­ca. Mas bien pa­re­cen pis­ci­nas de pie­dra don­de se rea­li­za­ba al­gún ti­po de ri­tual.

Efec­ti­va­men­te, los mis­mí­si­mos templarios por­tu­gue­ses rea­li­za­ban allí un an­ti­guo ce­re­mo­nial mi­le­na­rio que ya prac­ti­ca­ban ha­ce si­glos los ro­ma­nos, y don­de, in­clu­so, se rea­li­za­ban sa­cri­fi­cios. Al pa­re­cer, allí se di­ri­gían los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Mon­san­to en “pro­ce­sión” pa­ra dar sus ofren­das a los dio­ses. Pa­ra ello prac­ti­ca­ban ablu- cio­nes pu­ri­fi­ca­do­ras en las ex­tra­ñas pis­ci­nas pe­ro con un lí­qui­do inusual: la san­gre de sus bue­yes y car­ne­ros. Se­gún la tra­di­ción, con un cu­chi­llo in­mo­la­ban a sus víc­ti­mas y las cre­ma­ban. Des­pués la­va­ban sus vís­ce­ras en al­gu­nas de las oque­da­des pé­treas, mien­tras que las otras se lle­na­ban con la san­gre so­bran­te. Con ella se mo­ja­ban la fren­te y se re­par­tían las pie­les de los ani­ma­les sa­cri­fi­ca­dos pa­ra que los dio­ses les die­ran un buen año agrí­co­la. Se­gún el pres­ti­gio­so an­tro­pó­lo­go por­tu­gués, Lei­te de Vas­con­ce­los: “To­do obe­de­ce a un Se­ra­peum, don­de la prin­ci­pal di­vi­ni­dad, Se­rap­his, era ado­ra­da jun­to con las de­más… allí se ce­le­bra­ban ‘misterios’ con­for­me a ri­tos de las re­li­gio­nes orien­ta­les”.

Al mar­gen de la ri­tua­lís­ti­ca, las

cons­truc­cio­nes y to­da la or­ga­ni­za­ción tem­pla­ria en Por­tu­gal es­ta­ba al car­go de un per­so­na­je in­quie­tan­te: el gran maes­tre del tem­ple en Por­tu­gal, Gual­dim Pais, fun­da­dor de la ciu­dad de To­mar y se­ñor de la zo­na de Mon­san­to. Ini­cia­do en los misterios templarios en Tie­rra San­ta, era un hom­bre muy cul­to y un gue­rre­ro que se ba­tió con co­ra­je en su­ce­si­vas ba­ta­llas con­tra los ára­bes en Gaza y Je­ru­sa­lén. Co­mo es­cu­de­ro y ami­go del rey por­tu­gués, des­de su más in­fan­cia és­te le en­co­men­dó una fun­ción: crear una cin­tu­ra de­fen­si­va en la ri­ve­ra del Ta­jo con­tra las zo­nas cas­te­llano-leo­ne­sas y las in­va­sio­nes su­re­ñas de los mo­ros que arre­cia­ban en esa épo­ca.

EL CRIS­TO LUCIFERINO

Así pues, mi nue­vo des­tino se en­con­tra­ba en la ciu­dad de To­mar. En ella, el re­cuer­do de los ca­ba­lle­ros del tem­ple per­vi­ve no só­lo en las mag­ní­fi­cas cons­truc­cio­nes que eri­gie­ron, sino tam­bién en las men­tes de sus ha­bi­tan­tes. Es, sin du­da, un des­tino úni­co en Eu­ro­pa pa­ra cual­quier in­tere­sa­do en la Or­den. Lle­gué a la lo­ca­li­dad lu­sa, si­tua­da en el dis­tri­to de San­ta­rem, a me­dia tar­de. Des­de el pri­mer mo­men­to me per­ca­té de que los to­ma­ren­ses te­nían bien pre­sen­te su pa­sa­do. En el cen­tro de la pla­za prin­ci­pal, jun­to al ayun­ta­mien­to, se le­van­ta una im­po­nen­te es­ta­tua eri­gi­da en ho­nor a Gual­dim Pais. Al fon­do ob­ser­va­mos el cas­ti­llo, en cu­yo in­te­rior hay un mo­nas­te­rio úni­co en el con­ti­nen­te: se tra­ta del con­ven­to de Cris­to.

El cas­ti­llo de los Templarios es una enor­me for­ta­le­za cons­trui­da con los re­qui­si­tos del ar­te bé­li­co en­ton­ces prac­ti­ca­do en Pa­les­ti­na. Sin em­bar­go, lo más in­tere­san­te se en­cuen­tra en su in­te­rior, en el mo­nas­te­rio de plan­ta oc­to­go­nal, tí­pi­co de las cons­truc­cio­nes tem­pla­rias e ins­pi­ra­do en el Tem­plo de Je­ru­sa­lén. Tras cru­zar su jar­dín se lle­ga a un gran­dio­so pór­ti­co en el que des­ta­can la fi­gu­ra de la Vir­gen con el ni­ño. La sim­bo­lo­gía ma­ria­na y su im­por­tan­cia fi­lo­só­fi­ca den­tro de la Or­den es­tán fue­ra de to­da du­da, pro- ba­ble­men­te de­bi­do a la in­fluen­cia que San Ber­nar­do ejer­ció so­bre el Tem­ple.

El in­te­rior sor­pren­de por su enor­mi­dad. En el cen­tro del gran pa­tio se le­van­ta una fuen­te, có­mo no, de plan­ta oc­to­go­nal y con for­ma de cruz tem­pla­ria. Pa­sean­do si­len­cio­sa­men­te por sus ca­pi­llas y ha­bi­ta­cio­nes a uno se le dis­pa­ra la ima­gi­na­ción re­cor­dan­do lo leí­do has­ta en­ton­ces so­bre el ri­tual de ini­cia­ción o las mis­te­rio­sas prác­ti­cas de los templarios.

De to­dos los fres­cos en pro­ce­so de res­tau­ra­ción que se pue­den con­tem­plar, en­se­gui­da lla­ma la aten­ción del vi­si­tan­te el del Cris­to. No se tra­ta de un cru­ci­fi­ca­do; al con­tra­rio, ve­mos a un Cris­to ven­ce­dor y glo­rio­so, tal y co­mo so­lían re­pre­sen­tar­lo los templarios. El Cris­to triun­fan­te es la ima­gen del Cris­to So­lar, de la Ener­gía Se­cre­ta del Uni­ver­so, es de­cir, del Ver­bo Di­vino o De­miur­go. Es­ta­mos an­te un Cris­to luciferino, por­ta­dor de luz –lu­cí­fe­ro– y co­no­ci­mien­to en opo­si­ción al reino de las ti­nie­blas. Po­de­mos de­cir que es el Cris­to gnós­ti­co –sur­gi­do del con­tac­to en­tre el cris­tia­nis­mo y las fi­lo­so­fías orien­ta­les–.

La Or­den del Tem­plo era he­re­de­ra del co­no­ci­mien­to de la Igle­sia de Juan que en­la­za­ba Orien­te y Oc­ci­den­te. Por es­to no es de ex­tra­ñar que tu­vie­se nu­me­ro­sos con­tac­tos con el mun­do del Is­lam, al mis­mo tiem­po que lo com­ba­tía. De es­ta re­la­ción con Orien­te sur­ge el in­te­rés tem­pla­rio por la al­qui­mia, la as­tro­lo­gía, las an­ti­guas tra­di­cio­nes y, sin du­da, tam­bién sur­ge una de las acu­sa­cio­nes lan­za­das con­tra ellos, con­cre­ta­men­te la del ri­to de los be­sos obs­ce­nos, que no es más que una re­mi­nis­cen­cia de la tra­di­ción orien­tal con­sis­ten­te en la ac­ti­va­ción de los pun­tos ener­gé­ti­cos del ser hu­mano: los cha­kras.

En las bó­ve­das des­ta­can di­fe­ren­tes re­pre­sen­ta­cio­nes de la cruz tem­pla­ria o la fi­gu­ra del as­tro­la­bio cus­to­dia­do por dos án­ge­les. Tam­bién apa­re­ce una ex­tra­ña ro­sa con una ca­ra bar­bu­da en su in­te­rior. Es se­gu­ra­men­te el ma­yor mis­te­rio tem­pla­rio, el bap­ho­met, una ex­tra­ña ca­be­za con dos ca­ras al que nu­me­ro­sos mon­jes gue­rre­ros con­fe­sa­ron ha­ber ado­ra­do. Pa­ra al­gu­nos es­tu­dio­sos ten­dría re­la­ción con la ad­vo­ca­ción que prac­ti­ca­ban ha­cia los dos Juan –el Bau­tis­ta y el Evan­ge­lis­ta–. Se cree que la Or­den ce­le­bra­ba los dos sols­ti­cios en ho­nor a los Jua­nes. En el si­glo XII exis­tía en oc­ci­den­te una Igle­sia Ofi­cial de Juan, opues­ta a la de Pe­dro. Sus se­gui­do­res, de­no­mi­na­dos Men­daí­tas per­vi­vie­ron mu­cho tiem­po des­pués de la muer­te del Bau-

Gra­cias a las ri­que­zas de los templarios de To­mar, el in­fan­te Don En­ri­que pu­do lle­var a ca­bo sus im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos

tis­ta en Pa­les­ti­na. Has­ta el pun­to de que en el si­glo XIX aún exis­tían una gran can­ti­dad de ellos que se au­to­afir­ma­ban co­mo no-cris­tia­nos y de­vo­tos de su pa­dre: San Juan Bau­tis­ta. La Igle­sia de Juan te­nía sus pro­pios ri­tos y se con­si­de­ra­ba la he­re­de­ra de la ver­da­de­ra Tra­di­ción Eter­na, es de­cir, la Tra­di­ción Griá­li­ca. No se­ría ex­tra­ño que la Or­den del Tem­ple re­ci­bie­ra la in­fluen­cia o es­tu­vie­ra más cer­ca­na a la Igle­sia de Juan que a la pu­ra­men­te for­mal de Pe­dro. Pro­ba­ble­men­te de la ado­ra­ción de esa ca­be­za an­dró­gi­na de­ri­ve el mi­to del bap­ho­met, equi­vo­ca­da­men­te re­pre­sen­ta­do co­mo un ser ma­lé­fi­co o dia­bó­li­co de­bi­do a una se­rie de cir­cuns­tan­cias que se­ría de­ma­sia­do lar­go de ex­pli­car.

UN TÚ­NEL GUAR­DA LOS ÚL­TI­MOS SE­CRE­TOS

Pre­ci­sa­men­te esa re­fle­xión mar­ca­ba mi pró­xi­ma vi­si­ta. No de­bía ir muy le­jos, sim­ple­men­te des­cen­der de nue­vo la co­li­na ha­cia el cen­tro de To­mar. Allí se en­cuen­tra el ayun­ta­mien­to y fren­te a él, la igle­sia de San Juan Bau­tis­ta. Al tras­pa­sar la en­tra­da del pór­ti­co y jus­to a la de­re­cha, te­ne­mos una pi­la bau­tis­mal muy es­pe­cial. For­man­do un oc­tó­gono, tie­ne es­cul­pi­dos un Sol, una Lu­na y una bo­la del mun­do en for­ma de hue­vo –es­fe­ra ar­mi­lar– en tres de sus la­dos. Sin du­da, es­tos sím­bo­los fue­ron co­lo­ca­dos allí por los templarios ya que, aun­que las es­fe­ras ar­mi­lar eran ins­tru­men­tos cien­tí­fi­cos usa­dos pa­ra cálcu­los as­tro­nó­mi­cos des­de la an­ti­güe­dad, en reali­dad tie­ne un sig­ni­fi­ca­do eso­té­ri­co y al­quí­mi­co.

Ese ti­po de es­fe­ras sue­len ser per­fec­ta­men­te re­don­das y lle­var una ban­da in­cli­na­da que las cru­za en su to­ta­li­dad. Se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción del cie­lo, de los sig­nos zo­dia­ca­les so­bre la Tie­rra es­fé­ri­ca en su cen­tro. Es por lo tan­to un ob­je­to de ti­po as­tro­ló­gi­co, pe­ro si ade­más le aña­di­mos la Lu­na y el Sol, se con­vier­te en uno de los más tí­pi­cos sím­bo­los al­quí­mi­cos.

Me en­ca­mi­né ha­cia la igle­sia tem­pla­ria de Nues­tra Se­ño­ra del Oli­var, mien­tras el Sol se es­con­día rá­pi­da­men­te en­tre las co­li­nas que cir­cun­dan la ciu­dad. De as­pec­to pe­que­ño y ca­si ol­vi­da­da, es la más im­por­tan­te igle­sia tem­pla­ria de Por­tu­gal y una de las más an­ti­guas de to­da Eu­ro­pa. Ro­dea­da de oli­vos, pa­re­ce in­creí­ble que esa cons­truc­ción fue­ra la ca­pi­tal del tem­ple en Por­tu­gal an­tes de la cons­truc­ción del cas­ti­llo de To­mar. Cons­ti­tuía el cen­tro neu­rál­gi­co des­de don­de los sol­da­dos-gue­rre­ros su­per­vi- vien­tes –la Or­den de los Ca­ba­lle­ros de Cris­to– se des­per­di­ga­ron por to­do el mun­do mas allá del océano.

Fue Gual­dim Pais el que “de­ci­dió” ese si­tio exac­to pa­ra la cons­truc­ción de la igle­sia, aun­que el lu­gar ya era an­te­rior­men­te un san­tua­rio con­sa­gra­do a cul­tos más an­ti­guos, y se­gún to­dos los in­di­cios, es­ta­ba ba­jo la pro­tec­ción de una Vir­gen Ne­gra.

Si uno bus­ca en­tre los cen­te­na­rios ado­qui­nes que en­lo­san el sue­lo de la igle­sia, se po­drá to­par en­tre dos hi­la­das de ban­cos con una pie­dra más gran­de que las de­más y mu­cho más blan­ca. Se­gún mu­chos to­ma­ren­ses no se tra­ta de una pie­dra… es una puer­ta, la en­tra­da a un pa­sa­di­zo sub­te­rrá­neo que co­nec­ta con el cas­ti­llo tem­pla­rio y con otra igle­sia, va­rios ki­ló­me­tros mas allá. ¿Qué con­tie­nen esas ga­le­rías? ¿Aca­so te­so­ros ocul­tos?

Po­de­mos afir­mar que gra­cias a las ri­que­zas de los templarios de To­mar, que lue­go pa­sa­rían a las ma­nos de la Or­den de Cris­to, el in­fan­te D. En­ri­que pu­do lle­var a ca­bo al­gu­nos de los más im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos y ex­plo­ra­cio­nes geo­grá­fi­cas de la his­to­ria de Por­tu­gal. Y es que el mis­te­rio de los Ca­ba­lle­ros de Cris­to es­tá muy uni­do al “for­tui­to” des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. Pe­ro eso es otra his­to­ria…

El mo­nas­te­rio de To­mar, de plan­ta or­to­go­nal, co­mo es tí­pi­co en las cons­truc­cio­nes tem­pla­rias, es­tá ins­pi­ra­do en el Tem­plo de Je­ru­sa­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.