LOS ÚL­TI­MOS HEREJES

EL CA­TA­RIS­MO FUE UNA SEC­TA RE­LI­GIO­SA CON­SI­DE­RA­DA HERÉTICA EN LA EDAD ME­DIA. SU CON­CEP­CIÓN DEL BIEN Y DEL MAL, LA CREEN­CIA EN LA REENCARNACIÓN Y EN QUE LAS MU­JE­RES ACCEDIERAN AL SACERDOCIO DESENCADENÓ UNA CRUZADA HAS­TA EL EXTERMINIO… PE­RO UNA PROFECÍA ASEG

Enigmas Monográfico - - SUMARIO - TEX­TO Jo­sep Guijarro

La he­re­jía cá­ta­ra fue uno de los mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos más re­le­van­tes de la Edad Me­dia. Los lla­ma­dos “hom­bres bue­nos” fue­ron ma­sa­cra­dos sin pie­dad por la Igle­sia, pe­ro… ¿por qué?

Los cátaros ne­ga­ban la efi­ca­cia de los sa­cra­men­tos ca­tó­li­cos, y ex­cluían de su li­tur­gia el bau­tis­mo, la eu­ca­ris­tía y el ma­tri­mo­nio

Voy ca­mino del cas­ti­llo de Mon­tsé­gur. Cuan­do cru­zo la fron­te­ra y me in­terno en la re­gión del Lan­gue­doc, me da la bien­ve­ni­da un car­tel que re­za: “Le Pays Cat­ha­re, si­tes, châ­teaux, ci­tés mé­dié­va­les”. Su lo­go­ti­po es una es­pe­cie de dis­co me­dio ocul­to que su­gie­re el dua­lis­mo luz-os­cu­ri­dad de la fe cá­ta­ra. No pue­do evi­tar pen­sar en la per­ver­sión que re­pre­sen­ta es­te sím­bo­lo, pues, en el fon­do, las ofi­ci­nas de tu­ris­mo y las cá­ma­ras de co­mer­cio es­tán fo­men­tan­do con su uso una fe que re­sul­tó ani­qui­la­da ha­ce más de sie­te si­glos, una fe que, cu­rio­sa­men­te, no de­jó ca­pi­llas vi­si­bles ni mo­nu­men­tos y que, sin em­bar­go, si­gue es­tan­do la­ten­te hoy, en es­te país lai­co, co­mo du­ran­te la Edad Me­dia. Sí, los cátaros o, pa­ra ser más pre­ci­sos, los neo­cá­ta­ros, re­sur­gen de sus ce­ni­zas cual ave fé­nix en es­te be­llo de­par­ta­men­to del sur de Fran­cia, y ese es el mo­ti­vo que me lle­va a Mon­tsé­gur, una for­ta­le­za que cons­ti­tu­ye el sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia de los herejes, don­de la be­lla sa­cer­do­ti­sa Es­clar­mon­de, ma­dri­na de to­da una ge­ne­ra­ción de per­fec­tas, guar­da­ba el te­so­ro y los tex­tos cátaros. Una ins­pi­ra­do­ra gue­rre­ra que, co­mo Jua­na de Ar­co, se trans­for­mó en már­tir al ser pas­to de las lla­mas.

Y es que Ino­cen­cio III pro­cla­mó una cruzada con­tra los cátaros en 1209, una gue­rra “san­ta” que cos­tó la vi­da de mi­les de per­so­nas y que pro­ta­go­ni­zó epi­so­dios de ex­tre­ma vio­len­cia, co­mo la ma­tan­za de Bé­ziers que en­fren­tó a las fuer­zas reuni­das por Si­món de Mont­fort con­tra par­te de la no­ble­za de To­lo­sa, en­ca­be­za­da por el con­de Ra­món VI y la fa­mi­lia Tren­ca­vel. Sus ha­bi­tan­tes, de to­das las con­fe­sio­nes, se re­fu­gia­ron en la igle­sia de la Mag­da­le­na pre­sas del te­rror y es en­ton­ces cuan­do Mont­fort for­mu­ló una pre­gun­ta al le­ga­do pa­pal que de­ja­ría una de esas la­pi­da­rias fra­ses pa­ra la his­to­ria: ¿Có­mo di­fe­ren­ciar a los cre­yen­tes de los herejes? Y Amalric con­tes­tó: “Ma­tad­los a to­dos, Dios re­co­no­ce­rá a los su­yos”. En­tre sie­te y ocho mil per­so­nas mu­rie­ron en Bé­ziers. Des­pués, el ejér­ci­to si­guió su avan­ce ha­cia Per­pi­ñán, Nar­bo­na, Car­cas­son­ne y Tou­lou­se.

¿Qué hi­cie­ron los cátaros pa­ra ser el cen­tro de tan­to odio in­qui­si­to­rial? En reali­dad, pen­sar de for­ma dis­tin­ta a lo es­ta­ble­ci­do en la Edad Me­dia. Apar­te de los pre­cep­tos ya co­no­ci­dos de que el mun­do fue crea­do por Sa­tán –al que los herejes re­la­cio­na­ban con Yah­vé, el Dios del An­ti­guo Tes­ta­men­to–, y de su creen­cia en la reencarnación, los

cátaros ne­ga­ban la efi­ca­cia de los sa­cra­men­tos ca­tó­li­cos y ex­cluían de su li­tur­gia el bau­tis­mo, la eu­ca­ris­tía y el ma­tri­mo­nio. De he­cho, el ca­ta­ris­mo pue­de con­si­de­rar­se un pre­cur­sor de los en­la­ces ci­vi­les. Y es que hay que ex­pli­car que só­lo los per­fec­tos guar­da­ban ce­li­ba­to, eran ve­ge­ta­ria­nos y re­cha­za­ban la vio­len­cia, si no, ¿có­mo es po­si­ble que pre­ci­sa­men­te el Lan­gue­doc se con­vir­tie­ra en una de las zo­nas más po­bla­das de Eu­ro­pa, si se exi­gía la ab­so­lu­ta cas­ti­dad de sus ha­bi­tan­tes?

Se asu­me que la ac­ti­tud cá­ta­ra an­te el ma­tri­mo­nio y el se­xo fue una de las ra­zo­nes más po­de­ro­sas por las que fue­ron con­si­de­ra­dos con ver­da­de­ro ho­rror por par­te de los sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos. Tam­bién con­tri­bu­yó so­bre­ma­ne­ra que el sa­cer­do­ta­do cá­ta­ro re­clu­ta­ra in­dis­tin­ta­men­te hom­bres y mu­je­res pu­dien­do con­ver­tir­se en per­fec­tos, el equi­va­len­te a los obis­pos ca­tó­li­cos. To­das es­tas cir­cuns­tan­cias lle­va­ron a pen­sar que la Igle­sia es­ta­ba a pun­to de nau­fra­gar. La cu­ria veía se­ña­les de un in­mi­nen­te fin de los tiem­pos. El ase­si­na­to del le­ga­do pa­pal Piè­re de Cas­tel­nau a ma­nos de un es­cu­de­ro de Rai­mun­do VI de To­lo­sa, en enero de 1208, fue la go­ta que col­mó el va­so. La suer­te es­ta­ba echa­da.

EL CAS­TI­LLO DE MON­TSÉ­GUR

El icono de la re­sis­ten­cia cá­ta­ra es Mon­tsé­gur. La for­ta­le­za se eri­ge en la ci­ma de un pi­co inex­pug­na­ble, a más de 1.207 m de al­ti­tud. A fi­na­les de 1230, es­te cas­ti­llo se ha­bía con­ver­ti­do no só­lo en re­fu­gio, sino tam­bién en el prin­ci­pal cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de los cátaros.

Du­ran­te el mes de ma­yo de 1243, seis mil hom­bres to­ma­ron po­si­cio­nes en la ba­se del pog –pi­co–. La re­la­ción de fuer­zas era, a to­das lu­ces, ab­sur­da, pues la guar­ni­ción de­fen­si­va ape­nas es­ta­ba for­ma­da por 150 efec­ti­vos. Pe­se a to­do, el ase­dio du­ró diez me­ses.

Coin­ci­dien­do con la fies­ta pri­ma­ve­ral de Ma­nes –iro­nía del des­tino, se­gu­ra­men­te–, el miér­co­les dos de mar­zo de 1244, el je­fe de la guar­ni­ción, Pie­rre Ro­ger de Mi­re­poix, ne­go­ció con Hug­hes des Ar­cís, el se­nes­cal de Car­cas­son­ne y Pie­rre Amiel, ar­zo­bis­po de Nar­bo­na, la ren­di­ción de Mon­tsé­gur… en el pla­zo de dos se­ma­nas.

¿Pa­ra qué ne­ce­si­ta­ban ese tiem­po los cátaros allí ase­dia­dos? Lo ló­gi­co se­ría pen­sar que los per­fec­tos que­rían pre­pa­rar a los cro­yants pa­ra la muer­te. Pe­ro si pen­sa­ban en­tre­gar la for­ta­le­za, ¿por qué no ha­cer­lo an­tes? La le­yen­da ase­gu­ra que el con­de de Mi­re­poix dis­pu­so que cua­tro per­fec­tos des­cen­die­ran con cuer­das des­de las mu­ra­llas del la­do nor­te del cas­ti­llo pa­ra po­ner a sal­vo el te­so­ro cá­ta­ro… ese en el que al­gu­nos ima­gi­na­ti­vos au­to­res han que­ri­do in­cluir el Grial. Pe­ro, ¿qué sen­ti­do tie­ne con­ser­var el cá­liz

En la per­se­cu­ción in­flu­yó que el sa­cer­do­ta­do cá­ta­ro re­clu­ta­ra in­dis­tin­ta­men­te hom­bres y mu­je­res, pu­dien­do am­bos con­ver­tir­se en per­fec­tos

sa­gra­do pa­ra una fe que no cons­truía igle­sias, que re­cha­za­ba los sa­cra­men­tos y no se in­tere­sa­ba por las re­li­quias? Es evi­den­te que el te­so­ro te­nía que ser otra “cosa”, pe­ro ¿qué?

En opi­nión del es­pe­cia­lis­ta Art­hur Guird­ham, el te­so­ro tu­vo que ha­ber es­ta­do com­pues­to en par­te por di­ne­ro, pues, co­mo cual­quier otra or­ga­ni­za­ción, no ha­brían po­di­do fun­cio­nar sin él, y cier­tos ma­nus­cri­tos ra­ros. Es una creen­cia bas­tan­te ex­ten­di­da que los cátaros po­seían una ver­sión es­pe­cial del Evan­ge­lio de San Juan que al­gu­nos con­fun­den con La Ce­ne Se­crè­te que, en reali­dad, es una con­ver­sa­ción ima­gi­na­ria en la que Cris­to ilus­tra a su Após­tol ama­do acer­ca de la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de su mi­sión. En cual­quier ca­so, el ras­tro del “te­so­ro” se per­dió en las cue­vas del al­to Ariè­ge. La po­se­sión de esos do­cu­men­tos le­gi­ti­ma­ría, sin nin­gu­na du­da, la con­ti­nui­dad de los idea­les cátaros.

Sea co­mo fue­re, en la ma­ña­na del 16 de mar­zo de 1243, el pro­pie­ta­rio de Mon­tsé­gur, Ray­mond de Pe­rei­lle y su yerno, Pie­rre Ro­ger de Mi­re­poix, en­tre­ga­ron las lla­ves al ar­zo­bis­po y al se­nes­cal de Car­cas­son­ne y to­ma­ron po­se­sión del cas­ti­llo. Po­co des­pués, 225 cátaros que se ne­ga­ron a ab­ju­rar de sus creen­cias ca­mi­na­ron en­to­nan­do cán­ti­cos has­ta el pla dels cre­mats, si­tua­do al pie de la mon­ta­ña, pa­ra ser que­ma­dos en la ho­gue­ra. El icono de la re­sis­ten­cia cá­ta­ra ha­bía caí­do.

Po­pu­lar­men­te se cree que la ren­di­ción de Mon­tsé­gur su­pu­so el fin de la he­re­jía, y no es cier­to. Es más, con­ti­nuó vi­va en los te­rri­to­rios de la Co­ro­na de Ara­gón du­ran­te cer­ca de 80 años, an­tes de su “de­fi­ni­ti­vo” exterminio.

La per­se­cu­ción in­qui­si­to­rial lle­vó al exi­lio a la ma­yo­ría de los cátaros. Mu­chos lle­ga­ron a Ita­lia, a la re­gión de Lom­bar­día, otros cru­za­ron los Pi­ri­neos y ha­lla­ron re­fu­gio en tie­rras ca­ta­lano-ara­go­ne­sas. Pe­ro, en los al­bo­res del nue­vo si­glo XIII, la Igle­sia ba­jó la guar­dia y, apro­ve­chan­do la gran cir­cu­la­ción de per­so­nas que pe­re­gri­na­ban a Roma, con mo­ti­vo del año san­to, un gru­po de per­fec­tos, en­tre los que se en­con­tra­ban dos her­ma­nos, Gui­ller­mo y Pe­dro Au­tier, re­gre­sa­ron al con­da­do de Foix y con­si­guie­ron for­mar un nu­tri­do gru­po de nue­vos cátaros; eran fun­da­men­tal­men­te an­ti­guos cre­yen­tes que ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos en la re­gión. No tar­da­rían en ser de­tec­ta­dos y pues­tos a dis­po­si­ción del San­to Ofi­cio. Tras que­mar en la ho­gue­ra a los Au­tier, se pro­du­je­ron más de­ten­cio­nes, en­tre ellas la de un jo­ven de trein­ta años que es­ta­ba lla­ma­do a ser el úl­ti­mo per­fec­to cá­ta­ro: Gui­llau­me Bé­li­bas­te. Co­rría el año 1309.

Es­te cu­rio­so per­so­na­je pro­ce­día de una fa­mi­lia ha­cen­da­da de Cor­bié­res. Ejer­ció de pas­tor y re­co­rrió con sus re­ba­ños la me­se­ta que do­mi­na el va­lle del río Au­de. Pe­ro en oto­ño de 1306 cam­bia­ría su vi­da pa­ra siem­pre. En el trans­cur­so de una re­yer­ta, Bé­li­bas­te ma­tó a pa­los a otro pas­tor. Pron­to co­rrió la voz del ase­si­na­to y tu­vo que huir acom­pa­ñán­do­se de uno de sus her­ma­nos, bus­ca­do por la In­qui­si­ción. Así las co­sas, los dos fu­gi­ti­vos se to­pa­ron en las mon­ta­ñas con los per­fec­tos de Au­tier y abra­za­ron la fe cá­ta­ra.

LAS PRO­FE­CÍAS CÁ­TA­RAS

El in­com­bus­ti­ble Bé­li­bas­te lo­gró fu­gar­se de la pri­sión de Car­cas­so­ne y se es­ta­ble­ció tem­po­ral­men­te en Ca­ta­lu­ña, con el fal­so nom­bre de Pe­re Peu­ti­ner. Des­pués cam­bió de re­si­den­cia, pri­me­ro a Llei­da, y fi­nal­men­te a Mo­re­lla, en el Maes­traz­go. Des­de allí nos le­gó va­rias pro­fe­cías: “Los pue­blos se al­za­rán con­tra los pue­blos, los reinos con­tra los reinos, y se­rá la gue­rra de to­dos con­tra to­dos…”.

Es­ta pre­dic­ción for­mu­la­da en 1314 por Bé­li­bas­te, muy bien po­dría re­fe­rir­se a nues­tro tiem­po. En efec­to, co­mo por ejem­plo el pa­sa­do 2012, un año de es­ca­to­lo­gía, mi­le­na­ris­mo y apo­ca­lip­sis que gra­vi­tó en torno al fin del ca­len­da­rio ma­ya, pe­ro, al con­tra­rio que és­te, las pro­fe­cías cá­ta­ras ha­blan de es­pe­ran­za, del re­na­ci­mien­to de aque­lla fe con­si­de­ra­da herética pa­ra la Igle­sia: “ven­drá un rey de la ra­za de los re­yes de Ara­gón que da­rá de co­mer a su ca­ba­llo so­bre el al­tar de Roma. La Igle­sia ro­ma­na se­rá re­ba­ja­da y la Igle­sia cá­ta­ra exal­ta­da, y sus mi­nis­tros hon­ra­dos en to­das par­tes”.

Bé­li­bas­te pre­di­ca­ba de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra acer­ca de no ren­dir­se nun­ca al pe­ca­do de la de­ses­pe­ra­ción, de la ne­ce­si­dad de amar­se los unos a los otros, de có­mo el buen Dios nos es­pe­ra­ba a to­dos más allá. Lo ha­cía des­de Mo­re­lla, una po­bla­ción cer­ca­na al del­ta del río Ebro, ya en

El in­com­bus­ti­ble Bé­li­bas­te lo­gró fu­gar­se de la pri­sión de Car­ca­so­na y se es­ta­ble­ció en tie­rras ca­ta­la­nas ba­jo el nom­bre fal­so de Pe­re Peu­ti­ner

la pro­vin­cia de Cas­te­llón. Po­co des­pués se tras­la­da­ría a la ve­ci­na lo­ca­li­dad de San Ma­teo, don­de co­no­ce­rá a Ar­naud Si­cre, un hom­bre que ga­na­rá su con­fian­za y que, a la pos­tre, le trai­cio­na­rá.

En efec­to, en la pri­ma­ve­ra de 1321, Si­cre le con­ven­ce pa­ra via­jar a la Cer­da­ña so pre­tex­to de ofre­cer el con­so­la

ment –ri­tual si­mi­lar al bau­tis­mo– a una her­ma­na y una tía muy in­tere­sa­das en apren­der las creen­cias cá­ta­ras. La tía era ya an­cia­na y es­ta­ba en­fer­ma, por lo que la po­si­bi­li­dad de ir has­ta Mo­re­lla era muy re­mo­ta.

Bé­li­bas­te pi­có el an­zue­lo y las au­to­ri­da­des del con­da­do de Foix le apre­sa­ron. La no­ti­cia de su cap­tu­ra co­rrió co­mo la pól­vo­ra y los fie­les de Sant Ma­teu y Mo­re­lla se dis­per­sa­ron por los cua­tro vien­tos pa­ra vi­vir co­mo pros­cri­tos el res­to de sus vi­das.

El per­fec­to más pe­cu­liar de la his­to­ria cá­ta­ra fue con­de­na­do a la ho­gue­ra en Vi­lle­rou­ge-Ter­me­nés, un pue­blo si­tua­do en el co­ra­zón de la re­gión que le vio na­cer: Cor­bié­res.

EL LAUREL FLORECERÁ

Ase­gu­ra la le­yen­da que las úl­ti­mas pa­la­bras de Bé­li­bas­te en 1323 fue­ron: “Al cap de 700 ans lo laurel ver­de­je­ra”. Una fra­se que en oc­ci­tano sig­ni­fi­ca que den­tro de 700 años re­ver­de­ce­rá el laurel.

Pa­ra los cátaros, el laurel era un sím­bo­lo sa­gra­do del amor pu­ro. Cuan­do los in­qui­si­do­res los eje­cu­ta­ban, los mártires de­cían: “El laurel se ha mar­chi­ta­do. El pu­ro amor se apa­ga…”; de ahí que es­ta fra­se del úl­ti­mo per­fec­to ha­ya ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ción, ge­ne­ra­do investigaciones y po­lé­mi­cas va­rias.

En pu­ri­dad, hay dis­cre­pan­cias so­bre quien for­mu­ló la pre­dic­ción. Hay quien la atri­bu­ye a Guil­ha­bert de Cas­tres, uno de los per­fec­tos eje­cu­ta­dos el 16 de mar­zo de 1244 en Mon­tsé­gur. Otros la re­la­cio­nan con un tro­ba­dor del si­glo XIII que, en uno de sus poe­mas, ma­ni­fies­ta que el laurel re­ver­de­ce ca­da 700 años y, fi­nal­men­te, los que otor­gan credibilidad a Bé­li­bas­te, aun­que no ha­ya con­sen­so acer­ca de si fue du­ran­te su de­ten­ción en 1321 o en su eje­cu­ción dos años más tar­de. En nin­guno de los ca­sos fi­gu­ra en los Re

gis­tros de la In­qui­si­ción de Jac­ques Four­nier, el in­qui­si­dor que le con­de­nó. La ci­ta más an­ti­gua se ha­lla en His­toi­re et

doc­tri­ne des cat­ha­res ou al­bi­geo­is, un li­bro de Re­ne Ne­lli edi­ta­do en 1964.

En mi mo­des­ta opi­nión, pue­de que los tro­va­do­res me­die­va­les del viz­con­de de Tren­ca­vel, quie­nes se reunie­ron en el cas­ti­llo de Pui­vert, que se eri­ge en una sua­ve co­li­na de Quer­corb, per­pe­tua­ran el mi­to del re­sur­gi­mien­to del laurel al can­tar pa­sa­jes de La ce­ne Se­crè­te. En es­te do­cu­men­to se pue­de leer que “Sa­ta­nás rei­na­rá en es­te mun­do du­ran­te sie­te días”, y Juan pre­gun­ta: “¿Cuál se­rá es­te si­glo –es­ta du­ra­ción de sie­te si­glos?–”, y Je­sús res­pon­de: “Des­de el mo­men­to en que el Dia­blo fue ex­pul­sa­do de la glo­ria del Pa­dre (…)”. Va­rios años se pos­tu­lan pues pa­ra el cum­pli­mien­to de la profecía: mar­zo de 1944 si la atri­bui­mos a los cátaros

de Mon­tsé­gur o en­tre 2021 y 2023 si se la otor­ga­mos a Bé­li­bas­te.

EL RE­TORNO DE LOS CÁTAROS

Cuan­do lle­go a Mon­tsé­gur que­do im­pre­sio­na­do. No tan­to por la ar­qui­tec­tu­ra del edi­fi­cio sino por la com­ple­ji­dad de la as­cen­sión. Una vez con­si­go en­trar en el pa­tio, que no tie­ne más de 700 m2, me so­bre­co­ge pen­sar có­mo pu­die­ron so­bre­vi­vir allí ha­ci­na­dos du­ran­te diez me­ses cer­ca de qui­nien­tas per­so­nas. Su­bo las es­ca­le­ras que me lle­van a la par­te su­pe­rior de las mu­ra­llas y el vér­ti­go ha­ce ac­to de apa­ri­ción. Con to­do, va­le la pe­na. Des­de lo al­to di­vi­so un mon­te pe­cu­liar: Le Bu­ga­rach, la mon­ta­ña más al­ta de la re­gión vi­ní­co­la de Cor­biè­res. A sus pies se ex­tien­de una al­dea don­de, has­ta ha­ce po­co, vi­vían tran­qui­las 189 per­so­nas. Pe­ro el ru­mor de que aquel iba a ser un lu­gar de sal­va­ción pa­ra el Apo­ca­lip­sis que se ave­ci­na­ba en di­ciem­bre de 2012, dis­pa­ró el nú­me­ro de vi­si­tan­tes ¡has­ta 10.000!, se­gún me ex­pli­ca­ba su al­cal­de Jean-Pie­rre De­lord. Unos creen que es­ta mon­ta­ña que sir­vió de ins­pi­ra­ción a Ju­lio Ver­ne pa­ra su mí­ti­co Via­je al Cen­tro de la Tie­rra, es­con­de una ba­se ex­tra­te­rres­tre, otros pien­san que se tra­ta de un lu­gar sa­gra­do del ca­ta­ris­mo. Es aquí don­de to­mo con­cien­cia de la po­ten­cia de los gru­pos New Age de los nue­vos cátaros, dis­fra­za­dos ba­jo aso­cia­cio­nes de es­tu­dios. Es así co­mo oi­go por pri­me­ra vez el nom­bre de Juan del Grial. Vi­ve en la Cos­ta Bra­va ca­ta­la­na, muy cer­ca del im­pre­sio­nan­te mo­nas­te­rio de Sant Pe­re de Ro­das. A po­ca dis­tan­cia de es­te ce­no­bio se eri­gen, pre­ci­sa­men­te, las rui­nas del cas­ti­llo de San Sal­va­dor de Ver­de­ra que, ase­gu­ran, es cá­ta­ro. En es­ta zo­na del Em­por­dà se han con­cen­tra­do nu­me­ro­sos ciu­da­da­nos de ori­gen ru­so, por­que el nue­vo pro­fe­ta cá­ta­ro na­ció en Ru­sia en 1946. Eran tiem­pos de re­pre­sa­lias po­lí­ti­cas y su pa­dre Ja­cob, por una fal­sa de­nun­cia, fue en­car­ce­la­do en uno de los te­mi­dos Gu­lag de Sta­lin. En la cel­da, un an­ciano de So­lov­kí le pro­fe­ti­zó que “Con la ayu­da de Dios se­rás li­be­ra­do de pri­sión y en­gen­dra­rás un hi­jo que se con­ver­ti­rá en pro­fe­ta y ayu­da­rá a ven­cer al Gu­lag, abrien­do a la hu­ma­ni­dad un nue­vo ca­mino ha­cia la sal­va­ción”.

Y, mi­la­gro­sa­men­te, Ja­cob fue li­be­ra­do y, al ca­bo de un año, na­cía su hi­jo que se pro­te­ge ba­jo el so­bre­nom­bre de Juan de San Grial por­que, se­gún ex­pli­can, “el KGB y los co­mu­nis­tas em­pe­za­ron a per­se­guir al un­gi­do.” (sic). Y es que, de los nue­vos cátaros, pro­fe­ti­za es­te asom­bro­so per­so­na­je, “na­ce­rá la nue­va de­mo­cra­cia, co­men­za­rá el gran mo­vi­mien­to de los hu­ma­nis­tas, la cul­tu­ra úni­ca, y en reali­dad la nue­va ci­vi­li­za­ción del pu­ro amor”.

Pue­de que se tra­te de una sec­ta más, tam­bién lo fue­ron los cátaros en su tiem­po. En cual­quier ca­so, tal co­mo es­cri­bía Jean Clau­de Ge­nel, el co­ra­zón de los oc­ci­ta­nos la­te más de­pri­sa cuan­do es­cu­cha la pa­la­bra “cá­ta­ro” y pa­re­ce que se apro­xi­ma el tiem­po en el que el laurel re­ver­de­ce­rá. Ha­brá que es­tar aten­tos al 2023… an­te el fra­ca­so de los pro­nós­ti­cos pa­ra 2012.

Ase­gu­ra la le­yen­da que las úl­ti­mas pa­la­bras de Bé­li­bas­te fue­ron pro­fé­ti­cas: “Den­tro de 700 años, re­ver­de­ce­rá el laurel”

So­bre es­tas lí­neas, rui­nas del cas­ti­llo de Mon­tse­gur, el úl­ti­mo bas­tión cá­ta­ro que re­sis­tió el ase­dio de las tro­pas co­man­da­das por Mont­fort, has­ta que fi­nal­men­te fue to­ma­do y sus pro­pie­ta­rios que­ma­dos en la ho­gue­ra. A la de­re­cha, estela cá­ta­ra si­tua­da...

A la iz­quier­da, en la otra pá­gi­na, el mo­nas­te­rio de Sant Pe­re de Ro­des, en Gi­ro­na. So­bre es­tas lí­neas, el cas­ti­llo cá­ta­ro de Pui­vert, en el de­par­ta­men­to fran­cés del Au­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.