LA BI­BLIO­TE­CA MALDITA

HA­CE MÁS DE DOS DÉ­CA­DAS SE PRO­DU­CÍA UN IN­SÓ­LI­TO HA­LLAZ­GO EN UNA AN­TI­GUA CA­SA DE LA LO­CA­LI­DAD DE BAR­CA­RRO­TA. ES­CON­DI­DA TRAS UNA PA­RED APA­RE­CÍA UNA PE­QUE­ÑA BI­BLIO­TE­CA COM­PUES­TA POR DIEZ VO­LÚ­ME­NES ESCONDIDOS EN EL SI­GLO XVI. ¿QUÉ CLA­SE DE OBRAS ERAN? ¿QUIÉN

Enigmas Monográfico - - SUMARIO -

Ha­ce más de dos dé­ca­das se des­cu­bría es­con­di­da en una ca­sa de Bar­ca­rro­ta (Ba­da­joz) una pe­que­ña bi­blio­te­ca com­pues­ta por vo­lú­me­nes de in­quien­tan­te con­te­ni­do.

An­to­nia As­cen­sión Saa­ve­dra, ve­ci­na de la lo­ca­li­dad de Vi­lla de Bar­ca­rro­ta, en Ba­da­joz, ha­bía de­ci­di­do re­for­mar la plan­ta su­pe­rior de su ca­sa, he­re­da­da de sus pa­dres y ubi­ca­da fren­te a la Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra del So­te­rra­ño, an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio. Que­ría trans­for­mar lo que ha­bía si­do has­ta la fe­cha un an­ti­guo des­ván y al­ma­cén en va­rias ha­bi­ta­cio­nes y un nue­vo aseo. Des­de ha­cía se­ma­nas, el al­ba­ñil An­to­nio Pé­rez ti­ra­ba ta­bi­ques y sa­ca­ba es­com­bros. Has­ta que un día, de­rri­ban­do uno de los mu­ros maes­tros, en­con­tró al­go des­con­cer­tan­te. Su pi­co que­dó en­ca­ja­do en los la­dri­llos y, al re­ti­rar unos po­cos, des­cu­brió una pe­que­ña ala­ce­na don­de se en­con­tra­ban per­fec­ta­men­te guar­da­dos va­rios li­bros. No le dio im­por­tan­cia y, tras sa­car­los uno a uno, los de­jó jun­to a los es­com­bros pa­ra fi­nal­men­te guar­dar­los en una ca­ja.

Ter­mi­na­das las obras, An­to­nia As­cen­sión sin­tió la ne­ce­si­dad de sa­ber qué eran aque­llos li­bros y su va­lor. Co­men­zó así a pre­gun­tar a co­lec­cio­nis­tas, bi­blió­fi­los y an­ti­cua­rios, pe­ro to­dos pa­re­cían coin­ci­dir en que te­nían po­co va­lor. Fi­nal­men­te, y an­te las con­ti­nuas con­sul­tas a ex­per­tos –y gra­cias a la ines­ti­ma­ble ayu­da de quien era al­cal­de, ade­más de his­to­ria­dor, Santiago Cua­dra­do–, des­cu­bría que po­seía un pe­que­ño te­so­ro li­te­ra­rio del si­glo XVI que de­ci­dió po­ner en ma­nos de la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra de Ex­tre­ma­du­ra, más con­cre­ta­men­te de la re­cién inau­gu­ra­da Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal de Bar­ca­rro­ta.

“En­cuen­tran em­pa­re­da­dos en una ca­sa de Bar­ca­rro­ta diez li­bros de ha­ce 450 años –ti­tu­ló la pren­sa ex­tre­me­ña–. Unas obras que se rea­li­za­ban en el do­bla­do de una an­ti­gua ca­sa de Bar­ca­rro­ta han de­vuel­to a la luz diez li­bros y un do­cu­men­to ma­nus­cri­to de ha­ce 450 años. En­tre los li­bros hay un ejem­plar de La vi­da del La­za­ri­llo de Tor­mes, de se­gun­da edi­ción. La pri­me­ra edi­ción se ha per­di­do por com­ple­to. La Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra ha ad­qui­ri­do es­tos li­bros por un to­tal de 15,7 mi­llo­nes de pe­se­tas. Sus pro­pie­ta­rios han pre­fe­ri­do que es­ta co­lec­ción no sal­ga de Ex­tre­ma­du­ra, ges­to que ha si­do agra­de­ci­do por el pre­si­den­te Juan Car­los Ro­drí­guez Iba­rra, que ayer par­ti­ci­pó en la pre­sen­ta­ción pú­bli­ca del ha­llaz­go”.

La no­ti­cia del des­cu­bri­mien­to y ven­ta co­rrió de bo­ca en bo­ca por la pro­vin­cia, pe­ro pa­só ca­si des­aper­ci­bi­da por la fe­cha de su pu­bli­ca­ción, un 28 de di­ciem­bre.

El an­ti­guo al­cal­de, Santiago Cua­dra­do, re­cor­da­ba que “el ha­llaz­go de los li­bros se pro­du­ce en el año 1992, aun­que en reali­dad cuan­do lo co­no­ce­mos co­mo au­to­ri­dad pú­bli­ca es tres años más tar­de, en 1995. Al ha­cer­se pú­bli­co, pre­ci­sa­men­te el día de los San­tos Inocen­tes, ló­gi­ca­men­te la gen­te pen­só que era una bro­ma. Pri­me­ro por­que Bar­ca­rro­ta no es­tá en los me­dios siem­pre y lue­go por el es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do que te­nía la co­lec­ción de li­bros que ha­bía apa­re­ci­do. La im­por­tan­cia del ha­llaz­go cul­tu­ral es­tá en su con­jun­to. No so­la­men­te en el he­cho de que apa­re­cie­se una bi­blio­te­ca ocul­ta, sino por la im­por­tan­cia que po­seían to­dos los li­bros. El va­lor que se le dio por par­te de la Jun­ta en un pri­mer mo­men­to fue de 15 mi­llo­nes de pe­se­tas más la can­ti­dad que tu­vi­mos que pa­gar­les a los al­ba­ñi­les, por lo que as­ce­día a 22 mi­llo­nes. El va­lor de es­tos li­bros es muy su­pe­rior. Só­lo el

La­za­ri­llo pue­de al­can­zar los 50 y 60 mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas”.

El des­cu­bri­mien­to de la des­co­no­ci­da edi­ción del La­za­ri­llo de

Tor­mes, obra úni­ca por la que pu­ja­ron co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos e in­clu­so la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, aca­pa­ró to­da la aten­ción eclip­sán­do­lo to­do. Pe­ro pa­sa­das las se­ma­nas, co­men­za­ron a sur­gir los in­te­rro­gan­tes en torno al te­so­ro li­te­ra­rio en­tre los ex­per­tos. ¿Qué cla­se de li­bros eran el res­to de los en­con­tra­dos? ¿Cuál su con­te­ni­do? ¿Quién era su pro­pie­ta­rio? ¿Por qué fue­ron escondidos?

LI­BROS MÁ­GI­COS Y “MAL­DI­TOS”

Fer­nan­do Se­rrano, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra, ac­tuó rá­pi­do y pu­so en mar­cha la in­ves­ti­ga­ción pa­ra dar res­pues­ta a tan­tas in­cóg­ni­tas. Em­pe­zó a co­te­jar pa­cien­te­men­te ba­jo la te­nue luz del ar­chi­vo ca­da uno de los ejem-

pla­res que com­po­nían la Bi­blio­te­ca de Bar­ca­rro­ta.

En to­tal, diez vo­lú­me­nes y un ma­nus­cri­to: La vi­da del La­za­ri­llo de Tor­mes y de sus for­tu­nas y ad­ver

si­da­des, el ya men­cio­na­do ejem­plar úni­co de se­gun­da edi­ción; la Lin­gua

per Des de Eras­mo de Rot­ter­dam, obra con­tra las cos­tum­bres re­li­gio­sas y los sa­cer­do­tes; La Caz­za­via de An­to­nio Vig­na­li, un tra­ta­do en ita­liano de con­te­ni­do eró­ti­co; La Ora­ción de

la Em­pa­re­da­da, en len­gua por­tu­gue­sa, li­bro con pre­sun­tos po­de­res má­gi­cos y fi­nes cu­ra­ti­vos y pro­tec­to­res; Exor­cis­mo Mi­ra­be­li da dis­fa­re og­ni sor­te di ma­le­fi­ci & da cac­cia­re gli De­mo­nii, ma­nual en ita­liano de exorcismos, ma­le­fi­cios y en­can­ta­mien­tos; Chy­ro­man­tia, de Tri­ca­so de Ce­sa­ri y Co­men­ta­rios cla­rí­si­mos so­bre

la Qui­ro­man­cia, de Tri­ca­so Man­lua, los dos, tra­ta­dos de qui­ro­man­cia y as­tro­lo­gía. Y por úl­ti­mo una Nó­mi­na, ma­nus­cri­to con di­fe­ren­tes sig­nos es­cri­tos de ca­rác­ter má­gi­co-ca­ba­lís­ti­co.

Aque­llas obras no abor­da­ban te­má­ti­cas no­ve­les­cas, tea­tra­les o cos­tum­bris­tas. Aque­llos li­bros con­te­nían ma­te­rias ocul­tis­tas. Se tra­ta­ba de un con­jun­to de ma­nus­cri­tos he­te­ro­do­xos y má­gi­cos, com­pues­to por ma­nua­les de exorcismos, al­qui­mia, qui­ro­man­cia, ora­cio­nes pa­ga­nas e in­clu­so tex­tos eró­ti­cos y crí­ti­cos con los ecle­siás­ti­cos jun­to a un mis­te­rio­so plie­go.

No era una bi­blio­te­ca nor­mal. Esas obras no es­ta­ban al al­can­ce de to­do el mun­do. Se tra­ta­ba de una co­lec­ción de li­bros he­ré­ti­cos, clan­des­ti­nos, cu­yos tí­tu­los se en­con­tra­ban en el Ín­di­ce

de Li­bros Prohibidos de la San­ta In­qui­si­ción. Tex­tos de ar­tes y doc­tri­nas te­ni­das co­mo os­cu­ras en una épo­ca no me­nos os­cu­ra. Y en­tre to­dos ellos, com­pa­ra­ble en va­lor a la edi­ción del

La­za­ri­llo, una obra úni­ca. Fer­nan­do Se­rrano ase­gu­ra­ba que “La Ora­ción de la Em­pa­re­da­da es un li­bro que apa­re­ce cons­tan­te­men­te en nues­tros clá­si­cos del si­glo XVI y XVII. Pe­ro no se con­ser­va­ba nin­gún ejem­plar. Era un mis­te­rio. Es­te li­bro que apa­re­cía ci­ta­do y no se co­no­cía, y de gol­pe y po­rra­zo apa­re­ce. Es úni­co. Te­nía un ca­rác­ter má­gi­co y cu­ra­ti­vo. Era un amu­le­to pa­ra sa­nar, pa­ra pro­te­ger­se, uti­li­za­do des­de cu­ran­de­ros has­ta por mé­di­cos. Te­ner­lo su­po­nía es­tar en un te­rreno pe­li­gro­so por­que la San­ta In­qui­si­ción po­día con­de­nar a su pro­pie­ta­rio por uti­li­zar ma­gia. Es­ta­mos ha­blan­do de un li­bro que era usa­do con los en­fer­mos. Se uti­li­za­ba to­can­do al en­fer­mo par­tes de su cuer­po con él y re­ci­tan­do unas ja­cu­la­to­rias. Co­mo te di­go, era pe­li­gro­so te­ner­lo, es­ta­ba con­si­de­ra­do un li­bro de he­chi­zos. No en vano, ya es­ta­ba en el pri­mer Ín­di­ce de Li­bros Prohibidos por el San­to Ofi­cio en 1559. Po­seer­lo hu­bie­ra su­pues­to un pro­ce­so in­qui­si­to­rial”.

Un ma­nus­cri­to de ple­ga­rias po­pu­la­res que, ade­más de pa­ra sa­nar, era uti­li­za­do pa­ra pro­te­ger­se de cual­quier da­ño fí­si­co o es­pi­ri­tual, cu­yo po­see­dor es­ta­ba li­bre de cual­quier pe­li­gro. Sus ora­cio­nes ser­vían pa­ra lu­char con­tra con­ju­ros, no pa­sar ham­bre, no pa­de­cer una muer­te sú­bi­ta, o por la caí­da de un ra­yo o tem­pes­tad; en de­fi­ni­ti­va pa­ra re­ci­bir to­do ti­po de fa­vo­res ce­les­tia­les. Un tra­ta­do exor­cís­ti­co, un opúscu­lo que era uti­li­za­do pa­ra ex­pul­sar al de­mo­nio –o de­mo­nios– de los po­seí­dos, ca­zar­los, li­brar a los he­chi­za­dos de sus “li­ga­du­ras” con el ma­ligno, cor­tar ma­le­fi­cios y lim­piar de en­can­ta­mien­tos ca­sas y lu­ga­res. Ma­nus­cri­tos crí­ti­cos con la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca y de con­te­ni­do se­xual. Tra­ta­dos de qui­ro­man­cia, con ilus­tra­cio­nes que, en­tre otras, es­ta­ble­cían con­cor­dan­cias en­tre las di­fe­ren­tes par­tes y lí­neas de la mano con los sig­nos del Zo­día­co y los pla­ne­tas. Y por úl­ti­mo, un plie­go que era uti­li­za­do co­mo ta­lis­mán de pro­tec­ción en ri­tua­les y ce­re­mo­nias má­gi­cas.

Aque­llos li­bros no de­bie­ron per­te­ne­cer ni for­mar par­te de una bi­blio­te­ca al uso. Eran pu­ra he­re­jía pa­ra la Igle­sia. Así que, iden­ti­fi­ca­do el con­te­ni­do y ma­te­rias de la co­lec­ción, con­ti­nua­ron sur­gien­do los in­te­rro­gan­tes. ¿Quién era su due­ño? ¿Por qué de­ci­dió es­con­der­los?

FRAN­CIS­CO DE PE­ÑA­RAN­DA, EL MÉ­DI­CO HE­RE­JE

Las te­má­ti­cas de los li­bros de­ja­ron cla­ro un dato. Su pro­pie­ta­rio no po­día ser una per­so­na cual­quie­ra. To­do lo con­tra­rio. Te­nía que ser al­guien ins­trui­do, de in­quie­tud in­te­lec­tual, con co­no­ci­mien­tos en di­fe­ren­tes cam­pos de la cien­cia, ade­más de en sa­be­res he­te­ro­do­xos que no es­ta­ban al al­can­ce de to­do el mun­do. La bús­que­da del mis­mo, de tin­tes no­ve­les­cos y de­tec­ti­ves­cos, por par­te de Fer­nan­do Se­rrano, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra, no ce­só. Su afán por des­ci­frar to­dos los enig­mas en torno a la Bi­blio­te­ca de Bar­ca­rro­ta lo lle­va­ron a co­te­jar ca­da dato –re­la­cio­na­do con el pa­sa­do de la lo­ca­li­dad y de la ca­sa don­de se ha­bía pro­du­ci­do el ha­llaz­go–, en más de 25 ar­chi­vos na­cio­na­les y lo­ca­les has­ta que fi­nal­men­te en­con­tró la cla­ve, la res­pues­ta, en el Ar­chi­vo de Si­man­cas.

“La ca­sa per­te­ne­ció a Fran­cis­co de Pe­ña­ran­da. Era un mé­di­co, cu­ya pre­sen­cia en Bar­ca­rro­ta es­tá do­cu­men­ta­da a par­tir de 1510. Y es él quien es­con­de los li­bros. Pe­ña­ran­da tu­vo que te­ner mu­chos pro­ble­mas pa­ra ocul­tar diez li­bros pe­li­gro­sos en su pro­pia ca­sa. Los ta­pió con pa­ja pa­ra res­guar­dar­los del ca­lor y la hu­me­dad, con la in­ten­ción de re­cu­pe­rar­los o de

Es­tos li­bros en­gro­sa­ban el de­no­mi­na­do Ín­di­ce de Li­bros Prohibidos de la In­qui­si­ción; Po­seer­los po­día re­sul­tar muy pe­li­gro­so

La bi­blio­te­ca de lo ocul­to es­ta­ba com­pues­ta por tra­ta­dos exor­cís­ti­cos, li­bros de con­ju­ros, de qui­ro­man­cia y de as­tro­lo­gía

que se que­da­ran escondidos allí pa­ra siem­pre, en la ca­sa de la fa­mi­lia”.

Y, ¿qué mo­ti­vos ten­dría el ga­leno pa­ra es­con­der esas obras? No ca­be du­da de que el mé­di­co –de ori­gen ju­dío con­ver­so– fue uno de los mu­chos hom­bres de cien­cia que en aque­lla épo­ca tra­ba­ja­ba en y con to­das las dis­ci­pli­nas del co­no­ci­mien­to. Res­pon­día al pa­trón tí­pi­co de la épo­ca de per­so­na cul­ti­va­da y con una cu­rio­si­dad por el re­na­ci­mien­to in­te­lec­tual que se vi­vió en la Eu­ro­pa del si­glo XVI. No en vano, co­mo mu­chos mé­di­cos de su tiem­po, po­seía una huer­ta –que to­da­vía hoy exis­te– en la que cul­ti­va­ba to­do ti­po de plan­tas me­di­ci­na­les que uti­li­za­ba en sus re­me­dios.

Su afán por el sa­ber lo lle­vó a tras­pa­sar el um­bral de lo or­to­do­xo y po­ner en prác­ti­ca lo que en­ton­ces era prohi­bi­do. Más te­nien­do en cuen­ta que en aque­lla épo­ca el ori­gen de la en­fer­me­dad no es­ta­ba bien de­fi­ni­do. Pe­ña­ran­da, hom­bre com­pro­me­ti­do con la me­di­ci­na, sa­bía que ha­bía de en­fren­tar­se a reali­da­des fí­si­cas y es­pi­ri­tua­les y que cual­quier alia­do era con­ve­nien­te. Así, en su bi­blio­te­ca, fue ate­so­ran­do li­bros que “otor­ga­ban” ma­yo­res fa­cul­ta­des y co­no­ci­mien­tos. Obras an­he­la­das y per­se­gui­das a par­tes igua­les, que es­ta­ban ofi­cial­men­te con­si­de­ra­das mal­di­tas, y en el pun­to de mi­ra del te­mi­do San­to Ofi­cio.

Esa fue la cau­sa por la que Fran­cis­co de Pe­ña­ran­da, se­gu­ra­men­te aco­sa­do in­qui­si­to­rial­men­te, de­ci­die­ra es­con­der aque­llos li­bros que po­nían su vi­da y la de su fa­mi­lia en pe­li­gro, an­tes de aban­do­nar la lo­ca­li­dad y ser cap­tu­ra­do por el bra­zo ar­ma­do de la fe cris­tia­na.

Pe­ro no só­lo se li­mi­tó a es­con­der­los, sino que el mé­di­co he­re­je lo hi­zo rea­li­zan­do una ce­re­mo­nia má­gi­ca de­jan­do con ellos, pa­ra su pro­tec­ción, el enig­má­ti­co plie­go de la Nó­mi­na, ma­nus­cri­to co­no­ci­do co­mo Te­tra­gram­ma-ton; un ta­lis­mán-amu­le­to en pa­pel, uti­li­za­do con fi­nes cu­ra­ti­vos y pro­tec­to­res en aquel tiem­po; es­cri­to a mano con tin­ta ne­gra en un pa­pel fi­ní­si­mo, com­pues­to por va­rios cír­cu- los con­cén­tri­cos, ro­dea­dos por nom­bres de dei­da­des co­mo Eli­seo, Agios, Ot­heos, At­ha­na­tos o Agla en­tre otros, así co­mo sig­nos ca­ba­lís­ti­cos, una es­tre­lla de cin­co pun­tas, un pa­sa­je apó­cri­fo, y el nom­bre de cua­tro le­tras de Dios en el cen­tro del mis­mo. Uno de los ma­yo­res ta­lis­ma­nes pro­tec­to­res, de ori­gen he­bre­ro, cu­yos sig­nos y nom­bres fi­gu­ran en otros tra­ta­dos má­gi­cos co­mo el Gri­mo­rio atri­bui­do fal­sa­men­te al pa­pa Ho­no­rio III, o el Hep­ta­me­rón de Pie­tro de Abano.

FOR­MA­CIÓN OCUL­TA

Fran­cis­co de Pe­ña­ran­da con­ta­ba con 70 años cuan­do de­ci­dió em­pa­re­dar en su ca­sa los vo­lú­me­nes prohibidos que po­seía pa­ra no ser una víc­ti­ma más de la San­ta In­qui­si­ción an­tes de huir a Por­tu­gal, co­mo se­ña­lan los da­tos en las bio­gra­fías y cró­ni­cas.

Era cons­cien­te de que po­seía obras muy bus­ca­das y tre­men­da­men­te pe­li­gro­sas pa­ra las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas. Y fiel a ese es­pí­ri­tu abier­to, he­te­ro­do­xo, de­ci­dió guar­dar­las con cui­da­do y mi­mo en­vuel­tas en pa­ja pa­ra que no su­frie­ran de­te­rio­ro por la hu­me­dad o el ca­lor, rea­li­zan­do ade­más un ri­tual má­gi­co con un amu­le­to con­fec­cio­na­do con tin­ta y pa­pel pa­ra pre­ser­var­lo y que así no fue­ra des­trui­do.

Hoy, cua­tro si­glos más tar­de, esos ma­nus­cri­tos he­ré­ti­cos que fue­ron per­se­gui­dos, con­de­na­dos y mu­chos de ellos des­trui­dos, se ex­po­nen en la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal de Bar­ca­rro­ta. Allí se pue­de con­tem­plar un te­so­ro cul­tu­ral y li­te­ra­rio, en de­fi­ni­ti­va bi­blio­grá­fi­co, que es par­te de nues­tra his­to­ria. De nues­tro úni­co e in­trans­fe­ri­ble pa­sa­do má­gi­co, que nos acer­ca a la men­ta­li­dad, a los pen­sa­mien­tos y creen­cias del si­glo XVI. Y que ade­más, no hay que ol­vi­dar­lo, ha vis­to la luz y es­ca­pa­do de la os­cu­ri­dad y clan­des­ti­ni­dad en la que se en­con­tra­ba des­de ha­cía si­glos, gra­cias a un má­gi­co ta­lis­mán en pa­pel.

El di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca de Bar­ca­rro­ta, José Ma­nuel Gon­zá­lez, y la due­ña de la ca­sa don­de se ha­lla­ron los li­bros, Tony Saa­ve­dra, con La ora­ción de los em­pa­re­da­dos.

Cu­bier­tas e in­te­rior de los li­bros de Bar­ca­rro­ta, al­gu­nos tex­tos “mal­di­tos” que su pro­pie­ta­rio ocul­tó. A la dcha, se pue­de apre­ciar la va­lio­sí­si­ma edi­ción del La­za­ri­llo de Tor­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.