EL ENIG­MA FULCANELLI

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

En 1926 se pu­bli­có un ex­tra­ño li­bro ti­tu­la­do

El mis­te­rio de las ca­te­dra­les. Su au­tor, que fir­ma­ba co­mo Fulcanelli, de­ci­dió cin­co años des­pués asom­brar aún más al mun­do con otra obra: Las mo­ra­das fi­lo­so­fa­les. En am­bos tra­ba­jos, des­con­cer­ta­ba a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha­cien­do una in­ter­pre­ta­ción tan au­daz co­mo eso­té­ri­ca de las ca­te­dra­les. A él de­be­mos la po­si­bi­li­dad ac­tual de leer esos edi­fi­cios ba­jo el can­dil de la al­qui­mia. Pe­ro has­ta el día de hoy, na­die sa­be a cien­cia cier­ta quién era el tal Fulcanelli, aun­que es­pe­cu­la­cio­nes no han fal­ta­do. Se cuen­ta que un tal Eu­gè­ne Can­se­liet fue la per­so­na que lle­vó a la im­pren­ta esos tra­ba­jos con­fia­dos por el es­cu­rri­di­zo Fulcanelli, de mo­do que se ha pen­sa­do que qui­zá no exis­tie­ra y fue­ra to­do fá­bri­ca del pro­pio Can­se­liet, pe­ro és­te ja­más ad­mi­tió tal cosa. Otros han que­ri­do ver ba­jo ese seu­dó­ni­mo al ge­nial Sch­wa­ller de Lu­bicz o al ilus­tra­dor de los li­bros, Ju­lien Cham­pag­ne, que pa­re­ce ser era ade­más crea­dor de la Fra­ter­ni­dad de He­lió­po­lis, a la que cu­rio­sa­men­te Fulcanelli de­di­ca sus li­bros. Ahí tie­ne ta­rea el lec­tor, si lo desea. Pe­ro mien­tras tra­ta de des­en­mas­ca­rar a Fulcanelli, tal vez sea ne­ce­sa­rio re­cor­dar lo que nos apor­tó y que se con­den­sa, a pro­pó­si­to de las ca­te­dra­les, en es­tas ideas: esos edi­fi­cios son “un li­bro de pie­dra” o “una en­ci­clo­pe­dia de to­dos los sa­be­res me­die­va­les”. ¡Ahí es na­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.