EL MIS­TE­RIO DE LA INVISIBILIDAD

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

¿Por qué crear es­tas es­cul­tu­ras pa­ra co­lo­car­las en lu­ga­res po­co ac­ce­si­bles, y en ge­ne­ral, in­vi­si­bles al co­mún de los mor­ta­les? Qui­zá la res­pues­ta sea que no es­ta­ban des­ti­na­das al gran pú­bli­co sino a la re­crea­ción ex­clu­si­va de Dios. En efec­to, se­gún la con­cep­ción bí­bli­ca tra­di­cio­nal, Dios es­tá so­bre la Tie­rra, ob­ser­van­do aten­to su crea­ción des­de los cie­los. De ahí que las ca­te­dra­les se eri­gie­sen en los pro­mon­to­rios más ele­va­dos de las ciu­da­des, pa­ra acer­car­se, en la me­di­da de los po­si­ble, al Crea­dor. De he­cho las ca­te­dra­les eran re­ga­los que los hom­bres ha­cían a Dios, glo­ri­fi­can­do su mag­na­ni­mi­dad. Ya se ha re­se­ña­do otro he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo de las gárgolas: su in­fi­ni­ta va­rie­dad. Los ar­te­sa­nos can­te­ros no eran ar­tis­tas li­bres de ex­pre­sar su ar­te se­gún sus pro­pios pa­tro­nes, sino obre­ros em­plea­dos por la to­do­po­de­ro­sa Igle­sia, la úni­ca ca­paz de fi­nan­ciar cons­truc­cio­nes tan im­pre­sio­nan­tes co­mo son las gran­des ca­te­dra­les gó­ti­cas eu­ro­peas. Se tra­ta­ba de un ar­te al ser­vi­cio de Dios, desa­rro­lla­do se­gún unas es­tric­tas guías que pre­ten­dían de­co­rar y adoc­tri­nar si­mul­tá­nea­men­te, me­dian­te la ilus­tra­ción de las en­se­ñan­zas re­li­gio­sas. En con­tra­po­si­ción a es­te fé­rreo do­mi­nio de la ima­gi­na­ción ar­tís­ti­ca, exis­tían po­cas cor­ta­pi­sas a la ho­ra de es­cul­pir las gárgolas. Fren­te a las drás­ti­cas res­tric­cio­nes im­pues­tas en la ela­bo­ra­ción de las es­cul­tu­ras prin­ci­pa­les des­ti­na­das a ocu­par los lu­ga­res pro­mi­nen­tes de la ca­te­dral, los ar­te­sa­nos ape­nas si re­ci­bían in­di­ca­cio­nes re­la­ti­vas a la for­ma y mo­ti­vos que de­bían pre­sen­tar las gárgolas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.