BIBLIAS GI­GAN­TES

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

Aun­que co­mo ca­so úni­co por su ma­yor ta­ma­ño, su ex­cep­cio­nal mix­tu­ra de con­te­ni­dos y sus des­ta­ca­bles ilus­tra­cio­nes, el Co­dex Gi­gas se en­mar­ca den­tro de la tra­di­ción de las Biblias gi­gan­tes que fue­ron pro­du­ci­das, pri­me­ro des­de Roma y lue­go en el nor­te de Eu­ro­pa, en­tre la se­gun­da mi­tad del si­glo XI y fi­na­les del XII. Se co­no­ce la exis­ten­cia de Biblias de con­si­de­ra­bles di­men­sio­nes, en un so­lo vo­lu­men, des­de la Al­ta Edad Me­dia, pe­ro no fue has­ta el si­glo XI cuan­do el ta­ma­ño de es­tos ma­nus­cri­tos ad­qui­rió un va­lor sim­bó­li­co. Co­mo ob­je­tos de gran va­lor ma­te­rial, su­po­nían la afir­ma­ción del po­der y la in­de­pen­den­cia de la Igle­sia an­te las au­to­ri­da­des se­cu­la­res y los pa­pas y obis­pos re­for­mis­tas pre­ten­dían, me­dian­te su crea­ción y re­ga­lo, pro­ta­go­ni­zar ac­tos de re­afir­ma­ción de la fe en tiem­pos his­tó­ri­ca­men­te re­vuel­tos. El pa­pel con­cre­to que tu­vie­ron es­tos ma­nus­cri­tos en la prác­ti­ca re­li­gio­sa, aún en la ac­tua­li­dad, no es­tá del to­do cla­ro. Su ex­tra­or­di­na­rio ta­ma­ño qui­zá los hi­zo ade­cua­dos pa­ra ser co­lo­ca­dos en un atril pa­ra las lec­tu­ras bí­bli­cas en el re­fec­to­rio mo­nás­ti­co du­ran­te las co­mi­das, o en el pres­bi­te­rio de la igle­sia pa­ra las mi­sas dia­rias. Qui­zá fue­ron usa­dos co­mo ad­jun­tos a otros li­bros li­túr­gi­cos o, en el ca­so que nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.