La re­pre­sen­ta­ción del dia­blo, es­pe­luz­nan­te, es inusual pa­ra la épo­ca y la ima­gen más cé­le­bre de to­do el Co­dex Gi­gas

Enigmas Monográfico - - CODEX GIGAS -

UN CA­LEN­DA­RIO NE­CRO­LÓ­GI­CO Y UNA RÉGULA PER­DI­DA

En las úl­ti­mas ca­tor­ce pá­gi­nas se en­cuen­tra un ca­len­da­rio –305v-311r– que pre­sen­ta un lis­ta­do de san­tos y es­que­las de per­so­na­li­da­des bohe­mias en los días fi­ja­dos pa­ra su con­me­mo­ra­ción, pre­ce­di­do por una lis­ta de nom­bres que pro­ba­ble­men­te per­te­nez­can a los miem­bros o be­ne­fac­to­res de una de las co­mu­ni­da­des mo­nás­ti­cas don­de re­si­dió el

Co­dex –se­gu­ra­men­te, Pod­lai­ce–. Es­tas lis­tas de be­ne­fac­to­res so­lían ser re­dac­ta­das por es­cri­bas a lo lar­go de los años, pe­ro en el ca­so del Co­dex Gi­gas pa­re­ce ser una trans­crip­ción que pre­sen­ta una úni­ca ca­li­gra­fía.

Es en el fo­lio 310v del Ca­len­da­rio, per­te­ne­cien­te al día 10 de no­viem­bre, don­de se ha­lla la re­fe­ren­cia, me­dian­te di­ver­sas abre­via­tu­ras de uso co­mún en los ma­nus­cri­tos me­die­va­les, al mis­te­rio­so Her­man­nus mo­na­chus in­clu­sus, un tal Ger­mán el mon­je, que ha da­do tan­to jue­go en la di­fu­sión de la le­yen­da que con­cier­ne al es­cri­ba con­de­na­do del ma­nus­cri­to, pues el epí­te­to la­tino in­clu­sus pue­de leer­se co­mo “re­clui­do” o “en­claus­tra­do”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a una cel­da mo­nás­ti­ca co­mo lu­gar de ais­la­mien­to es­pi­ri­tual o pe­ni­ten­cial, pe­ro tam­bién co­mo “en­ce­rra­do” o “pri­sio­ne­ro”, un sig­ni­fi­ca­do mu­cho más su­ge­ren­te.

Pe­ro ade­más, se­gún la nota so­bre la ce­sión del códice al mo­nas­te­rio de Sed­lec, exis­tió otra obra que in­cluía el Co­dex en sus pri­me­ros tiem­pos pe­ro cu­yas pá­gi­nas fue­ron arran­ca­das por cau­sas des­co­no­ci­das: la Re­gu­la mo­na­cho­rum de San Be­ni­to de Nur­sia, que ha­bría se­gui­do en el códice a la cró­ni­ca de Cos­mas. Es­ta guía pa­ra la vi­da mo­nás­ti­ca re­dac­ta­da por el fun­da­dor de la Or­den be­ne­dic­ti­na en el si­glo VI su­pu­so la ma­yor in­fluen­cia en los pre­cep­tos y

mo­dus vi­ven­di de los mon­jes du­ran­te to­do el me­die­vo has­ta la apa­ri­ción de las ór­de­nes men­di­can­tes. Un tex­to que ins­tau­ra­ba el cas­ti­go del pro­pio cuer­po co­mo me­di­da plau­si­ble an­te las ten­ta­cio­nes de la car­ne; un pe­ca­do, el de la lu­ju­ria, jun­to al de la ri­sa y las pa­la­bras des­ho­nes­tas, que ha­bía de per­ma­ne­cer, se­gún San Be­ni­to, lo más ale­ja­do po­si­ble de la paz en­claus­tra­da de los mo­nas­te­rios.

EL RE­TRA­TO DEL DIA­BLO

En el fo­lio 290 d apa­re­ce una ima­gen que de­bió de es­tre­me­cer a aque­llos que pu­die­ron ob­ser­var­la en épo­cas pre­té­ri­tas y que to­da­vía hoy re­sul­ta im­pac­tan­te. Cen­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.