UN MIS­TE­RIO­SO PO­DER DE ATRAC­CIÓN

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

Pa­re­ce que a lo lar­go de la his­to­ria, el Co­dex Gi­gas ejer­ció siem­pre un po­der de fas­ci­na­ción in­dis­cu­ti­ble. To­dos aque­llos que se acer­ca­ban a sus pá­gi­nas que­da­ban asom­bra­dos por sus di­men­sio­nes y aca­ba­ban se­du­ci­dos por sus con­te­ni­dos, y las dos pá­gi­nas que ma­yor re­per­cu­sión han te­ni­do en la di­fu­sión del ma­nus­cri­to y su le­yen­da: aque­llas que ilus­tran la as­pi­ra­ción in­mor­tal de to­do cris­tiano o, en su de­fec­to, la con­de­na­ción eter­na; el pa­raí­so ce­les­tial “ur­bano” de la Ci­vi­tas Dei y, por con­tra­po­si­ción, la con­tem­pla­ción y su­fri­mien­to de los ho­rro­res del averno, go­ber­na­do sin pie­dad por el Prín­ci­pe de la Ti­nie­blas. Tan­to es así que to­do aquel que, en­tre los si­glos XVI y XVII, se in­cli­na­ba so­bre el códice, qui­so de­jar cons­tan­cia en sus fo­lios de ha­ber si­do uno de sus lec­to­res y, así, el ma­nus­cri­to se con­vir­tió en un par­ti­cu­lar li­bro de vi­si­tas. Va­rios ecle­siás­ti­cos de Praga y de Si­le­sia, así co­mo di­ver­sas per­so­na­li­da­des y via­je­ros, ins­cri­bie­ron sus nom­bres en el ma­nus­cri­to cuan­do vi­si­ta­ron el mo­nas­te­rio de Brou­mov. In­clu­so ya en el si­glo XIX, Jo­sef Pe­cir­ka y Be­da Du­dik, dos de los pio­ne­ros en el es­tu­dio aca­dé­mi­co del ma­nus­cri­to, si­guien­do es­ta tra­di­ción, tam­po­co pu­die­ron evi­tar ru­bri­car sus fir­mas en uno de los fo­lios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.