LA TUM­BA ERRANTE DE LA MAG­DA­LE­NA

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

Es cuan­do me­nos cu­rio­so el fer­vor que Ma­ría Mag­da­le­na ha des­per­ta­do en­tre la ma­yor par­te de los mo­nar­cas fran­ce­ses. Aho­ra bien, ¿don­de de­bían ce­le­brar di­cha de­vo­ción? Y es que dis­tin­tas tra­di­cio­nes han si­tua­do en di­ver­sos lu­ga­res la ubi­ca­ción exac­ta de los res­tos de la de Mag­da­la. Los re­la­tos or­to­do­xos rechazan la pre­sen­cia de la san­ta en te­rri­to­rio fran­cés. Tras la muer­te de Je­sús, Ma­ría Mag­da­le­na ha­bría hui­do de Je­ru­sa­lén, pe­ro no ha­bría des­em­bar­ca­do en Mar­se­lla, sino en Éfe­so. Allí ha­bría apa­re­ci­do acom­pa­ña­da por San Juan, y se­gún al­gu­nas ver­sio­nes po­co acep­ta­das, por la mis­ma Vir­gen Ma­ría. A fi­na­les del si­glo IX sus res­tos ha­brían si­do tras­la­da­dos a Cons­tan­ti­no­pla, don­de aún hoy des­can­san. Du­ran­te la épo­ca ca­ro­lin­gia co­men­zó a pro­du­cir­se en los ac­tua­les te­rri­to­rios fran­ce­ses un im­por­tan­te im­pul­so al cul­to a la Mag­da­le­na, re­sal­tán­do­se su re­ve­ren­cia en la re­gión de Bor­go­ña. La aba­día de Vé­ze­lay, si­tua­da hoy en el de­par­ta­men­to fran­cés de Yon­ne, y cons­trui­da por el abad Geof­froy en 1037, se con­vir­tió con el pa­so de los años, en des­ta­ca­do pun­to de pe­re­gri­na­ción, ya que se su­po­nía que allí fue­ron de­po­si­ta­das las re­li­quias de la Mag­da­le­na. Per­so­na­jes de la ta­lla his­tó­ri­ca de san Ber­nar­do o Ri­car­do Co­ra­zón de León acu­die­ron al lu­gar pa­ra ado­rar las re­li­quias. A par­tir del si­glo XII, an­te la fuer­za que ad­qui­rie­ron nue­vos lu­ga­res co­mo po­see­do­res del cuer­po de la san­ta, se tra­tó de jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de re­li­quias y mi­la­gros rea­li­za­dos en Vé­ze­lay. Pe­ro el po­der de la di­nas­tía

An­jou y su in­te­rés en que el cul­to se tras­la­da­se a su zo­na de in­fluen­cia hi­zo que el lu­gar de pe­re­gri­na­je fue­se des­pla­zán­do­se a Sain­te Bau­me, en la Pro­ven­za fran­ce­sa. Una le­yen­da ase­gu­ra­ba que la Mag­da­le­na se ha­bría apa­re­ci­do al rey Car­los de An­jou a fi­na­les del si­glo XIII, ase­gu­rán­do­le que sus res­tos es­ta­ban en la crip­ta de la Igle­sia de san Má­xi­mo, cer­cano a Sain­te Bau­me, y que los res­tos si­tua­dos en Vé­le­zay eran en reali­dad de san Si­do­nio. El mo­nar­ca, jun­to a la ba­sí­li­ca, hi­zo cons­truir un mo­nas­te­rio ha­bi­ta­do por los do­mi­ni­cos, a los que se en­car­gó la vi­gi­lan­cia de los ves­ti­gios de Ma­ría Mag­da­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.