EL NA­CI­MIEN­TO DE UNA LE­YEN­DA

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

En la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca los templarios tu­vie­ron una no­ta­ble im­por­tan­cia en la re­con­quis­ta. A Por­tu­gal arri­ba­ron en 1126, es­ta­ble­cién­do­se en Bra­ga. En 1157 to­mó el man­do de la Or­den Gual­dim Pais, re­cién lle­ga­do de Tie­rra San­ta. Por ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas de­ci­die­ron es­ta­ble­cer su ca­pi­tal en una zo­na de San­ta­rem, pe­ro ne­ce­si­ta­ban ha­llar un lu­gar al­to pa­ra eri­gir el cas­ti­llo. Pais en­co­men­dó es­ta mi­sión a uno de sus ca­ba­lle­ros. Al otro la­do del río vio cua­tro mon­tes cu­bier­tos de ma­to­rra­les. Cuen­ta la le­yen­da que Gual­dim echó a suer­tes por tres ve­ces cuál se­ría el ele­gi­do pa­ra eri­gir la for­ta­le­za. Re­cor­de­mos que el nú­me­ro tres es una cons­tan­te en el sim­bo­lis­mo del Tem­ple. Una de las acu­sa­cio­nes con­tra es­tos, re­fren­da­da por las de­cla­ra­cio­nes de va­rios ca­ba­lle­ros, era que uno de los ri­tua­les de ini­cia­ción con­sis­tía en re­ne­gar de Cris­to y es­cu­pir en la cruz en tres oca­sio­nes. Lo cier­to es que pro­ba­ble­men­te es­te ri­to no tu­vie­se na­da de blas­fe­mo y sí mu­cho de sim­bó­li­co, co­mo re­cuer­do de la ne­ga­ción –tres ve­ces– de Pe­dro. Otra teo­ría que no hay que mar­gi­nar es la que pos­tu­la que es­te ri­to sig­ni­fi­ca­ba el re­cha­zo de la Igle­sia exo­té­ri­ca de Pe­dro en fa­vor de la eso­té­ri­ca de Juan. Fi­nal­men­te, el pri­mer día de mar­zo de 1160 co­men­za­ba a cons­truir­se la for­ta­le­za y el mo­nas­te­rio tem­pla­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.