UN TE­SO­RO BA­JO MI CA­SA

Enigmas Monográfico - - UN TESORO -

El 14 de sep­tiem­bre fue dic­ta­da la or­den de cap­tu­ra de to­dos los ca­ba­lle­ros que se ha­lla­ran en sue­lo fran­cés. Del mis­mo mo­do las pro­pie­da­des de és­tos se unían irre­mi­si­ble­men­te a las ren­tas de la mo­nar­quía. Jac­ques de Mo­lay y su sé­qui­to fue­ron arres­ta­dos días más tar­de cuan­do pa­cí­fi­ca­men­te sa­lían del fu­ne­ral de la con­de­sa de Va­lois, an­te el es­tu­por de la mu­che­dum­bre allí reuni­da. Y es que la lis­ta de acu­sa­cio­nes era am­plia. Tras ser re­mi­ti­da a los ofi­cia­les, la re­qui­si­to­ria re­gia de de­ten­ción de­cía así: “Es­ta gen­te in­mun­da ha re­ne­ga­do a la fuen­te del agua vi­va, re­em­pla­zan­do su glo­ria por la es­ta­tua del be­ce­rro de oro e in­mo­lan­do a los ído­los. Aquel a quien se re­ci­be pi­de, en pri­mer lu­gar, el pan y el agua de la Or­den, lue­go el co­men­da­dor o el maes­tre en­car­ga­do de su re­cep­ción lo con­du­ce se­cre­ta­men­te de­trás del al­tar, a la sa­cris­tía o a otra par­te y le mues­tra la cruz y la fi­gu­ra de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to y le ha­ce re­ne­gar tres ve­ces del pro­fe­ta, es de­cir de la ima­gen de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to, y es­cu­pir tres ve­ces so­bre la cruz; lue­go le ha­ce des­po­jar­se de sus ro­pas y el re­cep­tor lo be­sa al fi­nal de la es­pi­na dor­sal, de­ba­jo de la cin­tu­ra, lue­go en el om­bli­go y lue­go en la bo­ca, y le di­ce que si un her­mano de la Or­den quie­re ya­cer con él car­nal­men­te, ten­drá que so­bre­lle­var­lo por­que de­be y es­tá obli­ga­do a con­sen­tir­lo, y que por eso, va­rios de ellos por afec­ta­ción de so­do­mía se acues­tan el uno con el otro car­nal­men­te y ca­da uno ci­ñe un cor­del en torno a su ca­mi­sa que el her­mano de­be lle­var siem­pre so­bre sí to­do el tiem­po que vi­va; y se di­ce que es­tos cor­de­les se co­lo­can y se dis­po­nen en torno al cue­llo de un ído­lo que tie­ne la for­ma de una ca­be­za de hom­bre con una gran bar­ba y que es­ta ca­be­za se be­sa y se adora en los ca­pí­tu­los pro­vin­cia­les, pe­ro es­to no lo sa­ben los her­ma­nos, ex­cep­to el maes­tre y los an­cia­nos”. He­chas las acu­sa­cio­nes y de­te­ni­dos los res­pon­sa­bles de ta­les des­pro­pó­si­tos, el rey mo­vió fi­chas, y lo­gró que le fue­ra con­ce­di­da la vir­tud de juz­gar a los in­su­rrec­tos, así co­mo de ad­mi­nis­trar los bie­nes que a par­tir de esos ins­tan­tes que­da­ban “sin due­ño”.

El hu­mil­de jar­di­ne­ro Ro­ger Lho­moy ase­gu­ró ha­ber des­cu­bier­to un au­tén­ti­co te­so­ro ba­jo el cas­ti­llo don­de tra­ba­ja­ba y que pron­to fue re­la­cio­na­do con las enor­mes ri­que­zas de la Or­den del Tem­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.