¿QUIÉN FUE EL MA­GO MER­LÍN?

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

To­do pa­re­ce in­di­car que Mer­lín fue un sa­cer­do­te cris­tiano y bar­do de la cor­te de Au­re­lio Am­bro­sio. Sin em­bar­go, de su vi­da real se sa­be po­co. Se le des­cri­be co­mo un ser con ca­pa­ci­dad pa­ra do­mi­nar la men­te y pre­de­cir el fu­tu­ro. Es po­si­ble que só­lo fue­ra un pro­yec­to de cien­tí­fi­co ade­lan­ta­do a su tiem­po. Ro­bert de Bo­ron echó mano a las po­cas he­bras de su vi­da pa­ra dar re­lie­ve a su obra Ro­man de l’Es­toi­re dou Saint Graal. Es­te per­so­na­je con po­de­res so­bre­na­tu­ra­les, cuan­do no dia­bó­li­cos, apa­re­ce en es­ce­na al uní­sono que Je­su­cris­to. De he­cho, pa­ra Bo­ron Mer­lín ha na­ci­do de la in­te­li­gan­cia del dia­blo y ha si­do en­via­do por As­mo­deo a la tie­rra pa­ra con­tra­rres­tar el bien del re­den­tor. Pe­ro la ten­ta­ti­va re­sul­ta fa­lli­da y de he­cho Mer­lín se mues­tra, a me­nu­do, pro­cu­ran­do el bien y co­mo au­tén­ti­co re­for­ma­dor de una Igle­sia ya des­pres­ti­gia­da. Con to­do, él tam­bién es­tá lla­ma­do a su­cum­bir a las pa­sio­nes hu­ma­nas. Aten­dien­do a es­te frag­men­to, en el que se ex­pre­sa Mer­lín acer­ca del ce­li­ba­to, po­de­mos ha­cer­nos una idea de por qué el es­ta­men­to ecle­siás­ti­co tu­vo sus re­ce­los con la li­te­ra­tu­ra griá­li­ca: “…Dos cau­sas prin­ci­pa­les nos han con­du­ci­do a ello: el ce­li­ba­to y las ri­que­zas ex­ce­si­vas del cle­ro. En el pri­me­ro ha­béis creí­do en­con­trar un ca­mino se­gu­ro pa­ra una ma­yor per­fec­ción; ha­béis pen­sa­do que el hom­bre sal­dría siem­pre vic­to­rio­so de los com­ba­tes que cons­tan­te­men­te libra con la na­tu­ra­le­za, y ha­béis he­cho esa vic­to­ria ca­si im­po­si­ble, obli­gán­do­los a co­mu­ni­car­se con per­so­nas de otro se­xo, a ha­cer­se su con­fi­den­te, el de­po­si­ta­rio de to­dos sus pen­sa­mien­tos […]; y ha­cien­do la ten­ta­ción más irre­sis­ti­ble. ¿No es un re­fi­na­mien­to de la cruel­dad prohi­bir una cosa y al mis­mo tiem­po te­ner­la siem­pre an­te los ojos? Una com­pa­ñe­ra vir­tuo­sa se­ría un pre­ser­va­ti­vo po­de­ro­so con­tra la vio­len­cia de las ten­ta­cio­nes […]; en cual­quier ca­so ha­bría un me­dio le­gí­ti­mo pa­ra apa­gar los fue­gos que se hu­bie­ran en­cen­di­do en su co­ra­zón…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.