NA­CE EL AMOR COR­TÉS

Enigmas Monográfico - - MISTERIOS -

Aun­que la li­te­ra­tu­ra griá­li­ca no acer­tó a fi­jar un lu­gar o una épo­ca con­cre­tos don­de si­tuar las ha­za­ñas de los ca­ba­lle­ros ar­tú­ri­cos, lo que la dis­tin­gue del res­to de la li­te­ra­tu­ra medieval es su afán por di­fun­dir la vir­tud ca­ba­lle­res­ca. En ese sen­ti­do, se pue­de de­cir que sur­gió más que co­mo una cró­ni­ca co­mo un mo­de­lo pa­ra la imi­ta­ción que in­ten­tó for­jar un com­por­ta­mien­to in­ta­cha­ble en el mol­de del ideal ca­ba­lle­res­co. He­mos di­cho que la Igle­sia no siem­pre vio con bue­nos ojos la flo­ra­ción es­pon­tá­nea de es­tas obras, lo que re­sul­ta has­ta cier­to pun­to com­pren­si­ble da­do sus elu­si­vos misterios y la car­ga sub­ver­si­va que sub­ya­cía en sus lí­neas, pe­ro huel­ga de­cir que fue ella mis­ma la que tu­vo a bien apro­ve­char los ele­men­tos pro­pios de una so­cie­dad bár­ba­ra y gue­rre­ra, y la que ca­na­li­zó el ar­dor de los ca­ba­lle­ros en dos em­pre­sas re­li­gio­sas: la de­fen­sa de los San­tos Lu­ga­res por los cru­za­dos y la Re­con­quis­ta. Ade­más, el ac­to de in­ves­ti­du­ra, pri­me­ro pro­fano, to­mó los tin­tes sagrados de una au­tén­ti­ca li­tur­gia. De la mano de es­te nue­vo gé­ne­ro li­te­ra­rio sur­gió el amor cor­tés, aun­que pa­re­ce ob­vio que el cul­to ca­ba­lle­res­co de la mu­jer era en reali­dad la emu­la­ción pro­fa­na de la ado­ra­ción de la Vir­gen por la Igle­sia. Son los tro­va­do­res con sus ro­man­ces los que pro­pug­nan por pri­me­ra vez qué tra­to es­me­ra­do me­re­ce el se­xo fe­me­nino. Es evi­den­te que los ca­ba­lle­ros que pro­ta­go­ni­za­ron los ro­man­ces ar­tú­ri­cos te­nían que ver po­co con la reali­dad de un es­ta­men­to em­bru­te­ci­do y edu­ca­do pa­ra la gue­rra y la ac­ción. Los ro­man­ces griá­li­cos mar­ca­ron un pri­mer hi­to de res­pe­to ha­cia la mu­jer que ha­bía si­do de­lez­na­da por al Igle­sia con cruel mi­so­gi­nia, más allá del pa­trón vir­gi­nal. El ideal del amor cor­tés que pro­pug­na­ron lle­va­ba im­plí­ci­to la con­si­de­ra­ción de que és­te per­fec­cio­na­ba y me­jo­ra­ba al hom­bre, le­jos de con­de­nar­lo a los in­fier­nos. La es­ca­sez de mu­je­res en la so­cie­dad medieval for­zó ne­ce­sa­ria­men­te a los ca­ba­lle­ros a in­ven­tar al­gún con­cur­so de mé­ri­tos de ca­ra a ren­dir­las. Las don­ce­llas de fa­mi­lias no­bles se edu­ca­ban en los con­ven­tos y la úni­ca se­ño­ra pre­sen­te en el cas­ti­llo so­lía ser la es­po­sa del no­ble al que ser­vían, lo que ex­pli­ca que en sus re­quie­bros de amor tu­vie­ran que cam­biar­le el nom­bre por pu­ra pru­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.