El li­bro de San Ci­priano

Aun­que es­te gri­mo­rio es atri­bui­do al obis­po del mis­mo nom­bre que su­pues­ta­men­te vi­vió en el si­glo III en An­tio­quía, lo cier­to es que la ma­yo­ría de los que cir­cu­la­ron con es­te tí­tu­lo eran fal­si­fi­ca­cio­nes me­die­va­les, si­glos en los que es­tos ma­nus­cri­tos tu­vie

Enigmas Monográfico - - LOS HOMBRES -

“Se­ñor Je­su­cris­to, Hi­jo de Dios, que de­rri­bó a la an­ti­gua ser­pien­te y la ató en el Tár­ta­ro con los la­zos de la os­cu­ri­dad, pro­té­ge­me de sus tram­pas. A tra­vés de las ora­cio­nes de nues­tra San­tí­si­ma Vir­gen, la Ma­dre de Dios y siem­pre Vir­gen Ma­ría, del san­to Ar­cán­gel Mi­guel y to­dos los ejér­ci­tos ce­les­tia­les, del san­to Pro­fe­ta y Bau­tis­ta Juan, del san­to evan­ge­lis­ta Juan el Teó­lo­go, del san­to már­tir Ci­priano y la már­tir Jus­ti­na, de San Ni­co­lás el Tau­ma­tur­go, de San Ni­ki­ta de Nov­go­rod, de San Juan de Shang­hai y San Fran­cis­co, el tau­ma­tur­go… y de to­dos los san­tos, por el po­der de la Cruz de la vi­da y por la in­ter­ce­sión de mi án­gel de la guar­da, li­brad­me de los ma­los es­pí­ri­tus, de las per­so­nas as­tu­tas, de la bru­je­ría, las mal­di­cio­nes, el mal de ojo, y de cual­quier ca­lum­nia del enemi­go. Tu po­der om­ni­po­ten­te me pre­ser­va­rá del mal, pa­ra que, iluminado por tu luz, pue­da al­can­zar con se­gu­ri­dad el an­cla­je tran­qui­lo del Reino Ce­les­tial y dar allí eter­na­men­te gra­cias a Ti, mi Sal­va­dor, jun­to a Tu Pa­dre y Tu San­tí­si­mo Es­pí­ri­tu. Amén.” (Ora­ción a San Ci­priano con­tra He­chi­zos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.