VESTIGIOS DE GI­GAN­TES

Enigmas Monográfico - - LA HUMANIDAD PERDIDA -

de un gran vol­cán –los es­tu­dios rea­li­za­dos afir­man que era cin­co ve­ces más gran­de que el Kra­ka­toa (1883), y que su ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va era dos ve­ces ma­yor–, que du­ran­te me­ses cu­brió la at­mós­fe­ra de ce­ni­zas, en lo que hu­bo de ser un acon­te­ci­mien­to de pro­por­cio­nes bí­bli­cas; tsu­na­mis, te­rre­mo­tos, llu­via áci­da, ham­bru­na… El pla­ne­ta se vio avo­ca­do a un tiem­po que pa­re­cía es­tar orien­ta­do por los peo­res au­gu­rios. Y la cul­ta y po­de­ro­sa civilización mi­noi­ca aca­bó su­cum­bien­do, co­mo la pro­pia is­la de Te­ra que fue cu­bier­ta en gran par­te por las aguas, de un día pa­ra otro, co­mo ocu­rrie­ra con la Atlán­ti­da.

Ha­ce tiem­po que en­ten­dí que bus­car en los mi­tos es en­con­trar, en oca­sio­nes de ma­ne­ra ve­la­da y en otras co­mo me­ras me­tá­fo­ras, ele­men­tos que nos ha­blan de un tiem­po im­pre­ci­so pe­ro co­mún a mu­chas cul­tu­ras del pa­sa­do, don­de la ca­tás­tro­fe, bien fue­ra por man­da­to de esos dioses de ex­pre­sión en­co­le­ri­za­da o por la pro­pia tie­rra que re­mo­vió sus en­tra­ñas de­mos­tran­do una vez más lo frá­gi­les que so­mos, se cebó con pue­blos po­de­ro­sos. Quién sa­be si uno de és­tos fue el que el ma­rino grie­go de Ale­jan­dría Cos­mas In­di­co­pleus­tes re­pre­sen­tó en el plano te­rres­tre que in­clu­yó en su obra To­po­gra­fía cris­tia­na, con la ins­crip­ción “la tie­rra más allá del Océano, en don­de los hom­bres vi­vían an­tes de la Inun­da­ción”. Quién sa­be si es ho­ra de que de­je­mos atrás la so­ber­bia de es­te tiem­po, y co­men­ce­mos a leer en­tre lí­neas; es un buen pri­mer pa­so pa­ra em­pe­zar a creer… Sac­sahua­mán: ubi­ca­da en las al­tu­ras del Valle Sa­gra­do de los in­cas, la for­ta­le­za in­ca aún man­tie­ne en pie la ba­se de lo que hu­bo de ser un en­cla­ve ex­cep­cio­nal. Por­que Sac­sahua­mán pa­re­ce ha­ber si­do he­cha a es­ca­la de gi­gan­tes; las gi­gan­tes­cas pie­dras de va­rias de­ce­nas de to­ne­la­das de pe­so, la téc­ni­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca cu­yo en­sam­bla­je no per­mi­te in­tro­du­cir en­tre pie­dra y pie­dra una cu­chi­lla de afei­tar, su des­pla­za­mien­to a más de 3.800 me­tros des­de las can­te­ras de Pi­ni­pam­pa… Da la sen­sa­ción de que no es­tá he­cha a es­ca­la hu­ma­na, en un tiem­po en el que los me­dios pa­ra le­van­tar­la eran pre­ca­rios. ¿Quién les en­se­ñó a ta­llar, des­pla­zar y en­sam­blar con tan­ta pre­ci­sión esas pie­dras? Aquí to­da­vía ase­gu­ran que fue­ron los dioses…

Templos de la es­fin­ge: se en­cuen­tran fren­te al gran león que con­for­ma uno de los con­jun­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos más fas­ci­nan­tes y mis­te­rio­sos del pa­sa­do. Son dos templos le­van­ta­dos con pie­dras gi­gan­tes­cas y cu­ya tra­za po­co o na­da tie­nen que ver con los que podemos ha­llar en el país de los fa­rao­nes, co­rres­pon­dien­tes al pe­rio­do di­nás­ti­co. Las tra­di­cio­nes ase­gu­ran que son más an­ti­guos; tan­to co­mo que­ra­mos ima­gi­nar, y que fue­ron le­van­ta­dos por los Shen­su Hor, una ra­za de gi­gan­tes y as­pec­to leó­ni­do, que tam­bién ha­brían “ta­lla­do” el an­ti­guo per­fil de la es­fin­ge. ¿Cuán­do? 12.000 años atrás…

Tiahua­na­co: sa­ben so­bra­da­men­te que es con­si­de­ra­da la ciu­dad de la que par­ten las gran­des cul­tu­ras que se ubi­ca­rán en di­fe­ren­tes par­tes de Amé­ri­ca. Tiahua­na­co se si­túa a más de 4.500 me­tros de al­ti­tud, en el al­ti­plano bo­li­viano y muy cer­ca del la­go Ti­tica­ca, cu­yas aguas su­pues­ta­men­te lle­ga­ban has­ta la gran ur­be, de pro­por­cio­nes tan gi­gan­tes­cas que da vér­ti­go apos­tar­se fren­te a ella. Los mi­tos nos di­cen que aquí des­cen­die­ron los vi­ra­co­chas, esos dioses que en­via­ron el gran di­lu­vio cuan­do la ciu­dad es­ta­ba ha­bi­ta­da por gi­gan­tes y se­res hu­ma­nos pa­ra cas­ti­gar a es­tos úl­ti­mos por­que, co­mo es ha­bi­tual en nues­tra es­pe­cie, lo es­tá­ba­mos ha­cien­do mal. Pues bien, lo es­tu­dios rea­li­za­dos en los es­tra­tos del la­go, ob­ser­van­do don­de es­tán sus ori­llas y que en tiem­pos pa­sa­dos lle­ga­ban has­ta la ciu­dad, han arro­ja­do otra fe­cha. ¿Cuál? De do­ce a quin­ce mil años atrás… Los se­res de la prehis­to­ria: tam­bién en el ar­te ru­pes­tre en­con­tra­mos re­fe­ren­cias a esos dioses. En la re­gión del sur de Ar­ge­lia, en Tassili, podemos ha­llar pin­tu­ras con más de 10.000 años don­de apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos ex­tra­ños se­res con es­ca­fan­dras que pa­re­cen so­bre­vo­lar y so­me­ter a los pue­blos que ha­bi­ta­ban es­ta tie­rra en ese tiem­po. Pe­ro es que con una da­ta­ción aún más re­mo­ta podemos en­con­trar crea­cio­nes prác­ti­ca­men­te idén­ti­cas en el ar­te ru­pes­tre de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na, por ejem­plo en Ca­ta­vi­ña –Ba­ja Ca­li­for­nia, México–, o en el ya ci­ta­do en es­ta publicación ce­rro del Ya­món –Perú/Ecua­dor–. ¿Quié­nes eran? Los in­dí­ge­nas y ha­bi­tan­tes de es­tos de­sier­tos y sel­vas siem­pre ar­gu­men­tan lo mis­mo: los dioses. Y el tiem­po, si­mi­lar: de los diez a los vein­te mil años de an­ti­güe­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.