PO

Enigmas Monográfico - - PROFECÍAS DEL PASADO -

Tum­ba real, ca­na­li­za­dor de ener­gía cós­mi­ca, bún­ker fren­te a ca­tás­tro­fes, ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co, ba­li­za extraterrestre, tem­plo de al­ta ma­gia, ca­len­da­rio agrí­co­la, fa­ro, ma­qui­na re­ge­ne­ra­do­ra… La lis­ta de hi­pó­te­sis so­bre la fun­cio­na­li­dad de la pi­rá­mi­de de Kéops es enor­me. Hoy por hoy la egip­to­lo­gía se en­ca­mi­na a des­cri­bir a la Gran Pi­rá­mi­de co­mo una suer­te de lan­za­de­ra es­te­lar del al­ma del fa­raón, des­de cu­yo in­te­rior y tras los opor­tu­nos ri­tua­les fu­ne­ra­rios ofi­cia­dos por la éli­te sa­cer­do­tal, al­can­za­ría cier­tas re­gio­nes del cie­lo re­en­con­trar­se con sus dioses prin­ci­pa­les. Es fá­cil com­pren­der có­mo a su evi­den­te y mi­le­na­ria mag­ni­tud se han ve­ni­do unien­do en los úl­ti­mos si­glos de­ta­lles asom­bro­sos re­la­ti­vos a la pre­ci­sión de sus me­di­das y orien­ta­cio­nes.

La proeza, por tan­to, ya no se cir­cuns­cri­be a cons­truir en tiem­pos pri­mi­ti­vos, con una tec­no­lo­gía que to­da­vía se dis­cu­te, sino que ha de in­cluir la me­ticu­losa pla­ni­fi­ca­ción y el uni­ver­so de sig­ni­fi­ca­dos que de­bió te­ner des­de el pun­to de vis­ta re­li­gio­so. Y es que la Gran Pi­rá­mi­de con to­da pro­ba­bi­li­dad desem­pe­ñó di­fe­ren­tes fun­cio­nes que si­mul­ta­nea­ban su desa­rro­llo y sig­ni­fi­ca­do ma­te­rial con su eco o con­tra­par­ti­da en el plano es­pi­ri­tual. In­clu­so, den­tro de ese uni­ver­so mul­ti­fun­cio­nal, pue­de ser in­ter­pre­ta­da en sí mis­ma co­mo una gi­gan­tes­ca pro­fe­cía que nos ha­bla de los orí­ge­nes y del re­torno de los dioses que hi­cie­ron po­si­ble el sur­gi­mien­to de es­ta civilización, o bien con­te­ner en su in­te­rior códigos de al­can­ce uni­ver­sal sus­cep­ti­bles de ser in­ter­pre­ta­dos en cla­ve pro­fé­ti­ca, des­ve­lan­do una lí­nea temporal que arran­ca­ría en tiem­pos pre­té­ri­tos pro­lon­gán­do­se ha­cia un fu­tu­ro que aún es­ta­ría por sa­lir a nues­tro en­cuen­tro.

Tal vez la res­pues­ta a mu­chos de sus in­te­rro­gan­tes y a las pre­ci­sas ma­te­má­ti­cas que fue­ron re­fle­ja­das en sus pro­por­cio­nes y lo­ca­li­za­ción, de­ba con­tem­plar di­fe­ren­tes usos e in­clu­so co­no­ci­mien­tos que ter­mi­na­ron per­dién­do­se en el tiem­po, ha­cien­do bueno lo ex­pre­sa­do por uno de los gran­des in­tér­pre­tes y di­vul­ga­do­res de las profecías pi­ra­mida­les, Ro­dol­fo Be­na­vi­des, quien con bas­tan­te acier­to es­cri­bía en Dra­má­ti­cas profecías de la Gran Pi­rá­mi­de, que “el mo­nu­men­to en sí es pie­dra, pe­ro su cons­truc­ción im­pli­ca vi­da, in­te­li­gen­cia, tra­ba­jo, sa­bi­du­ría. Y en ese ca­so, co­mo en el hom­bre, re­sul­ta inú­til tra­tar de en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes só­lo con mi­rar o es­tu­diar la su­per­fi­cie. Hay que ir al in­te­rior y bus­car en la vi­da y en el al­ma”. Be­na­vi­des es só­lo uno de los mu­chos au­to­res que se han eri­gi­do en de­co­di­fi­ca­do­res del pretendido men­sa­je fu­tu­ris­ta de la más cé­le­bre ma­ra­vi­lla del mun­do an­ti­guo. Es­te sin­gu­lar ca­pí­tu­lo de la egip­to­lo­gía más ex­tre­ma, ha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.