ORÁCU­LOS

A TRA­VÉS DE LOS SI­GLOS EL HOM­BRE HA MOS­TRA­DO UN INUSI­TA­DO IN­TE­RÉS POR CO­NO­CER LO QUE LE DEPARABA EL FU­TU­RO. EN LA AN­TI­GÜE­DAD, LOS EN­CAR­GA­DOS DE VA­TI­CI­NAR EL POR­VE­NIR ERAN LOS SA­CER­DO­TES Y PITIAS QUE INTERPRETABAN LAS RES­PUES­TAS DE LOS ORÁCU­LOS. AL­GU­NOS TA

Enigmas Monográfico - - PROFECÍAS DEL PASADO -

En la an­ti­güe­dad fue­ron ca­si to­dos los pue­blos que hi­cie­ron uso de la adi­vi­na­ción a tra­vés de unos lu­ga­res, o per­so­na­jes, des­ti­na­dos ex­clu­si­va­men­te al va­ti­ci­nio de lo que es­ta­ba por ve­nir: los orácu­los. Es­tos en­cla­ves má­gi­cos fue­ron cen­tro de pe­re­gri­na­je de mi­les de per­so­nas de to­da con­di­ción y eran con­sul­ta­dos tam­bién por gran­des man­da­ta­rios co­mo el em­pe­ra­dor Ro­mano Adriano o Ale­jan­dro Magno. A tra­vés de los mis­mos pre­ten­dían cer­cio­rar­se de que los ha­dos es­ta­ban de su par­te, o, por el con­tra­rio, que no lo es­ta­ban, una in­for­ma­ción que, aun­que am­bi­gua, po­dría ser muy útil a la ho­ra de or­ques­tar una ope­ra­ción po­lí­ti­ca o mi­li­tar.

Orácu­los co­mo el de Del­fos, el de Olim­pia o el del oa­sis de Si­wa, for­man par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, cen­tros de sa­ber de tiem­pos pre­té­ri­tos en los que se adi­vi­na­ba el por­ve­nir me­dian­te os­cu­ras ar­tes de di­fí­cil com­pren­sión pa­ra el hom­bre ac­tual. Pe­ro, ¿en qué con­sis­tían esos orácu­los? ¿Qué ha­bía de cier­to en las ar­tes que desem­pe­ña­ban los sa­cer­do­tes y pi­to­ni­sas que es­ta­ban a su cui­da­do?

EL ORÁCULO DE LOS MUER­TOS

Ini­cia­mos nues­tro pe­ri­plo por uno de los más cé­le­bres –y té­tri­cos- orácu­los de la an­ti­güe­dad: el de Éfi­ra, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo “el oráculo de los muer­tos”. En 1958, el ar­queó­lo­go ex­per­to en la Gre­cia clá­si­ca So­ti­ris Da­ka­ris, si­tuó el lu­gar his­tó­ri­co don­de su­pues­ta­men­te se le­van­ta­ba el oráculo, ba­sán­do­se en tex­tos clá­si­cos de Ho­me­ro y He­ró­do­to,. El mi­to y la reali­dad se con­fun­dían dan­do una des­crip­ción to­po­grá­fi­ca que pa­re­cía co­rres­pon­der­se con un lu­gar real, los res­tos de Éfi­ra. Allí, si ha­ce­mos ca­so de los tex­tos clá­si­cos, se ha­lla­ría la en­tra­da al ha­des, al in­fierno de los grie­gos.

Da­ka­ris se per­so­nó en el lu­gar, don­de se ha­lla­ban los res­tos de una pe­que­ña igle­sia bi­zan­ti­na si­tua­da al la­do de un ce­men­te­rio y co­men­zó a ex­ca­var con el per­mi­so de la So­cie­dad Ar­queo­ló­gi­ca de Gre­cia, que acep­tó co­rrer con los gas­tos. En­tre 1958 y 1964, Da­ka­ris ex­hu­mó to­do un ce­men­te­rio, co­lo­có una lo­sa de hor­mi­gón de­ba­jo de la igle­sia bi­zan­ti­na y la so­ca­vó sin da­ñar la ca­pi­lla. En 1970 con­ti­nuó con las ex­ca­va­cio­nes y de­jó al des­cu­bier­to un rec­tán­gu­lo de 62 por 46 m que se co­rres­pon­día –o eso creía el ar­queó­lo­go– al oráculo de Éfi­ra.

Si­guien­do re­la­tos co­mo el de la Odi­sea, el mi­le­na­rio oráculo pre­sen­ta­ba un as­pec­to con­fu­so: lar­gos pa­si­llos en cu­yas pa­re­des se abrían puer­tas es­tre­chas que con­du­cían a ha­bi­ta­cio­nes mi­nús­cu­las, co­rre­do­res que en cual­quier mo­men­to cam­bia­ban de di­rec­ción, pa­sa­di­zos la­be­rín­ti­cos que lle­va­ban a las ha­bi­ta­cio­nes de un san­tua­rio cen­tral so­bre el que en la actualidad se le­van­ta­ba la igle­sia… Da­ka­ris des­cu­brió un fo­so de dos me­tros de pro­fun­di­dad en el que los ar­queó­lo­gos ha­lla­ron los res­tos de cua­tro ven­tru­das va­si­jas de ba­rro de al me­nos un diá­me­tro que es­ta­ban des­ti­na­das a con­te­ner los sa­cri­fi­cios con los que el con­sul­tan­te del oráculo de­bía pa­gar pa­ra que se rea­li­za­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.